Menu

Cuando las cosas le fallaron a los McQuilkins

El doctor Robertson McQuilkin, fundador del Colegio Bíblico Columbia y su esposa habían hecho reservaciones para embarcarse para África en el barco Ciudad de Lahorn.  Unos pocos días antes que zarpara la embarcación, el doctor McQuilkin estaba atravesando la ciudad en un vehículo público.  Casualmente le echó una ojeada al periódico que leía su compañero de asiento.  De súbito su mirada se detuvo en un titular que decía: “El  Ciudad de Lahorn se hunde en el puerto”. ¡Eso no podía ser cierto!  Pero allí estaba y lo era.  La embarcación se había incendiado y en un esfuerzo por impedir que el incendio se propagara al muelle y a los otros barcos anclados fue necesario hundirlo.

Hasta donde sabía, había perdido  todas sus posesiones terrenales, junto con los planes tan cuidadosamente trazados.  Pero la señora McQuilkin dijo que cuando su esposo la llamó para darle la noticia, ella experimentó una sensación de súbito gozo cuando advirtió que todas las cosas materiales no valían nada.  Que las cosas no importaban cuando se tiene el mismo Dios fiel e incambiable.

Después se enteraron, que sus pertenencias, en lugar de haberse perdido se encontraban todavía en el muelle.
Pairie Overcomer

Modificado por última vez enViernes, 04 Agosto 2017 12:21
volver arriba