Menu

Estados Unidos planea suspender apoyo financiero a los terroristas palestinos

El 3 de agosto pasado, el Comité de Relaciones Extranjeras en el Senado de Estados Unidos, aprobó una legislación que servirá para detener el financiamiento anual de este país a la Autoridad Palestina, a menos que le hagan un alto a lo que los legisladores estadounidenses denominan “Su política enfermiza de pagar salarios a los terroristas palestinos y sus familias por asesinar a israelíes y a norte americanos”.  En la actualidad la Autoridad Palestina recibe casi $500 millones de dólares anualmente de parte de Estados Unidos.

El Acta Taylor Force, fue llamada así en honor de Taylor Force, un ciudadano norteamericano natural de Lubbock, Texas, quien se graduó de West Point en el año 2009 y sirvió en Afganistán e Irak.  Después que completó su servicio, y se graduó en la Universidad de Vanderbilt, el señor Force fue a visitar a Israel y mientras  se encontraba allí fue asesinado el 8 de marzo de 2016 en un atentado terrorista ejecutado por un palestino de la ciudad cisjordana de Qalqilya.  En este ataque fueron heridas además once personas.

Como el terrorista murió tras cometer este asesinato, los familiares del asesino de Taylor Force reciben una pensión mensual que equivale a varios salarios mensuales del promedio del ingreso palestino.   La pensión, pagada por el Fondo de los Mártires forma parte de una política de la Autoridad Palestina de otorgarle una remuneración monetaria mensual a las familias de palestinos muertos, heridos o encarcelados por participar en ataques terroristas o contribuir en alguna forma con ataques a Israel y a sus ciudadanos, tal como disturbios, manifestaciones violentas y lanzamiento de piedras.


En memoria de Taylor Force, el veterano estadounidense de 29 años de edad que fue asesinado por un terrorista palestino mientras visitaba a Israel, el Senado y la Cámara de Representantes de Estados Unidos pasarán para su revisión y posible aprobación como ley en pleno, la denominada Acta Taylor Force, la que de ser aprobada, pondría fin a toda la aportación de Estados Unidos a la Autoridad Palestina, menos $60 millones de dólares que están destinados para seguridad y ayuda humanitaria.

Según la legislación palestina, los terroristas convictos que sirven tiempo en cárceles israelíes, además de familiares de atacantes que murieron mientras cometían sus ataques, son recompensados por sus sanguinarios actos con un salario mensual de hasta de $3.500 dólares mensuales.

Hace mucho tiempo ya que el Primer Ministro Benjamín Netanyahu intenta dar a conocer a la comunidad internacional esta nefasta práctica. Pero sólo en meses recientes se ha observado un enfoque global al respecto y se ha exigido a la Autoridad Palestina que desista de este método que perpetúa el odio y la violencia.

El senador de Estados Unidos, Lindsey Graham, quien autorizó la legislación, dijo el 3 de agosto que la meta principal de la propuesta de ley es de poner fin a la política palestina de ofrecer incentivos por cometer actos de violencia.

Démosle gracias a Dios de que por fin vemos algún fruto de los esfuerzos del señor Netanyahu por detener los incentivos palestinos para cometer actos terroristas.  Continuemos orando para que otras naciones también tomen medidas para presionar a la Autoridad Palestina a fin de que le ponga fin a esta horrenda y nefasta práctica.

          “El justo sirve de guía a su prójimo; mas el camino de los impíos les hace errar” (Proverbios 12:26).

 

ISRAEL INICIA LA CONSTRUCCIÓN DE BARRERA SUBTERRÁNEA JUNTO A GAZA

 

La Fuerza de Defensa Israelí acelera la construcción de una barrera subterránea en su frontera sur, en un esfuerzo por prevenir que surjan nuevas amenazas desde la Franja de Gaza.  Según Eyal Zamir, el Comandante General del Comando Sur, nada podrá detener la construcción de esta barrera diseñada para bloquear el proyecto de túneles del grupo terrorista Hamás.  Hablando durante una reunión con reporteros en la frontera, el señor Zamir dijo: “La barrera contra la Franja de Gaza se construirá aún en el caso que implicara realizar una incursión justificada contra Hamás”.

Los comentarios de Zamir se hicieron en el contexto de unos datos de inteligencia recopilados por la Fuerza de Defensa Israelí, que evidencian un renovado plan de parte de Hamás en utilizar sus recursos para expandir su red de túneles, pese al riesgo notable y deliberado que representaría para su propia población civil.

El señor Zamir siguió diciendo: “Hemos detenido y frenado a Hamás, y ellos hacen todo lo posible por evitar un enfrentamiento. Sin embargo, por el otro lado siguen invirtiendo masivamente en su próxima campaña bélica.  La situación puede cambiar en cualquier momento, por eso trabajamos para conservar la calma, fortalecer nuestra capacidad preventiva y mejorar nuestra presteza militar”.

Según la información de inteligencia, Hamás lleva dos años construyendo dos túneles en el norte de Gaza a sólo un kilómetro de la frontera con Israel.  Uno se encuentra debajo de diversos edificios residenciales palestinos, ocupados por varias familias.  La entrada a uno de los túneles se halla en un estacionamiento de autos bajo un edificio de seis pisos, el cual conduce a un sistema muy elaborado de túneles.

Otro corredor subterráneo ha sido excavado bajo la casa de Omar Hamed, un activista de Hamás, en la cual éste vive con su padre, la esposa de su hermano y cinco niños junto a una mezquita.

El señor Zamir hizo esta advertencia: “Las personas dentro de esos edificios se han puesto a sí mismos y a sus hijos en peligro; el edificio entero es un blanco militar legítimo, y se encuentra en nuestro banco de objetivos”.

Como parte del proyecto de la Fuerza de Defensa Israelí para neutralizar la amenaza de incursiones a Israel por medio de túneles, el ejército también construye lo que se conoce como una “barrera indicativa”, cuyo costo estimado es de mil cien millones de dólares.

La barrera subterránea es de concreto con una profundidad de docenas de metros y la parte sobre exterior en la superficie de la tierra tendrá un cerco de seguridad con una altura de seis metros. Juntas podrán detectar y destruir cada túnel que se esté cavando en la cercanía.

Oremos para que Dios proteja a Israel de los túneles secretos que está construyendo Hamás, y que ponen en peligro de captura o muerte a todos los soldados y residentes del área.  Asimismo démosle gracias a Dios porque el ejército israelí cuenta con la capacidad de detectar dichos túneles en sus etapas iniciales.

“Porque sus ojos están sobre los caminos del hombre, y ve todos sus pasos.  No hay tinieblas ni sombra de muerte donde se escondan los que hacen maldad” (Job 34:21-22).

Modificado por última vez enMiércoles, 23 Agosto 2017 00:00
volver arriba