Menu

Escuche Radio América

Deje que la Biblia hable sobre las lenguas - Respuesta a este polémico tema - Fuente y diversidad carismáticas

 

Fuente y diversidad carismáticas

(Léase 1 Corintios 12:1-11)

Hemos observados el libro de los Hechos y hemos considerado el tema de la iglesia de Corinto, por mucho tiempo pasado por alto. La iglesia corintia tenía muchos de los dones espirituales, pero desgraciadamente no era una iglesia espiritual, aunque se dice más de su relación con las lenguas de los que se dice de cualquier otra iglesia con respecto a este tema.

Claro es que la madurez espiritual no se determina ni por la posesión ni por el ejercicio de los dones espirituales. En cambio, la madurez se produce por el crecimiento efectuado en el creyente por el Espíritu Santo de Dios a medida que aquel creyente se entrega a El por la recepción continua de la Palabra de Dios, la oración, la obediencia, y la práctica de testificar de Cristo.

Enfoquemos nuestra vida en el segundo pasaje principal del Nuevo Testamento sobre las lenguas, 1 de Corintios 12-14. Aquí el vocablo "lengua(s)" se usa veintiuna veces; en el capítulo 12, cuatro veces; en el capítulo 13, dos veces; y en el capítulo 14, quince veces. Lo significativo de estas ocasiones es que la misma palabra griega empleada en los Hechos,glossa, aparece en todo este pasaje.

Las palabras "extraña" y "desconocida", que aparece en el capítulo 14 con la palabra "lengua", no se encuentran en el texto original, sino que los traductores los han suplido y se deben omitir.

Son lenguas verdaderas las que se encuentran en el libro de los Hechos. Puesto que la palabraglossa es la misma en 1 Corintios y en los Hechos, tomando en cuenta la omisión de las palabras "extraña" y "desconocida", hay evidencia de que el don de lenguas tiene que ver con los idiomas verdaderos aquí también.

Algunos han afirmado que las lenguas corintias eran expresiones extáticas, al menos en parte, en contraste con las lenguas genuinas de los Hechos, pero no se puede probar esto por el texto mismo. Se podría señalar el origen de cualquier forma de jeringonza extática en el paganismo. George W.Zeller da una lista de doce razones por las que las lenguas bíblicas eran lenguas genuinos. Podemos dar un resumen de éstas en lo que sigue (1):

1. El vocablo "lengua" a menudo se emplea en el Nuevo Testamento para describir lenguas genuinas (Ap. 5:9; 7:9,etc).

2. El adjetivo "nuevo" es más apropiado para describir lenguas verdaderas (Mr. 16:17), lenguas totalmente nueva para el orador, como un idioma extranjero.

3. El hablar en lenguas era una habilidad sobre natural, dada por Dios (Mr. 16:17-18;Hch. 2:4), lo que es razonable solamente si las lenguas eran lenguas genuinos.

4. El adjetivos "otras" es muy apropiado para describir lenguas genuinas (Hch. 2:4; 1Co. 14:21;cp.Is. 28:11).

5. Las lenguas de Hechos 2:4, 11 son claramente identificadas en Hechos 2:6 y 8 como idiomas genuinos (dialectos).

6. Tanto las lenguas de los Hechos (2:11; 10:46) como las de 1 de Corintios (14:14-15, oración; 14:15, alabanza; 14:16, acción de gracias) expresaban un mensaje sea con un contenido doctrinal o significativo; no era jeringonza vacía.

7. Las expresiones "diversos géneros de lenguas" se entiende solamente si las lenguas eran idiomas genuinos (1Co. 12:10, 28; 14:10). [Nota del traductor: en 1Co. 12:28, en el texto original, la frase traducida "los que tiene don de lenguas" es la misma traducida por "diversos géneros de lenguas" en el v. 10; y se debe traducir así en el v. 28.]

8. El hecho de que se podían interpretar las lenguas exige de que las lenguas sean idiomas genuinos (1Co. 12:10, 30; 14:5, 13, 27-28). La interpretación requiere que haya significado.

9. Primera Corintios 14:10-11 claramente describe idiomas verdaderos.

10. Se dice del hablar en lenguas que consistía de palabras, solamente posible si las lenguas eran idiomas verídicos (1Co. 14:9, 9, 19).

11. Las lenguas de Isaías 28:11, citadas por Pablo en 1 Corintios 14:21, eran lenguas verdaderas.

12. El artículo de referencia anterior en 1 Corintios 14:22 prueba que las lenguas de Corinto (v. 22) eran lo mismo que la lenguas de Isaías (v. 21), a saber, idiomas genuinos.

Se puede resumir esta sección de la primera epístola de Pablo a la iglesia de Corinto de la siguiente manera: el capítulo 12 da los principios de los dones; el capítulo 13 protege el hacer de estos dones el objeto supremo de la vida, cuya supremacía pertenece a nuestro Señor Jesucristo; y el capítulo 14 nos habla del ejercicio de estos dones.

LA GRAN PRUEBA DE LA EXPRESIÓN EN EL ESPÍRITU (1Co. 12:1-3)

En primer lugar, Pablo presenta los principios de los dones para desalojar la ignorancia y el mal entendimiento.

"No quiero, hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales" (12:1). La palabra "dones" no se encuentra en el texto original. El texto tiene las pneumatika o las "cosas espirituales". Estas son "cosas que tienen que ver con el Espíritu Santo". Se usa esta palabra otra vez en el capítulo 14, versículo 1, y viene de la misma raíz que la que se emplea para referirse al Espíritu Santo (pneuma). Puede sugerir la idea de "esencia" (naturaleza intrínseca) (2) en contraste con los dones mismos (v. 4ss).

El énfasis cae sobre dos cosas: primeramente, la esencia o la naturaleza intrínseca de los dones, la que es espiritual: y en segundo lugar, la fuente de los dones, que es el Espíritu Santo. Pablo no quiere que la iglesia de Corinto ignore estas cosas; el Señor no quiere que nosotros las ignoremos tampoco. Aparentemente, aunque los corintios poseían estos dones, ignoraban el propósito y el uso correcto de ellos.

En el versículo 2 Pablo les recuerda de su pasado, de su estado inconverso. "Sabéis que cuando erais gentiles, se os extraviaba llevándoos, como se os llevaba, a los ídolos mudos." La palabra "se extraviaba" (o "se desviada") tiene la fuerza de "arrastrarse" (apago). ¡Que declaración tan interesante! Antes de ser cristianos habían dado gran importancia a ser arrastrados en una manifestación de éxtasis, una parte de las religiones misteriosas griegas.

Platón relata estas escenas. También Virgilio, que vivió y escribió inmediatamente antes de Cristo. (3) En efecto, lo que Pablo está afirmando es esto: "¡Así erais vosotros cuando erais idólatras, pero no debéis ser así ahora!"

Charles R.Smith habla de lenguasprecristianas y no cristianas. (4) Por lo visto los corintios daban mucha importancia a aquel fenómeno de ser "arrastrado" y Pablo empezó a corregirlos. En efecto está diciendo: "Esta no es una marca de espiritualidad sino de vuestro días en el paganismo."

En el movimiento carismático hoy día hay un exceso de énfasis de parte de algunos en "ser llevados" o "ser muertos en el Espíritu". Esta clase de experiencia o de espectáculo expresivo no encuentra ningún apoyo en el texto del Nuevo Testamento. (5)

Joseph Dillow afirma que este fenómeno "¡es semejante en todas partes del mundo a un fenómeno común en el ocultismo! Pero el éxtasis de la experiencia se considera equivocadamente como la presencia del Espíritu Santo".(6) Sin embargo, ¡el Espíritu Santo no produce lo que produce la adoración idólatra!

La gran prueba (v. 3). "Por tanto os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llame anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo." ¿Llama usted a "Jesús anatema", o "Jesús Señor"? Estos aparecen como títulos en el griego. Uno de estos títulos era el grito de los paganos con odio, el grito era el grito de los cristianos en fe. Aquí había una línea de demarcación entre las personas, y la posesión del Espíritu Santo hacía la diferencia. (7)

Esto era un criterio por el cual se podía poner a prueba la expresión de uno que hablaba en una asamblea. Hoy día tenemos la Palabra de Dios como nuestro criterio de prueba, pero en aquel entonces no tenían esa prueba.

La prueba verdadera de un don espiritual es si promueve o no la gloria de Dios y el Señorío de Jesucristo, y si edifica a su iglesia. La cuestión no es meramente la repetición de una frase. Se podría conseguir que cualquier persona en la calle hiciera eso por unas pocas monedas. La cuestión es la creencia en la soberanía de Cristo.

El Señor Jesús dijo que el Espíritu Santo no hablaría de sí mismo, ni que se promovería a sí mismo, sino que siempre hablaría y promovería al Señor Jesucristo. "Pero cuando venga el Espíritu de verdad el os guiará a toda verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará, porque tomará de lo mío y os lo hará saber" (Jn. 16: 13-14). El Espíritu de verdad no hablará de sí mismo ni por su propia cuenta. Su propósito es glorificar a Cristo y recibir las cosas de Cristo y enseñárnoslas.

El Espíritu Santo es Dios, la tercera persona, igual al Padre y al Hijo en poder, atributos y autoridad. Pero su ministerio particular consiste en exaltar a Cristo siempre. Para determinar si cualquier movimiento es Dios, un criterio básico exaltación de Jesucristo. Ese es el corazón de 1 Corintio 12:3.

El Espíritu Santo nunca disminuirá el valor de Cristo ni el de su obra. El doctor Earl D.Radmacher, presidente del Western Conservative Baptist Seminary (Seminario Occidental Bautista Conservador) correctamente concluye: "Cualquier hombre que realmente honra a Jesucristo nunca abrazará una doctrina que de cualquier modo menosprecie a Jesucristo. Ninguna doctrina que menosprecie a Jesucristo es del Espíritu Santo." (8)

El Espíritu Santo jamás es autor de frase como: "ahora que has recibido a Cristo, tiene ya la salvación; pero para ser un cristiano completo necesita recibir el Espíritu. (9) Detrás de una declaración como esta hay la idea de que Cristo inicia la obra de salvación, que el Espíritu Santo la completa. Esta no es la verdad bíblica. "Y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él es el principio, el primogénito de entre los muerto, para que en todo tenga la preeminencia; por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud" (Col. 1:18-19). ¡En todas las facetas del Espíritu Santo, especialmente con referencia al creyente, él está comprometido a promover la preeminencia de Jesucristo!

Gardiner ofrece un resumen de estos primeros tres versículos con cuatro principios vitales (10):

1 Dios tiene la intención de que su pueblo esté ocupado con la totalidad de la vida espiritual, no solamente con los dones espirituales.
2 Dios no quiere que ignoremos el propósito de sus dones.
3 Cuando el Espíritu Santo tiene el control del creyente, no es arrastrado ni está de control como los idólatras. El Espíritu Santo no se exalta a sí mismo sino que exalta a Cristo como Señor.

LA UNIDAD DEL ORÍGEN Y EL PROPÓSITO EN LA DIVERSIDAD DE LOS DONES (1Co. 12:4-11)

El origen de los dones. "Ahora bien hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo" (v. 4). El texto incluye la palabra "dones" que es elcharismata. En el versículo 1 es la "cosas espirituales" (esencia y origen). Aquí es "dones" (dotaciones para ministrar).

En todo este pasaje la fuente de los dones es Dios. ".Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo" (v. 6). Es mencionado "el mismo Señor" en el versículo 5. Además de Dios Padre y Dios Hijo, es Dios Espíritu Santo a quien se alude particularmente como la fuente de los dones espirituales. Nótese los versículos 1, 4, 7, 8 (dos veces), y 11. Loscharismata son "por el mismo Espíritu" y "todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu".

Unidad. Todo esto es unidad en diversidad, una unidad en relación con la Trinidad. El Espíritu Santo proporciona los dones. El Hijo de Dios asigna el lugar del ministerio de los dones en el cuerpo. El Padre suple la energía en el ejercicio de los dones. Toda la Deidad está involucrada es estos dones y en lugar de un servicio para ellos. La Trinidad entera es la fuente de los dones, una unidad de origen.

Cuando uno emplea su don de acuerdo con la intención de Dios, esto produce unidad entre los creyentes, no divisiones. Aquí está la respuesta, en parte, a uno de los problemas de los corintios, a saber, las divisiones. Empleados conforme a la intención de Dios, los verdaderos dones espirituales unen a los creyentes. ¡No los separa!

Diversidad. En el texto original la primera palabra del versículo 4 es "diversidad". Aquí vemos diversidad en unidad. Los versículos 4 al 6 dan este énfasis: "Hay diversidad de dones", "hay diversidad de ministerio" y "hay diversidad de operaciones". En toda la diversidad el Espíritu Santo busca conservar la unidad.

Romanos 12:6-9 y Efesios 4:7-16 suplen otra lista de los dones del Espíritu además de estos que se mencionan en 1 de Corintios 12:8-10 y 12:28. En total hay por lo menos dieciocho dones distintos del Espíritu Santo. Se nos presentan nueve en 1Corintios 12:8-10 y ocho en 12:28. Cada creyente tiene al menos uno, y algunos tienen más, de estos dones.

En este libros estamos ocupados sólo con el hablar en lenguas y su interpretación, pero ¡fíjese en la diversidad de la unidad¡ Se presenta muchos dones. ¡Aun en los días de la iglesia de Corinto, las lenguas no eran todo!

Una donación soberana. Hemos observado que hay unidad en la diversidad porque los dones son de Dios. También hemos observados que hay diversidad en la unidad. Luego Pablo afirma: "Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho" (v. 7). Cada cristiano, sea varón, mujer, joven, niño o niña, recibe un don del Espíritu para provecho. La frase "a otro" se repite ocho veces en los versículos 8 al 10. El resumen de la obra del Espíritu Santo aparece en el versículo 11, como cuando "a cada en particular (individualmente) como él quiere".

Todo creyente recibe su don o sus dones de parte de Dios por donación soberana al momento de recibir la salvación. Esto se refiere a los dones espirituales, no a los dones o talentos naturales. Ya tiene su(s) don(es) espiritual(es) desde el momento de recibir al Señor. No tiene que orar, rogar, ayunar, llorar, ni hacer otra cosa más para recibir su(s) don(es). Ya han sido dados, pero nosotros tenemos la responsabilidad de descubrirlos y usarlos.

Cada creyente tiene por lo menos un don. Algunos tienen más de uno. Se dan estos dones como El quiere, no como el creyente individualmente determina. El hijo de Dios no debe revisar estos dones como uno repasa los sacos en un almacén local, y piensa: "¡Yo quiero ése!" No tiene ese derecho. El Espíritu Santo es el que decide esto.

Así es que, procurar el don de lenguas sería igual a mandar a Dios en cuando a un área que le pertenece a El, y a El sólo le corresponde decidir. La Palabra declara "como él quiere" (v. 11), no como queremos nosotros.

"Carismático" o "no carismático" ha llegado a ser el apelativo para identificar a uno que habla en lenguas o que no habla en lenguas. Aunque, por lo visto, es necesario aceptar esta designación popular, el termino no es técnicamente correcto. Algunos de los que hablan en lenguas realmente no son carismáticos, puesto que no dan ninguna otra evidencia de haber conocido a Cristo como su Salvador personal. En cambio, en vista de estos versículos, sea que uno hable en lenguas o no, todo creyente y carismático, porque ¡él o ella posee uno, o más, de estos dones! ¡Alabado sea Dios, el Espíritu Santo proporciona sus dones a todo cristiano "como El quiere"!

Los corintios se habían preocupado con una sola manifestación particular del Espíritu, a saber, el hablar en lenguas, y eso era lo que traía divisiones. Al hablar de la unidad del origen y de la gran diversidad de los dones, Pablo trataba de hacer que los corintios se dieran cuenta de la variedad de la obra del Espíritu. Los creyentes del siglo veinte harían bien en observar este modelo también.

El hablar en lenguas se menciona como el último de los dones en la lista de los versículos 8 al 10, y también como el último en la lista de los versículos 28 al 30, donde definitivamente su rango es afirmado.

Si comenzamos donde comienzan las Escrituras, nunca tendremos la extravagancia de los corintios.