Menu

Escuche Radio América

William Branham

William Branham nació en Berksville, en un campo en las montañas de Kentucky, el 6 de abril de 1909 y murió el 24 de diciembre de 1965. Fue el primero de nueve hijos. Cuando nació su padre sólo tenía 18 años y su madre 15, y él sólo pesó unas escasas cinco libras.

Su padre era leñador y su primer hogar fue una humilde cabaña de madera. Siendo William Branham aún muy joven, sus padres se trasladaron a un campo cerca de Jeffersonville, Indiana, donde su vida estuvo marcada por la tragedia y la pobreza.

Su infancia transcurrió en la necesidad extrema. Según Branham su madre le dijo que su nacimiento estuvo acompañado por señales sobrenaturales. Un rayo de luz alumbró dentro del cuarto y un halo se posó sobre la madre y el bebé. Como resultado de este incidente su madre lo llevó a una iglesia Bautista en la comunidad. Esa fue la primera y última vez que fue a la iglesia por muchos años.

Según su propio testimonio, comenzó a escuchar voces desde que tenía 7 años. Fue entonces cuando oyó que le dijeron: «Nunca bebas, ni fumes, ni tampoco profanes tu cuerpo en forma alguna. Habrá trabajo para ti cuando seas mayor». Branham se convirtió alrededor de los 20 años y contrajo matrimonio con Hope Bumback. Su conversión se debió a una serie de visiones que le impartieron información específica sobre eventos futuros que más tarde supuestamente sucedieron.

En 1937 la esposa y la pequeña hija de Branham murieron de tuberculosis meningitis. Él consideró que esto había ocurrido porque no había continuado en compañerismo con los pentecostales y que se había apartado de la voluntad de Dios.

Fue reconocido universalmente como el padre del movimiento de sanidad. La súbita aparición de sus milagrosas campañas de sanidad en 1946, produjeron una explosión espiritual entre los pentecostales impulsando ampliamente el movimiento carismático en la década de 1960. Esto afectó prácticamente casi todas las denominaciones en Estados Unidos. Branham colmó los más grandes estadios y salones de reunión en el mundo, constituyéndose en la fuente primaria de inspiración en el desarrollo de otros ministerios de sanidad. Motivó a miles de ministros a formar parte del ministerio de sanidad y una multitud de evangelistas le rindieron tributo por el impacto que tuvo sobre su obra. A comienzos de la década de 1950, cerca de mil evangelistas sanadores se reunieron en una convención auspiciada por la revista de Branham, La Voz de la Sanidad.

Los seguidores de Branham creían que él era el apóstol de la era final de la iglesia. Ganó popularidad a través de sus enseñanzas sobre lo que llamó La séptima era de la iglesia de Dios, la cual sería el movimiento final de Dios antes de la manifestación de su reino sobre la tierra. Branham basó sus enseñanzas en su interpretación de Joel 2:23, que habla de la lluvia tardía en la bendición de Dios sobre Israel, y aplicó esta lluvia tardía al movimiento neo-pentecostal de su día. Enseñó que la promesa de Dios de restaurar lo que la langosta, la larva, la oruga, y el revoltón habían devorado, sería la restauración de la Iglesia del denominacionalismo, lo cual igualó con la marca de la bestia.

Se dice que Branham exhibía un asombroso poder de sanidad, además de poseer la habilidad de dar palabras de conocimiento exactas sobre personas que nunca había conocido, además que ese poder sobrenatural que le acompañó toda su vida se le manifestó desde muy temprana edad. Este fue el comienzo de su experiencia en lo sobrenatural, y según aseguraba, la voz que lo guiaba le siguió el resto de su vida y fue la que controló su ministerio de sanidad.

En su biografía, se cuenta que cuando Branham estaba bautizando en el río Ohio oyó que le hablaron. Aseguraba que en mayo de 1946, fue comisionado por un ángel de Dios para ser el precursor de la segunda venida de Cristo. Permítame a continuación citarle sus propias palabras: «Estaba bautizando en el río Ohio a mis primeros convertidos. Fue entonces que vino un remolino desde los cielos arriba, y allí vino esa luz, alumbrando hacia abajo. Se colocó justo sobre donde yo estaba, y desde allí dijo: ‘Así como Juan el Bautista fue enviado como predecesor de la primera venida de Cristo, tú serás el precursor de la segunda venida de Cristo’».

Supuestamente todas las personas a su alrededor le preguntaban qué significaba la luz, y gritaban: «¿Qué significa esa luz?» Un grupo grande de personas de color de la iglesia Bautista Era de Galahad y la iglesia Estrella Solitaria llegaron allí, y muchos comenzaron a gritar cuando vieron lo sucedido. Branham fue molestado por las muchas visitaciones y repetidamente oró a Dios para que las retirara.

Poco después que recibiera esta comisión como precursor de la segunda venida de “Cristo”, Branham fue visitado por el ángel quien le dijo que se le habían otorgado dos dones: el de sanidad y la palabra de conocimiento. Esta comisión del ángel inició su ministerio de sanidad, el cual continuó por más de una década. El ángel le dijo que todos los líderes religiosos del tiempo de Cristo habían llamado a Jesús el diablo, y que por lo tanto no debía preocuparse por la oposición de su familia y sus compañeros en el ministerio.

A principios de su ministerio estuvo en contacto con la secta pentecostal Sólo Jesús. Esta secta se separó del movimiento pentecostal tradicional al negar la doctrina de la Trinidad. Aunque sus compañeros y familiares le aconsejaron que terminara su asociación con este grupo, Branham fue profundamente influenciado por la secta Sólo Jesús, de la que más tarde adoptó numerosos puntos de vista.

Branham enfrentó su primer reto cuando llegó ante él una mujer que estaba muriéndose de cáncer. Hizo tal como el ángel le dijo, y la mujer supuestamente sanó. Su fama se propagó de inmediato. A partir de ese momento aseguraba que el “ángel” permanecía a su lado día y noche, afirmando que era incapaz de ministrar sin la compañía del ángel.

Era un hombre de escasa instrucción, sin educación bíblica formal. Su ministerio estuvo acompañado de supuestas manifestaciones sobrenaturales con poderes de seres espirituales. Algunos dicen que era Elías, otros que era el Hijo del Hombre. Otros, incluso pensaban que era Cristo. Pero... ¿Era William Branham, uno de los más populares sanadores de fe del siglo XX, realmente un profeta de Dios? Muchos de sus seguidores aseguran que personificó la segunda venida de Elías, cuyo mensaje, según ellos, era sacar a la iglesia verdadera en medio de los credos de teología ortodoxa. Afirman incluso que Branham era la encarnación de Jesucristo y hasta se atreven a decir que su nacimiento fue virginal, y de hecho le oran y se bautizan en su nombre.

En vista de esto, es bien extraño que algunos líderes pentecostales y carismáticos como Kenneth Hagin, Oral Roberts y Benny Hinn todavía consideren a Branham como un gran hombre de Dios, todo debido a su supuesta habilidad para realizar milagros.

Sin embargo, los milagros no son realmente prueba suficiente para confirmar si alguien es o no es un verdadero profeta de Dios. Si este fuera el caso, los miembros de la secta Ciencia Cristiana, quienes supuestamente también realizan milagros tendrían que ser considerados cristianos.

El Branhamismo es una secta que se dividió del Movimiento Pentecostal cuando Branham comenzó a predicar sus doctrinas extrañas. Sus seguidores creen que fue un profeta enviado por Dios y que estamos viviendo en la Iglesia de Laodicea o la edad final de la iglesia. Que Dios reveló su palabra a través de William Branham, quien es la “voz de Dios” para todos los que vivan en los últimos días. Las creencias del Branhamismo se centran alrededor de las enseñanzas y revelaciones de su fundador, especialmente “La revelación de los siete sellos” y “Las edades de las siete iglesias”. No creen en la Trinidad y consideran que la Iglesia no cuentan con la revelación completa de Jesucristo.

La mayor credibilidad de William Branham ante los ojos de sus seguidores, proviene de su milagroso ministerio de sanidad y sus visiones. A pesar del hecho que se supone que Branham es la “voz de Dios”, falsamente predijo el fin del mundo para 1977. Aunque enfatizó que era una predicción y no una profecía, nunca explicó la diferencia entre los dos términos. Sus seguidores no vieron esto como una falla de su “profeta”, porque como Branham era un hombre y el hombre no es infalible, su falla no fue suficiente para desacreditar su misión de Dios. Branham aseguraba que el ángel que lo comisionó le acompañó durante toda su vida y que eso fue un cumplimiento de la profecía bíblica de los capítulos 4, 5 y 6 de Malaquías y Apocalipsis 10:7.

Sin embargo, hay un hecho muy curioso que llama poderosamente nuestra atención. A pesar de que sus partidarios aseguran que realizó muchos milagros, y aunque por la internet se pueden obtener literalmente cientos de páginas con biografías y explicaciones sobre la doctrina de Branham, luego de buscar exhaustivamente, no pudimos encontrar nombres de algunas personas que fueran sanadas por Branham.

Sus doctrinas principales

En 1948, Branham quien entonces era predicador bautista se hizo pentecostal e influenciado por Franklin Hall, ganó notoriedad por sus enseñanzas sobre La séptima edad de la iglesia de Dios, el que supuestamente era el movimiento final antes de la manifestación del reino de Dios en la tierra. Basó sus enseñanzas principalmente en Joel 2:23 y Apocalipsis 1:20-3:22, el último mensaje de Jesús sobre las siete iglesias. En cuanto a Joel 2:23, que dice: “Vosotros también, hijos de Sion, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio”, la interpretación de Branham de este versículo dio origen a un movimiento que se conoce hasta este mismo día como Lluvia Tardía.

En sus enseñanzas sobre Joel 2:23, Branham definió la “lluvia tardía” como el movimiento pentecostal de su día. Determinó que la promesa de Dios de restaurar lo que la oruga, el saltón, el revoltón y la langosta se comieron, era la “restauración de la iglesia” aparte del donominacionalismo, al cual comparó con “la marca de la bestia”.

La Trinidad

Aunque negaba la doctrina de la Trinidad, de la Deidad en tres personas distintas, tenía su propia enseñanza que definía a Dios como una sola Persona que se manifestaba a través de tres “atributos” diferentes: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Creía que la doctrina de la Trinidad era de origen babilónico, de donde la adoptó la iglesia católico romana.

La simiente de la serpiente

Una de las creencias más radicales del grupo es sobre “la simiente de la serpiente”. Aseguran que el primer pecado cometido, ocurrió cuando Eva tuvo relaciones sexuales con la serpiente en el huerto del Edén, causando con esto “la caída del hombre”. Esto se basó en una interpretación errónea de Génesis 3:13, en donde está registrado que Eva dijo: “La serpiente me engañó, y comí”. Branham determinó que la palabra “engañó” quería decir que Eva había sido “seducida sexualmente”. Aseguraba que Satanás y Eva habían sostenido una relación adúltera de la cual nació Caín y que desde ese tiempo el mal había pasado de generación a generación a través de las mujeres a fin de mantener viva la simiente de la serpiente. Creía que las mujeres eran las causantes de todo el mal en el mundo debido a sus atractivos. Es obvio que Branham no aceptaba la Biblia literalmente, porque la Escritura dice: “Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín...” (Gn. 4:1).

Es bien claro que Branham experimentaba un odio acerbo en contra de las mujeres, odio que dejaba traslucir a través de sus sermones, tal como lo manifiesta en una pequeña porción de ellos, en donde dice: «Recuerdo cuando mi padre todavía andaba por allí, corriendo, mientras yo tenía que estar en medio del agua y la mugre, viendo a jovencitas que no tenían más de 17 ó 18 años, con un hombre de mi edad actual, borracho. Le daban café negro para que se le pasara la borrachera, para que se fuera a su casa y entonces ellas poder cocinarle la comida a sus esposos. Oh, yo digo, LO ÚNICO QUE MERECEN ES UNA BALA LIMPIA PARA ACABAR CON ELLAS».

Esta animosidad en contra de las mujeres influyó en la elaboración de un rígido código moral en el que reprendía con dureza la forma de vestir de las mujeres y también debió ser responsable de su “revelación” permitiendo el divorcio.

El bautismo

Branham aseguraba que el bautismo era necesario para evitar la “marca de la bestia” de las iglesias denominacionales y escaparse así del peligro de perder el rapto y entrar en el período de la tribulación. Agregó que el bautismo correcto debía ser sólo en el nombre de Jesús. Que el bautismo, con la presentación de la Trinidad dada en Mateo 28:19, “...en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” era inaceptable a Dios.

Según Branham si se pronunciaba una fórmula incorrecta durante el bautismo, el convertido iba a las tinieblas, añadiendo: «En la iglesia del Nuevo Testamento nunca se reconoció un bautismo en tres dioses... Ahora ustedes saben hacer lo correcto y si rehusan caminar en la Luz cuando les muestran la Luz, ¡entonces están en tinieblas! Amén».

Profetas de los últimos días

Los seguidores de Branham aseguran que él desempeñó un papel especial como un profeta único de Dios de los últimos días. Estas fueron las palabras de Branham tal como aparecen en el libro en inglés Huellas en la arena del tiempo: «Ahora sólo soy su hermano, por la gracia de Dios. Pero cuando el Ángel del Señor se mueve, me convierto entonces en la voz de Dios para ustedes... Soy la voz de Dios para ustedes... Sepan, no puedo decir nada por mí mismo. Si no cuando él me muestra».

Sus seguidores lo identifican con el profeta Elías mencionado en el capítulo 4 de Malaquíasy el séptimo ángel del capítulo 10 de Apocalipsis. Hablando de sí mismo, Branham dijo: «...se nos prometió el retorno del espíritu de Elías justo antes del tiempo final. Él no comenzará otra iglesia, porque no hay más edad de la iglesia venidera... Porque la edad de la Iglesia de Laodicea es la última edad y el mensajero del Séptimo Ángel es esa persona a quien el Espíritu le va a revelar todas esas cosas misteriosas». Note por sus palabras que él no se consideraba un reformador, ¡sino un profeta!

Según sus seguidores, Branham no sólo fue un profeta, sino un profeta mayor, “un hombre enviado por Dios”. Y dice en el libro en inglés El mensaje, creyentes de la Biblia: «De que el ministerio de William Branham califica para ser el de un profeta mayor y así cumplir con los capítulos 4, 5 y 6 de Malaquías y Apocalipsis 10:7, debe quedar bien claro para cualquiera que se tome el tiempo de conducir incluso una breve investigación».

Manifestaciones sobrenaturales

Branham decía en su testimonio que nació al amanecer y que supuestamente después que la comadrona lo bañó y lo puso en brazos de su madre, cuando se abrió la pequeña ventana de la cabaña, los rayos de luz penetraron por la apertura, y un halo circular de luz de cerca de 54 centímetros de diámetro se posó por encima de la cama en donde él estaba durmiendo.

Otra manifestación sobrenatural que tuvo lugar en su vida, fue supuestamente la aparición del halo, halo que miles de personas aseguran haber visto, y el cual aparece en una fotografía que le fuera tomada en la ciudad de Houston, Texas, durante una campaña en enero de 1950. A mi juicio y a juicio de expertos, lo que parece ser un halo bien puede ser una falla en el negativo, una fotografía pobre o puede ser obra de Satanás.

Luego fue la presencia del ángel que se manifestó desde que Branham tenía siete años y que le acompañó, según su testimonio, durante toda la vida. En los servicios de sanidad, Branham a menudo caía sumido en trance y en ese tiempo “su ángel” obraba a través de él. Cuando le preguntaron en una ocasión si la sanidad era obra del Espíritu Santo, replicó: «No, mi ángel lo hace».

Branham fue uno de los primeros proponentes de la teoría de sanar e impartir el Espíritu Santo mediante la imposición de las manos. Decía que a menudo sentía calor en sus manos, tocaba las partes afectadas y exhibía clarividencia increíble para conocer la vida íntima y detalles de personas que nunca había visto antes. A no dudar, era “un ángel” quien poseía su mente.

Problemas con los hermanos

Los métodos poco ortodoxos para sanar que empleaba Branham y su supuesta impartición del Espíritu Santo mediante la imposición de las manos fue criticado severamente por las Asambleas Pentecostales en Canadá. Esta práctica se convirtió en una fuente mayor de controversia entre el Movimiento de la Lluvia Tardía y la denominación pentecostal establecida que sostenía la creencia de que uno debe aguardar en oración para recibir el don del Espíritu Santo.

A pesar de sus extraños métodos de sanidad y sus doctrinas aberrantes, Branham disfrutaba de una popularidad increíble entre muchos pentecostales y era cálidamente recibido por personas tan importantes como Demos Shakarian, fundador del Full Gospel Business Men’s Fellowship International (la Hermandad Internacional de Hombres de Negocios del Evangelio Completo), una agrupación cristiana para hombres de negocios en Estados Unidos; Oral Roberts, W. V. Grant, A.A. Allen, Gordon Lindsay, fundador de la organización Cristo para las Naciones, O.L. Jaggers, George Warnock y Franklin Hall, entre otros.

Aunque muchos pentecostales estuvieron dispuestos a recibir a Branham como un “apóstol y profeta”, mientras pasaban por alto sus enseñanzas aberrantes que rayaban en herejía, su popularidad declinó a finales de la década de 1950 después de sus numerosas proclamaciones atrevidas de “que Dios decía que establecieran sus doctrinas”. Muchas iglesias pentecostales comenzaron a prohibirle que hablara en medio de sus congregaciones.

Ningún conocedor del pentecostalismo negará que para bien o para mal, William Branham tuvo un impacto tremendo en el neo-pentecostalismo de su tiempo. De acuerdo con todos los testimonios exhibió habilidades para sanar increíbles lo que sin duda jugó un papel de extrema importancia en la credibilidad de sus enseñanzas.

Branham era recibido calurosamente por muchas organizaciones cristianas recibiendo el mayor apoyo del Full Gospel Business Men’s Fellowship International. En 1961, el editor de la revista Voice, de esta organización, escribió: «En los días bíblicos había hombres de Dios que eran profetas y videntes. Pero en el Registro Sagrado, ninguno de ellos tuvo un ministerio mayor que el de William Branham».

Es importante que tenga presente, que lo que Branham exponía como gran conferencista, difiere mucho de lo que enseñaba en su propia iglesia, El Tabernáculo de Branham, en donde se sentía sin inhibiciones para propagar sus creencias aberrantes. Sin embargo, hacia el final de su carrera, las extrañas doctrinas de Branham se tornaron aún más controvertidas y fueron usadas menos por la Hermandad Internacional de Hombres de Negocios del Evangelio Completo, aunque por años había sido invitado especial para hablar en convenciones regionales y seminarios.

Su fin

La vida de Branham concluyó abruptamente. Mientras viajaba hacia Arizona, su automóvil fue impactado de frente por un conductor ebrio. Durante seis días permaneció en estado de coma, muriendo finalmente la víspera de la Navidad de 1965. El entero mundo pentecostal se estremeció por la tragedia y un buen número de sus amigos, tal como Oral Roberts, Demos Shakarian, T.L. Osborn y otros telefonearon para expresar su pesar.

Su influencia

Demos Shakarian escribió a su muerte: «El reverendo Branham a menudo declaró que la única hermandad a la que había pertenecido era a la Hermandad Internacional de Hombres de Negocios del Evangelio Completo. A menudo lo invitaban a hablar en varias convenciones y reuniones y viajaba grandes distancias para cumplir sus compromisos. Su espíritu de servicio fue una inspiración».

Muchos de sus seguidores creían que verdaderamente había venido en el espíritu de Elías. Algunos incluso creían que era “dios nacido de una virgen”. Esperaban sinceramente que al cabo de tres días resucitara de los muertos. Cinco días después de su muerte, se colocó sobre su tumba una lápida en forma de pirámide. Sin embargo, hasta este día, el cuerpo de William Branham todavía se encuentra en la tumba. Pero su estilo ocultista para sanar fue adoptado por cientos de pastores y maestros que lo usan en mayor o menor grado.

En el otoño de 1947, dos ex pastores de las Asambleas Pentecostales de Canadá, George Hawtin y Percy G. Hunt se unieron con Harrick Holt, un pastor de North Battleford, Saskatchewan, de la iglesia The Foursquare Gospel (Del Evangelio Cuadrangular), en un trabajo independiente. Ese trabajo, al que llamaron el Orfanato de Sarón y la escuela que Holt iniciara originalmente en una gran residencia en North Battleford, llegó a ocupar unos mil acres de terreno apto para el cultivo, a unos 16 kilómetros de distancia de los límites de la ciudad.

Junto con Hawtin y Hunt llegaron 70 estudiantes del Instituto Bíblico Betel en donde ambos habían prestado sus servicios hasta que le pidieron la renuncia a Hawtin por falta de cooperación y Hunt renunció por compañerismo. Milford Kirkpatrick, cuñado de George Hawtin y Ernest Hawtin, el hermano de George, pronto se unieron al ministerio de Sarón.

Este ministerio fue influenciado en gran manera por las enseñanzas de William Branham. Varios de los hermanos de la escuela asistieron a sus campañas y con renovado fervor, adoptaron las enseñanzas de Branham y las llevaron a Sarón, sin darse cuenta del poder sobrenatural que Branham les había impartido y que convertiría su ministerio en el punto focal del Movimiento de la Lluvia Tardía en los años venideros.

A partir de entonces fueron muchos los movimientos y denominaciones que se originaron de las enseñanzas retorcidas de Branham. Se comenzó a enfatizar que era necesario orar y ayunar para recibir el poder del Espíritu Santo. Este poder de Dios se transformó en una “fuerza” que es manipulada por profesionales quienes reparten “bendiciones” a requerimiento y por lucro de dinero. Este es un concepto que han mantenido las sectas por largo tiempo. Cuando se espiritualiza la Palabra de Dios, se ignora su significado literal. Este método de interpretación está amenazando hoy la Iglesia de la misma forma como lo hiciera desde un principio.

Representa un atractivo para esos que están en busca de una revelación más profunda y verdades ocultas. Los que apoyan estas creencias sostienen que la verdad se perdió durante la edad del oscurantismo, pero que ahora se encuentra en proceso de ser restaurada. Esto significa que la Biblia no es la autoridad final, sino que hay que interpretarla con un significado más profundo para la iglesia de hoy. Muchos creen que así como los escritores del Nuevo Testamento revelaron verdades del Antiguo Testamento, de la misma forma la Iglesia, la poseedora del Espíritu de verdad, puede revelar más verdades que hasta ahora habían permanecido ocultas. Según ellos el profeta que reveló esas verdades en estos últimos días fue William Branham.

La doctrina de la “Restauración”, otro de los dogmas que se derivara de las enseñanzas de Branham, se centra en la creencia de que Dios está restaurando la iglesia de los últimos días, ya que esta restauración se “perdió” con el paso de los siglos. De tal manera que el origen del “ministerio en cinco partes” es una porción de esta restauración. Los “profetas” en el escenario hoy proveen conocimiento “revelado” como parte del deseo de Dios para la tierra. Parte de este proceso de restauración es traer varias formas de arte en la iglesia.

Y decía así un aviso sobre una conferencia “profética” que se celebrara recientemente: «Mediante DEMOSTRACIÓN UNGIDA DE LAS ARTES Y OPERACIONES PROFÉTICAS DE ALABANZA, LA VOZ DEL SEÑOR SE MANIFESTARÁ A TRAVÉS DE LA MÍMICA, EL CANTO EXPRESIVO, ESPECIALES, EXHIBICIONES DE BANDERA, REPRESENTACIONES, DANZA, ALABANZA Y ADORACIÓN. LAS OPERACIONES PROFÉTICAS DE ALABANZA ACTIVARÁN SU HOMBRE ESPIRITUAL A NUEVOS NIVELES Y DIMENSIONES EN DIOS. EL VER LA PALABRA DEMOSTRADA LE DARÁ VIDA A ESTA ENSEÑANZA. CADA SERVICIO COMENZARÁ CON ALABANZA Y ADORACIÓN E INCLUIRÁ DEMOSTRACIONES EN LAS ARTES DRAMÁTICAS».

Desdichadamente cuando estudiamos la historia de estas “formas de arte” descubrimos en ellas una fuerza destructiva. La iglesia histórica prohibió totalmente la mímica y se considera que la caída del imperio romano fue causada por la disolución que se originó cuando se introdujo la pantomima. Esta palabra está estrechamente asociada con panteón o panteísmo lo cual es la adoración de todos los dioses de diferentes credos.

También es interesante notar el uso de la danza con vestidos blancos sueltos. Esto era una parte integral de las ceremonias de los druidas, los sacerdotes de los antiguos celtas. ¡Los druidas tenían profetas o videntes quienes dirigían a su pueblo y se complacían en toda clase de representaciones y espectáculos y en cargar banderas y estandartes!

Entonces... ¿Qué es lo que se está restaurando en realidad? Es indudable que hoy como nunca antes está reviviendo el paganismo y que cada día se infiltra más entre la iglesia que abandonó la sana doctrina, gracias a las enseñanzas de “Branham, el profeta de Dios”, como así le llaman sus seguidores. Las “oleadas” que irrumpen de tiempo en tiempo están trayendo nuevas verdades hasta ahora ocultas. Una de las “oleadas” más fuertes que ha azotado este siglo fue el movimiento que en Estados Unidos se conoce como Latter Rain, Lluvia Tardía también llamada The New Order of the Latter Rain, El Nuevo Orden de la Lluvia Tardía.

En las enseñanzas de Branham, al principio la Biblia parece que tuviera un significado literal, pero luego se le da un significado “espiritual”. Lo que sigue después es una revelación progresiva de las Escrituras. Por consiguiente, los adherentes están sujetos al “espíritu” para su autoridad final, seguido por el testimonio del ministerio corporativo dejando de este modo la Biblia sujeta a ellos.

Algunas de las enseñanzas que emanan de la Lluvia Tardía incluyen: Restauración, Confesión Positiva, Pastoreando y Discipulando y los Hijos Manifiestos de Dios. De estas enseñanzas se origina el ministerio en cinco partes:

• Los nuevos profetas

• Sueños y visiones

• Señales y prodigios

• Operación espiritual y

• Ecumenismo basado en la experiencia. Un punto focal de su creencia es que está emergiendo una iglesia que “tomará el control del mundo”.

La deidad de Cristo y la autoridad de la Escritura parece estar siempre bajo ataque. Y somos bombardeados de continuo con la idea de que la “doctrina divide”. Verdaderamente es como si se estuviera preparando la Iglesia para un engaño masivo. Estas aberrantes enseñanzas les gusta mucho a esos entre la iglesia a quienes les emociona las “cosas nuevas” “las verdades más profundas”, verdades que según ellos estaban “ocultas”, pero que ahora son reveladas a los “sabios, de entre los cuales su principal exponente fue Branham”. Conforme avanzan de experiencia en experiencia sus sentidos se embotan cada vez más y dejan de apoyarse en la autoridad de las Sagradas Escrituras.

La revelación extra bíblica toma la forma de pronunciamientos proféticos, mensajes angélicos, sueños y visiones. En esta forma la autoridad de la Biblia es pasada sutilmente a los “maestros” que traen “nuevas verdades”. Estas enseñanzas están proliferando sin ser notadas y han encontrado su camino en “la corriente principal” a través de los servicios ecuménicos que están traspasando denominaciones y barreras.

Conforme estos tentáculos van enroscándose lentamente en cristianos sinceros, ellos pierden su propia identidad y comienzan a pensar sólo en esos pensamientos con que se les ha programado para razonar. Las Asambleas de Dios en lugar de rechazar estas enseñanzas en sus nuevas vestiduras, las alaban acogiéndolas con beneplácito y han permitido que se infiltren hasta tal grado entre ellos que se han convertido en parte integral de su denominación. Hay un deseo tal por “señales y prodigios” y por lo “sobrenatural” que todas las precauciones han sido lanzadas al viento. Por varios años ya, ministros líderes en Las Asambleas de Dios han estado apareciendo en conferencias con herejes reconocidos. Sí, sé que son palabras fuertes, pero cuando muchas de estas enseñanzas perniciosas son estudiadas a la luz de la Escritura uno se da cuenta que se están predicando doctrinas de demonios desde muchos púlpitos.

Escuchamos de continuo que no debemos estar “cuestionando”. Si alguna enseñanza “nueva” es puesta en tela de juicio, entonces quien lo hace es considerado una persona “negativa”, un “cazador de herejías” o se asegura que está “tocando a los ungidos de Dios”. El sometimiento a la Escritura de estos “cristianos” enfatiza el bien de la “comunidad” y es considerado por encima de las propias necesidades de uno. Se ha desarrollado una élite espiritual que ha hecho que muchos creyentes sinceros se sientan “derrotados ante Dios”, como cristianos de “segunda clase”.

Muchos cristianos respetables, creen que Branham estuvo influenciado por espíritus demoníacos. Que la esclavitud en la cual vivió fue una servidumbre ocultista. Sus poderes eran los de un adivino. Asimismo su supuesto don de sanidad era ocultista. Las voces que lo atormentaban, las vibraciones y temblores en su mano, la luz, las fieras bolas que supuestamente danzaban alrededor del salón durante algunas de sus cruzadas de sanidad, el completo agotamiento que experimentaba luego de sus reuniones; todo esto es evidencia de poderes ocultos. Esto mismo fue lo que un hombre de Dios trató de advertirle.

Todo lo ocurrido con Branham es algo muy triste. Es lamentable que no escuchara las sabias voces de diferentes predicadores que le advirtieron que esas visitaciones eran demoníacas. Es desafortunado que no reaccionara ante sus propios temores y a su propia conciencia, la cual lo impulsaba a querer escapar de esas visitaciones. Pero es aún más terrible que Branham no le prestara atención a la Biblia. Cuando se desvió, permitió que los poderes demoníacos controlaran su vida, y él a su vez, guió a multitudes de otras personas en toda suerte de error y confusión.

Sé que algunos de los seguidores de Branham son personas sinceras que verdaderamente anhelan ver la justicia de Dios en la tierra, pero hay un gran peligro en esperar más de lo que Dios ha prometido y en tergiversar su Palabra. Jesús dijo: “Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos” (Mt. 24:24).

Las raíces de la vida
(Bendición o engaño - Roger Oakland)

Muchos promotores de la teología del “vino nuevo” sugieren que han observado el fruto y que es bueno. Otros muestran cautela respecto a evaluar superficialmente el fruto porque saben algo acerca de la vid que produce el fruto. Algunos dicen que construir nuestra teología en ideas extra bíblicas, a pesar de que inicialmente pueda parecer beneficioso, puede ser catastrófico. ¿Es razonable revisar las raíces de este movimiento actual para saber si este estudio nos proporcionará alguna clave?

Jesús y los falsos profetas

El Sermón del Monte de Jesús es uno de los más conocidos y una de las porciones más citadas de la Biblia. En esta porción de la Escritura Jesús habla acerca de la importancia de ser testigos al mundo, de las relaciones personales, el dar, la oración, el ayuno, la cura para la ansiedad, el juzgar a otros y cómo no ser engañados.

Ciertamente en este punto vale la pena citar la advertencia que diera Jesús respecto a cómo un engaño sutil puede descarriar a los creyentes genuinos. Jesús dijo: “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de oveja, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis” (Mt. 7:15-20).

Es importante determinar lo que Dios está diciendo en estos versículos. Aunque en la mayoría de los casos, la inspección de los frutos puede hacerse desde lejos al reconocer que el fruto que vemos corresponde al árbol apropiado, habrá casos en que el fruto parecerá ser bueno, cuando de hecho no lo es. Como cada árbol tiene un sistema de raíces que yace debajo de la superficie de la tierra y recoge humedad y nutrientes del suelo, sería beneficioso revisar asimismo sus raíces.

Lluvia tardía

La tarea de documentar apropiadamente la historia completa de la teología del “vino nuevo” remontándonos hasta sus orígenes, está más allá del panorama de este libro. Hay otros libros y autores que han invertido años investigando y exponiendo las raíces de este árbol. Mi propósito es mostrar que las raíces de este movimiento presente extraen sus nutrientes de un suelo bien cuestionable. Usted puede adoptar su propia decisión respecto a si este suelo contiene o no materiales peligrosos.

En junio de 1995 asistí a una reunión en Toronto Airport Vineyard. Antes de la reunión, mientras ojeaba libros en una librería, vi varios videos para la venta de un mensaje titulado La lluvia tardía, por Paul Cain. El mensaje había sido grabado en Toronto Airport Vineyard el 28 de mayo de 1995. Este artículo explicará por qué me quedé estupefacto cuando vi este video.

Está comenzando a llover

Hablando ante una numerosa y entusiasta asamblea de más de 3.000 personas en Toronto Airport Vineyard, Paul Cain atrevidamente inició su mensaje diciendo: «Mi tema es acerca del derramamiento de la lluvia tardía de los últimos días. Por bastante tiempo me he sentido avergonzado de decir cualquier cosa acerca de la lluvia tardía, porque uno es asociado e identificado con algo que las personas no parecen apreciar en ciertos círculos evangélicos. De tal manera que yo lo he tomado con calma y no he dicho mucho al respecto. Pero ya no me importa lo que puedan pensar. Toda la clase de lluvia que sé que queda es la lluvia tardía. Creo que vamos a tener lluvia tardía y estoy esperándola con interés».

Tal vez para la mayoría de las personas que estaban en esa reunión y para quienes vieron el videocassette en el hogar, la declaración de Paul Cain signifique muy poco. Sin embargo, para los cristianos que han vivido durante las décadas de 1940 y 1950, quienes han visto a familias, amigos, iglesias y congregaciones devastadas y divididas por la teología de la “lluvia tardía” propagada en ese tiempo, una alarma de advertencia debió haber sonado en sus vidas.

Una “lluvia tardía” temprana

La investigación más cuidadosa y bien documentada que he visto sobre los orígenes del movimiento de la Lluvia Tardía, ha sido llevada a cabo por Albert James Dager, en su serie de cuatro partes llamada Teología del Reino. Una parte importante de este artículo se basa en su investigación.

Según Dager, el ex movimiento de la Lluvia Tardía, que se originara en la década de 1940, se remonta a Franklin Hall, quien estableció un “centro de avivamiento especial para ayuno y oración” en San Diego, California, en el otoño de 1946.

Durante este tiempo, Franklin Hall escribió un libro titulado Atomic Power Through Fasting and Prayer (Poder atómico mediante ayuno y oración).

Este libro tuvo un impacto significativo en un número de otros ministerios en ese tiempo y fusionó ideas ocultistas junto con terminología cristiana.

Por ejemplo, Hall sugirió que las plegarias de los cristianos eran obstaculizadas si no ayunaban y que las oraciones de los paganos eran respondidas cuando ayunaban: «Muchos, si no todas las tribus de los indios norteamericanos, buscaban revelación del Gran Espíritu mediante la oración y el ayuno. Cuando sufrían hambrunas, carestías en los alimentos, falta de lluvia, etc., buscaban el Gran Espíritu a través de la oración y el ayuno y las plegarias de ellos eran respondidas».

En toda su enseñanza, Hall presentó un número de ideas mostrando su creencia de que el Zodíaco, un estudio basado en la astrología, era una forma válida de interpretar la revelación de Dios al hombre. En su libro declaró: «En el signo zodiacal ‘Escorpión’, el cual es el octavo de los signos del zodíaco, tenemos un cuadro del escorpión con su aguijón levantado listo para atacar. Esta es la señal de muerte, y está dispuesta a gobernar el área del sexo. Justo antes de la señal hay un símbolo del Juez. Jesús, quien es el dador de la VIDA, sigue hacia la muerte y arranca el AGUIJÓN DE LA MUERTE. ‘¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?’»

Otro punto principal de la enseñanza de Hall es su teoría de la inmortalización, que declaraba: «La dormida, la iglesia construida sin fundamento, debe ser despertada a una causa real y llamada a fin de que cuando la Palabra de Dios esté actuando completamente y sea acatada, origine el manantial real y los torrentes de la prolongada cuota vencida de lluvia de justicia. Una lluvia de inmortalidad sobre la tierra sobre la que escribieron tantos profetas y describieron gráficamente en sus profecías».

Entre muchas enseñanzas heréticas de Hall estaba su afirmación de que hay una “sustancia inmortal” que cae sobre el creyente, quien se alimenta de ella “desde el interior del nuevo cuerpo de Cristo”. Hall llamó a esta sustancia «la sustancia de Jesús, brillante como el metal». Hall aseguraba que esta “sustancia inmortal” podía verse en quienes asistían a sus reuniones, como un material fino resplandeciente como el oro y la plata, emanando de «objetos celestiales inmortales visibles» (oci) y «objetos voladores no identificados» (ovnis). Semejante a las enseñanzas de la Toronto Vineyard, Hall aconsejó la oración con los ojos abiertos a fin de liberar “la bendición”.

Hall indudablemente era sincero acerca de su deseo de alcanzar iluminación espiritual, al igual que están haciendo muchos hoy, que miran las experiencias para medir la espiritualidad. Es claro que el ocultismo mezclado con frases cristianas y referencias de la Biblia, ha sido una piedra de tropiezo para muchos que han sido engañados.

William Branham

Otro exponente influyente del Vino Nuevo del pasado, cuyas enseñanzas están siendo revividas por los maestros del Vino Nuevo del presente, era William Branham. En 1948, influenciado por Franklin Hall, Branham se cambió de bautista a pentecostal, y comenzó a enseñar lo que él llamaba «La Séptima Edad de la Iglesia de Dios».

Branham creía literalmente que él era el “ángel” al que se refiere Apocalipsis 3:14 y 10:7, el profeta de la era laodiceana, la era final de tiempo. Branham afirmaba que su mensaje pondría al mundo en orden y que Jesús podría retornar. Branham y sus seguidores creían que la evidencia real de poseer el Espíritu Santo era si se seguía o no al “profeta de Dios”, es decir, el mismo Branham.

Como en el caso de Hall, las enseñanzas de Branham estaban llenas de creencias heréticas, incluyendo su doctrina de «La Simiente de la Serpiente», que aseguraba que Caín nació de una relación adúltera entre Satanás y Eva; y su idea del ejército de Joel que aseguraba que la Lluvia Tardía representaba el movimiento pentecostal de su día. Branham enseñó que la doctrina de la Trinidad, una creencia de que Dios era tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo, se basaba en un mito babilónico. Aseguraba que Dios era una persona manifestada como tres “atributos” diferentes. También enseñó que la Palabra de Dios fue dada en tres formas diferentes: El zodíaco, las pirámides egipcias y la Palabra escrita.

Pero lo que hizo a Branham famoso fue su llamado don de sanidad y palabras de conocimiento, que afirmaba que eran canalizadas a través de él, de “la voz” que identificó como un ángel. Branham caía en un trance durante los servicios de sanidad, cuando su ángel trabajaba a través de él. Cuando le preguntaron si sus sanidades eran hechas por el Espíritu Santo, Branham replicó: «No, mi ángel las hace».

La vida de William Branham finalizó abruptamente en 1965, seis días después que su automóvil chocara de frente con el vehículo de un conductor borracho. Muchos de los seguidores de Branham creían que él había venido verdaderamente en el espíritu de Elías; algunos creían que era Dios, nacido de una virgen. Ellos esperaban que resucitaría de entre los muertos y retornaría a la vida después de tres días. Hasta la fecha, el cuerpo de Branham todavía yace en la tumba. Su lápida sepulcral, una pirámide, puede verse en un cementerio en Jefferson, Indiana. Grabado sobre ella está su afirmación de que él era “el profeta para la iglesia de los últimos días”. Branham está muerto, pero sus enseñanzas ocultistas todavía viven hoy en quienes continúan proclamando su mensaje.

Branham y la Lluvia Tardía

En la década de 1940, Branham ejerció una fuerte influencia sobre un grupo de North Battleford, Saskatchewan, Canadá, conocido como la Hermandad de Sarón. Las enseñanzas propagadas por este grupo, conocido como el Movimiento de la Lluvia Tardía, se basaban en las herejías de Franklin Hall y William Branham.

Uno de los miembros más influyentes de la Hermandad de Sarón fue Ernest Hawtin, quien escribió acerca del avivamiento en North Battleford: «La verdad del ayuno, fue uno de los grandes factores que contribuyeron al avivamiento. Un año antes de esto habíamos leído el libro de Franklin Hall titulado Atomic Power Through Fasting and Prayer. Inmediatamente comenzamos a practicar el ayuno. Previamente no habíamos entendido la posibilidad de ayunos prolongados. El avivamiento nunca habría podido ser posible sin la restauración de esta gran verdad mediante nuestro buen hermano Hall».

Esta enseñanza de la Lluvia Tardía, una combinación de las doctrinas de Hall y Branham, implicaba que todas las Escrituras relacionadas a la restauración de Israel en los últimos días fueron de hecho para la Iglesia. Los seguidores de esta enseñanza, llamados “vencedores” o “los evidentes hijos de Dios”, se convirtieron en los santos perfeccionados y autorizados quienes tomarán dominio de la tierra y establecerán el reino de Dios.

Otra parte principal de este punto de vista distorsionado de la Escritura, fue una enseñanza llamada «La Doctrina del Ejército de Joel». Los defensores de la Lluvia Tardía sustentaron su extravagante teoría de “los evidentes hijos de Dios”, explicando que el ejército de langostas en el libro de Joel, capítulos 1 y 2, es el poderoso ejército de Dios, la propia iglesia verdadera que tomará control del planeta para prepararlo para la venida de Jesús.

“Los evidentes hijos de Dios”

Un buen indicador de que una doctrina falsa está activa en una iglesia, es cuando una enseñanza proyecta que el hombre puede ser grande y poderoso mientras que Dios puede ser manipulado y estar sujeto a los planes y designios del hombre. La idea de “los evidentes hijos de Dios” claramente se ajusta a esta categoría.

Un estudio completo de esta herejía y su conexión con una enseñanza actual conocida como la teología del «Reino Ahora», sería el tema de un libro completo. Aunque pocas personas que involucradas en el punto de vista mundial del «Reino Ahora» estarían dispuestas a admitir sus conexiones con esta peligrosa herejía del pasado, los que han estudiado las similitudes advierten una notable relación. Por ejemplo, Albert James Dager, un experto en esta área, ve que las ideas de “los evidentes hijos de Diosel reino ahorael dominioel vino nuevo y la lluvia tardía” tienen una base similar y un fin similar. En un artículo titulado «Profetas de los últimos días. La conexión con la ciudad de Kansas», Dager muestra las similitudes de las enseñanzas de “los evidentes hijos de Dios” con el “mensaje del reino” en el siguiente resumen:

• «En los últimos días, los oficios de profetas y apóstoles serán restaurados.

• Los profetas llamarán la Iglesia a santidad y rechazarán las influencias del mundo que se encuentran en las congregaciones denominacionales. La relación verdadera como hijo de Dios llegará a través de etapas de perfección: siervo, amigo, hijo y finalmente la propia divinidad.

• Los apóstoles gobernarán la Iglesia mediante el establecimiento de iglesias independientes, no afiliadas con las denominaciones corruptas. La excepción serían las congregaciones denominacionales que abandonen su protección y se unan al movimiento.

• Mediante señales y prodigios obrados por los apóstoles y profetas, estallará un avivamiento mundial y una gran parte de la población mundial será ganada para Cristo. Las señales y prodigios incluirán bendiciones sobre esos que bendigan los apóstoles y profetas, y maldiciones sobre quienes ellos maldigan.

• El avivamiento llegará como resultado de que la Iglesia derrotará a los espíritus demoníacos mediante la oración, ayuno, guerra espiritual, conducida a través de intensa adoración y alabanza y por reprender los poderes demoníacos y espíritus territoriales. La restauración de la alabanza y la adoración, es conocida como el Tabernáculo de David, e incluye: baile, canto y alabanza exuberante en lenguas.

• Los que alcancen cierto grado de santidad bajo la dirección de los apóstoles y profetas, vencerán a todos los enemigos, incluyendo la muerte, y llegarán a ser inmortales. Ellos completarán la conquista de las naciones antes que Cristo retorne. La conquista se hará cuando el ejército de Joel, un ejército de seres inmortales, traiga juicio sobre los impíos y todos los que no acepten la autoridad de los apóstoles y profetas.

• Algunos creen que la segunda venida de Jesús es en y a través de la Iglesia. La Iglesia llegará a ser Cristo en la tierra y gobernará a las naciones con vara de hierro. Otros creen que después que la Iglesia haya tomado control de las naciones (o una porción significativa de las naciones), la Iglesia gloriosa y triunfante le pedirá a Jesús que regrese a la tierra y le entregará el mando de las naciones».

Es obvio que la mayor parte de la teología de la Lluvia Tardía no puede ser respaldada por sana exégesis bíblica. En lugar de eso, se alinea con ideas y metodologías ocultistas. Es una idea noble vivir una vida sin pecado, sin mancha ni arruga, pero cada creyente de la Biblia que tiene comprensión de la gracia de Dios, sabe que nuestras esperanzas yacen totalmente en la obra consumada sobre la cruz y no en algún tipo de bondad de nuestra parte.

Esta enseñanza parece apelar a la debilidad humana de orgullo espiritual y ansia de poder, lo cual siempre ha abierto la puerta a enseñanzas falsas conectadas con el ocultismo. Siempre ha habido una tendencia en un cierto sector del cristianismo, que desea tener la habilidad de manipular o explotar el poder de Dios y así usarlo para colaborar con Dios.

Lluvia Tardía, Paul Cain y el Vino Nuevo

Parece casi absurdo examinar estas enseñanzas falsas del pasado para ayudar a las personas a comprender lo que es abrazado inadvertidamente por los hombres en el día de hoy. Tal vez alguno de los que lean este artículo creerán que es absurdo vincular las enseñanzas de Franklin Hall y William Branham con el “avivamiento” de que están hablando hoy las personas.

Sin embargo, tal conexión no es secreta. Como declarara Paul Cain en su mensaje en la Toronto Vineyard el 28 de mayo de 1995, ya él no siente vergüenza de hablar sobre la Lluvia Tardía. Pero, ¿quién es Paul Cain?

Paul Cain nació en 1929 en Garland, Texas. Asegura que justo antes de su nacimiento, su madre Ana estaba gravemente enferma de cuatro enfermedades: cáncer del seno, tuberculosis, el corazón y tres tumores grandes malignos que le impedían tener un parto normal.

Mientras estaba al borde de la muerte, un ser se le apareció, el cual ella creía que era un ángel del Señor, y le dijo: «Hija ten ánimo, no tengas miedo, tú vivirás y no morirás, el fruto de tu vientre será un varón. Ponle el nombre de Paul (Pablo). Él predicará mi evangelio como lo hizo el apóstol Pablo en la antigüedad».

A la edad de ocho años, la entidad que Cain llama el “ángel del Señor”, le visitó a él por primera vez y le dijo: «Deseo que prediques mi evangelio como hiciera el Pablo de la antigüedad. Abre tu boca y yo la llenaré. Tú predicarás el evangelio vendando las dolencias y enfermedades del pueblo de Dios».

Según Cain, él escuchó esta voz en varias ocasiones. Si bien cree que el ángel del Señor es de hecho Jesús, aparentemente no está completamente seguro. Declaró: «Escuchaba una voz audible, y claro está, a menudo el ángel del Señor, tal vez era el Señor Jesucristo. Pero de todas maneras, cuando habla es bien impresionante».

Por muchos años, Cain fue un miembro notable de los Profetas de la ciudad de Kansas, un grupo de autoproclamados profetas con conexiones con el antiguo movimiento de la Lluvia Tardía. John Wimber, fundador del Movimiento Vineyard, se ha convertido en un socio íntimo de Paul Cain, cuyas enseñanzas sobre señales y prodigios, sanidades milagrosas y pronunciamientos proféticos se alinean con su propia teología que propone que Dios levantará una multitud de “apóstoles y profetas” para pastorear el pueblo de Dios a través de los tiempos finales a fin de introducir el reino y el retorno de Jesucristo. Los Profetas de la ciudad de Kansas estaban de acuerdo en que el movimiento Vineyard era el grupo que Dios usaría para llevar a cabo este propósito.

Para tener otra perspectiva del ministerio de Paul Cain, podemos citar de un artículo titulado: «Surge ministerio profético. Paul Cain le entrega un fuerte mensaje a la IglesiaPara los 1.000 ministros reunidos en la ciudad de Kansas en abril, la advertencia dada por Paul Cain fue fuerte y clara. La sacudida que viene es mayor que cualquier otra cosa que hayamos visto jamás. Cain explicó que esto era una continuación de las profecías, las cuales comenzaron en 1980 cuando compartió la plataforma con Kenneth Haggin. En la reunión, Cain operó bajo una unción profética, la cual incluía mensajes personales a ministros con detalles tales como nombres de asociados que no tenían forma de saberlo. Cain predicaba en reuniones de sanidad en la década de 1950. Recientemente ha vuelto a aparecer, trabajando estrechamente con Mike Bickel, líder del grupo Kansas City Fellowship y con John Wimber del Ministerio Internacional Vineyard».

El hecho de que “haya vuelto a aparecer” es bastante significativo a la luz del patrón histórico que he presentado. Hay pruebas de que el mentor de Cain fue William Branham. En abril de 1987, Cain se entrevistó con los líderes de Kansas City Fellowship quienes lo recibieron como un padre. Bob Jones, un miembro de los Profetas de la ciudad de Kansas, asignado al ministerio personal de Cain como “el terror del Señor”, también llamó a Cain el «profeta más ungido que está en el mundo hoy».

A pesar de que por varios años Cain estuvo renuente a hablar públicamente acerca de su conexión con William Branham, ahora que la “bendición de Toronto” está arrasando al mundo, él parece dispuesto a hablar acerca de la Lluvia Tardía. Según las propias palabras de Cain, ha llegado el tiempo para que su ministerio brille: «Para que la lluvia para la que he vivido durante toda mi existencia pueda llegar a mi vida, estoy muy emocionado acerca de eso. Déjeme decirle: me siento exaltado estos días porque las señales están mostrando y hasta el propio aire se está cargando con alabanzas que están ascendiendo al cielo y formando las nubes que ahora vemos».

En caso de que todavía exista alguna duda acerca de la conexión con la antigua doctrina de la Lluvia Tardía, que enseña que los cristianos tomarán control del planeta en un grande y poderoso avivamiento antes que venga Jesús, considere las propias palabras de Cain: «Estamos próximos a ver el día del poder del Señor y las personas no van a tener que ser reclutadas. Se ofrecerán voluntariamente para el ejército del Señor. Sabe usted, ha llegado el tiempo cuando ya no sentiré más que es prematuro hablar sobre el ejército de Gedeón o el ejército de Joel o el ejército de los últimos días, el ejército de Dios. Está llegando un ejército y voy a decirle que cuando se revele el poder de Dios en este ejército, nadie será reclutado, todos se ofrecerán voluntariamente en la hora del poder de Dios. Ellos van a llegar exactamente en el día del poder del Señor».

¿Es bíblico este tipo de enseñanza, el cual es una parte tan importante de la teología del Vino Nuevo? No toda experiencia espiritual es de Dios, a pesar de que pueda estar empacada con el nombre del cristianismo. ¿Debemos ser más cuidadosos y preocuparnos más cuando nuestras experiencias no están en armonía con la Escritura?

volver arriba