Menu

La inauguración de la Embajada Norteamericana en Jerusalén

El lunes 14 de mayo de este 2018, en la ceremonia de inauguración de la embajada norteamericana en Jerusalén, el primer ministro Benjamín Netanyahu, alabó al presidente Donald Trump, mientras que el presidente de Israel Reuven Rivlin, le dio las gracias por cumplir su promesa.

A continuación citaremos unas porciones de lo que le dijo inicialmente el presidente Rivlin a la multitud, citando al comienzo Salmo 122: 2: “Nuestros pies estuvieron dentro de tus puertas, oh Jerusalén...’  la capital de Israel.  Durante tres mil años, el pueblo judío mantuvo su fe en Jerusalén.  Durante tres mil años oramos por Jerusalén, y desde el establecimiento del Estado de Israel hace 70 años, Jerusalén ha sido la capital de Israel’.

“El compromiso del Estado de Israel con Jerusalén,  no es sólo un compromiso con la historia del pueblo judío, sino también con todos los residentes de Jerusalén. Porque Jerusalén es un microcosmos de nuestra capacidad para vivir juntos: judíos y árabes.  Su unidad también se ve, en que todos los que habitan en la ciudad son iguales’.

“A partir de este día feliz, Jerusalén también será la sede de la embajada de los Estados Unidos de América en Israel, ¡gracias a Dios!  Gracias también al Congreso de los Estados Unidos y a sus miembros por su amor y apoyo a Israel”.

“En cada elección en los Estados Unidos, todos los candidatos presidenciales habían prometido trasladar la embajada estadounidense a Jerusalén. Finalmente, tenemos un líder que lo prometió y también cumplió su promesa. Por eso estamos muy agradecidos por estar en este lugar y en este momento”.

Mientras que el señor Netanyahu le dijo a la multitud: “Qué glorioso día para recordar. ¡Esto es historia, porque usted presidente Trump, al reconocer la historia, se ha convertido en historia!’.

“Todos nosotros estamos profundamente conmovidos y agradecidos... Hoy, la embajada de la nación más poderosa de la tierra, nuestro mejor aliado - Estados Unidos de América, se abrió aquí’.

“Hace más de un siglo, la Declaración Balfour reconoció el derecho del pueblo judío a un hogar nacional en este territorio. Y hoy, hace exactamente 70 años, el presidente Truman se convirtió en el primer líder mundial en reconocer al recién nacido estado judío.  Mientras que en el mes de diciembre pasado, el presidente Trump fue el primer líder mundial en reconocer a Jerusalén como nuestra capital.  Hoy, Estados Unidos de América está abriendo su embajada aquí en Jerusalén’.

“Gracias, gracias, presidente Trump, por tener el valor de cumplir su promesa. Gracias a todos por hacer que la alianza entre Estados Unidos e Israel esté más fuerte que nunca. Y gracias especiales, a usted embajador Friedman... por todo lo que ha hecho para acercar a nuestros países y nuestros pueblos.  Hoy, tiene un privilegio especial, el privilegio de convertirse en el primer embajador estadounidense en servir a su país en Jerusalén, y este es un honor distintivo que será suyo para siempre.  Nadie puede ser el primero otra vez’.

“Mis amigos, este es un gran día para Israel, un gran día para América.  Es un grandioso día para nuestra fantástica asociación.  Pero creo que también es un gran día para la paz”

Unos 800 invitados asistieron a la dedicación de la embajada. Representando a los Estados Unidos durante la inauguración se encontraban el subsecretario de Estado John J. Sullivan; el secretario del Tesoro Steven Mnuchin; el yerno y asesor principal de Trump - Jared Kushner; la hija y asesora del presidente - Ivanka Trump; y el representante especial para las negociaciones internacionales - Jason Greenblatt. El embajador de los Estados Unidos, David Friedman, presidió la ceremonia de dedicación.

Por su parte el presidente Donald Trump hizo una presentación especial en video durante la inauguración de la embajada estadounidense en Jerusalén.  Y dijo:

“Estados Unidos bajo el presidente Harry Truman se convirtió en la primera nación en reconocer el estado de Israel.  Hoy, abrimos oficialmente su embajada en Jerusalén. ¡Felicitaciones!  Ha pasado mucho tiempo’.

“Casi inmediatamente después de declarar su categoría de estado en 1948, Israel designó a la ciudad de Jerusalén como su capital.  La capital tan importante que el pueblo judío estableció en la antigüedad’.

“Hoy, Jerusalén es la sede del gobierno de Israel, el hogar de su legislatura, de la corte suprema, y del primer ministro y el presidente de Israel.  Israel es una nación soberana con el derecho, como cualquier otro país soberano, a determinar su propia capital’.

“Sin embargo, durante muchos años no hemos sabido reconocer lo obvio: la simple realidad de que la capital de Israel es Jerusalén.  El 6 de diciembre de 2017, bajo mi dirección, Estados Unidos finalmente reconoció oficialmente a Jerusalén como la verdadera capital de Israel’.

“Hoy, continuamos con este reconocimiento y abrimos nuestra embajada en la tierra histórica y sagrada de Jerusalén.  Y lo estamos haciendo muchos, muchos años antes de lo previsto’.

“Tal como dije en el mes de diciembre, nuestra mayor esperanza es la paz. Los Estados Unidos siguen plenamente comprometidos con la facilitación de un acuerdo de paz duradero, y seguimos apoyando el statu quo de los lugares sagrados de Jerusalén, incluyendo el Monte del Templo, también conocido como Haram al-Sharif’.

“Esta ciudad y toda su nación es un testimonio del espíritu inquebrantable del pueblo judío.  Estados Unidos siempre será un gran amigo de Israel y un socio en la causa de la libertad y la paz’.

“Le deseamos buena suerte al Embajador Friedman al ocupar su oficina en esta hermosa embajada de Jerusalén, y le damos un cordial saludo a Israel, a los palestinos y a todos sus vecinos.  Que haya paz.  Que Dios bendiga esta embajada. Que Dios bendiga a todos los que sirven allí.  Y que Dios bendiga a los Estados Unidos de América.  Gracias”.

Oremos por la embajada en Jerusalén, tanto de Estados Unidos, como la de Guatemala que se abrirá en dos días, asimismo por las nuevas embajadas de Paraguay y Honduras.  Oremos por la seguridad de cada oficina y su personal, y que el mundo finalmente reconozca a Jerusalén como capital de Israel, por amor al Dios de Israel.
Dijo el Señor:  “Desde el día que saqué a mi pueblo de la tierra de Egipto, ninguna ciudad he elegido de todas las tribus de Israel para edificar casa donde estuviese mi nombre, ni he escogido varón que fuese príncipe sobre mi pueblo Israel.  Mas a Jerusalén he elegido para que en ella esté mi nombre, y a David he elegido para que esté sobre mi pueblo Israel” (2 Crónicas 6:5–6).

Modificado por última vez enMartes, 15 Mayo 2018 12:23
volver arriba