Menu

La conferencia de las 70 naciones en Israel

De acuerdo con la tradición judía, el 25 de septiembre de este 2019 se conmemorarán 5.780 años de la creación del mundo. En ese día el Sanedrín celebrará una conferencia para la Organización Emergente de las 70 Naciones. La conferencia culminará con un sacrificio de animales en el Monte de los Olivos, realizado por representantes de los diferentes países que participarán, en el cual ellos renovarán el pacto que hiciera Noé con Dios al salir del Arca.

La conferencia se iniciará en el Hotel Jerusalem Gate, el miércoles 25 de septiembre, día que corresponde al mes hebreo de Elul, y continuará hasta el viernes 27.  Los temas a tratar y las discusiones se centrarán en las obligaciones  Noájidas que le incumben a toda la humanidad.  También se hablará sobre la economía, cultura y educación universal, lo cual será el foco central de interés de esta organización.  Asimismo su objetivo principal será el establecimiento de una corte internacional basada en los principios bíblicos.

Dios estableció las fronteras del mundo basándose en los 70 hijos de Israel que descendieron a Egipto, y las 70 naciones que constituyeron esta descendencia de Noé. El concepto de 70 naciones también aparece en referencia a los 70 bueyes ofrecidos en el Templo durante la celebración de Succot, la fiesta de los tabernáculos, lo cual según el Talmud judío 55b, son por el mérito de las 70 naciones.

La organización enfatiza que cada país que la integren, mantendrá su identidad nacional única y distinta, patrimonio cultural, idioma y fronteras reconocidas.

Asistirán representantes oficiales de varias naciones: Guatemala estará representada por Ernesto Cabrera Franco, vicepresidente de esta república, así como varios de sus asesores. También atenderán delegaciones oficiales de El Salvador, México, Honduras, Bolivia, Trinidad y Tobago y Costa Rica.   Son muchos los países que estarán representados en este evento, pero cuyos nombres no se han dado a conocer oficialmente.  Varios de los otros delegados son parlamentarios de sus respectivas naciones.

El rabino Hollander hizo este comentario: “Religión es una palabra compleja.  Un individuo no necesita de ella para relacionarse con Dios.   Adán no necesitó de religión para hablar con el Señor, porque esa es una actividad que una comunidad practica en conjunto.  Las naciones se establecieron con Noé y luego se convirtió en una necesidad el practicar la religión en conjunto. Necesitamos unirnos como naciones, bajo un mismo Dios, aunque los nombres de nuestra creencias puedan parecer distintos”.

Mucho de la conferencia estará dedicado a los siete principios que incumben a toda la humanidad, que fueran dados por Noé después del diluvio bíblico.  El rabino Oury Cherki, director del Brit Olam, el Centro Mundial Noájida dará una conferencia sobre el tema.  El rabino Hollander, quien también es parte de la junta directiva de la organización Brit Olam, está convencido que es necesaria la adherencia universal a las leyes Noájidas para la existencia de la civilización.

Como parte de la conferencia los representantes visitarán el Monte del Templo y harán una visita oficial al Knesset, el parlamento de Israel con el Sanedrín.

La conferencia culminará el viernes 27 de septiembre, con una visita al Monte de los Olivos, en donde se invitará a los líderes de las naciones para que participen de una ceremonia que será una recreación de lo que hiciera Noé después de salir del arca y la cual, según los rabinos, renovará el pacto hecho entre Dios y la humanidad en ese tiempo.

“Y edificó Noé un altar a Jehová, y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreció holocausto en el altar...  Y habló Dios a Noé y a sus hijos con él, diciendo: He aquí que yo establezco mi pacto con vosotros, y con vuestros descendientes después de vosotros; y con todo ser viviente que está con vosotros; aves, animales y toda bestia de la tierra que está con vosotros, desde todos los que salieron del arca hasta todo animal de la tierra.  Estableceré mi pacto con vosotros, y no exterminaré ya más toda carne con aguas de diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra” (Génesis 8:20; 9:9–11).

El rabino Weiss explicó a este respecto: “Así como Noé, no era judío sino un siervo de Dios, esta ceremonia es una declaración de que toda la humanidad debe servir al Creador...  Este acto no es específico para ninguna religión, sino para toda persona que ame al Dios único”.

Modificado por última vez enMartes, 24 Septiembre 2019 23:34
volver arriba