Menu

Israel: Luz a las naciones

A veces, los cristianos olvidamos poner en contexto las Palabras de Dios. Olvidamos que el camino entre Egipto y la Tierra Prometida, aunque en nuestra Biblia sólo abarque algunas páginas, duró varias décadas. Leemos la asombrosa historia sobre su revelación en el Monte Sinaí, y olvidamos que el pueblo judío esperó más de 400 años para escuchar la voz del Creador, cuando esto mismo era cosa común entre los patriarcas.

Los años transcurridos entre Abraham y las sorprendentes narraciones de los Apóstoles en el Nuevo Testamento, también abarcaron largos períodos de tiempo. En resumen, olvidamos que nuestro Creador es un Dios de procesos.

El diccionario define proceso como una serie de acciones o pasos tomados para alcanzar un fin particular, y eso ciertamente describe la interacción del Señor con su pueblo.  Él ha estado en el proceso de restaurar a la humanidad consigo mismo desde el Huerto del Edén. Su actividad y avances son definidos e intencionales, conforme encamina la creación hacia su meta final de restaurarla y redimirla.

Asimismo todos nos encontramos “en proceso” respecto a nuestra relación con Él, a medida que permitimos que nos transforme y moldee para ser las personas que quiere que seamos. Y ciertamente, el Señor está en la fase de cumplir cada promesa que le hizo al pueblo de Israel, llevándolo de regreso a su tierra ancestral desde todas las naciones del mundo donde estuvo disperso.

Dios le dijo a Israel por medio de Moisés: “Porque tú eres pueblo santo para Jehová tu Dios; Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra.  No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos; sino por cuanto Jehová os amó, y quiso guardar el juramento que juró a vuestros padres, os ha sacado Jehová con mano poderosa, y os ha rescatado de servidumbre, de la mano de Faraón rey de Egipto” (Deuteronomio 7:6-8).

Es cierto que estos versículos declaran, que Israel fue escogido por Dios como su pueblo especial, pero antes de eso también le dijo a Abraham en relación con la actitud de las demás naciones del mundo, con respecto a ellos: “Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra” (Génesis 12:3).

Para nosotros la evidencia de este versículo es abrumadora.  Creemos que quizá con esto, el Creador está haciendo un llamando a los cristianos en la actualidad que aman al pueblo de Israel, para que abran los ojos de las naciones haciendo que muchos conozcan ciertos aspectos de su historia.  Hacer esto, es poner de manifiesto un reflejo de la verdad sobre la fidelidad de Dios, quien desde ya está bendiciendo a todo el mundo, gracias a su pacto y relación especial de amor con Israel.

Una de esas promesas de Dios con relación a Israel es: “Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra” (Génesis 12:3).

La palabra hebrea para “bendecir” en dicho pasaje es baraj.  Significa hacer o dar algo de valor a alguien.  Se refiere a un favor, una misericordia o un beneficio especial, un regalo dado por Dios.  También implica impartir santidad o propósito divino a algo.  Esa es la raíz de este vocablo que encontramos mencionado muchas veces en los libros de Génesis hasta Malaquías, y en los Escritos de los Apóstoles donde dice “bendito” o “bienaventurado” quien haga tal o cual cosa.

También es la raíz de la palabra berej, que significa arrodillarse.  Eruditos bíblicos creen que eso es un elemento esencial para la comprensión del significado completo de Génesis 12:3, porque señala la relación entre la humillación delante de Dios, y luego el recibimiento de su misericordia, beneficios, dones, santidad o propósito divino para la vida.

Cuando Dios hizo esa asombrosa promesa a Abraham, creó un paradigma, es decir una nueva forma de concebir nuestra relación con Él.  Es un hermoso paradigma de bendición, expresado a través de un glorioso ciclo de interconexión e interdependencia con el Creador del universo, un vínculo de unidad con su pueblo, una relación infundida con santidad por medio de un pacto incondicional y perpetuo. Y nosotros hemos sido invitados a ser partícipes de ese pacto.

Es claro que Él toma esa relación muy en serio, porque también hay unas maldiciones específicas en torno a todo esto.  Cuando las traducciones dicen: “al que te maldiga”, el verbo usado en hebreo es kalal, que significa tratar con desprecio, o simplemente menospreciar o ignorar.  Cuando Dios responde a esa persona que desprecia a Israel, usa la palabra hebrea arar, que denota ocasionar herida o daño, y posee un sentido más fuerte de odio y aborrecimiento.

En otras palabras, el Señor le declara a su pueblo, que quien se le acerca de rodillas para adorarlo en humildad recibirá bendiciones de alegría, bondad y prosperidad.   Asimismo quienes honran a su pueblo terrenal, recibirán la misma bendición que reciben ellos.  Pero quienes los maltraten o los traten con menosprecio o indiferencia, recibirán su odio y aborrecimiento.

Es interesante notar en este pasaje, que el Creador exhorta a las personas a que bendigan a su pueblo, no a Él.  Pero el significado está claro: El que bendiga a Israel bendice a Dios, porque Él se ha vinculado indivisiblemente con el pueblo judío, el que creó con el único propósito de bendecirlo.  Amar al Señor y amar al pueblo judío son las dos caras de la misma moneda, y claramente es imposible amarlo de verdad sin amar a su pueblo Israel.  Tristemente, muchos han escogido no bendecir a los judíos a lo largo del tiempo, y sin saberlo, escogieron ser maldecidos por Dios.

Asimismo Él prometió en su Palabra, hacer que Israel fuese luz a las naciones, o según la expresión hebrea original, que Israel sería dado como luz a las naciones. Durante siglos, el pueblo judío sufrió persecución extrema a lo largo de la Diáspora o dispersión, y los rabinos han luchado por entender el significado y las implicaciones de ese versículo.  Es claro que cuando Dios hizo su pacto con Abraham, lo hizo porque su pueblo Israel, iba a ser un canal de bendición a toda la humanidad.  Pero para los judíos, que por generaciones estuvieron encerrados en guetos y fueron forzados a distanciarse de los demás, el cumplimiento de dicho versículo parecía imposible.

No obstante, ellos no imaginaban que el sionismo moderno sería el vehículo por el cual cumplirían con ese llamado de Isaías 49:6 que “dice: Poco es para mí que tú seas mi siervo para levantar las tribus de Jacob, y para que restaures el remanente de Israel; también te di por luz de las naciones, para que seas mi salvación hasta lo postrero de la tierra”. La palabra hebrea en dicho versículo para “luz” es or.  La que además de significar “luz” en su sentido usual, también implica la luz Divina que instruye y que imparte vida, felicidad y prosperidad.  En otras palabras, comunica la bendición de Dios.

David Ben Gurión, quien fuera el primer ministro de Israel entre 1948 y 1954 y nuevamente entre 1955 y 1963,  frecuentemente hablaba de esta nación como un faro moral y social para el mundo entero.  Y el haber elegido el menorá - el candelabro de siete brazos, como símbolo del estado, fue debido a las palabras en Isaías 49:6. 

Recientemente, el Primer Ministro Benjamín Netanyahu declaró: “Los judíos ya no somos más un pueblo regido por otro, derrotado o perseguido, sino una nación orgullosa, un país magnífico que siempre aspira servir como luz a las naciones”.   Con el renacimiento de Israel, Dios comenzó el proceso asombroso de hacer que su pueblo fuese como una luz a las naciones en todo sentido.

En el capítulo 28 de Deuteronomio, Jehová Dios le declara a los israelitas por medio de Moisés, la serie de bendiciones que les esperaban si optaban por ser obedientes a Él.  También detalla una lista de maldiciones que les sobrevendrían si hacían lo contrario, y esa lista incluía la expulsión de la Tierra Prometida.  Para su desgracia, adoptaron la decisión equivocada y la historia nos enseña que verdaderamente se hicieron acreedores de esas maldiciones. 

Sin embargo, posteriormente en las Escrituras encontramos repetidas promesas del Señor de que jamás abandonaría a su pueblo.  Que se acordaría de ellos y los llevaría nuevamente a su Tierra donde derramaría todas las bendiciones prometidas.  El profeta Ezequiel hace ver claramente que sería un acto de amor y misericordia de parte de Dios, y no porque el pueblo judío de alguna manera lo hubiera merecido.  Más aún, no sólo sería para beneficio de Israel, sino que sería para bien de toda la humanidad.

Antes de que Israel fuera declarado una nación en 1948, su territorio había sido denominado Palestina.  Se había convertido en un área desolada que era parte del Imperio Turco.  Israel comenzó su nueva vida con una población de entre 600.000 a 800.000 personas.  Actualmente y luego de haber transcurrido 69 años, es  una nación rica y próspera, la única democracia en el Medio Oriente, y el único país en la historia de la humanidad, que en menos de 50 años - de ser un pueblo tercermundista se convirtió en uno de los países más adelantados del mundo en todas las áreas.  Según la Agencia Israelí de Estadísticas, la población total hoy día cuenta con ocho millones y medio de personas, y cerca de siete millones de ellos son judíos.

Israel también tiene la tasa más alta en nacimientos entre el mundo avanzado, y hay evidencia de que mientras la cifra de nacimientos aumenta entre la población judía, disminuye entre la de los árabes que viven en Israel.  De acuerdo con el Worldometers Infomation hay 195 naciones en el mundo hoy, y 193 son miembros de las Naciones Unidas,  y dos no son.  Las 193 miembros, mantienen registros sobre la mortalidad infantil, e Israel está entre los ocho países de menor incidencia a este respecto, con una tasa de sólo 2,6%, después de Estados Unidos, Canadá, Australia, Sudáfrica, Nueva Zelanda, el Reino Unido, Japón y Corea.

A pesar de la imagen que proyectan los medios internacionales, los israelíes generalmente se sienten seguros y satisfechos con sus vidas. En junio de 2015, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico - OCDE, reveló los resultados de su más reciente “Índice para una Mejor Vida”, e Israel aparece como la quinta nación más feliz en el mundo.  Verdaderamente, Dios bendice a ese pequeño país y a sus escogidos que viven allí, aunque continuamente enfrentan violencia y terrorismo, amenazas de guerra e interferencia indebida por parte de la comunidad internacional.
Durante los pasados 20 años, Israel se ha establecido como una súper potencia para inversiones globales, con más empresas nacientes y más patentes otorgadas per cápita que cualquiera otra nación del mundo. También se ha convertido en un centro para la investigación y el desarrollo en áreas de tecnología, comunicaciones y guerra cibernética.  En el año 2015, hubo una explosión de innovaciones en la tecnología, representando miles de millones de dólares para la economía israelí.

Según un informe publicado el primero de enero del 2016, sobre los gastos e inversiones de las naciones, “La investigación y el desarrollo es el fundamento para toda innovación y un gran propulsor para el crecimiento económico.  Con una inversión del 4,21% del Producto Bruto Interno en Investigación y Desarrollo, basado en cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Israel se encuentra primero en el mundo, comparado con Estados Unidos que está en el onceavo lugar, y el Reino Unido, que está en el vigésimo-quinto lugar”.

Muchas personas conocedoras en estas áreas, han comenzado a buscar el secreto tras el éxito de Israel. Un experto piensa que tal vez se debe a las destrezas que los israelíes adquieren durante su servicio militar obligatorio, en el que tienen que resolver problemas complejos de manera rápida y con pocos recursos.  Un segundo experto, describe a Israel como un lugar de inmensa presión, donde no se toleran soluciones superfluas, sino respuestas que realmente funcionen.

Aún hay quienes explican que dado que la población israelí está integrada mayormente por inmigrantes, tienen un instinto empresarial nacional, alimentado por su capacidad de adaptarse y sobreponerse a cualquier eventualidad.  Según la opinión de otros la tensa situación de seguridad exige innovaciones y requiere altos niveles de investigación; asimismo hay quienes le atribuyen el sorprendente éxito de Israel, a la audacia de los israelíes.

Por otro lado, ya hasta los medios internacionales comienzan a reconocer, que la persistente fe judía en el Creador, quien creó cada ser humano a Su propia imagen, es lo que les imparte respeto por la vida humana y lo que alimenta su espíritu innovador, además de su disposición por compartir sus adelantos con la humanidad.  Los cristianos que creemos en la Biblia como la Palabra de Dios, sabemos que todo esto es parte, del cumplimiento de las promesas Divinas de bendecir a Israel.

La inventiva israelí no se limita sólo a empresas financieras. La creencia  imbuida en el ADN nacional del pueblo judío, es que ellos tienen la obligación de “reparar el mundo” y eso influye en su respuesta a casi todas las situaciones. Mientras que el país exporta la innovación y pericia al resto del mundo, su admirable actividad humanitaria es relativamente ignorada, especialmente su esfuerzo por ayudar a sus vecinos palestinos. Israel trabaja arduamente para asistir en los esfuerzos de reconstrucción de la Franja de Gaza. 

Ayuda humanitaria

Luego de la Operación Margen Protector en julio de 2014, Israel habilitó el punto de entrada a Gaza para permitir el paso diario a 800 camiones cargados de materiales de construcción y otras mercancías.  Luego destinó diez millones de dólares para expandir la capacidad de entrada a más de mil camiones por día. Asimismo transportó toneladas de alimentos y ayuda diariamente a Gaza.

Ellos también han facilitado proyectos de construcción en la Franja de Gaza, incluyendo clínicas, escuelas, diversas infraestructuras y hasta vecindarios residenciales.  En adición, han duplicado el número de permisos de entrada para miembros del sector comercial, y han coordinado transporte especial para ingenieros y otros profesionales relevantes en proyectos comunitarios internacionales. Incluso, han emitido más de mil permisos especiales para transportar a constructores desde la Margen Occidental - es decir Judea-Samaria,  a Gaza, y han coordinado el paso de más de 500 doctores y personal médico desde Gaza hasta la Margen Occidental para que puedan continuar sus estudios.

Finalmente, Israel ha organizado una variedad de iniciativas especiales dirigidas a fortalecer la economía en Gaza y mejorar la vida de sus residentes.  Eso incluye la facilitación de exportación de productos industriales, textiles, muebles, el establecimiento de fábricas con su equipo requerido, y el suministro de una doble cantidad de agua, además de una simplificación en el proceso de entrada para los que requieran atención médica urgente.

El Instituto de Exportación y Cooperación Internacional en Tel Aviv ha auspiciado conferencias educativas especiales para comerciantes palestinos, donde expertos israelíes comparten su conocimiento comercial, en estrategias de mercadeo y tendencias internacionales en el mercado, y ha establecido colaboraciones comerciales en el mercado internacional.  A pesar del continuo conflicto, Israel sigue creyendo que la cooperación puede ser un camino efectivo hacia la paz.

Sus contribuciones al mundo entero

La principal contribución de Israel a la agricultura global tuvo lugar en 1965 con la irrigación o riego por goteo. El sistema fue desarrollado para aumentar la producción agrícola y hacer florecer el desierto, pero hoy día se usa en más de 150 países.  Este método de conservación de agua literalmente revolucionó la agricultura mundial, incluso en los lugares más áridos de la tierra.  Científicos israelíes también desarrollaron la bandeja de rocío, una plato que rodea la base de un árbol o planta donde se colecta el rocío y es enviado a las raíces antes de que se pueda evaporar.

Países tercermundistas también habían luchado para que sus productos llegaran frescos al mercado una vez que fueran cosechados. Utilizando métodos primitivos de almacenamiento, se perdía hasta el 50% de cada cosecha por culpa de plagas y hongos.  Israel creó un recipiente económico reúsable para transportar granos que preserva el cien por ciento del contenido, hasta bajo condiciones extremas de calor y humedad.   En adición, encontraron unos microbios especiales que pueden usarse en los estanques de pesca artificial para mantener el agua pura y segura, produciendo así una cantidad abundante y saludable de peces en la localidad.  Dicho proceso ya se usa en países desde África a Estados Unidos y Canadá.

Desde el melón de agua o sandía, el tomate miniatura y hasta la papa que crece sin tierra, Israel es un líder mundial en innovaciones agrícolas.  Hoy en día, produce una araña anaranjada en forma de pera que sólo come ácaros Tetranychidae, los que antes acababan con el 60% de las fresas en California, y una mosca estéril que come otras clases de plagas jardineras, y estos insectos se están exportando a más de 32 naciones en el mundo.  Israel también es pionero global en la industria lechera, con vacas que producen anualmente más leche que otras en el mundo.  En la actualidad, colaboran con China y Vietnam, creando algunas de las operaciones lecheras más grandes y avanzadas en la historia.   Literalmente, el diminuto Israel contribuye con la alimentación del mundo entero.

Proveyendo ayuda a las naciones

En 1958, después de visitar varias naciones empobrecidas de África, la entonces Primera Ministra Golda Meir se comprometió con ayudar a resolver el problema del hambre, la enfermedad y la pobreza en países bajo desarrollo.  En 1995,  el Ministerio de Asuntos Extranjeros y la Fuerza de Defensa Israelí ya habían creado con ese propósito, una unidad especial de ayuda humanitaria y emergencia, la cual ya ha realizado operaciones en Kenia, Albania, México, El Congo, Haití, Japón, Nepal y muchos otros lugares. 

Además de ser casi siempre los primeros en llegar a las escenas de los desastres, esta unidad provee atención médica de emergencia con equipo ultra-moderno y especialistas altamente entrenados para trabajar bajo las condiciones más extremas. Frecuentemente, cuando finalizan la misión y los israelíes regresan a su casa, dejan atrás el equipo para que especialistas médicos locales los puedan seguir usando.

Pero eso no es todo.  Después de dos terremotos devastadores ocurridos en Nepal en abril del 2015, Israel envió ayuda.  Y luego de una reciente misión médica allí, se estableció el programa “Techo para Todos” para proveer una vivienda rudimentaria a las miles de familias que quedaron sin hogar a consecuencia de los movimientos telúricos.  La unidad también celebra “campamentos visuales” en varios países donde oftalmólogos israelíes atienden a cientos de pacientes anualmente por condiciones oculares y en la prevención de ceguera.

Operaciones especiales de todo tipo se activan cuando Israel se entera de alguna necesidad crítica. En junio de 2015, 500 personas resultaron severamente quemadas cuando una explosión destrozó un parque acuático en Taipéi. Algunas semanas después, 400 de ellos todavía estaban hospitalizados y 200 en condiciones críticas que requerían injertos de piel. Israel organizó la donación de dos máquinas modernas para la elaboración de piel para injertos, incluyendo el entrenamiento de médicos taiwaneses para operarlas.

Contribuciones médicas

Israel es el líder mundial en otras áreas de la medicina.  Todo esto abarca cámaras del tamaño de píldoras que las personas ingieren para que les puedan hacer estudios del sistema digestivo, grandes adelantos en el tratamiento de cáncer, antibióticos, además de innovaciones en el tratamiento de esclerosis múltiple y diabetes. Israel bendice a las naciones con mejor salud y más larga vida.

Pocas personas saben que en diciembre de 2014, Israel tomó la delantera en la lucha contra el virus del Ébola. Proveyó centros clínicos totalmente equipados a países africanos afectados, y envió a expertos en enfermedades infecciosas para adiestrar a profesionales locales.  También establecieron clínicas de salud mental y orfanatorios para los cientos de niños que quedaron huérfanos por culpa de la enfermedad.  Israel ha contribuido con millones de dólares para tratar de combatir el padecimiento.

Y hay mucho más. Aún no hemos mencionado la ayuda que Israel ha dado a las víctimas de inundaciones en países como Myanmar y, más recientemente, en el Reino Unido.  Provee entrenamiento especial a la policía y trabajadores sociales en países donde la violación sexual es usada como arma de guerra; envía tiendas de acampar, colchones, alimento y frazadas a Europa para los refugiados sirios; y ayuda a cristianos y yazidíes que han sido víctimas de islamistas extremistas en Irak y Afganistán.

Cibernética

Sus adelantos en las áreas de guerra cibernética, tecnología y comunicaciones, también son impresionantes.  Ya cuentan con autos eléctricos y autos voladores; fuentes de energía alterna, como ventanas solares, para suplir la corriente eléctrica en los hogares; aspiradoras robóticas; máquinas robóticas para cortar césped y removedores robóticos de nieve; monitores para vigilar a bebés y prevenir muerte súbita; incluso, recogedores de excremento de perros que lo convierte en ceniza biodegradable en segundos. Los israelíes enseñan a los franceses cómo mejorar su vino y a los belgas cómo hacer su chocolate. Y mientras hacen todo eso, luchan por su propia sobrevivencia.

Los aportes de Israel a la humanidad son numerosos, sólo para que tengan una mejor idea y ya casi para concluir este mensaje, citaremos unos pocos más:

-  El teléfono móvil de Motorola.
- La mayor parte de los sistemas operativos Windows NT y XP que han sido desarrollados por Microsoft-Israel.
-  La tecnología del Pentium MMX fue diseñada por Intel-Israel.
- Tanto el Pentium 4 como el Centrino han sido diseñados, desarrollados, y producidos completamente en Israel.
-  La tecnología de voz.
-  Un nuevo aparato para el tratamiento del acné el ClearLight, que produce una luz de alta intensidad, libre de rayos ultravioletas, de banda estrecha, que causa que las bacterias del acné desaparezcan - todo ello sin destruir el tejido cutáneo colindante.
-  Una planta que funciona con energía solar para producir electricidad en grandes cantidades en el desierto de Mojave en California.
-  El famoso ICQ o mensajería instantánea por la Internet.
- Un instrumento de diagnosis para el cáncer de mama, que es totalmente computarizado y libre de radiaciones.
- Un vendaje de emergencia inventado por un médico del ejército israelí, que detiene el sangrado de las heridas hemorrágicas en situaciones de trauma. Se le acreditó el haber salvado la vida de la congresista estadounidense Gabrielle Giffords herida en un tiroteo en el año 2011.   El vendaje es ampliamente utilizado por los médicos militares y civiles.
- Un sistema computarizado para asegurar la administración más apropiada de medicinas, eliminando el error humano en los tratamientos médicos.
- La primera cámara de video ingestable, tan pequeña que cabe dentro de una píldora.  Se utiliza para observar el intestino delgado desde dentro, y ayuda en el diagnóstico del cáncer y otros desórdenes digestivos.
- Un nuevo aparato que ayuda al corazón a bombear sangre, una innovación con el potencial de salvar muchas vidas entre los que padecen enfermedades cardíacas avanzadas. Este nuevo aparato está sincronizado con el trabajo mecánico del corazón a través de un sofisticado sistema de sensores.
- Israel además, cuenta con la tercera fuerza aérea más grande del mundo, después de Estados Unidos, Rusia y China.
- Aparte de una gran variedad de otro tipo de aviones de guerra, mantiene un arsenal de más de 250 F-16.  Es la flota más grande de aviones de esta clase fuera de Estados Unidos.
- De acuerdo con personalidades de la industria aeronáutica, Israel dispone del protocolo de seguridad de vuelos del mundo más impenetrable. Oficiales internacionales ahora lo consultan para sus sistemas de seguridad en vuelo.
- Su economía de más de $100 mil millones de dólares, es más alta que la de todos sus vecinos juntos, a pesar de su pequeña población.
- Cuenta con el porcentaje más alto de computadoras de hogar por habitante en el mundo.
- Tiene el promedio más alto de universitarios por habitante del mundo.
- Produce por un amplio margen, más documentos científicos por habitante que ninguna otra nación - 109 por cada 10.000 habitantes - al igual que tiene uno de los más altos números de patentes del mundo.
- En proporción a su población, cuenta con el mayor número de nuevas compañías de alta tecnología en el mundo.  Sólo Estados Unidos sobrepasa a Israel en las inversiones en alta tecnología.
- Fuera de Estados Unidos y Canadá, Israel tiene registradas el mayor número de compañías en el NASDAQ de Nueva York.
- Posee el nivel de vida más alto del Medio Oriente. En el año 2000, su producto interno bruto excedió al de la propia Inglaterra.
- El 24% de su fuerza laboral tiene título universitario, el porcentaje más alto del mundo después de Estados Unidos y Holanda.
- Más del 12% de sus habitantes han recibido un doctorado.  Esto a pesar de los tres años que todo joven israelí tiene que servir en el ejército, y de la costumbre de ellos de viajar durante un año por el extranjero, a países de bajo costo después de terminar su servicio militar.
- Israel además es líder en el mundo en número de científicos y técnicos dentro de su población laboral, con 145 por cada 10.000 personas, mientras que Estados Unidos tiene 85, Japón 70 y Alemania 60.  Además, más del 25% de su fuerza laboral está empleada en puestos técnicos, siendo también la primera nación en el mundo en esta categoría.
- Expertos aseguran, que en Israel hoy, hay más científicos vivos que todos los que han existido desde Adán hasta su refundación en 1948.

Aunque hay todavía muchísimo más, consideramos que todo lo citado es suficiente para demostrar cómo Dios ha bendecido esta nación y la ha convertido en “luz del mundo”.  Mientras tanto ellos habitan rodeados de enemigos que sólo buscan su destrucción, con una economía continuamente estresada por el gasto que implica su seguridad nacional, eso sin mencionar los problemas sociales y la separación de los religiosos y de los laicos.

Claramente, Dios bendice a Israel, tal como lo prometió, y mientras tanto, ellos comparten esa bendición con las naciones. El motivo es ese maravilloso paradigma de bendición que Dios diseñó cuando entró en pacto con Abraham.  El Señor hace que Israel sea como una luz a las naciones. Pero las Escrituras de los Apóstoles nos dicen que, al final de los tiempos, los hombres serán amantes de la oscuridad y odiarán la luz. Los enemigos de Dios hacen todo intento por destruir a Israel y por apagar su luz antes de que cumpla plenamente con los propósitos Divinos.

Pero sabemos que Israel nunca será destruido. Sobrevivirá, prosperará y será la admiración de las naciones. Será cabeza y no cola, el vehículo para la revelación de Dios al mundo.  Ciertamente ocurrirá así porque Jehová Dios lo determinó.  No porque Israel merezca su favor especial, ni porque los cristianos somos elementos importantes en este proceso, sino porque Él mismo puso en moción el paradigma de bendecir a Su pueblo. Prometió que lo haría y ya lo está haciendo.

La pregunta que queda por hacer es: ¿Dónde estaremos nosotros como individuos, dónde estarán las iglesias y las naciones, durante este proceso? ¿Quedaremos relegados al polvo de la historia, así como tantos otros que escogieron maldecir a Israel en vez de bendecirlo? ¿O ocuparemos nuestro lugar como copartícipes con Dios y con Israel en el asombroso paradigma de Génesis 12:3, bendiciendo a su pueblo, conforme Él continúa cumpliendo Sus promesas antiguas de otorgarles su tan anhelada redención?

Modificado por última vez enLunes, 22 Mayo 2017 16:02
volver arriba