Menu

Aguja e hilo

 Un nativo del Congo oró de esta forma: “Amado Señor.  Sé tú la aguja y yo seré el hilo.  Vé tú primero y yo te seguiré dondequiera que me guíes”.

volver arriba