Menu

Escuche Radio América

¿Pueden los cristianos comprar un milagro, tal como aseguran muchos "lideres cristianos"?

En nuestros días se está promoviendo a Dios como si se tratara de la última lotería, de un juego de ruleta o de una máquina tragamonedas, arreglada para que pague tan pronto usted le coloca la moneda en la ranura. Sin embargo, al igual que la máquina no le dará un centavo si antes no ha depositado dinero.

¡Qué desgracia!  Es increíble la profundidad de la corrupción en que se hunden algunos llamados “cristianos” para sacarle el dinero a la gente.  Si usted sintoniza las cadenas de televisión “cristiana”, LeSEA, World Harvest TV, Daystar y Trinitiy Broadcasting Network, durante sus teletones, esto será lo que verá y escuchará: La mentira y el engaño en su nivel más bajo.  Cómo estos autoproclamados ungidos, toman el nombre de Dios blasfemamente para desplumar a los incautos.

En el capítulo 8 del libro de Hechos, tenemos un incidente muy interesante que le ocurrió a Pedro y Juan en Samaria.  Dice el recuento bíblico, que los apóstoles “entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo.  Cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero, diciendo: Dadme también a mí este poder, para que cualquiera a quien yo impusiere las manos reciba el Espíritu Santo. (Hch. 8:17-19).

Este hombre, Simón, se había convertido en cristiano, y después de ver el don de Dios que recibían los nuevos creyentes, le preguntó a Pedro y a Juan si también podía obtenerlo a cambio de dinero: “Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero.  No tienes tú parte ni suerte en este asunto, porque tu corazón no es recto delante de Dios.  Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios, si quizás te sea perdonado el pensamiento de tu corazón; porque en hiel de amargura y en prisión de maldad veo que estás” (Hch. 8:20-23).

Esto tiene un significado particular hoy, porque muchos teleevangelistas “cristianos” en la actualidad, usan la misma táctica de Simón para que las personas les den dinero durante sus teletones.  Estos falsos maestros engañan a los ingenuos para que crean que de hecho podemos comprar un milagro de Dios.  Enseñan que si les envían dinero, pueden esperar una bendición, un milagro, sanidad, o que el Señor les devuelva el cien por ciento por su inversión.
Tal enseñanza es el cumplimiento de esta profecía bíblica, que dice: “Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas.  Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme” (2 P. 2:2, 3).

He visto con mis propios ojos, que los teleevangelistas en las cadenas de televisión de Estados Unidos Trinitiy Broadcasting Network, Daystar y LeSEA, usan esta táctica.  Los falsos maestros favoritos que desempeñan el papel de Simón son: John Avanzini, Steve Munsey, Benny Hinn, Rod Parsley, Paula White, Joyce Meyer, T.D. Jakes, Jentezen Franklin, Mark Chironna, Paul Crouch y otros más.  De hecho la lista de los principales teleevangelistas en Estados Unidos suma 103.

La mayoría de los cristianos no se sienten ultrajados en forma alguna porque los despojan de su dinero y los manipulan, sino que continúan apoyando económicamente a estas cadenas de televisión “cristianas” y a sus falsos maestros, para detrimento y daño de todos los hijos de Dios.

La semilla de fe

Actualmente, son muchos los predicadores que aman la doctrina de “la semilla de fe” y la de los supuestos “objetos ungidos”, porque les permiten acumular grandes sumas de dinero.  Las investigaciones han demostrado que son los pobres y más necesitados quienes más ofrendan para estos predicadores de televisión, debido a que llegan a convencerse que sólo un milagro financiero puede salvarlos.  Es bastante común que cristianos desesperados ofrenden y ofrenden, más allá de sus posibilidades, con la esperanza de que Dios los rescatará.  Algunos incluso pierden sus casas.  Y los ancianos y enfermos a menudo dan hasta el sacrificio en busca de una mejoría que nunca llega.

Es importante analizar esta enseñanza, porque muchos predicadores de televisión, y hasta pastores de iglesias, la utilizan para presionar a la gente a fin de que ofrenden a sus ministerios.  Se trata realmente de la doctrina de “dar para recibir”, la que abiertamente tuerce las Escrituras.  Cualquier predicador que dice: «Envíe cien dólares a mi ministerio y siembre una semilla de fe, que Dios le devolverá cien veces más», está operando la doctrina antibíblica de “dar para recibir”.  También está el intercambio de dinero por objetos supuestamente ungidos que ayudan a los cristianos a alcanzar favores y milagros.

A continuación permítame citarle alguna de las frases pronunciadas por estos hombres supuestamente “ungidos”, las cuales son un ejemplo evidente de las mentiras que usan para despojar a los incautos:

•   Paul Crouch, Trinity Broadcasting Netword - Praise-A-Thon, marzo 31, 2004: «Dios me habló claramente y me dijo, ‘¿Creen ustedes que yo di a mi Hijo Jesús sobre la cruz, sin esperar nada a cambio?’  Dios dejó el cielo en ruinas y dio el mejor regalo que tenía.  Dio lo mejor que podía dar.  Pero... ¿Qué es lo que Dios necesitaba?  Requería hijos e hijas, pero dio eso mismo que necesitaba.  Usted ahora puede darle un regalo a Dios, y esperar que le dé algo a cambio.  ¡Vaya al teléfono!»

•   Rod Parsley, TBN, Praise-A-Thon, marzo 31, 2004: «Dios dio lo mejor que tenía en el Calvario.  Y me dijo: ‘¡No se atrevan a acercarse a mí si no dan lo mejor!’  Para cosechar perpetuamente, necesita sembrar perpetuamente.  Y yo necesito esa semilla».

•   Jentezen Franklin, TBN, Share-A-Thon, marzo 30, 2004:«David puso cinco piedras en su bolsa, en lo que nosotros hoy llamaríamos cartera.  Cinco es el número de gracia, así que el que puso gracia en su cartera, puso gracia en sus finanzas».

•   Paula White, TBN, Praise-A-Thon, marzo 29, 2004:«Sé que las líneas telefónicas están congestionadas ahora mismo, pero vaya al teléfono y siembre 71 dólares con 21 centavos, cada mes, por los próximos doce meses, de acuerdo con Salmos 71:21.  Con la seguridad que Dios aumentará sus riquezas».

•   Obispo Clarence Mcclendon, TBN, Praise-A-Thon, marzo 29, 2004: «Algunos de ustedes están luchando con esa deuda en una tarjeta de crédito que no pueden pagar.  Dios me habló expresamente en mi espíritu, y me dijo que usted debía tomar esa tarjeta de crédito, y con ella sembrar una semilla, la mayor que pueda, que en 30 días, Él va a tomar control de esa tarjeta y va a quedar libre de deudas...  Ponga a Jesús en esta tarjeta de crédito y haga su compromiso».

•   Steve Munsey, Daystar Share-A-Thon, marzo, 6, 2004: «Vaya al teléfono, marque el número que aparece en la pantalla lo más rápido que pueda.  Dé 50 dólares mensuales por diez meses que Dios va a hacer un milagro ahora mismo...  Siento al Espíritu Santo...  No se trata de ‘abracadabra’, sino de las palabras del propio Dios...  He venido a Dallas y a Daystar con estas palabras de Dios...  Dios está hablando por medio de mí para que le ordene a las personas que den cinco mil dólares».

•   Benny Hinn, Este es tu día, octubre 28 de 1999: «Un hombre me dijo: ‘¿Cuánto debo sembrar?’  Y mi respuesta fue: ‘¿Cuánto quiere usted cosechar?’  Si tiene una deuda muy grande, siembre una semilla grande.  ¡Esa es exactamente la forma como se hace!»

•   John Avanzini, Teletón en LeSEA, otoño de 2003: «Jesús manejaba grandes sumas de dinero, porque tenía un tesorero que era un ladrón.  Ahora, ¿cree usted que un ministerio va a tener un tesorero que además es ladrón, sólo para que administre unos pocos centavos?  Es obvio que este ministerio manejaba grandes sumas de dinero porque Judas estaba robando».

Los objetos ungidos

Hay iglesias que usan la sangre de Cristo para ahuyentar a los demonios, a pesar de que la Biblia dice que la sangre de Jesucristo nos limpia de pecado: “...Y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (1 Jn. 1:7b).  “En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia” (Ef. 1:7).
Venden aceite ungido y pañuelos ungidos, cuando la Biblia sólo habla de ungir con aceite a los enfermos, porque en el Antiguo Testamento el aceite se usaba como medicina y servía para ungir a los enfermos, no para obtener dinero.

Rocían sal por las esquinas de la casa y sobre las ofrendas, aunque eso realmente es brujería.  Supuestamente se basan en el versículo que dice: “Y sazonarás con sal toda ofrenda que presentes, y no harás que falte jamás de tu ofrenda la sal del pacto de tu Dios; en toda ofrenda tuya ofrecerás sal” (Lv. 2:13).

En Estados Unidos estos engañadores son cada vez más desvergonzados.  El ministerio cristiano Inner-City Christian Discernment informa que el pastor Rod Parsley le envía cartas a sus fieles en las cuales asegura que personas que han sembrado la “semilla de fe”, han sido sanadas milagrosamente, hasta de sida.  No obstante, no ofrece nombre, ni documentación alguna sobre estos cuentos.

Rod Parsley espera que usted crea que una simple espada barata puede ser ungida con el Espíritu Santo, y que el Espíritu puede ser pasado a cualquiera, si le dona mil dólares a su ministerio.  Dice en su página de internet: «...La espada, con el símbolo de la cruz de Cristo grabada en la hoja y en el mango, le será presentada a usted cuando se una como un ‘Portador de Armas’ con su regalo de mil dólares o más.  Además, cuando se convierte en mi ‘Portador de Armas’...  Será un invitado especial en mis reuniones y en otros eventos del ministerio, recibirá una línea directa para que deje sus peticiones de oración, así yo estaré orando por sus principales necesidades, además que será inscrito como un ‘Compañero Avanzado del Pacto’ y recibirá asimismo los muchos beneficios especiales de esta sociedad.  Pero lo más importante, esta espada representa la unción que Dios ha puesto sobre mi vida, una unción que será impartida a usted cuando le comisione como mi ‘Portador de Armas’ y le envíe esta increíble espada».

Y sigue diciendo en otro lugar en su página de internet: «¡Más poderoso... Más audaz... Más bendecido...  Y más Victorioso!...  Dios le ha declarado al pastor Rod Parsley que su círculo íntimo espiritual de guerreros, ‘Los Compañeros del Pacto Avanzado’, experimentarán unción y bendición como nunca antes.  ¡Es el pacto del capítulo 54 de Isaías!  ¡Por lo tanto renueve su pacto santo como un ‘Compañero Avanzado’ hoy!  Esta espada simboliza la unción del Espíritu Santo que el pastor Parsley le impartirá».

La teleevangelista Marilyn Hickey vende a diez dólares, unas bandas rojas de caucho para que las personas se las pongan en la muñeca por siete días y reciban bendiciones.  También vende aceite para la unción, harina de maíz milagrosa, paños de oración, estrellas de Navidad y una estatua ungida del arca del pacto.  En el pasado ha vendido monedas de a centavo benditas, semillas milagrosas de zanahoria y paños ungidos mágicos para la sanidad.
Morris Cerullo por su parte transfiere “una doble porción” de una extraña e inexplicable unción, por medio de un manto que les envía a los fieles, claro está, después que recibe una doble porción de dinero de “la semilla de fe” para su ministerio.

Robert Tilton en su programa Success in Life (Éxito en la vida), promete milagros innumerables y bendiciones de Dios, y asegura que usted puede curarse “por fe”, si le envía “un voto de mil dólares a su ministerio”.  Si lo hace se verá libre de cáncer, enfisema, dolores de cabeza, problemas con sus tarjetas de crédito, si necesita un auto, si es alcohólico, un divorcio, el problema que sea, sólo tiene que enviar los mil dólares y su “fe” le solucionará cualquier problema.

El ministerio de Joyce Meyer vende una dieta milagrosa.
La cadena de televisión “cristiana” Trinity Broadcasting Network vende aceite bendito.
El pastor C. Peter Wagner, del ministerio cristiano Inner-City Christian Discernment, informa de personas en Argentina que aseguran que perdieron grandes cantidades de peso en “cruzadas evangélicas”, que les salió cabello, o que les fueron calzados los dientes, añadiendo que no se tiene documentación alguna que demuestre estos hechos.  La lista es prácticamente interminable.  Sin embargo, menciono estos casos aislados para advertirlo de lo que está ocurriendo.

Entre los hispanoamericanos, la más popular con esto de los milagros y que más éxito tiene al respecto, es la Iglesia Universal del Reino de Dios o Pare de Sufrir.  Si bien en su proclamación oficial se reconocen como una iglesia evangélica, que sigue y predica las enseñanzas fundamentales emanadas de la Reforma, son muchas las diferencias que la apartan de la iglesia protestante.  A continuación mencionaré algunos de los “objetos ungidos” que tienen para la venta:

•   Rosa bendita ungida.  Roja para cuestiones de salud, amarilla para la prosperidad y blanca para asuntos sentimentales.
•   Aceite bendito ungido.
•   Alianza bendita ungida.
•   Semillas benditas ungidas.
•   Agua del río Jordán.
•   Arena de la playa del mar de Galilea.
•   Aceite del monte de los Olivos.
•   Vara de Jacob.
•   Pan bendito para asegurar la salud del cuerpo y el espíritu y también la prosperidad económica.
•   Agua que bendicen a través de la radio o la televisión.  Aseguran que todas las cosas bendecidas en las reuniones, cuando se llevan a la casa, transportan la presencia de Dios para bendecir.
•   Reparten trozos del “manto de Jesús”.
•   Paquetes con sal.
•   Algodón bendito.
•   Rosa de Sarón.
•   Lodo del mar Muerto.
•   Fotografías de familiares ungidas con aceites santos y elevadas delante de Dios en actitud intercesora para obtener favores.
•   Trozos de la tumba de Jesús.
•   Pedazos de la cruz de Jesús.

Una iglesia similar y con el mismo nombre, también opera en África y en muchísimos otros países más.  En África los líderes aseguran que tienen poder para curar el sida y todo tipo de enfermedades.  Aseguran igualmente que pueden proporcionar riquezas y poder.  Durante las ceremonias que se llevan a cabo, se realizan imposiciones de manos violentas, toman a la persona por el cuello y la sacuden con violencia con el propósito de expulsar a los demonios causantes de las enfermedades.

Este tipo de exorcismo se lleva a cabo entre varias personas.  Durante el exorcismo pronuncian imprecaciones contra Satanás.  Al finalizar la ceremonia, ofrecen bendiciones en función del poder adquisitivo de cada asistente.  Entre mayor es el dinero con que se contribuye, mayores son las bendiciones.  Luego venden paquetes con algodón que se supone que al frotarlo cura las enfermedades.

En las reuniones dominicales generalmente, los pastores acostumbran a abrir una Biblia enorme, la ponen en el suelo y uno de los co-pastores pone sobre ella un montón de sobres blancos.  Luego dice por ejemplo: «Esto es solo para aquellos que tienen fe, si usted no tiene fe, por favor no participe en esto.  Lo que hay aquí son sobres blancos, y voy a bendecirlos.  Quiero que coloque en su interior, no 20 dólares, ni 50 ni 100.  Quiero que ponga 500.  Le aseguro que si lo hace, el Señor le bendecirá y le dará cien por uno.  Quizá ese sea todo el dinero que tiene para comer este mes, quizá está sin trabajo, pero no importa, hágalo por fe y le prometo que el Señor se lo devolverá multiplicado cien veces».

Hasta afirman por radio y televisión, que si uno coloca un vaso de agua en el momento en que el pastor está realizando la audición radial y luego se toma esa agua, se liberará de todo dolor y aflicción.
Lo más increíble es ver a cientos de personas acercándose para “invertir” su dinero en tal empresa.  Asombra ver la respuesta tan masiva.  Aparte de eso, piden la ofrenda y diezmos como algo muy distinto y hasta identifican a los que diezman entre los demás.  Después anuncian la venta de cassettes, videos y CDs con canciones y oraciones.  Luego participan de la santa cena y aunque la hacen con el pan, al celebrarla se predica la transubstanciación, ¡dan a entender que el vino y el pan, literalmente se convierten en la sangre y carne de Cristo!

Al concluir, proceden a bendecir rosas, saquitos con sal, algodones y otras rarezas y siguen los ungimientos con aceite al final, para todos los que quieran.  En el salón de una de estas iglesias, tienen a la entrada un panel lleno de fotos, en donde se puede observar al equipo pastoral en diferentes lugares de la Tierra Santa, bendiciendo un “manto sagrado de Jesús”.  En el centro se puede leer en un cartel, «PUEDEN VENIR A TOCAR EL MANTO SAGRADO DE JESÚS».

Peter Popoff

Peter Popoff es un teleevangelista nacido en 1946, quien ha pasado la mayor parte de su vida adulta asegurando que puede curar las dolencias físicas mediante el uso de la fe.  La sede de su ministerio se encuentra en Upland, California, y opera en base a donaciones.  Su ministerio fue ampliamente popular en la década de 1980, pero en 1987 se declaró en bancarrota cuando la verdad de “sus milagros” fue puesta al descubierto por James Randi en el programa de televisión nacional de Johnny Carson.

Durante sus cruzadas evangélicas, Popoff describía en forma exacta el nombre, dirección y enfermedad específica de los miembros de su audiencia, una hazaña que era considerada como una revelación directa de Dios.  No obstante, todos estos reclamos fueron desprestigiados cuando James Randi y su asistente Steve Shaw, se dedicaron a asistir durante meses a las cruzadas de Popoff a través de la nación.  Fue entonces cuando descubrieron que Popoff se colocaba un audífono dentro del oído y que su esposa Elizabeth Popoff, y sus ayudantes Volmer Thrane, hermano de su gerente, Nancy Thrane y Reeford Sherrill, recolectaban información de las personas allí reunidas y luego se la trasmitían a Popoff a través del audífono.  Después que los videos de todo este montaje fueran presentados en el programa de Johnny Carson, la popularidad y audiencia de Popoff declinó en gran manera y su ministerio se declaró en bancarrota en 1987.

James Randi, fundador de James Randi Educational Foundation, cuya dirección de internet es www.randi.org, dice textualmente en su página: «Un millón de dólares está esperando al individuo que pueda probar, en un escenario controlado, que posee poderes sobrenaturales».  No es necesario decir que hasta este momento nadie ha cobrado el premio, a pesar de nuestros famosos teleevangelistas, quienes no sólo aseguran hacer curaciones milagrosas, sino que algunos hasta se han atrevido a decir que han resucitado muertos.
Tal como Randi explicó, él originalmente presentó toda su investigación sobre “Los Sanadores de Fe” ante la oficina de la Fiscalía General de Estados Unidos, pero nunca le respondieron.  Fue así como Randi, recurrió a su amigo personal Johnny Carson, para que invitara a Popoff a su programa y le pidiera que explicara cómo tenía lugar el “milagro” de la revelación.

Cuando Popoff se vio confrontado con las pruebas filmadas en video, negó todo en principio, asegurando que habían utilizado a una actriz y la habían maquillado para que luciera como su esposa.  Sin embargo, conforme la presión de los medios noticiosos aumentó, el día tercero admitió, la existencia del aparato de radio en su oído asegurando que eso no era nada, que todos sabían que usaba ese micrófono en el oído.  Añadiendo: «Lo que pasa es que mi esposa de vez en cuando me da el nombre de una persona que necesita oraciones en especial».  Sin embargo, inicialmente gritó a voz en cuello que toda la información se le revelaba el propio Dios.

En sus cruzadas las personas llegaban en sillas de ruedas y se levantaban en forma dramática caminando sin apoyo alguno.  Éstas eran sus sanidades más increíbles, pero lo que los miembros de la audiencia y los televidentes ignoraban, era que los supuestos inválidos que estaban allí habían sido contratados por el propio Popoff y que podían caminar muy bien.  También se dedicaba a recoger donaciones para enviarlas supuestamente a la Unión Soviética, lo cual se demostró ampliamente que era un fraude.

Pese a todo, lo increíble es que el señor Popoff está de regreso en la televisión nacional de Estados Unidos, realizando sus cruzadas en las cuales hace supuestos milagros al imponer las manos.  Desde que reapareciera en televisión, han habido varias denuncias sobre las sumas millonarias que Popoff recibe de donaciones.

Un informe reciente del canal de televisión WDAF-TV afiliado a la Fox, en la ciudad de Kansas, reveló que el salario de Popoff en el 2004 fue de más de 500 mil dólares y que sus bienes activos incluyen un Porsche convertible avaluado en cien mil dólares.  Algunos están urgiendo a esos que le han donado dinero a Popoff en espera de un milagro que nunca llegó, que lo denuncien ante el fiscal general de su estado.

También está vendiendo actualmente paquetes de “Agua Milagrosa” a los televidentes.  Según él, el agua soluciona todos los problemas físicos y financieros.  Pero el agua milagrosa es sólo el principio, porque una vez que usted se encuentra en la lista de correo de Popoff recibirá carta tras carta, en la que pide más y más dinero, a cambio de milagros.

Una de las cartas llega acompañada con una pequeña bolsita de “oraciones benditas” y sal del mar Muerto.  Las instrucciones dicen que se debe comer la sal por un período de tres días, luego enviarle 27 dólares.  El programa de televisión 20/20 contrató a un laboratorio para que examinara la sal y los resultados fueron, «que la sal no tenía semejanza alguna con la sal del mar Muerto, sino que portaba todas las características químicas de la sal de mesa regular».

Las cartas de Popoff también van acompañadas de un pedazo de guirnalda dorada, tal como la que se coloca en los árboles de navidad, a lo que él llama «la pulsera de bendiciones de oro y plata» y una hoja de papel cortada en pedazos, para que escriba sus peticiones en cada pedazo y se los envíe, y así él los colocará en una lista de oración.  La carta concluye diciendo: «Dios está pidiendo que devuelva sus peticiones con una ofrenda de obediencia de 200 dólares».

Mientras todos esos objetos nos pueden parecer extraños, son muy efectivos para atraer a fieles desesperados.  La señora Bercier contó que hizo un gran sacrificio en su presupuesto y le envió a Popoff 500 dólares, y son incontables los que cuentan la misma historia.  Esta señora dice que ignoraba el pasado de Popoff y que le dio el dinero porque le prometió “que iba a sanar a sus dos hijos”, lo cual obviamente no ocurrió.
De hecho, las donaciones al ministerio de Popoff ascendieron de 9.600.000 dólares en el año 2003, a 23 millones en el 2005.  Vendió su casa en California por dos millones de dólares y en meses recientes además del Porsche, también anda conduciendo un Mercedes.

En el año 2005, su esposa y él recibieron un salario combinado de más de un millón de dólares y dos de sus hijos quienes también están incluidos en la nómina recibieron 180 mil dólares anuales cada uno.

En febrero de 2007, el programa de televisión Inside Edition expuso a la luz sus supuestas sanidades con el “Agua Milagrosa”.  En el show se presentaron porciones de sus programas de televisión en los que aparecía “sanando a enfermos” en una forma idéntica al método que usaba en la década de 1980, antes que James Randi lo pusiera al descubierto.  La investigación llevada a cabo por Matt Meagher incluía porciones del programa de Johnny Carson, una entrevista con Randi, y la entrevista que trató de hacerle Inside Edition.

Cuando el señor Meagher lo confrontó y le preguntó de dónde había sacado los 100.000 dólares para comprar su Porsche plateado, dándole la espalda a la cámara Popoff cerró violentamente la puerta del auto golpeando a Meagher.  Al preguntarle cómo era posible que le hubiera quitado miles de dólares a un matrimonio desesperado, Popoff se rehusó a responder y se negó a ser entrevistado.  La entrevista concluyó con estas palabras de Randi: «El engaño y el fraude es su profesión, eso es lo que hace mejor.  Es muy bueno para esto, y es obvio que ha regresado».

Sí, Popoff regresó después de casi 20 años.  Nuevamente se encuentra realizando milagros, y esquilando a los pobres incautos.  Su programa se trasmite a través de siete compañías de cable en Estados Unidos, 23 veces a la semana.

Steve Munsey

     Otro de los grandes artistas del engaño y el fraude es Steve Munsey.  En 1998, cuando Israel celebró su quincuagésimo aniversario, el ave de rapiña de Munsey aprovechó esa fecha en favor de la cadena “cristiana” de televisión LeSEA para explotar el evento.  Aseguraba que como se habían cumplido 50 años, y cada 50 años el Señor había decretado un año de jubileo, el tiempo en que debían devolverse las tierras a sus propietarios originales, en que se cancelaban las deudas financieras y Dios bendecía a su pueblo con riqueza, los cristianos no debían perder esta oportunidad para ser bendecidos por Dios.  Por lo tanto, debían enviar su semilla de fe a LeSEA, para que Dios a su vez los bendijera con riquezas ilimitadas.

En una campaña en la Trinity Broadcasting Network el 2 de noviembre de 1999 dijo, que si usted se comprometía a donarle dos mil dólares a la TBN, por la celebración del milenio, Dios no sólo le devolvería los dos mil dólares antes del año 2000, sino que lo dejaría totalmente libre de deudas, y que igualmente toda su familia sería salva en ese año.
En enero del año 2000, hubo nuevamente otro Teletón en LeSEA, ¿y sabe lo que dijo Steve Munsey en esta ocasión?  ¡Nada más y nada menos, que el Papa de la Iglesia Católica había declarado que el año del jubileo era el 2000, y que a partir de ese año, la Iglesia no volverá a estar en pobreza!  Añadiendo Munsey: «Bueno, si el Papa lo declaró debe ser cierto».  Y una vez más aprovechó la ocasión para decir que Dios le había hablado directamente y que iba a bendecir a su pueblo con vastas riquezas también ese séptimo milenio, pero la única forma de recibir el milagro, era enviando 7 dólares por 70 a LeSEA!  En total 490 dólares.  Tan pronto lo hicieran podía esperar su milagro en cosa de días.  Afortunadamente “Dios le reveló” otras formas para poder ganar, porque también podían enviar 49 dólares por diez meses, o 70 por siete meses, ya que esa combinación eran los números de suerte que Dios le había confiado a Munsey para comprar su milagro.

¡Usted ni siquiera puede imaginar los secretos que Dios le ha revelado a Steve Munsey!  ¿Se imagina lo que ideó para sacar provecho del ataque terrorista ocurrido el 11 de septiembre de 2001 y recaudar dinero para Daystar durante su Teletón?  Bueno, según él, el Señor Jesucristo nació el 11 de septiembre del año 3, antes de la era cristiana, y como Satanás odia tanto esa fecha, hizo que los ataques terroristas tuvieran lugar el 9 de septiembre de 2001, para que así la atención de las personas se apartara de las bendiciones que Dios había determinado otorgarle a su pueblo en los siguientes meses, durante la primavera de 2002.  Y añadió: «¡Dios está determinado a tocar sus negocios, sus finanzas, sus hijos y su salud en los meses venideros si está dispuesto a sembrar ‘su semilla’, a sembrar su dinero en el fértil territorio de Daystar TV ahora mismo!  Habrá una bendición doble para todos los que contribuyan a Daystar en este año de completa renovación, porque en el año 2001, en la temporada de expiación, en los meses de septiembre y octubre comenzó el séptimo milenio desde la creación y fue también el comienzo del tercer milenio desde el nacimiento de Cristo».

Por favor, note que esta es la segunda vez que Munsey ha cambiado la fecha del comienzo del séptimo milenio, sólo para continuar usando esto como un medio para recaudar dinero en sus teletones.
Ahora, según Steve, realmente no sabemos cuándo Dios comenzó el séptimo milenio, pero Satanás seguramente marcó su comienzo el 11 de septiembre para imprimirle su sello perverso.  Por lo tanto, como apenas estábamos entrando en el nuevo milenio, la teleaudiencia debía comprometerse a dar 37 dólares mensuales por 12 meses para aprovechar esta oportunidad.  Note como juega con los números para lograr sus propósitos.
Dios le dijo a Steve Munsey que llenara seis tinajas grandes de piedra con agua y luego colocara en su interior peticiones de oración, estos recipientes representan el primer milagro de Cristo, cuando transformó el agua en vino en las bodas de Caná.  Como según Juan 2:1 este milagro tuvo lugar en el tercer día, a la conclusión de su programa, durante la oración, Munsey hacía añicos las tinajas para “liberar la doble porción de bendiciones” para esos que eran obedientes y daban sus donaciones a Daystar.

Como esta treta resultó tan provechosa, ahora Steve Munsey entra en una pileta plástica llena con peticiones, además de suciedades que representan las cargas y presiones de todos.  Luego de gritar y gesticular en forma frenética dentro de la pileta, reclamando y exigiendo las bendiciones de Dios, libera el agua para que las personas sean bendecidas y liberadas de sus cargas y tribulaciones.

Mi oración es que Dios levante a hombres verdaderamente preocupados por el rebaño, en lugar de esos que sólo procuran el enriquecimiento personal.  Quiero dar gracias a Dios por todos esos que se atreven a hablar en contra del engaño en la iglesia, tal como lo hiciera Pablo cuando dijo: “Por tanto, yo os protesto en el día de hoy, que estoy limpio de la sangre de todos; porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios.  Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.  Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño.  Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos.  Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno” (Hch. 20:26-31).

volver arriba