Menu

El sueño del joven Alexander Duff

Un joven escocés que yacía al pie de un arbusto junto a un arroyo, se quedó dormido y tuvo un sueño maravilloso.  El cielo se tornó glorioso con una luz radiante y dorada.  En medio de esta luz emergió una carroza tirada por caballos de fuego.

  Con una rapidez cada vez más creciente la carroza descendió del cielo y cuando llegó cerca del muchacho, escuchó una voz tan dulce como el arroyo murmurante que descendía de la montaña que decía: “Ven aquí, tengo trabajo para ti”.  Cuando se puso de pie para obedecer, se despertó y descubrió que era un sueño.

La impresión no le abandonó y un día el joven fue a su habitación, se puso de rodillas al lado de su cama y oró: “Señor, sabes que no tengo ni oro ni plata.  Y lo que tengo te lo entrego a ti.  Me ofrezco yo mismo. ¿Aceptarás mi regalo?”.  Dios aceptó su regalo y ese joven se convirtió verdaderamente en uno de los más grandes misioneros.  Su nombre era Alexander Duff, misionero en India.
Old Testament Leaders

Modificado por última vez enMiércoles, 06 Diciembre 2017 11:27
volver arriba