Menu

Escuche Radio América

La Teología del Remplazo

          La teología del reemplazo o supersesionismo, es la enseñanza de que la iglesia cristiana ha reemplazado a la nación de Israel con relación al plan, propósito y promesas de Dios.  Por lo tanto, muchas de esas promesas que el Señor le hizo a Israel deben espiritualizarse. 

           Sin embargo, si busca este término en un diccionario de teología bíblica sistemática, no lo encontrará, porque realmente no es una teología que forme parte de la historia eclesiástica.  Esta enseñanza doctrinal se originó durante los primeros siglos de la iglesia y proveyó el terreno para producir el antisemitismo cristiano, el cual ha plagado al cristianismo por casi mil novecientos años.

          La teología del remplazo surgió dentro de la iglesia, poco después que el liderato gentil sustituyó al de los judíos en Jerusalén, y luego que el pueblo de Israel fuera expulsado del territorio.  Sus seguidores creían que las bendiciones de Dios eran para la Iglesia, pero las maldiciones para el pueblo judío.

          Estos mismos historiadores aseguran, que la persecución continua y frustración resultante de los cristianos, engendró aún mayor animosidad contra la comunidad judía, que para ese entonces tenía libertad para adorar libremente.  Más adelante en el cuarto siglo, cuando el catolicismo se convirtió en la religión del estado, se legisló en contra de los judíos.  La animosidad hacia los israelitas comenzó a reflejarse en los escritos de los primeros padres de la iglesia.

  •        Por ejemplo, el Mártir Justino dijo refiriéndose al pueblo judío, alrededor del año 166 de nuestra era: “Las Escrituras no son de ustedes, sino nuestras”.
  •        Ireneo, obispo de León, alrededor del año 177 declaró: “Los judíos han sido desheredados de la gracia de Dios ”.
  •        Tertuliano, quien nació en el año 160 y murió en el 230, en su tratado Contra los Judíos, anunció que “Dios había rechazado a los judíos para favorecer a los cristianos”.
  •        Más tarde, Eusebio escribió, “Que las promesas de las Escrituras Hebreas eran para los cristianos y no para los judíos, pero las maldiciones todavía eran para los judíos”. Argumentó que la Iglesia era la continuación y sucesión del Antiguo Pacto y que, por lo tanto, el judaísmo había sido eliminado.
  •        Hilario de Poitiers, obispo y escritor, otro padre de la iglesia, que nació en el año 291 y murió en el 371, escribió: “Los judíos son una nación maldecida por Dios eternamente”.
  •        Gregorio de Hyssa, obispo de Capadocia, quien falleció en el año 394, dijo: “Los judíos son una cría de serpientes, aborrecedores de todo lo bueno...”
  •        Jerónimo, quien nació en el año 347 y murió en el 407, dijo de los judíos: “Son como serpientes, portando la imagen de Judas; sus salmos y oraciones son el bramido de asnos”.
  •        Al final del siglo cuarto, Juan Crisóstomo obispo de Antioquía, un orador excelso, patriarca de Constantinopla, quien recibió el apodo de “Crisóstomo” palabra griega que significa “Boca de Oro”, en su empeño por hacer volver a las personas a la “fe verdadera”, escribió una serie de ocho discursos contra los judíos.  Hizo de ellos el chivo expiatorio, y dijo en uno de sus discursos: “La sinagoga no es solamente un centro de prostitución y un teatro; es también una casa de ladrones y hospedaje para bestias salvajes.  Ningún judío adora a Dios... los judíos son asesinos empedernidos, poseídos por el diablo; su libertinaje y sus borracheras les dan los modales de un cerdo. Se matan y se mutilan entre sí...”

          El cambio definitivo tuvo lugar a principios del siglo cuarto, colocando a la “Iglesia Triunfante”  sobre el “Israel Derrotado”.  En el año 306 de nuestra era, Constantino se convirtió en el primer emperador romano “cristiano”.  Como tenía un punto de vista pluralista, en el principio permitió que los judíos tuvieran los mismos derechos religiosos que los cristianos, sin embargo, en el año 321 instituyó al catolicismo como la religión oficial del imperio. Ésto marcó el fin de la persecución de la iglesia, pero señaló el principio de la discriminación y persecución en contra del pueblo judío.

          Hoy en día millones de “cristianos” aseguran que la Iglesia remplazó a Israel en el plan de Dios para las edades.  Entre las muchas denominaciones que se apartan seriamente de la verdad dada en la Escritura y promueven este engaño como verdadero, están esos en el Iglesia Emergente, la que cada día se infiltra más en las iglesias evangélicas hoy.  

          Los proponentes de la teología de remplazo sacan completamente versículos de su contexto, tal como Romanos 11:17 que dice: “Pues si algunas de las ramas fueron desgajadas, y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo”.  Ellos aseguran que lo que Pablo declara, es que el olivo representaba previamente a Israel, pero que ahora encarna a la Iglesia. De tal manera, que el pueblo judío necesita ser injertado en la Iglesia.

          Este reclamo carece por completo de fundamento, porque cuando se lee la Biblia es claro que el pasaje declara, que los gentiles son “las ramas silvestres” que han tenido el privilegio de ser injertadas en el olivo. Escuche lo que dice:  “Pues si algunas de las ramas fueron desgajadas, y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo, no te jactes contra las ramas; y si te jactas, sabe que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti.  Pues las ramas, dirás, fueron desgajadas para que yo fuese injertado. Bien; por su incredulidad fueron desgajadas, pero tú por la fe estás en pie.  No te ensoberbezcas, sino teme.  Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ti tampoco te perdonará.  Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios; la severidad ciertamente para con los que cayeron, pero la bondad para contigo, si permaneces en esa bondad; pues de otra manera tú también serás cortado. Y aun ellos, si no permanecieren en incredulidad, serán injertados, pues poderoso es Dios para volverlos a injertar.  Porque si tú fuiste cortado del que por naturaleza es olivo silvestre, y contra naturaleza fuiste injertado en el buen olivo, ¿cuánto más éstos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo?” (Romanos 11:17-24). 

          Asimismo declara Efesios 2:12: “En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo”.  El olivo, representa los pactos y las promesas, porque antes de la venida del Mesías los gentiles estábamos excluidos, pero fuimos arraigados en el Mesías y nutridos por la rica savia, que representa el Espíritu Santo, quien alimenta tanto a las ramas naturales - los judíos, como al olivo injertado - los gentiles.  Advirtiéndole a los gentiles, que es la raíz la que nos sustenta, no nosotros a la raíz, y que no debemos ser arrogantes ni jactanciosos contra las “ramas naturales”, porque en caso de que cayeren, serán injertadas en su propio olivo. El olivo NO es la Iglesia. La Iglesia simplemente ha sido incluida en el plan de Dios con el pueblo judío.

Los pentecostales

          Como ya dijéramos, son muchos y muy grandes los cambios que comenzaron a gestarse en la iglesia evangélica a comienzos del siglo veinte.  En 1901 se inició el movimiento pentecostal en la Escuela Bíblica Bethel de Charles Parham  en Topeka, Kansas, cuando Agnes Ozman comenzó a hablar en "lenguas" después que le impusieron las manos. Se dice, aunque nunca fue confirmado, que Ozman habló en chino por tres días, y que no podía hablar el inglés, su lengua nativa.  Pronto, la mayoría de los otros en la escuela hablaron y cantaron "en lenguas".

          Según Parham, profesores de idiomas y otras personas educadas lingüísticamente afirmaron que se trataba verdaderamente de otras lenguas, pero nada de esto fue confirmado fuera del propio movimiento.  Los reporteros de los diarios de esa época describieron el fenómeno meramente como "pura jerigonza".

          En 1914, Charles Shumway diligentemente buscó evidencia para probar que estas primeras "lenguas pentecostales" fueron idiomas reales, pero no pudo encontrar una sola persona que corroborara tales pretensiones.  Parham estaba tan entusiasmado que dijo que misioneros irían hasta los confines de la tierra sin tener que aprender los idiomas correspondientes.

          El Pentecostalismo se propagó rápidamente alrededor del mundo y comenzó a avanzar hasta convertirse en una de las mayores fuerzas del cristianismo.  Fue en medio de este movimiento que se gestó el ecumenismo carismático, el cual fue un esfuerzo sin precedentes para establecer la unidad de todas las iglesias cristianas, pasando por alto las divisiones teológicas y confesionales, además de las barreras nacionales, sociales y raciales.  Con este movimiento se pretendió manifestar la universalidad de la iglesia de Cristo y la unidad esencial común a todas las iglesias cristianas.

Los ecumenistas carismáticos

          A mediados del siglo veinte muchos en el movimiento pentecostal y entre los liberales y modernistas, al ver la falta de interés y la poca asistencia de feligreses a sus cultos, comenzaron a unirse y a predicar y enseñar una teología más tolerante.  Fue así como introdujeron en sus iglesias actividades diferentes con el pretexto de mostrar preocupación por el evangelismo del mundo.  Se cambiaron ciertos métodos, mientras se elaboraron sistemas y estudios para el joven, el comerciante, el atleta, el político, la estrella de cine y demás.

          En lugar de ser fieles a Cristo Jesús y a su Palabra, en nombre de la unión comenzaron a pasar por alto la sana doctrina. Este nuevo movimiento conocido como ecuménico carismático, se inició a mediados del siglo pasado y el término ha sido utilizado por organizaciones internacionales de las diferentes denominaciones, agencias interdenominacionales y paraeclesiásticas.

          El Concilio Nacional de Iglesias de Cristo en Estados Unidos, y el Concilio Mundial de Iglesias, con sede en Ginebra, Suiza, son tal vez las más conocidas.  El ecumenismo, como tendencia dentro del cristianismo, tiene como su objetivo unificar a las iglesias o al menos acercarlas.

La Iglesia de Laodicea

          El siglo XX que trajera consigo el renacimiento de la nación de Israel y el cumplimiento de muchas profecías claves que anuncian la conclusión de los últimos días, de la misma manera también le dio origen y auge a la iglesia moderna, la iglesia de Laodicea, cuya única meta es la sabiduría, el conocimiento y la riqueza.  ¡Cuán grandiosos ríos de conocimiento fluyen a través de la iglesia de los últimos días: computadoras con miles de megabits, Biblias computarizadas, comentarios computarizados, programas sobre filosofía, consejería, para recaudar fondos y cuidado de los niños.

          Todo lo que hay que hacer es insertar un pequeño disco compacto en la computadora, presionar una tecla y las respuestas aparecerán directamente en el monitor. No estoy en contra de las computadoras, ni de los programas computarizados, de hecho nuestro propio ministerio no podría funcionar tan bien sin ellos. Pero sí me asombra observar como los ministros jóvenes, pasan la mayor parte de su tiempo frente a las pantallas de sus computadoras, tratando de extraer toda la información posible sobre ideas, programas de trabajo y estrategias.  Luego llegan, se paran cada domingo frente al púlpito y predican un evangelio computarizado.  Sin embargo son pocos los que verdaderamente son salvos, y todavía menos los que son libertados del pecado por sus mensajes.

          Existe una sed insaciable por información, sabiduría, conocimiento y dinero, como nunca antes.  Hay una frase que todos reconocemos muy fácilmente porque la escuchamos demasiado a menudo en la televisión, la radio y en las iglesias hoy:  "No es la voluntad de Dios que un cristiano sea pobre".  Tal vez esta aseveración suene como música a los oídos de muchos, ya que hasta parece bíblica. A través de la televisión y por la radio, a diario nos están bombardeando con las promesas de riquezas... “Si simplemente contribuimos con este o aquel ministerio”. Se aprovechan de la codicia de las personas para atraer a más seguidores.

          En Milagro de la Semilla de Fe, el evangelista Oral Roberts asegura que Dios le reveló que el gran principio de sembrar y cosechar, tan evidente en el mundo físico, es también cierto en el reino espiritual.  Uno puede "plantar" un regalo en dinero en un ministerio y "cosechar" milagros.  En respuesta a esta falsa promesa, cientos de millones de dólares de cristianos sinceros, pero engañados, han ido a parar a los ministerios de numerosos "maestros de fe", enriqueciéndolos. Ésta es la vergonzosa raíz del entero movimiento de la confesión positiva al cual pertenece el atractivamente popular "evangelio de prosperidad".

          Los servicios hoy en la gran mayoría de las iglesias pueden estar muy bien organizados, con música excelente, nueva y contemporánea. El coro puede cantar mil cánticos nuevos, como los mismos ángeles. El pastor puede condenar el pecado y señalar el camino correcto claramente. ¡Pero, sin el Espíritu Santo todo se vuelve como letra que mata!  La iglesia de nuestros días, parece tener todas las respuestas. De afuera parece poderosa. ¡Pero está absolutamente sin vida!

          Desde que comenzamos este ministerio de Radio América, nuestro lema siempre ha sido: “Padre Celestial, tú eres quien está aquí encargado de todo”.  Desde entonces miles han sido salvos. Pero no se han rendido al Señor porque predicamos un evangelio social, de prosperidad, ni porque tergiversamos las Escrituras a fin de acomodarlas a los descubrimientos y teorías científicas. Tampoco porque prediquemos un "mensaje positivo" o porque hagamos declaraciones como esta:  "Dios nos llamó a ganar almas, no a criticar a otros".  Nunca nos hemos abstenido de reprender el pecado, sino que día a día enseñamos lo que es el arrepentimiento verdadero, dando advertencias sobre el error. “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” (Hebreos 4:12).

          Estas personas no cayeron sobre sus rodillas porque predicamos sermones concisos y cortos. No fueron redargüidos de culpa por nuestras hermosas ilustraciones o por historias de la naturaleza. ¡No!  Quienes han sido salvos por la predicación de Radio América testifican de lo que hace el poder de Dios.  Pueden decir,  "¡Yo era un pecador, pero el Espíritu de Dios me cambió!”.  Es la Palabra de Dios y la manifestación del Espíritu de Dios lo que ha hecho poner a tantos pecadores de rodillas ante Dios. ¡Cuándo el Espíritu Santo desciende, criminales endurecidos son cambiados y claman a Dios por misericordia!

          Además de todo lo dicho, el mayor engaño espiritual que está teniendo lugar en nuestros días está siendo perpetrado por varios líderes evangélicos a través de su alianza y unión con la iglesia católica romana.  Ahora muchos evangélicos ven a los católicos como sus hermanos y hermanas en Cristo que no necesitan ser evangelizados.  Líderes evangélicos quienes una vez fueron defensores del mensaje del Evangelio bíblico, defienden ahora las enseñanzas antibíblicas del catolicismo romano.

          El documento que firmaran en marzo de 1994 los católicos y evangélicos, y que se titulaba Católicos y Evangélicos unidos, la misión para el tercer milenio, es en esencia una negación del Evangelio. En ninguna parte de dicho documento encontramos el Evangelio bíblico explicado con claridad y exactitud.  Tal documento se encuentra colmado de ambigüedades tratando de disfrazar las enormes y bien marcadas diferencias que existen entre los católicos y los evangélicos.

          El escritor cristiano Dave Hunt, ya fallecido, en su boletín informativo del mes de Marzo de 1994, The Berean Call, escribió lo siguiente respecto a la firma de dicho documento: "No impugno los motivos ni tampoco cuestiono la salvación de los evangélicos que lo firmaron.  Sin embargo, creo que este documento representa el golpe más devastador en contra del Evangelio en los últimos mil años... Sorprendentemente este expediente afirma que todos los católicos son cristianos, que tienen la misma fe que los evangélicos y que son nuestros ‘hermanos y hermanas en Cristo'. Si eso es así, ¡entonces la Reforma Protestante fue un trágico error que todos deberíamos de denunciar!... Por mil años antes de la Reforma, siempre hubo un grupo de cristianos evangélicos fuera de la iglesia católica, millones de los cuales fueron asesinados por obedecer las Escrituras en lugar de someterse a Roma.  El Papa Pío Tercero asesinó a sesenta mil cristianos en un solo día cuando sus ejércitos barrieron la ciudad de Beziers, Francia, un acto que fue considerado por él mismo como ‘la hazaña que coronó su papado'".

Los líderes actuales

          Cuando leemos o escuchamos de estos "grandes" líderes evangélicos que elogian al Papa y afirman que la iglesia católica es cristiana ortodoxa, nos preguntamos: ¿Qué es lo que está sucediendo?  ¿Será que los cristianos que fueron masacrados por la inquisición por contradecir los dogmas antibíblicos de Roma finalmente estaban equivocados?  Escuche por ejemplo las palabras de Billy Graham, tal como fueran publicadas en el periódico Pittsburg Sunday Telegraph, del 6 de septiembre de 1992, dijo: "Muchas de las personas que estuvieron en nuestras campañas e hicieron una decisión por Cristo, terminaron uniéndose a la iglesia católica, la que nos ha elogiado en sus publicaciones, debido al renovado interés que esos fieles muestran por su iglesia después de esto".

          En las páginas 59 y 60 del libro del doctor R.L. Hymers Jr., Preaching to a Dying Nation, está registrado con lujo de detalles, que el señor Graham además, alabó al Papa Juan Pablo Segundo, refiriéndose a él como un gran líder moral y un gran evangelista, agregando que la madre Teresa de Calcuta y sus monjas eran unos grandes ejemplos de cristianismo.  Así como también en la actualidad alaba grandemente al Papa Francisco.

          En el programa "Praise The Lord" Paul Crouch, ya fallecido, quien fuera dueño de la cadena de televisión Trinity Broadcasting Network, dijo:  "He llegado a la conclusión de que Martín Lutero cometió un grave error.  Nunca debió haber abandonado la iglesia católica romana.  Estoy erradicando de mi vocabulario la palabra protestante. Es tiempo de que los católicos y los no católicos se unan como una sola persona en el Espíritu".

          Robert Shuller, quien fuera pastor de la Catedral de Cristal dijo, en el programa "Praise de Lord" trasmitido por la Trinity Broadcasting Network: "Cuando tuve por vez primera el sueño de construir esta catedral, no quise hacerlo sin antes recibir la bendición del Santo Padre.  Así que, viajé a Roma para reunirme con el Papa... Tomé una fotografía del proyecto para mostrarle lo que estaba construyendo y pedirle su bendición".

          Dijo Norman Geisler, el apologista y cofundador del Seminario Evangélico del Sur en la página 11 de su libro La Cruz del Sur"Los católicos creen en la justificación por gracia.  Las diferencias entre los católicos y evangélicos no son tan grandes como generalmente se perciben, ni tan cruciales... Tampoco contienen herejías... Ambas sostienen en común y en su totalidad el fundamento teológico del cristianismo histórico".

          Dice en una carta que le escribió  Charles Colson a T. A. McMahon, del ministerio The Berean Call, con fecha 23 de Mayo de 1994: "Los católicos y los evangélicos tenemos diferencias, pero compartimos los credos más antiguos y las doctrinas fundamentales de la fe cristiana".

          La revista Foundation Magazine del 23 de Julio de 1995, publicó estas palabras del tele-evangelista Jack Van Impe: "Yo solía ser un antagonista y estar en contra de otros hermanos y hermanas en Cristo, pero el ‘Catecismo Católico' realmente abrió mis ojos.  Oía decir que a los católicos no se les permitía leer la Biblia.  En el catecismo, se mencionan de siete a diez mil versículos bíblicos, y todo lo que el Papa dice... se encuentra respaldado por la Palabra de Dios.  Así que hasta que muera seguiré proclamando solo amor para todos mis hermanos y hermanas en Cristo: mis hermanos católicos, protestantes, los cristianos reformados, los luteranos... No me importa la etiqueta que tengan, porque cuando vienen a Cristo y confían en la obra de la Cruz, todos somos un cuerpo".

La iglesia emergente

          Parejo con estos movimientos, se iba gestando otro de manera inadvertida: la iglesia emergente.  La que no se trata como habíamos pensado en un principio de una moda pasajera, de la protesta de un grupo de líderes jóvenes, cansados del cristianismo tradicional, sino que la iglesia emergente es en realidad, "una nueva forma de ser cristianos" y en todos los aspectos concebibles, se está esforzando por traer "una nueva reforma".

          Sin duda ejerce un gran "impacto en todas las iglesias" en el mundo occidental y mucho más allá.  Detrás de esta nueva clase de iglesia  está una estrategia y maniobra bien diseñada por el príncipe de este mundo, el enemigo de nuestras almas, para quitar literalmente la fe de millones.

          Este nuevo movimiento, aunque no es tan nuevo ya que comenzó por la década de 1950, casi paralelo con el movimiento ecuménico, no usa la Biblia como un medio teológico o como la medida para medir la vara de la verdad y los estándares por los cuales vivir.  En lugar de permitir que la Biblia moldee la vida cristiana, son los cristianos los que moldean la Biblia. 

          En las enseñanzas de la iglesia emergente, se toma en consideración el espíritu y mensaje del evangelio; la tradición del pueblo cristiano; la cultura en medio de la cual se teologiza; el cambio social en esa cultura, así sea originado por un proceso tecnológico de occidente o sea de origen rural o popular que lucha por igualdad, justicia y liberación.

          En otras palabras, la Biblia por sí misma no es suficiente, sino que hay que tomar en consideración otros factores, tal como cultura, raza o lugar de origen e historia, de quienes se pretende instruir, y con esos factores, adaptar el mensaje de la Biblia a fin de que sea adecuado. 

          Pero no es sólo esto, sino que la iglesia emergente es de hecho un retorno declarado a Roma, un regreso pleno a la idolatría con los sacramentos, los rituales de cuaresma, las velas, las imágenes, los iconos, el laberinto, los sacramentos, la imposición de cenizas, la plegaria contemplativa, las estaciones de la cruz o “Via Crucis”, la señal de la cruz, el toque de tambores para Jesús, la adoración de la Eucaristía, y las oraciones repetitivas usadas como mantra, además de toda la parafernalia que la acompaña. Las imágenes de Jesús colgando sobre la cruz son muy comunes.  Asimismo los iconos de María y el niño Jesús.

          Experiencias poderosas y ritos similares a los que se celebraban durante la edad del oscurantismo, están ocupando hoy el lugar de la enseñanza expositiva de la Biblia.  Todo esto es parte de la iglesia emergente que no se trata de un movimiento que se limita a Estados Unidos, sino que también se ha propagado ya en América Latina.

          Son muchos y muy conocidos todos esos involucrados en la iglesia emergente, demasiados para mencionarlos en este breve bosquejo.  Cabe mencionar que uno de los más destacados y conocidos en Estados Unidos es el pastor Rick Warren de La iglesia con propósito.  Mientras que entre los hispanos, uno de sus dirigentes más sobresalientes es el portorriqueño Melvin Rivera Velázquez, secretario para las Américas de las Sociedades Bíblicas Unidas.  La iglesia emergente hispana cuenta además con el apoyo pleno del Editorial Vida en Estados Unidos y España, y Editorial Kairos en Argentina.

La negación del sacrificio expiatorio de Cristo

          El corazón y núcleo de la fe cristiana se basa en la sangre que derramó el Señor Jesucristo en el Calvario como la única expiación sustituta aceptable por los pecados de la humanidad.  La Biblia dice que la paga del pecado es muerte - de tal manera que cada persona viva debería recibir el castigo de la muerte espiritual, porque ninguno de nosotros está sin pecado, ya que nacemos con nuestra naturaleza pecaminosa intacta.

          Algunos líderes emergentes dicen que aman la Cruz, pero un tema subyacente que está ganando impulso entre ellos, es que Jesús fue a la Cruz como un ejemplo de sacrificio y servidumbre que debemos seguir, negando que Dios envió a su Hijo para que sufriera una muerte violenta por los pecados de la humanidad.  A continuación permítame citarle unos pocos ejemplos:

          Dice Beca Horton, en la página 156 de su libro Historia de la iglesia y de las cosas venideras, "Qué un Dios amante nunca haría eso!  Un acto tan violento convertiría al cristianismo en ‘una religión sanguinaria"".

          Harry Emerson Fosdick, un teólogo liberal que fuera pastor de la Iglesia Riverside en la ciudad de Nueva York, dice en la página 136 de su libro Estimado señor Brown, "Que creer en la doctrina de la expiación, de que ‘Jesús sufrió como un sustituto por nosotros' debido a nuestros pecados, es una ‘barbaridad precivilizada'".

          En su libro El uso moderno de la Biblia, Fosdick dice "Que el que Jesús fuera a la Cruz debe ser visto como un ejemplo de una vida de servicio y sacrificio, y no compararlo con los ‘antiguos sacrificios de animales', algo así como un fraude piadoso' que le hiciera Dios al diablo".

          En la página 135 del libro de Fosdick Estimado señor Brown, él declara: "Las muchas teorías de la expiación suponen que por un sólo acto sacerdotal de auto-sacrificio, Cristo salvó al mundo.  ¡No!  Estas teorías legalistas de la expiación son a mi juicio una desgracia teológica".

          Fosdick explica en la página 136 de Estimado señor Brown: "Si hablara con ese predicador fundamentalista, indudablemente insistiría que usted debe creer en la teoría de la expiación ‘sustituta'... es decir que Jesús sufrió como un sustituto y pagó el castigo que merecíamos debido a nuestros pecados. ¿Puede usted imaginar una sala de justicia moderna en un país civilizado en donde un hombre inocente fuera castigado deliberadamente por el crimen de otro hombre?... La expiación sustituta... recorrió un largo camino en la historia en muchos sistemas penales.  Pero ahora es una barbaridad precivilizada; ninguna corte secular toleraría la idea por un momento; sólo en ciertas teologías anticuadas  se retiene esto como una explicación para la muerte de nuestro Señor... La vida y muerte de sacrificio de Cristo es demasiado sagrada para tergiversarla".

          Brian McLaren, el líder más destacado en Estados Unidos de la iglesia emergente, cita en un sitio de Internet la entrevista que le hiciera Leif Hansen el 8 de enero de 2006, y declara que "La idea de que Dios envió a su Hijo para que sufriera una muerte violenta por nosotros, es una publicidad falsa para Dios".

          McLaren también dijo en la entrevista:  "Yo escuché a un líder cristiano muy conocido, cuyo nombre no mencionaré... que dijo algo como esto: ‘La comprensión tradicional dice que Dios nos pide algo que Él mismo es incapaz de hacer.  Nos pide que perdonemos a las personas, pero es incapaz de perdonar, porque no puede perdonar a menos que castigue a alguien en lugar de la persona que va a perdonar.  Dios no le dice: ‘Perdona a tu esposa, y luego ve y patea al perro para que le des rienda suelta a la ira.  Dios de hecho perdona'.  Pero está la sensación, la comprensión común de la expiación que presenta a un Dios que es incapaz de perdonar.  A menos que patee a alguien más'".

          El sacerdote episcopal Alan Jones, en su libro Concibiendo nuevamente el cristianismo, completa esta idea de que Dios nunca intentó que el sacrificio de Jesús sobre la Cruz fuese considerado como un pago por nuestros pecados.  Y dice en la página 168: "La fijación de la iglesia en la muerte de Jesús como el acto universal de salvación debe terminar, y el lugar de la cruz debe ser vuelto a concebir en la fe cristiana. ¿Por qué? Debido a la secta del sufrimiento y el Dios vengativo detrás de ella".

          "La otra tendencia de sólo criticar, trata con la sugerencia implícita en la cruz, que el sacrificio de Jesús fue para apaciguar a un Dios airado.  El castigo por sustitución  - la Cruz, fue el nombre de esta doctrina vil".

          Esta idea de rechazar el juicio de Dios colocado sobre Jesús en lugar de nosotros, no es exclusiva de Fosdick o McLaren.  De hecho, tal rechazo está integrado en las enseñanzas de muchos otros.  En 1991, William Shannon, biógrafo del monje y místico católico Thomas Merton, dijo en las páginas 109 y 110 de su libro Silencio en llamas:  "Ésta es una noción típica patriarcal de Dios.  Es el Dios de Noé quien ve a las personas sumidas en el pecado, se arrepiente de haberlos hecho y resuelve destruirlos.  Es el Dios del desierto quien envió serpientes para que mordieran a su pueblo porque murmuraron en su contra.  Es el Dios de David quien prácticamente decimó a un pueblo... Es el Dios que exigió la última gota de sangre de su Hijo, para que así su ira, evocada por el pecado, pudiera ser apaciguada.  Este Dios cuyo humor alterna entre bondad e ira fiera...  ‘Éste Dios no existe'".

          En otras palabras, de acuerdo con Fosdick, McLaren y Shannon, Jesús debe ser visto como un modelo de sacrificio a seguir en nuestras propias vidas, pero ver a Dios el Padre como un juez en contra del pecado no es un punto de vista apropiado de Él.  Esos que rechazan la expiación reconocen que la más grande amenaza para sus puntos de vista heréticos son esos que toman la Escritura literal y seriamente. 

          El ex-sacerdote católico Brennan Manning en su libro publicado en 2003, Por encima de todo, cita a William Shannon casi palabra por palabra, respecto a la expiación, y dice en las páginas 58 y 59: "El Dios cuyo humor alterna entre bondad e ira fiera... el Dios que exigió la última gota de sangre de su Hijo, para que así su ira, evocada por el pecado, pudiera ser apaciguada, no es el Dios revelado por Jesucristo, ni en Jesucristo.  Y si no es el Dios de Jesús, ‘él no existe'".

          Marcus Borg es un distinguido profesor en religión y cultura, y también de estudios religiosos en la fundación Hundere Endowed Chair en la Universidad Estatal de Oregon.  Es conferencista y autor de varios libros.  Borg explica en la página 25 de su libro El Dios que nunca conocimos"Yo me liberé de la idea de que la Biblia es un producto divino.  Aprendí que es un producto de la cultura humana, el fruto de dos comunidades antiguas, el Israel bíblico y el cristianismo primitivo.  Como tal, contenía la comprensión y afirmaciones de ellos, no declaraciones que provenían directamente o de alguna forma fueron dirigidas por Dios... Me dí cuenta que sea cual fuere lo que significa la ‘revelación divina' y la ‘inspiración de la Biblia', si es que significa algo, no quiere decir que la Biblia sea un producto divino con autoridad divina".
Esta actitud ciertamente explica cómo Borg pudo decir: "Jesús ciertamente no nació de una virgen, ni tampoco pensó de sí mismo como el Hijo de Dios y no vio su propósito de morir por los pecados del mundo".

          Si lo que Borg está diciendo es cierto, entonces tenemos que descartar a Juan 3:16 que dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”, y tendremos que rechazar el tema de la ofrenda de sangre que es tan común a través de toda la Escritura: "Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona" (Levítico 17:11).

          Pero Borg rechaza este énfasis en un artículo escrito en el periódico Washington Post, titulado Pascua acerca de la vida, no de la muerte, dice:  "Pensar que el significado central de la Pascua (de la resurrección) depende de algo espectacular que le ocurrió al cadáver de Jesús, pasa por alto el punto del mensaje de Pascua y se arriesga a convertir la historia en una trivialidad.  Asociar la Pascua principalmente a nuestra esperanza para una vida después de la muerte, como si nuestra existencia después de muertos dependiera de que Dios transformó el cadáver de Jesús, es reducir la historia a un anhelo políticamente domesticado por nuestra supervivencia más allá de la muerte".

          Dice John White en la página 15 de su libro Ciencia de la mente:  "Jesús fue una persona histórica, un ser humano que se convirtió en Cristo, el Cristos es una condición eterna transpersonal de ser, Jesús no dijo que este estado elevado de conciencia que había en él era exclusivamente suyo por todo el tiempo.  Tampoco nos pidió que le adorásemos.  Más bien, nos llamó para que le siguiéramos, que siguiéramos sus pasos, que aprendiéramos de él, de su ejemplo".

          La Biblia dice "Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión" (Hebreos 9.22).  Y también "... se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado" (Hebreos 9.26). ¿Vamos a rechazar estas Escrituras y otras que hablan de la expiación porque no suenan lógicas?  La Escritura nos dice que la mente carnal es enemistad en contra de Dios. 

          Pero... ¿Cuál es la diferencia entre la Iglesia verdadera y la actual del tipo de Laodicea? En una iglesia llena del Espíritu Santo, siempre habrá un clamor de arrepentimiento desde lo más profundo del corazón de cada persona. En efecto, usted no puede ser un hijo de Dios, sino ha clamado por perdón desde lo más íntimo de su ser, reconociendo que es pecador y que no hay salvación aparte de Dios.

          Si escucha el evangelio que se predica hoy en la televisión cristiana, usted podría pensar que Jesús volverá a la tierra en Beverly Hills manejando un Rolls Royce.   Esta imagen del cristianismo es lo más abominable que se haya podido concebir. Dios dice que todo esto vendrá a la ruina, porque Él mismo reedificará su casa, el tabernáculo de David sobre esas ruinas.

          Todo lo que está ocurriendo, no es pura casualidad, sino el cumplimiento de la Palabra de Dios: Babilonia fue el primer gran imperio mundial representado en la cabeza de la estatua de oro, del sueño de Nabucodonosor.  La idolatría se originó en Babilonia.  Roma el cuarto imperio final representado por las piernas y los pies de hierro y barro cocido de esta misma estatua, copió la idolatría de Babilonia.

          Roma estaba en el poder para el tiempo del nacimiento del Señor Jesucristo, y lo estará igualmente para el tiempo de su segunda venida, y junto con Roma también habrá un resurgir de la idolatría babilónica, lo cual ya lo estamos viendo en este mismo día. ¡La Palabra de Dios es exacta! 

La unión ecuménica final

          Joel Osteen y Rick Warren, dos evangelistas norteamericanos muy conocidos recientemente se reunieron con el Papa Francisco en un esfuerzo por trabajar para derribar los “muros que separan los católicos de los protestantes”.  Asimismo James y Betty Robison, anfitriones del programa de televisión Life Today; Kenneth Copeland de Believer's Voice of Victory; los reverendos Geoff Tunnicliff, Brian Stiller, Thomas Schirrmacher de la Alianza Mundial Evangélica y John Arnott y su eposa Carol, co-fundodores del ministerio Partners for Harvest en Toronto, Canadá.

          Por otra parte, algunos de los principales pastores evangélicos en Argentina se reunieron y oraron el 29 de mayo del 2014 con el papa Francisco, en su residencia de Santa Marta en el Vaticano.  Jorge Himitian, uno de los pastores que integró la comitiva, dijo que también participaron Norberto Saracco, Carlos Mraida, Omar Cabrera, Ángel Negro y Humberto Golluscio.

          El conocido evangelista internacional de origen argentino, Luis Palau también celebró el nombramiento del cardenal Bergoglio como Papa y ha pedido a los cristianos que oren por él.  Lo ha hecho en mensajes a través de youtube.  Pero esta no han sido sus únicas manifestaciones al respecto, sino que se declara como “amigo personal” del ahora Papa.

          Ya en el 2008, cuando Luis Palau celebró un gran Festival en la ciudad de Buenos Aires, sorprendió a la multitud con este anuncio: “Bergoglio me dijo que me agradecía que viniera a hablarle a la juventud y pudiera acercarlos a Jesucristo, porque muchos se han alejado de la Iglesia Católica”.

          Palau cuenta: "Cada vez que orábamos juntos, él me decía: ‘Pon tus manos sobre mí y ora por mí, para que Dios me mantenga como siervo’. Es respetuoso de todas las partes de la cristiandad", concluyó afirmando.  El evangelista Palau declara emocionado, que hubiera deseado que su madre le hubiera visto poner las manos en oración sobre el ahora líder de la grey católica.  Según él, ya en el 2008, la prensa se refería a Bergoglio como el "Papa evangélico".

Éstas fue además su declaración pública sobre el papa:

1.      Que ahora el mundo cristiano puede regocijarse con el nuevo papa Francisco.

2.      Que este papa está centrado en Jesucristo,

3.      Que toma a pecho la palabra de Dios, la lee todos los días y ora,

4.      Que es un hombre que quiere ver que el evangelio de Jesucristo corra por el mundo entero,

5.      Que es una gran bendición y debemos orar por él, como nos ha pedido.

          Este es tal vez uno de los testimonios más irrefutables sobre la existencia de un sector muy importante del liderazgo de la iglesia evangélica que está trabajando conjuntamente con la iglesia católica para lograr la unidad espiritual entre ambas denominaciones.   De hecho no son pocos los líderes evangélicos que desde hace ya mucho tiempo, han venido enseñando que los católicos y evangélicos son hermanos, que comparten la misma doctrina salvo algunas pequeñas diferencias. Permítame citar unos ejemplos:

          Benny Hinn, admirador confeso de Juan Pablo II afirmó que el extinto Papa ha sido el más grande líder espiritual del siglo veinte.

          Marcos Witt, dijo públicamente que deseaba experimentar el nuevo camino, refiriéndose a la doctrina católica. El afamado cantante también tiene muchísimos seguidores entre el público católico.

          Joel Osteen y Rick Warren enseñan que la salvación también se puede encontrar en cualquier religión, incluyendo la católica, si se trata de personas sinceras que buscan a Dios de todo corazón. 

          En Paraguay hay alianzas estratégicas entre una importante organización de pastores evangélicos y la iglesia católica. Desde hace años se viene trabajando en el tema de la vida y la familia con la cúpula católica. Dicen que allí no se tratan cuestiones teológicas, sino más bien de valores, pero es evidente que hay mucho más que eso.

          A otro nivel, existe un foro interreligioso, liderado por el viceministerio de cultos, donde se reúnen periódicamente representantes católicos y evangélicos. Y a nivel mundial, la iglesia menonita tiene un gran acercamiento espiritual con la iglesia católica.
Es muy posible que el nombramiento de este papa latino aumente y afiance más la unidad espiritual entre evangélicos y católicos en pos del advenimiento del futuro líder único de todas las religiones.

El Rapto

          El último evento a cumplirse en el calendario de la Iglesia es el rapto, el momento en que los cristianos fieles serán arrebatados de este mundo en un instante, para estar con el Señor Jesucristo.  Una fracción de segundo antes del rapto de los cristianos vivos, tendrá lugar la resurrección del cuerpo de los cristianos que “murieron en Cristo”.   Luego deberán comparecer ante el Tribunal de Cristo en donde las obras de todos los creyentes serán examinadas.

  •        “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.  Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” (1 Tesalonicenses 4:16–17).
  •        “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo” (2 Corintios 5:10).
  •         “Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica. Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego” (1 Corintios 3:10–15).
volver arriba