Menu

Escuche Radio América

Los tele-evangelistas

Porque este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quisieron oír la ley de Jehová; que dicen a los videntes: No veáis; y a los profetas: No nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagüeñas, profetizad mentiras; dejad el camino, apartaos de la senda, quitad de nuestra presencia al Santo de Israel” (Is. 30:9-11).

El cristianismo comenzó como una relación personal con el Señor Jesucristo.  Cuando llegó a Atenas se convirtió en una filosofía.  En Roma se transformó en una organización.  Al arribar a Europa se modificó como parte de la cultura, pero en nuestro día es “un gran negocio”.

Lafayette Ronald Hubbard, mejor conocido como L. Ron Hubbard, fundador de la cienciología, dijo en una ocasión: «Escribir para recibir un centavo por una palabra es ridículo.  Si un hombre realmente desea hacer un millón de dólares, la mejor forma es comenzar una nueva religión».

Mientras los tele-evangelistas de nuestro día moderno no han comenzado su propia religión, indiscutiblemente mejoraron la idea de Hubbard, ¡porque convirtieron el cristianismo en un gran negocio!  Eso ha demostrado ser mucho más lucrativo que comenzar una nueva religión.

El segmento de más rápido crecimiento entre quienes profesan ser cristianos hoy, es el «Movimiento de fe y Prosperidad», también conocido como «Confesión Positiva», representado en su mayoría por los tele-evangelistas.  Su incremento se debe en parte a las sumas millonarias de dinero que sus líderes le quitan con engaño a los fieles.

Este influjo de dinero permite que puedan construir ministerios gigantescos, y lo que es más importante, predicar por televisión, lo cual se transforma en un crecimiento exponencial.  Ellos no sólo televisan sus servicios sino que algunos son propietarios de cadenas de televisión pudiendo así llevar su mensaje alrededor del mundo

Quienes apoyan este movimiento creen que la fe obra como una fuerza poderosa.  Que si tenemos fe podemos obtener todo lo que anhelemos: salud, riqueza, éxito, lo que sea.   Esta fuerza sólo se libera mediante la palabra hablada.  Cuando expresamos palabras de fe, se libra el poder que hace realidad todos nuestros deseos.  La fórmula es bien simple: «Dígalo, hágalo y recíbalo».

Según estos gurúes modernos, todo lo que se necesita, es ver o visualizar lo que se desea, ya sea físico o financiero, hacer el reclamo en conformidad con la Escritura y expresarlo para que se haga una realidad.  Paul Yonggi Cho, ha tomado y desarrollado de las enseñanzas ocultistas lo que llama «La ley de la incubación», la cual explica así: «Defina bien claro en su mente que es lo quiere, a continuación trace un cuadro mental, una pintura vívida para visualizar el éxito.  Luego incúbela en su mente, después exprese la palabra para que venga en existencia, mediante el poder creador de la palabra hablada».  Ésta ciertamente es una teología que apela a las masas, donde hay gran popularidad de este movimiento.

Pero eso no es todo, si la confesión positiva libera poder, entonces de acuerdo con la “palabra de fe”, una confesión negativa de hecho repercutirá en forma adversa.  El señor Charles Capps, uno de los adherentes de este movimiento dice: «La lengua puede matarle, o puede liberar la vida de Dios dentro de usted.  Es así, porque la fe es una semilla... que plantamos al hablar».

Tergiversando pasajes como Juan 10:31-39, especialmente el versículo 34b en donde Jesús dice: “¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois?” y 2 Pedro 1:4b que declara que Dios nos ha dado promesas, “para que por ellas lleguemos a ser participantes de la naturaleza divina”, ellos proclaman que los cristianos son “dioses en miniatura”.

En este sistema de creencias, mientras se glorifica al hombre se rebaja a Dios.  El señor Kenneth Copeland asegura que Dios mide entre un metro con 87 a un metro con 90 centímetros y que pesa unas 200 libras, asegurando también que Adán fue una copia exacta de Dios.

Muchos de estos tele-evangelistas de fe asimismo enseñan la herejía de que realmente hay tres dioses separados.  Hinn es uno de los que aseguró que Dios le había dado esta revelación especial.

Los tele-evangelistas y sus mega-iglesias

Un artículo publicado hace algunos años por la revista Forbes se titulaba «Capitalismo cristiano, Mega-iglesias, Mega-negocios».  En él, su autora, Luisa Kroll, hizo este comentario: «Quizá las iglesias hoy no sean tan distintas de las empresas», y detallaba a continuación una lista de mega-iglesias en Estados Unidos, comparando sus similitudes con grandes emporios industriales.  Igualmente alababa el comportamiento de los pastores, quienes actúan como ejecutivos, haciendo uso de tácticas de negocios para hacer crecer sus iglesias.

A nadie debe sorprender que la publicación Forbes reconozca que los tele-evangelistas con sus mega-iglesias son un g   ran negocio, ya que en realidad eso es exactamente lo que son.  Forbes es la principal revista de negocios de Estados Unidos, y si ellos lo reconocen es porque es cierto.

El cristiano debe preguntarse: ¿Desde cuándo depende el Señor, de los métodos empresariales, y del mundo y su tecnología para difundir el evangelio y hacer crecer su Iglesia?  Leemos en el libro de Hechos, que “...el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hch. 2:47).

Antes era el Espíritu de Dios quien atraía a los fieles, ahora la gente es seducida con el sensacionalismo, con la promesa de que si le dan cierta suma de dinero a un tele-evangelista van a recibirlo centuplicado.  Se atrae a los fieles con la diversión, con los bailes, las danzas, la música rock, las lenguas, las carcajadas sagradas, las supuestas sanaciones, las producciones grandiosas y la publicidad.

El llamado del Señor Jesucristo de negarse a uno mismo, y tomar la cruz y seguirle, es algo pasado de moda.  Dice la Escritura en Hechos 17:6, que los cristianos de los primeros días trastornaron al mundo, pero ahora tenemos una iglesia que ha sido puesta literalmente patas arriba por el mundo y sus prácticas y ya no necesita del poder del Espíritu Santo.

Escuche lo que dice en la página de internet de La Sociedad Americana para el Crecimiento de Iglesia, cuyas siglas en inglés son ASCG: «El Crecimiento de la Iglesia… es convicción espiritual, y sin embargo, es práctico, algo que combina los principios eternos de la Palabra de Dios con las percepciones prácticas de las ciencias sociales y del comportamiento».

La práctica del evangelismo hoy, mezcla lo espiritual con lo práctico y diluye lo eterno con las ciencias sociales y de comportamiento.  Como resultado de esta mezcla profana, una reunión típica de estos tele-evangelistas de hoy es como una obra de teatro en Broadway: Pantallas de televisión gigante a los lados de la plataforma en donde se encuentra el tele-evangelista, el grupo de música rock y los bailarines, las luces y efectos especiales de acuerdo con el ambiente, danzas, y la oración pronunciada por un experto en habilidades mercantiles.

La iglesia de hoy supera en todo sentido al mercado que había hace dos mil años en los atrios del templo, cuando el Señor Jesucristo expulsó a los cambistas de allí.  El cuerpo de Cristo se parece más a un mercado, a una cueva de ladrones, que a una casa de oración.

El ruido de estas estrellas rutilantes en el firmamento evangélico supera al de las oraciones apagadas de los pocos “...hombres que gimen y que claman a causa de todas las abominaciones que se hacen en medio de ella” (Ez. 9:4c).

El Señor Jesucristo dijo: “Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro.  No podéis servir a Dios y a las riquezas” (Mt. 6:24).

Los tele-evangelistas más famosos

A continuación permítame citarle una lista de los tele-evangelistas más famosos del momento:

  • Oral Roberts, fundador de la Universidad que lleva su nombre y su hijo Richard, quien actualmente es el presidente de la misma.
  • Kenneth Hagin, director del seminario Rhema.
  • Kenneth y Gloria Copeland, tele-evantelistas neopentecostales carismáticos.
  • Marilyn Hickey, tele-evangelista y sanadora.
  • Frederick Price, tele-evangelista de la prosperidad.
  • Morris Cerrullo, tele-evangelista de la prosperidad.
  • Joel Osteen, pastor de la Iglesia Lakewood en Houston, Texas, considerada como una de las mega-iglesias en Estados Unidos.
  • Marcos Witt, pastor hispano en la Iglesia Lakewoodde Houston, Texas.
  • Charles Capps, tele-evangelista de la prosperidad.
  • Jerry Savelle, tele-evangelista de la prosperidad.
  • Robert Tilton, pastor del Centro Familiar Palabra de Fe en Dallas Texas.
  • Benny Hinn, pastor del Centro Cristiano de Orlando, Florida.
  • Paul Crouch, dueño de la cadena de televisión Trinitiy Broadcasting Network la que posee más de 300 repetidoras en todo el mundo y un monopolio sobre las comunicaciones religiosas en Estados Unidos transmitiendo 24 horas.
  • Jim y Tammy Baker, tele-evangelistas de fe y prosperidad.
  • Mike Murdock.
  • John Avancini.
  • Pat Robertson, fundador y director de una cadena de televisión cristiana y del Club 700.
  • Joyce Meyer y su ministerio Disfrutando cada día de vida.
  • Creflo Dollar y su cadena de televisión para personas de color.
  • Juanita Bynum y su ministerio.
  • Rodney Howard-Browne, el llamado «Cantinero del Espíritu Santo».
  • T. D. Jakes tele-evangelista de un ministerio a las personas de color.
  • Robert H. Schuller, de la Catedral de Cristal.
  • Pastores Paula y Randy White del ministerio Sin muros.
  • James MacDonald del ministerio Camine en el mundo.
  • James Eugene Ewing y las Iglesias de San Mateo.
  • En el escenario internacional está Paul Yonggi Cho, quien “por indicación divina” cambió su nombre a David.  Dirige la Iglesia del Evangelio Completo en Yodo Island, Corea del Sur que cuenta con una membresía de 800.000 personas.
  • Edir Macedo en Brasil con la Iglesia Universal del Reino de Dios, la cual se conoce en México como «Oración Fuerte al Espíritu Santo».  Según se dice esta iglesia cuenta con tres millones de fieles en más de 28 países.  Poseen 22 estaciones de radio, 16 de televisión y hasta un partido político en Brasil, su país de origen.
  • César Castellanos Domínguez ex-político colombiano creador del G12. Cuenta hoy con la iglesia más grande en Colombia.  Ya para 1999 las células habían crecido hasta 20.000 y en las celebraciones se reunían regularmente unas 45.000 personas.  El numero oficial de células citado por el Movimiento Carismático Internacional actualmente suma alrededor de 28.000.
  • El autoproclamado mesías y anticristo José Luis De Jesús Miranda.  Pastor del movimiento global Creciendo en Gracia, que alardea poseer 335 centros educativos, 200 pastores, 287 programas radiales y una red de televisión en español las 24 horas que está disponible a dos millones de hogares, por petición especial a varias compañías de cable en Estados Unidos.

El estilo de vida de los tele-evangelistas

A continuación vamos a examinar el estilo de vida de sólo una de estas famosas parejas en la larga lista.  Mike Oppenheimer, del ministerio Razonemos, asegura que de acuerdo con los registros del año 2001, del Internal Revenue Services, la superintendencia de contribuciones de Estados Unidos, formulario 990, Paul y Jan Crouch propietarios de la cadena de televisión “cristiana” Trinity Broadcasting Network, declararon un salario combinado de cerca de 600.000 dólares anuales.

Ocupan dos de las tres posiciones en la junta directiva de la red de televisión.  En 1997 Paul Crouch recibió un pago anual de 159.500 dólares como presidente, mientras que Jan, su esposa que ocupa el cargo de vicepresidente 165.100.  Al año siguiente, los ingresos de Crouch de 159.500 ascendieron a 262.915 dólares, mientras que su esposa Jan también recibió un jugoso aumento.  Sus ingresos se duplicaron en el mismo período de tiempo, yendo desde 165.100 a 321.375.  Información similar a este respecto podemos encontrar en las páginas de internet www.rickross.com y en www.charitynavigator.org.

Pero las cosas no acaban allí.  De acuerdo con la información más reciente reportada en el formulario 990, el paquete de compensación de Paul Crouch es de 419.000 dólares.  Este paquete incluye bonos en efectivo, pago de viáticos y otros gastos.

Trinity Broadcasting Network

La Ciudad Internacional Trinity Broadcasting, TBN, es un edificio deslumbrante de 603.850 metros cuadrados.  Alberga un nuevo estudio, librería, teatro, y una serie de oficinas lujosas para los fundadores de la cadena.  Es un edificio de oficinas, pero sus estudios de televisión lucen en su interior como una catedral gótica, completa con ventanas con vidrios biselados de colores y bancas acojinadas para la audiencia.  El edificio fue diseñado y decorado bajo la dirección de los Crouches, desde la escalera barroca de mármol de cinco metros de alto, la estatua de polímero del arcángel Miguel, hasta los sofás de terciopelo en las oficinas ejecutivas.

Cuando compraron el edificio por seis millones de dólares, era una construcción marrón de estuco y cristal, la sede Internacional del Evangelio de los Hombres de Negocios.  Para ese entonces, los Crouches sólo planeaban realizar cambios menores.  Sin embargo una compañía constructora de Fort Worth, Texas, le instaló barandillas, columnas y otras características arquitectónicas.  La fuente principal enfrente del edificio es usada para bautismos por inmersión y sigue el diseño de una en el parque central de la ciudad de Nueva York.  Recibe el agua de un pequeño acueducto que los Crouches llaman «El Río de Vida».  Los encargados de la obra dicen que costó cerca de un millón de dólares, y el arreglo exterior de la propiedad unos 400.000.

Algunas de las características del interior de las instalaciones, son pisos relucientes de mármol y el intrincado diseño del cielo raso.  El cielo raso del vestíbulo está cubierto con 217 querubines pintados a mano, muchos de los cuales exhiben los rostros de los hijos de los empleados.  Fueron dibujados por la pintora retratista Jane Garrison, quien pasó diez meses a cargo de la obra.  Esta dama cobra 3.000 dólares por hacer uno sólo de estos portarretratos en su estudio, así que sólo Dios sabe cuánto le pagó TBN por su trabajo.

El exterior exhibe elaboradas columnas corintianas, barandillas coloniales, columnatas griegas forjadas de hierro francés con moldes dentados.  La decoración de bronce en el cielo raso en la librería y cuartos de baño tienen un acabado pulido como un espejo.  Las cortinas al estilo austriaco están suspendidas desde el cielo raso arriba, colgando por tres pisos hasta el suelo.  Por todas partes hay molduras doradas pintadas a mano, vidrios biselados y portarretratos de querubines.

El periódico The Orange County Register, del 2 de junio de 1998, en un editorial especial, narraba, que el edificio de la TBN, también exhibe la “Vía Dolorosa”, una réplica de la calle de Jerusalén sobre la cual el Señor Jesucristo cargó su cruz hasta el Calvario, similar a los escenarios que tienen en el Mundo de Disney o en los Estudios Universales, en donde los visitantes pueden pasearse.  Es perfecta, completa con efectos especiales de truenos y relámpagos.  Una fuente con tres cabezas de leones que arrojan agua cerca de la entrada principal, es una réplica de las fuentes en la Casa del Mármol de William K. Vanderbilt en Newport.  R. I. Frank McGervey, el pintor contratista que trabajó en otros proyectos de la TBN, dijo que la nueva sede era “para morirse”.  Que se usó una técnica laboriosa de aplicar varias capas de pintura a las paredes de su interior a fin de que luzcan tan finas y pulidas como los muebles más primorosos.

Los visitantes pueden recorrer la hermosa construcción, visitar las lujosas tiendas para regalo de Oro, Incienso y Mirra y relajarse en un teatro que es una joya de la realidad virtual, en el cual pueden observar videos de alta resolución de la vida de Cristo.  Lo que muchos no tienen oportunidad de ver es la espléndida oficina de 743 metros cuadrados de Paul Crouch, que ocupa la mitad del último piso del edificio de tres pisos y está estrictamente fuera de la vista del público.

Detrás de la puerta que se mantiene cerrada, se encuentra un bar abarrotado con los licores más delicados, una sauna, un gimnasio personal meticulosamente decorado con nogal negro y con asientos de terciopelo.  Crouch realiza la transmisión del programa Gloria a Dios desde el segundo piso.  Los oficiales de la TBNdescriben la sede como unas oficinas comunes y corrientes, pero no le permiten la entrada a periodistas, ni mucho menos que se tomen fotografías.  Cuando el periodista del Orange County Register, pidió permiso para verlas, el señor Crouch ni siquiera le concedió una entrevista.

Pero otros más afortunados que han tenido la oportunidad de ver su interior, dicen que su oficina, es más que una mansión.  Steve Oliver, un maestro carpintero que trabajó en su interior, dice: «Que si se compara con las habitaciones del castillo de Hearst (un museo histórico en San Simeon, California), estas últimas lucen como una perrera».

Mientras cientos de obreros trabajaron en el exterior y las áreas públicas del edificio.  Oliver y otros carpinteros altamente calificados pasaron meses en las habitaciones privadas de Crouch en el tercer piso. Willa Bouwens-Killeen, una arquitecta de Costa Mesa, comentó: «La madera es de la mejor calidad y usaron los mejores artesanos.  No lucen como oficinas, sino como la mansión más refinada que se pueda concebir».

A todo esto se suma, la riqueza y suntuosidad de los muebles, de los adornos de marfil y oro, en síntesis es tanto lo que se ha escrito sobre la riqueza de estos estudios de televisión, que podría pasar horas hablando, sin embargo considero que con todo lo que he dicho es suficiente.

Las mansiones de los Crouch

El periódico Los Angeles Times, del 4 de noviembre de 2001, informaba, que los corredores de bienes raíces en el condado de Orange en California, informaron que los tele-evangelistas Jan and Paul Crouch habían comprado una mansión en la playa de Newport Beach, que cubre un área de más de un acre, por cinco millones de dólares.  La casa es un palacio con vista al océano.  Tiene tres pisos, seis habitaciones, nueve cuartos de baño, un salón para billar, una bodega con temperatura controlada para los vinos, una escalinata suntuosa, candelabros de cristal, ascensor, seis garajes, cancha de tenis, piscina y una fuente.  Sin embargo, Jan no estaba muy satisfecha ya que deseaba un mayor espacio para sus perros.

 The Orange County Register, asimismo informó que los Crouch poseen un rancho in Colleyville, Texas, a unos minutos del aeropuerto internacional de Dallas Fort Worth.  El rancho de más de 32 hectáreas está localizado entre los límites de Colleyville y Southlake, dos de las ciudades más acaudaladas en Texas.  El rancho consta de ocho casas, establos para caballos y se estima que vale diez millones de dólares.  En sus viajes, los Crouch se movilizan en un jet ejecutivo Canadair Challenger 600, avaluado en trece millones de dólares.

Si usted se encuentra entre esos que piensan que los líderes cristianos, por el sólo hecho de ser líderes merecen disfrutar de grandes sumas de dinero, piense en los millones de personas, quienes a pesar de nuestra tecnología moderna todavía no han oído hablar de Jesús, e imagine cuántas almas podrían salvarse si sólo se usaran los miles de millones de dólares que estos famosos tele-evangelistas desperdician en sus lujos, en sus automóviles, hoteles, en su ropa de marca a la medida, sus mansiones, relojes y demás.

Usted mismo decida si desea ayudar a cualquiera de estos ladrones, para que se compre otro reloj Rolex, o ayudar a un ministerio bíblico, para que uno de sus misioneros pueda adquirir Biblias, una bicicleta, una chaqueta abrigada y hasta un par de zapatos, lo cual está necesitando desesperadamente.

Sin lugar a dudas, las condiciones que prevalecen en el mundo hoy son idénticas a las que existían antes del juicio del diluvio y la destrucción de Sodoma.  La exportación del hedonismo norteamericano ha infectado al mundo entero, terminando también por corromper a la iglesia, la que se ha convencido de que éste es el verdadero cristianismo.  La lascivia por las riquezas ha encontrado un hogar en el evangelio de la prosperidad, por eso hoy se predica la ganancia como piedad.

Mas la Escritura dice: “Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales.  Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar.  Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.  Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.  Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre” (1 Ti. 6:3-11).

Aunque la denuncia de Ezequiel 34 es contra los pastores de Israel, la misma se aplica perfectamente a los líderes que dicen ser cristianos hoy.  Note lo que dice en Ezequiel 34:1-10: “Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza, y di a los pastores: Así ha dicho Jehová el Señor: ¡Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿No apacientan los pastores a los rebaños?  Coméis la grosura, y os vestís de la lana; la engordada degolláis, mas no apacentáis a las ovejas.  No fortalecisteis las débiles, ni curasteis la enferma; no vendasteis la perniquebrada, no volvisteis al redil la descarriada, ni buscasteis la perdida, sino que os habéis enseñoreado de ellas con dureza y con violencia.  Y andan errantes por falta de pastor, y son presa de todas las fieras del campo, y se han dispersado.  Anduvieron perdidas mis ovejas por todos los montes, y en todo collado alto; y en toda la faz de la tierra fueron esparcidas mis ovejas, y no hubo quien las buscase, ni quien preguntase por ellas.  Por tanto, pastores, oíd palabra de Jehová: Vivo yo, ha dicho Jehová el Señor, que por cuanto mi rebaño fue para ser robado, y mis ovejas fueron para ser presa de todas las fieras del campo, sin pastor; ni mis pastores buscaron mis ovejas, sino que los pastores se apacentaron a sí mismos, y no apacentaron mis ovejas; por tanto, oh pastores, oíd palabra de Jehová.  Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo estoy contra los pastores; y demandaré mis ovejas de su mano, y les haré dejar de apacentar las ovejas; ni los pastores se apacentarán más a sí mismos, pues yo libraré mis ovejas de sus bocas, y no les serán más por comida”.  Compare ahora esta denuncia divina con lo que dice en Zacarías 11:15-17: “Y me dijo Jehová: Toma aún los aperos de un pastor insensato; porque he aquí, yo levanto en la tierra a un pastor que no visitará las perdidas, ni buscará la pequeña, ni curará la perniquebrada, ni llevará la cansada a cuestas, sino que comerá la carne de la gorda, y romperá sus pezuñas.  ¡Ay del pastor inútil que abandona el ganado!  Hiera la espada su brazo, y su ojo derecho; del todo se secará su brazo, y su ojo derecho será enteramente oscurecido”.  El “pastor insensato” es uno de los nombres del Anticristo.  Dios dice que ese pastor: “no visitará las perdidas, ni buscará la pequeña, ni curará la perniquebrada, ni llevará la cansada a cuestas”.

Los tele-evangelistas modernos sí visitan a los incautos solicitando de ellos todo el dinero que pueden con el pretexto que están haciendo la obra del Señor.  Lo mismo ocurre con las perdidas, la pequeña, la enferma, la perniquebrada.  ¿Será que estos señores leyeron alguna vez Isaías 56:10-12?: “Sus atalayas son ciegos, todos ellos ignorantes; todos ellos perros mudos, no pueden ladrar; soñolientos, echados, aman el dormir.  Y esos perros comilones son insaciables; y los pastores mismos no saben entender; todos ellos siguen sus propios caminos, cada uno busca su propio provecho, cada uno por su lado. Venid, dicen, tomemos vino, embriaguémonos de sidra; y será el día de mañana como este, o mucho más excelente”“¡Ay de los pastores que destruyen y dispersan las ovejas de mi rebaño! dice Jehová.  Por tanto, así ha dicho Jehová Dios de Israel a los pastores que apacientan mi pueblo: Vosotros dispersasteis mis ovejas, y las espantasteis, y no las habéis cuidado. He aquí que yo castigo la maldad de vuestras obras, dice Jehová…  Ovejas perdidas fueron mi pueblo; sus pastores las hicieron errar, por los montes las descarriaron; anduvieron de monte en collado, y se olvidaron de sus rediles” (Jer. 23:1, 2, 50:6).  “Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa (Jn. 10:12).

No está muy lejos el día cuando “el príncipe de los pastores” aparecerá para recompensar a cada pastor por lo que habrá hecho en su calidad de tal.

Siendo que los llamados... tele-evangelistas indudablemente no son salvos ¿se arrepentirán cuando se enteren que la iglesia ya habrá partido en el rapto?  Personalmente creo que NO, porque esto es a lo que se refiere Pablo en 2 Tesalonicenses 2:1-12.  Si Dios les enviará “un poder engañoso para que crean la mentira”, ¿cómo podrán ellos resistir al engaño?  ¡Creo que ellos seguirán trabajando y alabando las habilidades, el poder, la inteligencia y hasta la “deidad” del Anticristo!  Es difícil creer que ellos no se den cuenta de que la conducta que llevan, el lujo, la ostentación, los placeres, las riquezas y sobre todo el engaño que emiten “a todo color” a millones de sus cautivos.  Es admirable la paciencia de Dios, ya que él sabe mucho más de ellos de lo que sabemos nosotros.  Oremos para que no caigamos en la trampa del “evangelio de la codicia” y para que con nuestros hijos podamos asumir la actitud de 2 Pedro 3:13, 14: “Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.  Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz”.

volver arriba