Menu

Escuche Radio América

Breve reseña del texto bíblico

Esta reseña del texto bíblico no será un ejercicio de diplomacia con palabras edulcoradas ni fingidas, muy del gusto de los apóstatas e hipócritas que pueblan púlpitos, seminarios e institutos bíblicos, que nunca señalan a los lobos que se introducen entre el rebaño, "para no alterar la paz en medio de los hermanos", es decir, para salvaguardar su bolsillo y posición entre la élite de eruditos infieles, que una vez se infiltraron y hoy copan iglesias, denominaciones y centros de estudio evangélicos, otrora fieles, pero que hoy sirven noche y día a Satanás

Este trabajo apunta a identificar a aquellos falsos creyentes o a cristianos tibios y cobardes que nunca levantarán la voz en defensa de la verdad del evangelio aunque sus vidas dependieran de eso. Se dedica este breve ensayo al remanente fiel de la iglesia de Cristo el Señor, con la admonición que encontramos en Apocalipsis 2:7, 11: "El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias".Para la gran masa apóstata, en cambio, dejamos este otro versículo: "Mas el que ignora, ignore" (1 Co. 14:38).

La Biblia promete su propia preservación: "Las palabras de Jehová, palabras limpias; plata refinada en horno de tierra, purificada siete veces. Tú, Jehová, los guardarás; guárdalos para siempre de aquesta generación" (Sal. 12:6, 7).

"El cielo y la tierra pasarán, mas mis palabras no pasarán" (Mt. 24:35).

"Sécase la hierba, cáese la flor: mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre" (Is. 40:8).

"Toda escritura es inspirada divinamente y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, para que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente instruído para toda buena obra" (2 Ti. 3:16, 17).

Los textos arriba citados nos muestran que Dios está vivo y activamente involucrado en la preservación de su palabra, la Santa Biblia. La doctrina de la preservación providencial de las Sagradas Escrituras, además de estar enunciada en la misma palabra, es un corolario indispensable a la de la inspiración divina de la misma, tal como lo expresa el último texto dado, ya que a la par de afirmar que la palabra de Dios vino por voluntad del Señor, dice abiertamente que Timoteo tuvo acceso a esas mismas Escrituras. ¿Y a cuáles Escrituras se refiere específicamente este texto? Ciertamente al Antiguo Testamento, aunque de seguro también a varios libros del Nuevo Testamento, al menos a aquellos que hasta entonces habían sido revelados. Ahora bien en lo que respecta al Antiguo Testamento se trataba no ya de los manuscritos originales sino a copias que distaban cuatro siglos de esos originales como mínimo. Sin embargo, el Espíritu Santo por medio de Pablo dice que dichas copias son PALABRAS DE DIOS. Asimismo, en Lucas 4:15-21 Jesús leyó en la sinagoga de Nazaret un pasaje mesiánico de Isaías 61:1, 2a poniendo el sello de su autoridad infalible sobre la autenticidad y preservación de este texto. Es notable además que el Señor Jesucristo a pesar de acusar a fariseos, saduceos, escribas y sacerdotes de invalidar la ley de Dios con sus tradiciones y de enseñar como doctrina mandamientos de hombres, nunca puso en duda que los manuscritos que entonces habían eran Palabra de Dios, perfectamente preservada ni que aquellos hubieran sido alterados ni corrompidos de modo que el significado primigenio de ellos se perdiera. Vemos así que las escrituras del Antiguo Testamento fueron preservadas por Dios a través del sacerdocio levítico, el cuál a pesar de sus muchos pecados cumplió cabalmente con su misión encomendada. Al pasar al Nuevo Testamento se observa el cambio dispensacional del sacerdocio levítico al sacerdocio universal de todos los creyentes. Ahora Dios confía a todos los creyentes en Cristo la guarda y el cuidado de su Palabra. A continuación daremos un vistazo a la forma en que el texto bíblico fue transmitido desde el primer siglo hasta hoy.

La preservación de las escrituras a través de la iglesia fiel

El Nuevo Testamento fue escrito originalmente en griego ático koiné entre los años 40 y 96 DC. El tipo de idioma del que el Espíritu Santo se valió es el del uso diario, coloquial, como lo atestiguan los descubrimientos arqueológicos tales como los papiros de Oxirrhinco, hallados en Egipto. El koiné utiliza solo el 6 % del vocabulario griego clásico, usado por los poetas y filósofos helenos. Veremos más adelante cómo el texto adulterado y corrompido de los manuscritos de la familia alejandrina emplean este tipo de lenguaje.

Conectadas a la transmisión y preservación del Nuevo Testamento encontramos dos ciudades y dos tipos de texto: Antioquía de Siria y Alejandría, por lo tanto conviene que veamos que dice la Palabra de Dios respecto a ambas, para poder discernir de qué medios hizo uso el Señor para entregarnos su Libro.

La primer mención a Antioquía la encontramos en Hechos 6:5: "Y plugo el parecer á toda la multitud; y eligieron á Esteban, varón lleno de fe y de Espíritu Santo, y á Felipe, y á Prócoro, y á Nicanor, y á Timón, y á Parmenas y á Nicolás, prosélito de Antioquía". Hechos 11:19-21, 26: "Y los que habían sido esparcidos por causa de la tribulación que sobrevino en tiempo de Esteban, anduvieron hasta Fenicia, y Chipre, y Antioquía, no hablando a nadie la palabra sino sólo á los Judíos. Y de ellos había unos varones Chipriotas y Cirenenses, los cuales como entraron en Antioquía, hablaron á los Griegos, anunciando el evangelio del Señor Jesús. Y la mano del Señor era con ellos; y creyendo, gran numero se convirtió al Señor... Y conversaron todo un año allí con la iglesia, y enseñaron á mucha gente; y los discípulos fueron llamados Cristianos primeramente en Antioquía". Versículos 28 y 29: "Y levantándose uno de ellos, llamado Agabo, daba á entender por Espíritu, que había de haber una grande hambre en toda la tierra habitada: la cual hubo en tiempo de Claudio. Entonces los discípulos, cada uno conforme a lo que tenía, determinaron enviar subsidio á los hermanos que habitaban en Judea". Luego en Hechos 13:1-3 leemos: "Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y doctores: Bernabé, y Simón el que se llama Niger, y Lucio Cireneo, y Manahén, que había sido criado con Herodes el tetrarca, y Saulo. Ministrando, pues, estos al señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme á Bernabé y á Saulo para la obra para la cual los he llamado. Entonces habiendo ayunado y orado, y puesto las manos encima de ellos, despidiéronlos". Estas escrituras nos pintan a la iglesia local de Antioquía, fundada por discípulos que escapaban de la persecución en Judea, como una asamblea fiel, donde los creyentes fueron llamados "cristianos" por primera vez, que contaba con los primeros "doctores" o maestros de la doctrina apostólica, que también enviaba socorro material a los santos en tierra de Israel y de donde también salieron los primeros misioneros, Bernabé y Saulo. Todas estas características hacen a una iglesia fiel empeñada en cumplir la Gran Comisión de llevar el evangelio a los perdidos, ayudar a los hermanos en dificultades y edificar a sus miembros a través de maestros de la Palabra. También fue de Antioquía uno de los siete varones llenos del Espíritu Santo elegidos para servir las mesas de las viudas. Sin duda Dios confiaría a una iglesia así la transmisión y divulgación de su Palabra y es exactamente eso lo que encontramos en la historia posterior de Antioquía y toda su área de influencia en Asia Menor y Grecia. Debemos mencionar además, que por ser Palabra de Dios la Biblia está sujeta a constante ataque de parte de Satanás, enemigo del Señor y nuestro. Pasaremos a examinar ahora quiénes hicieron el trabajo sucio para el diablo, de corromper y contaminar la Escritura. Contrariamente a lo que hallamos en la Biblia respecto de Antioquía, las referencias a Alejandría son abrumadoramente negativas: Hechos 6:9: "Levantáronse entonces unos de la sinagoga que se llama de los Libertinos, y Cireneos, y Alejandrinos, y de los de Cilicia, y de Asia, disputando con Esteban". Más adelante leemos en Hechos 18: 24-27: "Llega entonces á Efeso un Judío, llamado Apolos, natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en las Escrituras. Este era instruído en el camino del Señor, y ferviente de espíritu, hablaba y enseñaba diligentemente las cosas que son del Señor, enseñado solamente en el bautismo de Juan. Y comenzó á hablar confiadamente en la sinagoga; al cual como oyeron Priscila y Aquila, le tomaron y le declararon más particularmente el camino de Dios". Luego en Hechos 27:6 y 28:11 están las dos últimas referencias del Espíritu Santo a Alejandría: "Y hallando allí el centurión una nave Alejandrina que navegaba á Italia, nos puso en ella... Así que, pasados tres meses, navegamos en una nave Alejandrina que había invernado en la isla, la cual tenía por enseña á Cástor y Pólux". De los cuatro pasajes analizados se ven claramente tres referencias adversas y una neutral a la ciudad de Alejandría y a personas o cosas relacionadas con ella. Ello es así, dado que Egipto, en cuyo territorio está ubicada esta metrópoli, es presentado en la Biblia como tipo del mundo, de donde Dios sacó a Su pueblo y a Su Hijo. Egipto fue durante gran parte de su historia tropiezo a Israel y lugar de su esclavitud por 400 años, habiéndole prohibido el Señor regresar allí. De Alejandría eran los que disputaban con Esteban, contradiciendo la verdad del evangelio. También eran alejandrinas las naves que llevaron a Pablo prisionero a Roma. Sólo en lo relacionado con Apolos vemos una alusión neutral a Alejandría, si bien éste necesitó que Priscila y Aquila le pusieran al día sobre el camino del Señor. Resultaría no solo muy extraño sino contrario a la naturaleza y carácter de Dios que Él confiara el cuidado de su Palabra a gente proveniente de un lugar que representa al reino de Satanás (de lo cuál no se sigue que sus habitantes no pudieran ser salvos ni servir y honrar a Dios) y que dicho lugar preservara para las futuras generaciones la Palabra de Dios en su prístina pureza. La historia de la Iglesia y de la transmisión manuscrita del texto bíblico demuestran acabadamente que la preservación de las Escrituras se concentró primordialmente en la región oriental del Imperio Romano, más tarde llamado Bizantino, lo cuál cuadra muy bien con la lógica de la fe, ya que la mayoría de los libros del Nuevo Testamento fue escrita allí o bien dirigida a iglesias locales o individuos residentes allí. Estas dos ciudades o regiones representan dos líneas diferentes de transmisión textual, la del llamado TEXTUS RECEPTUS de extracción sirio-bizantina que representa entre el 90 y 95% de los testigos griegos existentes y el TEXTO CRÍTICOde origen alejandrino con entre el 5 y 10% de los manuscritos restantes. La escasez de apoyo manuscrito para este último texto no detiene a los críticos en su adhesión demencial a un tipo textual adulterado, herético y manifiestamente falso, por cuanto refleja muy bien sus propias posiciones teológicas.

Línea de transmisión del texto fiel

Antioquía de Siria y su área de influencia fue el instrumento escogido por Dios para transmitir y guardar su Palabra en lo que al Nuevo Testamento se refiere. De los 5.300 manuscritos griegos que llegaron hasta nosotros, 9 de cada 10 dan testimonio del texto fiel. Aquellos grupos de cristianos bíblicos encargados de la difusión y conservación del texto original inspirado son conocidos por diferentes nombres sectarios, a menudo dados por sus enemigos y perseguidores, tales como los valdenses de la región del Piamonte y Saboya en el norte de Italia y del Vaudois en el sur de Francia. Estos discípulos prepararon una traducción fidedigna de las Escrituras conocida como VETUS ITALA ya en el 2º siglo DC. Dicha versión concuerda con el texto mayoritario de extracción bizantina y siendo volcada posteriormente a los idiomas vernáculos durante la Edad Media, dio origen a las Biblias de la Reforma Protestante del siglo XVI, ya que tanto en alemán como en francés se realizaron traducciones tales como la Tepl que sirvió de base a la de Lutero y la de Olivetan, quien fuera pariente de Calvino. Otros creyentes utilizados por el Señor para este cometido fueron los Albigenses, que actuaron mayormente en el mediodía francés y norte de España hasta ser exterminados por la iglesia prostituta de Roma, los cátaros y bogomiles en los Balcanes, los donatistas y novacianos en el norte de Africa, la iglesia céltica en las islas británicas, los petrobrusianos en Francia e Italia, etc. También en el Oriente levantó Dios siervos que copiaron y esparcieron la Palabra con riesgo de sus vidas. Varios de ellos salieron de la iglesia ramera griega, hermana de la católica romana. Hermanos como estos produjeron la Biblia SIRIACA PESHITTA durante el siglo II DC y la Biblia armenia a principios del siglo IV DC, las cuáles también guardan estrecha conformidad con el texto mayoritario bizantino. Otra antigua traducción es la gótica de Ulfilas, en el siglo IV, usada para evangelizar a los godos, la cuál no solo es la primer versión bíblica en idioma germánico, sino también la primer obra literaria compuesta en ese lenguaje de la que hoy disponemos. Por supuesto, esta traducción se basa en el texto fiel. Otro importante testimonio a favor de la autenticidad de este texto son las citas patrísticas, es decir, aquellas que se encuentran en obras escritas por los mal llamados "padres de la iglesia" (la Iglesia no tiene padres, sino un Esposo, el Señor Jesucristo). Estos personajes, a pesar de ser en muchísimos casos terribles herejes en camino al infierno, atestiguan la antigüedad y veracidad del texto original inspirado, ya que por hallarse en la inmensa mayoría de los manuscritos disponibles, debían citarlo de continuo. Se dice que de haberse perdido todas las copias del Nuevo Testamento griego, se lo hubiera podido reconstruir totalmente a partir de esas citas. Aquí observamos el extremo cuidado de Dios por su Palabra, dado que la preservación del registro bíblico descansa sobre 3 columnas:

 • El 90-95% de los 5.300 manuscritos griegos existentes.

• Las más antiguas versiones y traducciones.

• Citas patrísticas abrumadoramente favorables.

 Por lo tanto podemos tener plena certeza de contar con la Palabra de Dios en su entereza debido a este triple testimonio y sabemos que "Cordón de tres dobleces no presto se rompe" (Ec. 4:12b). Así como Dios por su Espíritu guió a la Iglesia en la formación del canon bíblico, también por el mismo Espíritu llevó a sus hijos a seguir el texto verdadero y desechar las falsificaciones introducidas encubiertamente por Satanás y sus secuaces, concluyendo pues que la Iglesia fiel es la depositaria y transmisora del texto fiel a través del sacerdocio universal de todos los creyentes en Cristo. Si este texto fiel se perdiera sin dejar rastro de sí en versiones ni citas patrísticas, la iglesia de Dios quedaría sin autoridad final ni guía infalible en cuanto a fe y práctica y por ende los propósitos del Señor se frustrarían. Pero a Dios gracias, sus promesas no fallan porque: "Para siempre, oh Jehová, permanece tu palabra en los cielos. Por generación y generación es tu verdad" (Sal. 119:89-90a). Amén y amén.

Un paso muy trascendental en la preservación del texto bíblico fue la invención de la imprenta en el siglo XIV, lo cuál fijó el texto para siempre evitando la introducción de más variantes. La Reforma Protestante también representó un avance muy significativo e importante, ya que volvió a poner al texto fiel en manos del pueblo. Las Biblias reformadas se basaron sin excepción en el texto hebreo masorético para el Antiguo Testamento y en el texto bizantino, más tarde llamado Textus Receptus para el Nuevo Testamento. A partir del siglo XVI se genera un adelanto sin precedente en las ciencias bíblicas, tales como la teología, la hermenéutica, la exegética, el estudio de los idiomas originales y con ello el surgimiento de una erudición genuinamente bíblica en oposición al escolasticismo romanista, seco y estéril. La Reforma estimuló además el gran movimiento misionero de los siglos XVII y XVIII, el más importante de la historia y que llevara el conocimiento del Dios verdadero y su Palabra a los confines de la tierra, dando inicio al período de Filadelfia, que duraría hasta principios del siglo XX. Aún hoy, en plena era de Laodicea, disfrutamos de algunas bendiciones otorgadas por Dios a su pueblo en su hora más fiel. Ahora pasaremos a considerar el texto que Satanás introdujo como levadura y que produciría un fruto totalmente distinto al anterior.

La corrupción del texto bíblico por herejes

Satanás fue el primer crítico y corruptor de la palabra de Dios. Leemos en Génesis 3:1-5: "Empero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo á la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: no comáis de todo árbol del huerto? Y la mujer respondió á la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto comemos; mas del fruto del árbol que esta en medio del huerto dijo Dios: no comeréis de él, ni le tocaréis, porque no muráis. Entonces la serpiente dijo á la mujer: no moriréis; mas sabe Dios que el día que comiereis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como dioses sabiendo el bien y el mal".Este pasaje nos muestra a Satanás no sólo como pervertidor de la Palabra de Dios y tentador, sino también como padre de la mentira (Jn. 8:44). Vemos en primer lugar que sembró la duda en la mujer, "¿Conque Dios os ha dicho…?"Con esto consiguió ablandar sus defensas y hacer su primer discípula en el oficio de torcer y mutilar la Palabra de Dios. Así Eva también corrigió la declaración del Señor tal como el diablo antes al extender la prohibición de comer a todo árbol del huerto, agregando al mandamiento divino "ni le tocaréis" y reduciendo la gravedad de quebrantarlo a un mero "porque no muráis". Entonces quedó preparada para el asalto final del enemigo: "no moriréis".Ahora Satanás puede contradecir abiertamente los dichos de Dios. Lo que sigue a esto, en cambio, es rigurosamente cierto, porque al comer del fruto prohibido:

• Sus ojos fueron abiertos.

• Fueron como dioses.

• Conocieron el bien y el mal.

De las cuatro declaraciones de la serpiente, tres, es decir el 75% de ellas fueron ciertas. Todo el problema residía en el 25% restante que era falso. Este ha sido el modus operandi del diablo y los suyos a lo largo de la historia, mezclando la mentira con verdades de todos conocidas, lo cuál la hace doblemente peligrosa. De igual manera han procedido sus "hijos espirituales", los críticos bíblicos, que han hecho de la adulteración de la Palabra de Dios su "llamado" y "ministerio". De ahí que muchos creyentes tal vez sinceros, pero sinceramente engañados aceptan dócilmente cualquier basura que diga SANTA BIBLIA en la tapa si contiene suficiente verdad escritural sin importar todo el veneno que esconda en medio de la "leche espiritual, sin engaño" (1 P. 2:1).

Cuatro mil años después de su éxito inicial con Eva, Satanás tentó a la Palabra Encarnada en el desierto, aunque con resultados completamente diferentes a los de su tentación a nuestros primeros padres. Leemos en Mateo 4:3-7: "Y llegándose á él el tentador, dijo: si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se hagan pan. Mas él respondiendo, dijo: Escrito está: No con solo el pan vivirá el hombre, mas con toda palabra que sale de la boca de Dios. Entonces el diablo le pasa á la santa ciudad, y le pone sobre las almenas del templo, y le dice: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; que escrito está: á sus ángeles mandara por ti, y te alzarán en las manos, para que nunca tropieces con tu pie en piedra. Jesús le dijo: Escrito está además: No tentarás al Señor tu Dios". Una vez más, el diablo aplica el mismo procedimiento que en el huerto de Edén. En dos ocasiones pone en duda la filiación divina del Señor Jesucristo con un "si eres Hijo de Dios" y en ambas el Señor le responde con la Palabra, venciendo así sus ataques. Vemos también que Satanás se ve obligado a citar las Escrituras (y lo hace correctamente, pero haciendo una falsa interpretación) y recibe la reprensión de Jesús: "Escrito está además: No tentarás al Señor tu Dios". La importantísima lección que Cristo nos da en este pasaje es que ante la tentación debemos ponernos a buen resguardo del diablo resistiéndolo con la Palabra de Dios, tal como Él la dio, sin enmiendas ni revisiones y así conseguiremos ponerlo en fuga (Stg. 4:7), recordando que el Señor fue "Tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado" y "porque en cuanto el mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados" (He. 4:15b, 2:18).

Ahora pasaremos a examinar de qué medios y hombres se valió Satanás para destruir la Palabra de Dios. Como la conservación del texto original se centró en Antioquía de Siria y las regiones orientales del Imperio Romano, del mismo modo la perversión y adulteración de tal texto tuvo por foco a la ciudad de Alejandría, Egipto.

Allí, herejes gnósticos de la escuela catequista, por ejemplo, su fundador Panteno, Clemente, Orígenes en los siglos II y III DC y más tarde Eusebio de Cesarea y Jerónimo, perpetrador de la Vulgata Latina, Biblia oficial de la iglesia ramera de Roma, junto con Basílides, Valentiniano, Porfirio y Taciano se dedicaron ávidamente a alterar los manuscritos que caían en sus manos, omitiendo aquellos pasajes que consideraban repetitivos o superfluos, quitando libros del canon y reemplazándolos por apócrifos, como por ejemplo, la carta de Bernabé, El Pastor de Hermas, etc. Producto de sus "esfuerzos" son los manuscritos Alejandrino, Sinaítico, Vaticano, Beza, como así también los papiros P75, P66, junto con las versiones coptas, la Bohárica y Sahídica, la versión etíope y la ya mencionada Vulgata Latina, todas ellas siguiendo un texto groseramente deformado y desfigurado. Cabe mencionar que estos manuscritos pseudo-bíblicos están redactados en un tipo de griego muy distinto del koiné original. Se trata del griego clásico, más copioso en palabras y expresiones que el anterior y que el Espíritu Santo desechara al entregarnos los oráculos de Dios. La razón por la que estos falsos maestros alteraron la Palabra de Dios es que consideraron vil el idioma coloquial y corriente en que fue escrita. Estos herejes tenían en gran estima y aprecio a los filósofos y poetas paganos griegos y alguno de ellos llegó a considerar que sus escritos eran inspirados a la par de la Biblia. Otra herramienta muy eficaz en manos de estos impíos fue la interpretación alegórica y espiritualizada de las Escrituras en contraposición con la interpretación literal, gramático-histórica, que es la forma normal y habitual en que la Biblia se interpreta a sí misma. Aquella permite despojar al texto de su mensaje original y vaciarlo de significado, haciendo que diga lo que el intérprete quiera, por no estar este método sujeto a ningún control hermenéutico, sino sólo al capricho o la imaginación de cada cual. Así dos hombres podrían dar interpretaciones absolutamente opuestas de un pasaje bíblico y tenerse a ambas por válidas, al carecer de reglas que determinen la corrección o incorrección de la interpretación aplicada. Teniendo pues un texto bíblico adulterado hasta lo irreconocible unido a un sistema interpretativo gestado en el mismo infierno, no debe extrañar que Alejandría se convirtiera en cuna de diversas herejías, como el arrianismo, el sabelianismo, el modalismo, etc., y que con ellos contaminara al resto de la cristiandad más allá de la más salvaje imaginación, tanto así, que todas ellas de una u otra manera se perpetúan hasta hoy. Uno de los peores frutos de este endemoniado revoltijo es ese engendro diabólico conocido como CATOLICISMO ROMANO,que se encargó de reunir y amalgamar estos y muchos otros elementos disímiles para formar con ellos un enorme sistema de error. Roma fue y será la gran pervertidora de las Escrituras, juntamente con sus secuaces liberal-marxistas ecuménicos y carismáticos, actuando ahora como lo hacen a través de las apóstatas Sociedades "Bíblicas" Unidas (SBU) y abarrotando el mercado mundial de interminables versiones y revisiones bíblicas, cada vez más alejadas de la verdad, creando innecesaria confusión entre los fieles en cuanto a cuál de todas ellas se la puede señalar como la verdadera Palabra de Dios.

Frutos del texto alejandrino

Como vimos más arriba que el texto original inspirado llevó un fruto muy bendecido para Dios en almas salvadas, creyentes cimentados y edificados en la fe y sana doctrina, la producción de obras fundamentales de estudio bíblico, mayor devoción en el escudriñamiento de la Palabra y un movimiento misionero de alcance mundial; del mismo modo, la "biblia" de Satanás también dio un fruto asqueroso que delata su inmundo origen. El texto alejandrino estuvo asociado desde siempre con la heterodoxia, la herejía y la falsa doctrina. Desde el gnosticismo en el siglo II, el sabelianismo y el modalismo en el III, el arrianismo en el IV, la aparición de toda secta y doctrina diversa vino de la mano del texto fraudulento de Alejandría. Las 50 Biblias que Constantino ordenara copiar a Eusebio de Cesarea en el siglo IV con cargo al erario imperial fueron basadas en ese texto. Se cree que las dos únicas copias sobrevivientes son los manuscritos Sinaítico y Vaticano. Años más tarde, Jerónimo volcó al latín el texto espúreo, dando así forma a la llamada Vulgata Latina, Biblia oficial del romanismo. La extrema escasez de manuscritos alejandrinos en contraste con la abundancia del texto bizantino se explica adecuadamente si entendemos que Dios honró su Palabra, dándola a un pueblo fiel que la transmitiera y divulgara, lo cual resultó en multiplicidad de copias. La gran cantidad de manuscritos correctos evitó la proliferación de los adulterados, ya que los cristianos aprendieron pronto a reconocer el texto genuino, por la lectura habitual de él en la iglesia, y a desechar el falso que quedó confinado en círculos heréticos. El excelente estado de conservación de manuscritos como los nombrados más arriba da cuenta del poco o ningún uso que se hizo de ellos. Como si fuera poca cosa que el texto alejandrino pariera la monstruosidad eclesiástico-estatal del catolicismo romano, siglos más tarde produjo otra abominación: el modernismo o liberalismo teológico con su crítica textual destructiva. Desde el siglo XVIII comenzó a acrecentarse la edición de textos críticos que tendría su clímax en el siglo XIX con el de Westcott y Hort, todo en medio de infidelidad y apostasía galopantes. De gran ayuda en este cometido fue la formación de la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera, que pronto publicó Biblias con libros apócrifos para cortejar el favor de la ramera papista y luego haría lo propio con la Revised Versión basada en el texto griego de W-H. La creación del movimiento ecuménico-carismático, fruto de la infiltración jesuítica de iglesias, universidades y seminarios cristianos llevó a la formación de las apóstatas Sociedades "Bíblicas" Unidas, junto con Roma, el peor enemigo que las Sagradas Escrituras pudieran tener. Esta cosa infernal ya ha publicado cinco ediciones del Nuevo Testamento Griego de Nestle/Aland, dos herejes liberal-marxistas, contando entre su staff de editores y consultores a Carlo Martín, cardenal-arzobispo y "papabile", con lo que se deduce que el control que Roma ejerce sobre las Sociedades Bíblicas Unidas es total.

Concluyendo esta parte del estudio encontramos dos campos bien separados y delimitados en la transmisión de la Biblia. Sin temor a ser tachados de maniqueos decimos que por un lado está el campo fiel y escritural, constituido por el remanente leal al Señor que conservó y preservó el texto original inspirado con peligro de persecución y muerte, produciendo avivamientos espirituales, estimulando el estudio de la Palabra e iniciando el mayor movimiento misionero de la historia. En el lado opuesto está el texto adulterado producido por herejes gnósticos en Alejandría y zonas aledañas, con su bagaje de infidelidad, sectas, herejías, falsas doctrinas, abandono de la fe, que está llevando a creyentes bien intencionados pero con menos discernimiento espiritual que una vaca, de las narices a los brazos de la "gran ramera". Tenemos de Dios la regla infalible para juzgar los resultados que ambos grupos dieron: "Y guardaos de los falsos profetas, que vienen á vosotros con vestidos de ovejas, mas de dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Cógense uvas de los espinos, ó higos de los abrojos? Así, todo buen árbol lleva buenos frutos; mas el árbol maleado lleva malos frutos. No puede el buen árbol llevar malos frutos, ni el árbol maleado llevar frutos buenos. Todo árbol que no lleva buen fruto, córtase y échase en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis" (Mt. 7:15-20). Es tiempo de tomar decisiones firmes sobre esta y otras cuestiones vitales para la iglesia de Cristo, es decir, acompañar este movimiento hacia abajo, dejándose arrastrar por la marea de apostasía prevaleciente o "Salir, pues, á él fuera del real, llevando su vituperio"(He. 13:13). Por nuestra parte, la suerte ya ha sido echada: "...yo y mi casa serviremos a Jehová" (Jos. 24:15b). ¿Y usted, a quién servirá?

La Biblia en castellano

Todo lo estudiado anteriormente tiene relevancia directa en las versiones castellanas de la Biblia. En nuestro idioma hay a la fecha alrededor de doce versiones bíblicas, sin contar las ediciones católicas. Dentro de las llamadas Biblias evangélicas o protestantes hallamos dos grupos bien diferenciados, tal como vimos en la historia de la tradición manuscrita. En efecto, la infidelidad de las diversas sociedades antibíblicas determina una marcada preponderancia de un texto de igual calaña, mutilado y desfigurado por corrupciones, mal denominadas "variantes", ya que Dios dio un solo texto sin cambios ni opciones para que cada quien escoja la que mejor se adapta a su gusto y prejuicio doctrinal. Tan grande es el alejamiento de la verdad en la iglesia de Laodicea que sólo una versión sigue en gran medida el texto autentico, la Revisión 1909 de Reina-Valera, a punto de ser mejorada y alineada en un todo con el Textus Receptus por la Sociedad Bíblica Trinitaria. El resto de las "Biblias" contiene una creciente cantidad de error en su base textual, como por ejemplo las revisiones 1960, 1977, 1989, 1990 y 1995 de Reina-Valera, la perversión popular Dios habla hoy, la Nueva Versión Internacional (NVI), muy aclamada por herejes y apóstatas de todo pelaje, la Versión Moderna, la Hispano-Americana, la Nueva Biblia Española, la Biblia de las Américas, la Biblia al día, etc. No debe sorprendernos que en una hora proféticamente tan avanzada, el texto fiel esté en absoluta minoría y franco retroceso respecto del corrupto texto alejandrino. La verdad nunca está en demanda en épocas de apostasía.

A continuación analizaremos algunos pasajes bíblicos relevantes y cómo lo traducen tres de las principales versiones usadas por el pueblo evangélico de habla hispana:

Mateo 1:17

"De manera que todas las generaciones desde Abraham hasta David son catorce generaciones: y desde David hasta la transmigración de Babilonia, catorce generaciones: y desde la transmigración de Babilonia hasta Cristo, catorce generaciones" (RV 1909).

"De manera que todas las generaciones desde Abraham hasta David son catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta Cristo, catorce" (RV 1960).

"Así que hubo en total catorce generaciones desde Abraham hasta David, catorce desde David hasta la deportación a Babilonia, y catorce desde la deportación hasta el Cristo" (NVI).

A simple vista resalta el hecho que la RV 1909 presenta un texto más largo, completo, basado en el texto recibido, mientras que la RV 1960 y la NVI siguen textos críticos y omiten dos veces la palabra "GENERACIONES", podando así el texto dado por Dios. Además se observa que mientras ambas revisiones de Reina-Valera presentan un vuelco literal del texto, la NVI no pasa de ser una burda paráfrasis enraizada como está en la satánica técnica de traducción que es la "equivalencia dinámica" perpetrada por un infiel de nombre Eugene Nida, por muchos años miembro de las Sociedades Bíblicas Unidas y que ayudó a contaminar la Palabra de Dios en varios idiomas.

Mateo 1:25

"Y no la conoció hasta que parió á su hijo primogénito: y llamo su nombre Jesús" (RV1909).

"Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre Jesús" (RV1960).

"Pero no tuvo relaciones conyugales con ella hasta que dio a luz un hijo, a quien le puso por nombre Jesús" (NVI).

En esta ocasión le toca a la NVI el dudoso honor de mutilar las Escrituras, ya que deja fuera del texto "PRIMOGÉNITO", dando sustento a la herejía papista de la virginidad perpetua de María y contradiciendo lo expresado en Lucas 2:7.

Mateo 5:22a

"Mas yo os digo, que cualquiera que se enojare locamente contra su hermano, será culpado del juicio" (RV1909).

"Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio" (RV1960).

"Pero yo les digo que todo el que se enoje con su hermano quedará sujeto al juicio del tribunal" (NVI).

Nuevamente la RV1960 y la NVI se alían para atacar los oráculos divinos, eliminando la importantísima palabra "LOCAMENTE" del texto, haciendo así un pecador del Señor Jesucristo, quien se enojó contra sus hermanos judíos en varias ocasiones por la incredulidad de ellos. Está perversión textual alejandrina da pie a la negación de la deidad de Cristo, ya que si podía pecar demostraría cabalmente que no era "Dios manifestado en carne"(1 Ti. 3:16), ya que Dios no puede pecar. Blasfemia tal no puede sostenerse en pie con la lectura del Textus Receptus hallada en la RV 1909.

Mateo 5:27

"Oísteis que fué dicho a los antiguos: no adulterarás" (RV 1909).

"Oísteis que fue dicho: no cometerás adulterio" (RV1960).

"Ustedes han oído que se dijo: 'No cometas adulterio' " (NVI).

¿A quiénes fue dicho que no cometieran adulterio? Según la RV 1960 y la NVI no tiene la menor importancia, de modo que nos dejan con la incógnita. La frase "A LOS ANTIGUOS" tiene suficiente atestación en la mayoría de los mss. griegos y de las versiones y no debió ser eliminada. Pero, ¡cosas peores veremos de estas dos traducciones apóstatas!

Mateo 6:13b

"Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos, Amén" (RV1909).

"Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén" (RV1960).

La NVI omite la frase relegándola al pie de página, negando que el reino, el poder y la gloria pertenezcan al Señor.

Mateo 15:8a

"Este pueblo se acerca a mí con su boca, y de labios me honra; mas su corazón lejos está de mí" (RV1909) (*).

"Este pueblo de labios me honra; mas su corazón está lejos de mí" (RV1960).

"Éste pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí" (NVI).

(*) La edición de la RV1909 usada en este estudio es una revisión en proceso que está siendo preparada por la Sociedad Bíblica Trinitaria de Londres y se ajusta más al Textus Receptus que la antigua de 1909. Téngase en cuenta esta información cuando se halle alguna variante entre ambas revisiones.

Aquí encontramos otra vez a la RV1960 y la NVI unidas en el error, ya que ambas omiten la primer cláusula de la cita de Isaías 29:13, la cuál está atestiguada por la mayoría de manuscritos griegos del Nuevo Testamento. A esta altura de nuestro análisis resulta evidente que estas dos "versiones" se juntan una y otra vez contra la verdad de Dios. En los próximos pasajes a escudriñar esto quedará aún más claro.

Mateo 28:2

"Y he aquí, fué hecho un gran terremoto: porque el ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, había revuelto la piedra de la puerta, y estaba sentado sobre ella" (RV1909).

"Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella" (RV1960).

"Sucedió que hubo un terremoto violento, porque un ángel del Señor bajó del cielo y, acercándose al sepulcro, quitó la piedra y se sentó sobre ella" (NVI).

A riesgo de cansar al lector hay que repetir que la RV 1909 se apega al texto genuino y la RV 1960 y la NVI lo recortan quitando "he aquí" y "de la puerta", tomándose indebidas libertades con la Palabra de Dios.

Marcos 1:2

"Como está escrito en los profetas: he aquí yo envío mi mensajero delante de tu faz, que apareje tu camino delante de ti" (RV1909) (*).

"Como está escrito en Isaías el profeta: he aquí yo envío mi mensajero delante de su faz, el cual preparará tu camino delante de ti" (RV1960).

"Sucedió como está escrito en el profeta Isaías: 'yo estoy por enviar a mi mensajero delante de ti, el cual preparará tu camino' " (NVI).

(*) La edición de la RV1909 usada en este estudio es una revisión en proceso que está siendo preparada por la Sociedad Bíblica Trinitaria de Londres y se ajusta más al Textus Receptus que la antigua de 1909. Téngase en cuenta esta información cuando se halle alguna variante entre ambas revisiones.

Resulta obvio en este caso que el texto verdadero lee "los profetas", no "Isaías el profeta", un error tan palmario que no necesita más explicación, ya que la cita que sigue pertenece a Malaquías y la segunda sí es de Isaías. Los críticos textuales, antiguos y modernos anhelan hacer entrar a la Escritura en colisión consigo misma.

Marcos 2:17b

"No he venido á llamar á los justos. Sino á los pecadores, al arrepentimiento" (RV1909) (*).

"No he venido a llamar a justos, sino a pecadores" (RV1960).

"Y yo no he venido a llamar a justos sino a pecadores" (NVI).

(*) La edición de la RV1909 usada en este estudio es una revisión en proceso que está siendo preparada por la Sociedad Bíblica Trinitaria de Londres y se ajusta más al Textus Receptus que la antigua de 1909. Téngase en cuenta esta información cuando se halle alguna variante entre ambas revisiones.

Nuestras dos "hermanas siamesas", la RV 1960 y la NVI como no podía ser de otro modo, siempre unidas contra la Palabra de Dios omiten la importante información de a qué vino el Señor Jesucristo, a llamar a los pecadores: "AL ARREPENTIMIENTO". Esta es la gran doctrina perdida del fundamentalismo y las modernas versiones bíblicas procuran con ahínco que siga perdida.

Marcos 9:24

"Y luego el padre del muchacho dijo, clamando: Creo, Señor, ayuda mi incredulidad" (RV 1909) (*).

"E inmediatamente el padre del muchacho clamó y dijo: creo; ayuda mi incredulidad" (RV 1960).

"¡Sí creo! Exclamó de inmediato el padre del muchacho: ¡Ayúdame en mi poca fe!" (NVI).

(*) La edición de la RV1909 usada en este estudio es una revisión en proceso que está siendo preparada por la Sociedad Bíblica Trinitaria de Londres y se ajusta más al Textus Receptus que la antigua de 1909. Téngase en cuenta esta información cuando se halle alguna variante entre ambas revisiones.

La RV 1960 y la NVI quitan "SEÑOR" del pasaje y detraen de la gloria y honra del Señor Jesucristo, debidas a Su Nombre. Una prueba más, de otras muchas, de la infidelidad de los escribas alejandrinos y sus discípulos modernos/modernistas.

Marcos 9:44, 46, 48

"Donde su gusano no muere, y el fuego nunca se apaga..." versículo 44.

"Donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga..." versículo 46.

"Donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga…" versículo 48 (RV1909).

"Donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga…" versículo 44.

"Donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga…" versículo 46.

"Donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga…" versículo 48 (RV1960).

La NVI omite los versículos 44 y 46, el versículo 48 dice: "dondesu gusano no muere y el fuego no se apaga".

Esta vez la NVI, esa rata muerta publicada originalmente en inglés por Editorial Zondervan, la misma editora de la "biblia" satánica de Anton La Vey y cuyo copyright pertenece al pornógrafo Rupert Murdoch, nombrado "caballero" por Karol Woytila, alias Juan Pablo II, Papa de Roma, queda sola sustrayendo palabras de la Palabra de Dios y recibiendo su merecido premio por ello (Ap. 22:19).

Marcos 11:10

"Bendito el reino de nuestro padre David, que viene en el nombre del Señor; ¡Hosanna en las alturas!" (RV1909) (*).

"¡Bendito el reino de nuestro padre David que viene! ¡Hosanna en las alturas!" (RV1960).

"¡Bendito el reino venidero de nuestro padre David! ¡Hosanna en las alturas!" (NVI).

(*) La edición de la RV1909 usada en este estudio es una revisión en proceso que está siendo preparada por la Sociedad Bíblica Trinitaria de Londres y se ajusta más al Textus Receptus que la antigua de 1909. Téngase en cuenta esta información cuando se halle alguna variante entre ambas revisiones.

Nuevo ataque conjunto a la verdad bíblica por parte de la RV 1960 y la NVI, removiendo "EN EL NOMBRE DEL SEÑOR" de la oración. Aquí la RV 1960 lee más torpemente que la NVI, porque ¿de quién se dice "que viene?" ¿del "reino" o de "nuestro padre David?" ¡Cuánto mejor se lee si se deja la cláusula omitida!

Marcos 16:9-20

Este pasaje se encuentra en las tres versiones bajo análisis, pero en la NVI aparece separado del texto precedente por un espacio en blanco y una línea. Al pie de página hay una nota mentirosa que dice: "Los mss. más antiguos y otros testimonios de la antigüedad no incluyen Marcos 16:9-20. En lugar de este pasaje, algunos mss. incluyen una conclusión más breve". Hasta aquí la lengua viperina de los perpetradores de la NVI. En realidad el pasaje se encuentra en casi todos los mss. griegos, excepto los dos testigos falsos, el Sinaítico y el Vaticano y un cursivo de fecha muy posterior. Se halla también en casi todas las primitivas traducciones, como la Vetus Itala y Siríaca Pesita del siglo II. Citan de él escritores eclesiásticos a partir de ese mismo siglo en adelante. Además el testimonio interno a favor de su inclusión es decisivo, ya que sin él, el evangelio de Marcos concluiría dejando al Señor Jesucristo en la tumba, lo cuál es por demás imposible. Quienes omitieron el pasaje no creyeron en Su resurrección, ascensión y sesión a la diestra del Padre en los cielos, cosas de las cuáles habla la porción en cuestión. Esta es la más grave mutilación de la Palabra de Dios, porque deja afuera doce versículos vitales del segundo evangelio. El final más corto a que hace referencia la NVI se encuentra en uno o dos mss. de mala fama y no debería ser digno ni de mención.

volver arriba