Menu

Reflexion para hoy

Yo estoy buscando

Oídme... el Señor estará con vosotros, si vosotros estuviereis con él; y si le buscareis, será hallado de vosotros.
2 Crónicas 15:2

Una conversación en un campus universitario:

–¿Eres cristiano? Es que yo estoy buscando...

–Bueno, si buscas con sinceridad, ¡hallarás!

–Sí, claro, pero no he dicho que tengo ganas de hallar algo...

Este intercambio de palabras tiene el mérito de ser franco y directo. Y pone en evidencia un asunto capital: ¿tiene usted el sincero deseo de encontrar a Dios?

Efectivamente, uno puede estar buscando sin querer hallar, porque hacerlo sería comprometerse seriamente.

Si usted se reconoce en esta actitud, sepa que Dios también lo está buscando, pero él lo hace con seriedad, para su bien. De hecho, es muy posible que usted sea consciente de ello, y que, en esa aparente «búsqueda», en realidad, esté tratando de huir de Dios. Usted bien puede ganar este singular partido de «escondite», pero en la entrada a la eternidad habrá ganado la perdición eterna.

¡Perdido! Todavía no, porque hoy Dios le está buscando, le da una oportunidad. La prueba es que usted está leyendo o escuchando la lectura esta hoja. Como le gusta buscar, tome una Biblia y encuentre los versículos que dicen:

“Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones”.

“¿Cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande?”.

“El Señor encamine vuestros corazones al amor de Dios”.

Lectura: Ezequiel 16:35-63 - Hechos 22:22-23:11 - Salmo 35:9-14 - Proverbios 11:31
volver arriba