Menu

La plegaria de Edmundo Allenb

El Puente Allenby fue construido para honrar a Edmundo Allenby a quien Dios usó para llevar a cabo la conquista milagrosa de Jerusalén sin que se disparara una sola arma.  Se extiende sobre el río Jordán.

  Allenby contó, cómo cuando niño se arrodillaba para repetir sus oraciones de la tarde y le enseñaron a balbucear después de su madre la parte final de la plegaria: “Oh Señor, nosotros no olvidaremos a Israel, tu pueblo antiguo; apresura ese día en que Israel, una vez más sea tu pueblo y sea restaurado en ti, en tu favor y en su territorio”.

En una recepción en Londres, Allenby dijo: “Nunca imaginé entonces que Dios me otorgaría el privilegio de ayudar a responder mis propias plegarias de niño”.
                                                                                          Chosen People

Modificado por última vez enMiércoles, 19 Julio 2017 17:36
Más en esta categoría: « El sueño de Miconio El hombre »
volver arriba