Menu

Lo que se necesita

Un misionero necesita:
La sabiduría de un búho       
La tenacidad de un perro de presa
La osadía de un león

La paciencia de un asno
La versatilidad de un camaleón      
La visión de un águila
La melodía de un ruiseñor
La humildad de un cordero
La línea de conducta de un político
El disimulo de un rinoceronte
La disposición de un ángel
La resignación de un incurable
La fidelidad de un profeta
La ternura de un pastor
El fervor de un evangelista
La devoción de una madre
El sacrificio de un mártir
La lealtad de un apóstol

Pero los misioneros no nacen, se hacen.  Son personas comunes y corrientes.  Sus cualidades básicas no son el intelectualismo, sino un espíritu rendido, una devoción a la voluntad de Dios y un profundo sentido del llamado.

Modificado por última vez enJueves, 02 Noviembre 2017 12:03
volver arriba