Menu

Escuche Radio América

Los Moonis - Iglesia de Unificación

La Iglesia de Unificación es una secta fundada por Sun Myung Moon, después de tener, según él, una aparición de Jesús. Nació en Corea en 1920 en un hogar presbiteriano de clase media, aunque cuando joven asistió a una iglesia pentecostal.

Estudió ingeniería en la Universidad de Japón durante la Segunda Guerra Mundial y fue un buen estudiante. Contrajo matrimonio en 1944 y se divorció en 1950. El título completo de los moonies, es la Asociación del Espíritu Santo para la Unificación del Cristianismo Mundial, o La Iglesia de Unificación.

El señor Moon fue arrestado dos veces por el gobierno comunista en Corea del Norte por sus actividades como evangelista y fue sentenciado a cinco años de cárcel en el otoño de 1947. Fue puesto en libertad por las fuerzas de Estados Unidos durante la guerra de Corea. El primero de mayo de 1954 fundó la Iglesia de Unificación en Corea, la cual tiene su base en Estados Unidos.

El señor Moon, es uno de los muchos falsos Cristos en nuestro día que se ha proclamado el “Mesías”. Vive en una mansión en Berrytown, Nueva York, con sus doce hijos. Posee un automóvil Lincoln blindado, un yate y un avión privado. Es un hombre de negocios que supo usar las revelaciones que supuestamente recibió para rodearse de esclavos, que trabajan sólo para él.

Es dueño de corporaciones en industrias tan diversas como la pesquera, el té, tráfico de armas, florerías, titanio, hoteles, periódicos (entre ellos The Washington Times), academias de baile y artes marciales, canales de televisión y fábricas de armas. Entre 1975 y 1985, sus seguidores japoneses aportaron 746 millones de dólares a las arcas de Moon, lo que nos da idea de lo bien que marchan las cosas. Todos sus negocios son mantenidos con el trabajo sin pago de sus esclavos. Su metodología para la extensión incluye una serie de asociaciones con las que promueve sus ideas y trata de atraer a los cristianos tradicionales, al menos para algunas de sus causas. Se vale de docenas de organizaciones paralelas, que hasta parecen cristianas, pero que en realidad son un fraude. Son simplemente el cebo para atrapar a los incautos. Algunas de ellas son el Instituto para los Valores de la Política Pública, Fundación Religiosa Internacional, CAUSA Estados Unidos, CAUSA Internacional y otras más.

Moon asegura que en 1936 tuvo una visión en la que Jesús le mandó que completara la tarea inconclusa de la salvación de los hombres. Empezó a formular su teología la cual está expuesta básicamente en su libro El principio divino, escrito en la década de 1950. Esta secta tiene como propósito reemplazar a todas las iglesias actuales y unificar a los cristianos antes de la segunda venida.

En 1990, una entrevista entre Moon y Gorbachov le abrió las puertas de Rusia a los misioneros de Moon. Comenzaron sus actividades en China a finales de la década de 1980 y apoyaron al ultraderechista Frente Nacional de Le Pen en las elecciones francesas. Cuando el reverendo Moon fue arrestado en 1982 por fraude fiscal, los moonies gastaron cinco millones de dólares en una campaña de imagen.

A diferencia de otras sectas acusadas de enriquecerse gracias al trabajo gratuito de sus seguidores, los moonies no disimulan su afán por recaudar dinero. Su objetivo es poner el control del mundo en manos de Moon, lo que según ellos será la segunda venida, y sólo con dinero pueden conseguirlo. Por ello a los moonies les está permitido mentir públicamente si es por dinero.

Por extraña que pueda parecer su doctrina, Moon tiene muchos seguidores. Ya para 1975 contaba con misiones en 120 naciones. En 1976 reclamaba tener unos 300.000 miembros en Corea, 200.000 en Japón y 30.000 en Estados Unidos. En este último país están haciendo esfuerzos especiales y con algún éxito. Ahora los tentáculos de los moonies se están extendiendo hasta Sur América. En la actualidad se estima que suman unos dos millones. El 30% de sus miembros son jóvenes católicos universitarios a los que les llenaron el cerebro. Viven engañados, sirviendo a Moon como esclavos.

Pero... ¿Cómo se explica el éxito de esta secta? Moon mismo es una persona sagaz y “carismática” con poderes demagógicos. Es inmensamente rico. Presenta un programa atractivo para jóvenes en una edad confusa y ha logrado convencer a muchos mediante un lavado de cerebro sui géneris. Engaña al público disimulando su verdadera doctrina, ostentando alta moralidad y altruismo, y atacando al comunismo. Defendió el régimen opresor del presidente Park de Corea. Algunos creen incluso, que goza del respaldo de la policía secreta de Corea.

Las doctrinas de Moon

Para entender mejor a los moonies uno debe conocer mejor su doctrina. La Iglesia de Unificación del señor Sun Myung Moon, advierte que los cristianos terminarán por ser exterminados. En El principio divino, la fundación de sus enseñanzas, el señor Moon asegura que los cristianos hoy serán como los sacerdotes y rabinos del día de Jesús, “los primeros en perseguir al Mesías”. Que los cristianos continuarán apegados a sus creencias arcaicas y seguirán ciegos a las verdades de la nueva era. Dice: «Innumerables cristianos hoy están terminando por esfumarse en el camino que creen que los conducirá al reino del cielo. No obstante, es la vía apta para conducirlos al infierno. Los cristianos» - asegura - «están condenados si no aceptan la revelación expuesta en El principio divino y al Señor del Segundo Advenimiento».

Según Moon, Cristo fue impedido en su intento de ser el Mesías, creador de “la familia perfecta”, porque fue crucificado. Por lo tanto, tiene que venir otro Mesías. Éste, según el libro El principio divino, debía nacer en Corea, la cual es el sitio de la “Nueva Jerusalén”, un poco después de la Primera Guerra Mundial ocurrida entre 1914 a 1918. Moon nunca ha dicho públicamente que es el Mesías, pero de acuerdo con lo expuesto en su libro y con lo que dicen sus seguidores, se considera como tal.

Uno de los aspectos más raros de su teología es la enseñanza de que Jesús, para poder crear la “familia perfecta”, debió haberse casado, pero fue crucificado antes de encontrar a su esposa. Por otra parte, la teología de Moon declara que en 1960 se celebraron las bodas del Cordero, profetizadas en el capítulo 19 de Apocalipsis, inaugurando así la nueva era. Sucede que ese año Moon contrajo matrimonio con la que es su esposa actual. Todos sus seguidores consideran a los Moon como sus verdaderos padres y viven en comunas bien disciplinados y sujetos a ellos. Tienen que negar a sus familias y viejos amigos y someterse incondicionalmente a los Moon. Así pues se ha dado origen a la “familia perfecta”.

Moon no deja espacio para la duda en su filosofía acerca de que Dios tiene sus ojos puestos en Corea. Da a entender que él es el nuevo Mesías y que Corea es la nación escogida por Dios. Declara en su libro: «Esta es la culminación de Dios en su búsqueda de 6.000 años para restaurar al hombre de la caída de Adán». Moon le dice a sus seguidores y cautivos que Dios le dijo cuando era joven: «Tú eres el hijo que he estado buscando, ese con el que puedo comenzar mi historia eterna».

El principio divino de Moon enseña que el hombre puede ser restaurado a su divinidad original al restablecer a Adán, Eva y a tres arcángeles. Declara: «La caída de Adán fue consecuencia de que Eva fuera seducida por el arcángel Lucero, quien estaba celoso porque Dios le dio Eva a Adán, en lugar de habérsela dado a él... Manifiesta que los lugares de Adán, Eva y los arcángeles, son ocupados por personas, naciones y movimientos identificados por él. Finalmente, Adán debe dominar después de pasar sucesivamente por tres etapas: formación, crecimiento y perfección. Si Eva o un arcángel se encuentran en un estado superior al de Adán, deben ayudarle a restaurar la perfección para que pueda asumir el papel que le corresponde por derecho en el sistema unificado de cosas».

Moon se ve a sí mismo como el Adán perfecto, así que debe ser obedecido sin cuestionar. Dice que Jesús fue el Adán más importante entre el original y él mismo, y aunque alcanzó perfección espiritual, fracasó. Moon se considera a sí mismo como la reencarnación de Jesús, sólo que más perfecto.

Le enseña a sus seguidores que la misión de Jesús fue condenada al fracaso por Juan el Bautista, quien pasó su tiempo bautizando en lugar de haberse convertido en discípulo obediente de Jesús e influir la política del régimen del rey Herodes, incluso dándole muerte a los enemigos de Jesús. Asegura que la doctrina cristiana del nacimiento virginal es mentira, que Jesús fue un producto del adulterio, no de una concepción inmaculada. Y declara en su libro: «María fue fecundada por Zacarías (el padre de Juan el Bautista), Jesús tuvo una vida desgraciada porque José estaba celoso de Zacarías y sentía resentimiento en contra de Jesús».

También declara: «Cuando Jesús creció fracasó como líder porque fue incapaz de amar a sus discípulos lo suficiente para motivarlos a que mataran o murieran por él». Asegurando: «Mi amor por el contrario, no es débil como el de Jesús. Ya que Jesús era incapaz de sentir el amor perfecto, porque no pudo casarse tal como pretendía Dios. La razón de la muerte de Jesús fue por no tener una esposa».

Según Moon, las iglesias cristianas sólo respaldan el poder de Satanás, «Israel fue la nación escogida por Dios, pero los judíos sucumbieron víctimas del poder de Satanás al rechazar a Jesús. Dios los castigó con siglos de sufrimientos y finalmente los purificó al asesinar a seis millones de ellos en la Segunda Guerra Mundial. Pero los judíos perdieron su oportunidad, Dios había encontrado un nuevo Mesías y una nueva nación Adán, porque es un principio de Dios no usar el mismo pueblo y el mismo territorio dos veces». Moon enseña: «Corea estaba idealmente favorecida por varias razones. Es una península que se asemeja físicamente al órgano sexual masculino. Como la península itálica, las culturas de islas y continentes pueden entremezclarse allí para formar una civilización unificada que corresponda con el imperio romano».

Moon dice que Japón está en la posición de Eva, «que al ser un país que es una isla, no puede ser Adán. Que anhela un varón, como la península de Corea en tierra firme». Asegura que los japoneses son afeminados que desean ser dominados por potencias más poderosas, añadiendo: «Así como Eva prevaleció sobre Adán en la caída, Japón prevaleció sobre Corea en el período colonial. Y como en la caída, Japón se convirtió en una potencia satánica».

Ve a Estados Unidos como a un país arcángel. Y dice en El principio divino: «El arcángel norteamericano ayudó a Corea, al país Adán, al enviar misioneros cristianos, rescatándolos del gobierno japonés y parando el avance de Corea Comunista del Norte, el Adán de Satanás. Sin embargo, América es arrogante y demasiado individualista. No puede permanecer como líder mundial, porque Dios ha destinado a Estados Unidos para que le sirva a Corea».

Se dice que Moon es un Don Juan Tenorio aficionado a las faldas. En su secta las jovencitas tienen que pasar por una iniciación sexual dirigida por él. Hace esto para “purificarlas” de los espíritus satánicos que habitaban en Eva y así guiarlas hacia el principio divino.

Enseña que es necesario mentir cuando se está haciendo la obra del Señor, así sea vendiendo flores en las calles o testificando bajo juramento. Dice: «La verdad es lo que Dios dice que es. En el huerto del Edén, el mal triunfó al engañar el bien. Para restaurar la perfección original, el bien debe ahora engañar al mal. Incluso hasta Dios miente bien a menudo».

Cómo reclutan los moonies a los jóvenes

Lo que ha suscitado tanta controversia acerca del movimiento de Moon es la forma cómo le lava el cerebro a sus seguidores. Se asegura que el movimiento ora sobre el descontento, furia y privación de derechos de los jóvenes, transformando así sus conceptos juveniles y valores en el dogma del reverendo Sun Myung Moon.

En el libro Don del engaño, Robert Boettcher declara: «El sistema americano está pobremente equipado para tratar con Moon. Él lo sabe y se aprovecha de ello. Por eso quebranta unas leyes y usa otras para su protección. Al pervertir la libertad de religión, puede mantener cautivas a miles de personas a las que les ha lavado el cerebro, mientras las intimida y manipula». El libro declara, además: «El gobierno de Estados Unidos creyó que el lavado de cerebro fue lo suficientemente real en la guerra de Corea. Aparentemente entonces era diferente porque los comunistas estaban haciéndoselo a los soldados norteamericanos. Pero Moon ahora lo está haciendo en el nombre de Dios y nada le hacen».

Moon declaró en 1974: «Yo verdaderamente discipliné y establecí una serie de tradiciones de nuestro movimiento en Corea, para que así ellos (sus seguidores) estuvieran completamente libres del temor de cómo vivir, qué comer y cómo dormir». Pero... ¿Por qué las personas someten voluntariamente sus vidas al control de la Iglesia de Unificación de Moon?

Los seguidores de Moon son generalmente personas de unos 20 años, quienes se han libertado de la restricción de sus padres y, por consiguiente, no tienen dificultad alguna en rendir sus voluntades a la de Moon. Jóvenes, aseados, con el cabello recortado, quienes reclutan a otros en las universidades o en centros comerciales. Insisten en que están ofreciendo una nueva forma de vida y no una experiencia religiosa. Invitan a los jóvenes a sus centros, tales como el que tienen en Pope Valley. En sus reuniones enfatizan el concepto de amor y fraternidad.

El primer reconocimiento tiene lugar cuando los nuevos reclutas llegan a los seminarios de tres días, es allí donde los seguidores de Moon se consideran unos a otros como familia. El recluta es llamado un niño espiritual y a la persona que reclutó al joven se le llama padre espiritual del joven.

Generalmente sus reuniones en las que llevan a cabo sus reclutamientos tienen lugar en una tranquila comida. A Moon no se le menciona para nada, mucho menos la religión. Mientras comen, escuchan a los diferentes conferencistas, oran y cantan sus himnos, los ya iniciados frecuentemente les sonríen afablemente a los reclutas en perspectiva. A los jóvenes se les pide que asistan a un seminario de estudios por tres días. Algunos incluso duran más, siete, 21, 40 y hasta 120 días. Pero el primer encuentro es generalmente de sólo tres días. Los seminarios se celebran en iglesias, en fincas, en el campo, en retiros en poblaciones pequeñas o en centros de entrenamiento. Los seminarios de pocos días son para principiantes y los de más duración para preparar líderes.

A los reclutas nunca se les deja solos. Tal como los vecinos del campamento moonita en Pope Valley han testificado, siempre andan en parejas. J. Isamu Yamamoto declara en su libro El amo de los títeres, que llega a ser aparente de inmediato que a nadie se le permite quedarse solo y que todos los “niños espirituales” tienen a alguien del sexo opuesto de la familia asignado a ellos. Si alguien comienza a vagar, de inmediato le siguen y amablemente le piden que se una de nuevo al grupo. Incluso hasta los escoltan hasta el cuarto de baño. El libro sigue diciendo: «También se dará cuenta que tiene que someterse a un rígido horario. Hay tiempo específico para comer, hacer ejercicios, jugar, cantar, escuchar las conferencias y discutirlas. Los jóvenes son separados en grupos pequeños, dirigidos por un líder de grupo quien tiene control perfecto, no un control aproximado. Desde el principio el líder dirige a su grupo como un maestro de kinder, diciendo cuándo y cómo deben hacer esto o aquello».

Según han informado los vecinos en el área donde se encuentra las instalaciones de Aetna Springs de los moonies, algunos jóvenes del sexo masculino han ido a tocar las puertas, tarde por la noche, pidiendo que los ayuden a “escapar” del área. En la mayoría de las circunstancias, los jóvenes que viven siempre salen fuera de los edificios acompañados por otra persona, nunca solos.

Incluso en la década de 1970, Earl Randol, alguacil de Napa, en California, tuvo algunos enfrentamientos mayores con los moonies al tratar de libertar a un joven. Las instalaciones de Aetna Springs de los moonies reciben unos $406.836 Dls. por exención de impuestos en su propiedad, debido a que está considerada como una organización religiosa. Usted no encontrará ningún letrero que diga «Moonies», sino que las seis parcelas de tierra están registradas como New Education Devolopment System, Inc.

Los moonies alcanzaron prominencia en Estados Unidos, por primera vez en el condado de Napa en octubre de 1976, cuando Charles Lotz llegó allí desde Arizona con sus dos abogados, Wayne Howard y Michael Trauscht. Lotz sospechaba que su hijo, Steven, estaba viviendo con los Moonies en el Aetna Springs. El grupo apareció ante el juez Thomas Kongsgaard de la Corte Superior con el propósito de que Lotz pudiera recuperar control de su hijo. El joven fue declarado temporalmente incompetente por la corte, permitiendo así que quedara bajo la custodia de su padre.

Con los documentos legales apropiados el grupo fue a las instalaciones de Aetna Springs acompañado por el alguacil Earl Randol y el teniente James Munk. Randol sabía que la remoción de uno de los miembros del campamento moonita era incitar a la hostilidad. El alguacil se enfrentó con resistencia. El grupo tuvo un enfrentamiento con los moonies. El hijo del abogado fue localizado en el campamento, pero no deseaba irse. A este punto alguien arrojó las llaves del auto del abogado en medio del campo y luego otro mooni entró en el vehículo para impedirle que pudiera ponerlo en movimiento. El joven fue sacado a la fuerza del campamento Moonita.

El alguacil Randol declaró públicamente que la forma como el grupo Moon aceptó la orden de la corte que presentara el abogado Lotz, confirmaba su sospecha inicial acerca del New Education Development System: «Cuyo propósito reconocido... es abrir Aetna Springs como una institución de entrenamiento regional para el movimiento Moon”. Randol dijo que dudaba seriamente que los miembros del New Education Development System Inc. desearan “convertir a su comunidad en ciudadanos responsables, porque los ciudadanos responsables no desobedecen las órdenes de una Corte Superior... ni tratan de impedir que las personas pongan en vigor una ley. Tampoco siguen, ni hostilizan a las personas. Como resultado de esta acción cualquiera credibilidad de estas personas o intento por establecerse en el Condado de Napa debe ser seriamente cuestionado. Ellos han estado engañando a las personas del Condado de Napa cuando dicen que no tienen conexión alguna con el reverendo Moon y la Iglesia de Unificación. Los moonies también han hecho intentos por infiltrarse en el Pacific Union College».

En otros incidentes, moonies del Pope Valley fueron arrestados en Tucson Arizona por interferir con mandatos de la corte. En otro acontecimiento local, una mujer de una comunidad moonita fue herida y los líderes del campamento no permitieron que la llevaran a un hospital. La gran mayoría de moonies venden rosas en las vías públicas y van de puerta en puerta vendiendo otros artículos. Los vendedores de flores podían ser identificados fácilmente por los avisos amarillos con letras rojas, pero ahora han cambiado sus colores, ya que la gran mayoría asociaba sus avisos rojos con amarillo, con los colores del sol naciente de Japón.

¿Quiénes apoyan este movimiento?

Pero... ¿De dónde saca este hombre todo el apoyo general? Margaret Singer, una experta en sectas y autora del nuevo libro Sectas en nuestro medio, sostiene que los moonies practican lo que ella llama “bombardeo del amor”. Y sigue explicando: «Esta es una técnica en la cual se le dice al recluta potencial que es la persona más abierta, encantadora y sensitiva que hayan conocido jamás. Le asisten en todas sus necesidades y luego lo involucran en un profundo acercamiento no sexual, de abrazos, besos y caricias. Es una forma de seducción psicológica».

Este proceso se encuentra muy bien documentado en muchos libros tal como Distraído escrito por Allen Tate Wood, Escape de los Moonies por Susan y Anne Swattan, Las redes de los Moonies y muchos más. Aunque el reverendo predica “amor”, su premisa básica es la intolerancia. Aborrecimiento a la sexualidad, homofobia extrema y sometimiento absoluto de pensamiento al nuevo Mesías, Sun Myung Moon.

El reverendo Moon fue acusado en un documento del Congreso de 447 páginas, de soborno, fraude bancario, por recibir dinero ilícito y por venta ilegal de armas. También fue acusado de construir secretamente armas nucleares para Corea. Un informe del congreso también informó que la Iglesia de Unificación del reverendo Moon había sido fundada en 1961, por Kim Chong Pil, un director de la Agencia Central de Inteligencia Coreana, como un instrumento político. Moon niega estos cargos, pero es una verdad a gritos.

En 1977 el congresista Donald Frazer de Estados Unidos emprendió una investigación sobre los antecedentes de Moon. El informe de la Casa de Representantes declaraba que había evidencia encubierta de que la organización de Moon había violado sistemáticamente los impuestos federales, las leyes de inmigración, la banca y las leyes en general. El informe indica que a Moon le pagó la Agencia Central de Inteligencia Coreana para poder llevar a cabo encubiertamente una campaña coreana de propaganda. El informe decía: «Determinamos que su principal interés, al menos en Estados Unidos en la actualidad, no es religioso para nada, sino político, es un intento por obtener poder, influencia y autoridad». Sin embargo, tan pronto como tomó posesión el presidente Ronald Reagan se suspendieron todas las investigaciones. Moon fue uno de los huéspedes invitados en la inauguración del entonces vice-presidente George Bush y fue uno de los principales contribuyentes al establecimiento conservador en Washington.

Su proyecto más costoso fue la creación del periódico The Washington Times. Washington es la ciudad más importante en Estados Unidos y en el mundo. Si usted puede alcanzar influencia, también puede obtener visibilidad, y si logra ser respetado en Washington entonces automáticamente va a lograr esas cosas en el resto del mundo. No hay otro medio mejor para alcanzar poder que a través de un periódico. Estas fueron las palabras de Moon: «El presidente Bush admite que lo primero que hace en la mañana es leer The Washington Times». Irónicamente, Harry V. Martin, publicador del Sentinel de Napa recibió la oferta de convertirse en editor de un periódico de Nueva York, el News World, el cual se comenzó a publicar el 31 de diciembre de 1976. Fue el precursor del The Washington Times. A Martin le prometieron que si se hacía cargo de la editorial del periódico de Nueva York, se le nombraría editor del Washington Times, pero cuando Martin se enteró de quién era el propietario del periódico, no aceptó el trabajo.

La política del periódico es sutil. Sus editores usan palabras claves para enfatizar mensajes políticos. Organizaciones específicas fueron marcadas como blanco. The Washington Times ganó acceso en la televisión norteamericana. El periódico comenzó a hablar de personas que hasta entonces eran desconocidas pero que de repente se convirtieron en personalidades en la televisión, tal como Pat Buchanan, Bill Rusher y Mona Sharon. The Washington Times es citado virtualmente cada hora en la Voz de las Américas y la BBC de Londres.

Este periódico le proveyó apoyo editorial y financiero a los Contras. Cuando el coronel Oliver North escribió un memo secreto proponiendo la formación de una fundación privada llamada El Fondo Libre de Nicaragua, The Washington Times anunció la formación de la fundación en su primera página. El periódico contribuyó con $100.000 Dls. para la causa.

Moon ha buscado la influencia de los medios noticiosos en Estados Unidos, donando más de mil millones de dólares a los medios noticiosos. Él prácticamente considera los medios noticiosos como un sistema nervioso para un imperio global.

Para el verdadero creyente en Cristo, Moon es nada menos que uno de los falsos Cristos profetizados en la Escritura: “Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos” (Mt. 24:24).

 

volver arriba