Menu

Año Judío 5778

De acuerdo con el calendario judío, el 18 de abril que acaba de pasar fue el primer día de las celebraciones que se extendieron por 70 horas en Israel, para conmemorar los 70 años del renacimiento de esa nación.  Las festividades se iniciaron al anochecer del 18 de abril. Las calles estaban rebosantes de padres, madres, abuelos, adolescentes y niños, todos vestidos de azul y blanco.  Los jóvenes se tomaban de las manos para danzar las canciones folclóricas judías. Miles de banderas ondeaban por todas partes: desde las ventanas, balcones y autos.  Los conciertos, las fiestas en las calles y las reuniones espontáneas duraron hasta el amanecer.

El programa oficial de celebración se inició en el Monte Herzl, donde se conmemoró la independencia de Israel con una ceremonia de encendido de velas. Cada año, se escogen 12 israelíes excepcionales para encender las 12 velas, una por cada tribu de Israel. El evento se inició con la dramatización de la historia del pueblo judío, incluyendo el recibimiento del Tora en el Monte Sinaí, la destrucción de los templos en Jerusalén, escenas del Holocausto, el renacimiento de Israel, las oleadas de inmigración a medida que los judíos regresaban a su tierra, terminando con un despliegue de luces creado por 300 drones que sobrevolaron el cielo sobre Jerusalén.

El evento continuó con discursos del Primer Ministro Benjamín Netanyahu y de Yuli Edelstein, el Presidente del Knesset - del Parlamento judío.  Luego cada uno encendió una vela. Antes de tomarla, el señor Netanyahu juró que nadie podrá “Extinguir la luz de Israel”.

Dijo: “Todos las antiguos pueblos exiliados de su territorio desaparecieron y fueron dispersados por todo el mundo.  Solamente nosotros, el pueblo judío, quienes fuimos arrebatados como una hoja en medio de la tormenta del exilio, rehusamos desaparecer y permanecimos fieles a Sion”.

Ésta fue una fecha asombrosa: el momento en que Dios decidió que ya era tiempo para que el pueblo judío volviese a obtener su independencia en su territorio ancestral después de dos mil años de exilio.  Mientras que el resto del mundo celebrará este mismo evento el 14 de mayo próximo, según el Calendario Gregoriano.

Esta cifra: los 70 años de independencia nacional, también porta consigo una increíble ironía.  Porque fue en el año 70 de nuestra era, que el imperio romano destruyó a Jerusalén, incluyendo el Templo, el centro vinculante del pueblo judío.

El renacimiento de Israel es un evento totalmente milagroso. Requirió dedicación y entrega de parte de muchas personas, y la creación de un movimiento nacional que fomentó el establecimiento del sionismo: el movimiento de liberación nacional de Israel.

Esto sumado a la diplomacia de personas brillantes como Teodoro Herzl y Chaim Weizmann, terminaron por unificar al pueblo y permitió que David Ben-Gurion proclamase la Independencia en 1948.

En su nacimiento, Israel fue atacado por múltiples ejércitos árabes que le rodeaban. Si uno mira a los datos estadísticos de esta nación en la actualidad, descubrirá que hoy este país está habitado por más de ocho millones de personas.  Sin embargo, los países que lo rodean, los que han estado en guerra contra ellos todos estos años, cuentan como unos 300 millones.  El tamaño de su territorio, según la enciclopedia Wikipedia, es de sólo 22.145 kilómetros cuadrados y tiene muy poca profundidad estratégica. Por ejemplo, un avión militar soviético sólo toma cuatro minutos para cruzar del río Jordán al mar Mediterráneo.

Sus vecinos árabes ocupan un territorio 650 veces más grande que el de ellos.  Esto obviamente les da una clara ventaja estratégica. Crea una asimetría fundamental entre Israel y los países que lo rodean.  Sin embargo, ellos han logrado prevalecer durante los pasados 70 años: Y éste es el milagro más grande, cuando los israelíes consideran el significado de sus 70 años de independencia.

Debido a esta desigualdad tan marcada, se dedicaron a estudiar, investigar y sobresalir en todas las ciencias y tecnología, lo cual les ha permitido alcanzar un extraordinario adelanto en la innovación, en respuesta a su necesidad militar, lo que les ha dado una gran ventaja científica y tecnológica.

Israel también desarrolló una fórmula para integrar a los diversos inmigrantes en su sociedad, a personas de muchos trasfondos diferentes, procedentes de la Unión Soviética, Etiopía, Alemania, Estados Unidos, India, Gran Bretaña y otros países. Y a pesar de tanta diversidad, la sociedad israelí se convirtió en una.  Esa determinación, ese compromiso por hacer que el experimento sionista funcionara, les dio una fortaleza enorme para enfrentar cada reto que se les ha presentado.

Desde los días de su fundación en 1948, los israelíes han estado bien conscientes de que tienen que defenderse ellos mismos. Es cierto que existen amenazas que no pueden manejar por sí solos.  En los días de la Guerra Fría, no habrían podido resistir a la Unión Soviética valiéndose de sus propias destrezas.  Eso fue posible gracias a su alianza con Estados Unidos. Antes de eso, eran aliados de Francia.  Sin embargo, frente a los países del Medio Oriente que los asedian y amenazan, han demostrado una inmensa capacidad para resistir cualquier cosa que tengan que enfrentar. Eso también les ha dado una ventaja moral en su lucha con la opinión pública mundial.

El ciclo de fiestas israelíes hace de este pueblo algo muy inusual, comparado con el resto del mundo. Antes de celebrar su independencia nacional, tienen un día para recordar a todos sus soldados que han muerto en las guerras.  Los israelíes están bien conscientes de que sus grandes logros e independencia, habrían sido imposibles, sin el sacrificio voluntario de esas vidas, que fueron inmoladas sobre el altar del heroísmo para que el resto de ellos pudieran permanecer libres.  Al conmemorar los 70 años de su renacimiento, el pueblo de Israel unido inclinó su cabeza en memoria de los que hicieron posible su independencia.

Estas fechas no sólo son significativas para el estado de Israel, sino que también son una celebración para todo el mundo libre.  El inicio de la octava década de su soberanía, marca 70 años de una democracia vivaz, fuerte e independiente y los convierte en una  sociedad: la primera de su clase en todo el Medio Oriente.

Por casi tres cuartos de siglo, Israel ha mantenido erguida la antorcha de la libertad y la igualdad en medio de una región compleja.  Su compromiso con los valores, con la libertad de expresión, y la variedad de opiniones es el fundamento conceptual que lo convierte en la única democracia en el Medio Oriente.

El resultado de este compromiso han sido siete décadas de logros en la innovación, el comercio, la medicina y en muchos otras áreas.

Gracias a su energía y tesón, hicieron reverdecer el desierto y causar una explosión tecnológica a nivel mundial.  Desarrollaron técnicas que pueden producir agua del aire, y hoy están participando en la producción de vehículos autónomos - sin conductor. Un vehículo capaz de imitar las capacidades humanas de manejo y control.

En las universidades y los hospitales israelíes, se crean nuevas invenciones cada día, y por décadas han contribuido a la solución de algunos de los grandes problemas de la humanidad.

A lo largo de 70 años, la nación de Israel ha estado exportando y compartiendo su conocimiento y experiencia con la región y el resto del mundo.  Desde innovaciones en los alimentos, hasta seguridad cibernética.   Israel, cada día, crea un mejor mañana para millones de personas hoy.

Durante los pasados 70 años, han alcanzado acuerdos de paz con muchos de sus enemigos del pasado.  Pero ninguna nación es una isla, y no lo habrían logrado sin el apoyo de otras personas alrededor del mundo.  De hombres y mujeres, judíos y no-judíos, especialmente los cristianos evangélicos que aman a Israel.

Tampoco lo habrían logrado sin al apoyo de sus aliados – países del mundo con los cuales han desarrollado lazos estables y relaciones amistosas, basadas en valores compartidos y cooperación.

Han transcurrido ya 70, años desde que la Estrella de David fue puesta sobre la bandera de Israel, y esta nación se convirtió en una inspiración para el mundo entero.

Alabemos al Señor por todo lo que ha hecho por Israel el Pueblo de su Pacto, en cumplimiento de todas Sus promesas!   “No faltó palabra de todas las buenas promesas que Jehová había hecho a la casa de Israel; todo se cumplió” (Josué 21:45).

Bendito sea el Dios de Israel por su fidelidad en cumplir su promesa de reunir al pueblo judío desde los cuatro extremos de la tierra y traerlos a su hogar en la Tierra Prometida. “¿Quién oyó cosa semejante? ¿quién vio tal cosa? ¿Concebirá la tierra en un día? ¿Nacerá una nación de una vez? Pues en cuanto Sion estuvo de parto, dio a luz sus hijos” (Isaías 66:8).

Modificado por última vez enViernes, 27 Abril 2018 14:29
volver arriba