Menu

Escuche Radio América

La conmemoración de la Reforma

El centro de Wittenberg, de la ciudad en donde Martín Lutero y Philipp Melanchton trabajaron juntos, se encuentra hoy colmada de carteles que dicen: “Lutero 2017, 500 años de la Reforma”.   La ciudad se preparó mediante la remodelación y los decorados de jardinería para celebrar un gran acontecimiento: el quinto centenario de la Reforma.

Enfrente del ayuntamiento se encuentra colocada una gran esfera que representa el mundo, toda roja, el color de la Reforma y la revolución, y en el medio están las palabras “Reforma 2017".  De hecho, a lo largo de este año se han realizado eventos muy importantes para celebrar el quinto centenario de la Reforma Protestante.

El 31 de octubre del 2016, el Papa Francisco estuvo presente en la catedral de Lund, Suecia, en el evento que dio inicio al Año de Lutero y a los festejos conmemorativos de la Reforma Protestante.  Ese día, el pontífice y el presidente de la Federación Luterana Mundial, Munib Younan, firmaron una declaración conjunta en la que rechazan todo tipo de violencia en nombre de Dios y la religión. El Concilio Vaticano Segundo dio un gran impulso al ecumenismo, pero fue frenado por el papa Juan Pablo Segundo.  Francisco, el actual Papa jesuita, ha retomado a la ruta trazada por el Concilio.

Muchos están convencidos que el pontífice romano llegará a Wittenberg durante esta celebración el 31 de octubre de 2017.   Pero... ¿Por qué el Papa Francisco va a visitar a Wittenberg - el lugar central de la Reforma en donde en 1517 Martín Lutero puso sus 95 tesis? 

Nikolaus Schneider, el representante alemán más importante del protestantismo, Director del Concilio de la Iglesia Evangélica en Alemania, se reunió personalmente con el pontífice y lo invitó a participar del aniversario.  Durante la reunión, el Papa “subrayó  lo importante que es para él, que todos los cristianos como iglesia, avancemos juntos por la senda para dar testimonio de la fe en este mundo”.  Schneider afirmó que sus conversaciones con el Papa y el Vaticano contribuyeron a aumentar su confianza.

Hasta el momento en que preparamos este mensaje, Francisco aún no había hecho pública su decisión, de sí aceptará o no la invitación.  Durante la década de 1540, la iglesia católica inició una Contrarreforma en respuesta a la reforma protestante.  Pero los años transcurridos están probando que las cosas han cambiado drásticamente.

Gerhard Feihe, obispo católico de la diócesis de  Magdeburgo, en Alemania, dijo con respecto a esta conmemoración Lutero 2017: “Casi se podría decir que la Iglesia Católica ha salido del camino de la Contrarreforma al de la Co-Reforma”. 

Este proceso de reconciliación entre católicos y cristianos protestantes se inició desde comienzos del siglo veinte, y se intensificó en 1994 con la firma del documento Católicos y Evangélicos Unidos, la misión para el tercer milenio.  El señor Feige ve evidencia de que esto llegará a su culminación durante los próximos años.  Añadiendo: “Apreciaría si esto no sólo estuviera sucediendo en el liderazgo de las iglesias, porque todos deben cambiar y moverse.  Queda por aclarar cuánta unidad será necesaria”.

Las celebraciones que conmemoran el quinto centenario de la Reforma Protestante se viven con gran intensidad a nivel mundial en varios países de Europa.  Desde enero de este año comenzaron a conglomerarse y festejar por medio de actividades y talleres, esta conmemoración que cambió la vida de las personas, no solo a nivel religioso, sino que también ha repercutido en grandes cambios en el sector político, científico, económico, educativo, social y cultural.

Entre los numerosos proyectos que se desarrollaron a nivel global, se encuentra: La Exposición Mundial de la Reforma, la cual ya tuvo lugar en la ciudad de Wittemberg, del 20 de mayo al 10 de septiembre del 2017, con el lema “Puertas de la libertad”.  A lo largo de este año se han presentado programas teatrales y culturales, con áreas temáticas sobre la espiritualidad, la juventud, la paz, la justicia, la integridad de la creación, la globalización, una cultura mundial, el ecumenismo y la religión.

También en Wittemberg se ha promovido la iniciativa de la creación del “Jardín de Lutero - Una red ecuménica global”, arreglado y preparado por la Iglesia Evangélica Luterana Unida de Alemania.  Allí se plantaron árboles.  El objetivo es tener 500 árboles, uno por cada año de reforma.  Se ha invitado a las iglesias de todo el mundo y de todas las confesiones para que apadrinen uno de los 500 árboles allí sembrados, o que planten simultáneamente un árbol en el jardín de su iglesia de origen.

El Comité Organizador del quinto centenario busca movilizar al pueblo evangélico de todo el mundo a que vivan intensamente todas las actividades que se están llevando a cabo, creando de esta manera un mayor entendimiento de por qué esta fecha tiene un impacto tan poderoso en nuestros tiempos.

El “Jardín de Lutero”, mediante su plan de padrinazgos, genera interacción y pone en marcha procesos comunicativos. De esta forma se originan impulsos que repercuten positivamente en la ciudad, en la región, el país y finalmente en el mundo, haciendo tangible la importancia de la Reforma más allá de las fronteras nacionales.

En medio del jardín se encuentra la Rosa de Lutero, que es el símbolo de la fe y teología de Lutero.  Se trata de cinco árboles, uno en cada pétalo.  A partir de ahí, salen siete caminos que representan simbólicamente al mundo.  En este jardín hay árboles de todos los continentes, plantados por iglesias y denominaciones de todo el mundo, creando una red ecuménica global.

Cada árbol en este jardín, representa una gran variedad de iglesias, denominaciones  y países.  Pero... ¿Sabe usted cuál es el árbol número uno, que se encuentra en la formación de la Rosa de Lutero, en medio del parque?   ¡El de la Iglesia Católica!  A continuación siguen la Iglesia Ortodoxa, la Comunión Anglicana, la Alianza Mundial de Iglesias Reformadas y el Consejo Metodista Mundial como el número cinco.

Mientras una inmensa mayoría de las iglesias protestantes han dejado de protestar, porque ahora los católicos y los protestantes son hermanos, ¿qué dice la Iglesia Católica?  En su sitio de Internet vatican.va, hay un artículo titulado De Conflicto a Comunión, escrito junto con los luteranos, en donde se explica cómo se unirán con éxito.

En 1999 la Iglesia Católica y la Iglesia Luterana firmaron una declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación, en un intento por reducir la división teológica entre los dos credos.

Es importante notar que Lutero no sólo expuso la doctrina de la justificación por fe, que es lo que ahora se discute, sino que fueron 95 sus tesis.

Las diferencias entre los luteranos y los católicos que llegaran a su clímax en el siglo XVI, están llegando a su conclusión.  Las razones para condenar mutuamente sus creencias, se han quedado en el camino. Por lo tanto, los luteranos y los católicos identifican cinco imperativos ahora que están conmemorando juntos.

Esta fue la determinación que adoptaron: “En el 2017 debemos confesar abiertamente que hemos sido culpables ante Cristo de dañar la unidad de la iglesia. Este año conmemorativo nos presenta dos desafíos: la purificación y la curación de los recuerdos, y la restauración de la unidad cristiana de acuerdo con la verdad del evangelio de Jesucristo dado en Efesios 4: 4-6".

Ellos también invitan a todos los cristianos a que estudien este informe de manera abierta y crítica, y expresan su anhelo, de que el mismo “marque el camino hacia una comunión más profunda de todos los cristianos”. 

Es claro entonces que el 2017, es un año interesante para la iglesia católica. En primer lugar, los católicos conmemoran el quinto centenario del comienzo de la Reforma, y en segundo marca los cincuenta años de diálogo entre luteranos y católico romanos.

Lutero y muchos otros reformadores tenían la creencia de que un papa sería el Anticristo.  Y muchas denominaciones protestantes creían igualmente esto.  Si usted le pregunta hoy a los cristianos, quien es el Anticristo, la gran mayoría no entiende claramente el concepto.

Las características del Anticristo dadas en la Biblia sólo se asemejan a un reino: al Papado.  En el capítulo 7 de Daniel podemos verlo en forma figurada, pero en Apocalipsis 17:1-7, los vemos muy claro.  Dice: “Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas; con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación.  Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos.  Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación; y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA.  Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro... Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer”  (Apocalipsis 17:1–6,9).

Es claro que la mujer que describe el capítulo 17 de Apocalipsis se trata de la iglesia, porque en el Nuevo Testamento, la iglesia es representada como una mujer.  Por ejemplo en 2 Corintios 11:1-2, el apóstol compara a la iglesia con una mujer, dice:    “Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo”.  También en Efesios 5:23-24, escribe: “Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador”.  La analogía identifica claramente a la iglesia verdadera como una mujer, una mujer que es sumisa con su esposo, Cristo.

Juan asimismo identifica a la ramera con “siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer” (Apocalipsis 17:9) - lo cual es una indicación clara de Roma, la que se conoce como la ciudad de las siete colinas. Para enfatizar aún más el punto, dice que se trata de “la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra” (Apocalipsis 17:18).

Es obvio entonces que esta mujer del capítulo 17 es una iglesia, la que está sentada sobre una bestia escarlata.  Ella ha participado de una alianza adúltera con los líderes y reyes de este mundo.  Y los habitantes de la tierra se han embriagado debido a sus enseñanzas falsas.  Es la “madre de la iglesia” que ha dado a luz a todas las rameras espirituales.

Esta “mujer” es una gran perseguidora de la iglesia.  Por eso Juan dice que vio “la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús”.  Es obvio que persigue a los santos verdaderos de Dios, a esos que guardan sus mandamientos y la fe de Jesús.

Históricamente: ¿Puede usted pensar en una gran iglesia que haya perseguido a millones de santos durante la edad media? ¿Existe tal iglesia?  En su libro Una mujer cabalga la bestia, el fallecido autor cristiano Dave Hunt describe lo que esa mujer hizo por cientos de años, el catolicismo romano el que asesinó a cientos de miles de creyentes verdaderos en solo un día, más que cualquier emperador en el pasado.

El auge de la bestia < /p>

Desde que Francisco fuera elegido Papa, rápidamente fue reconocido internacionalmente.  Los medios, publicaban titulares tales como estos: “¿Podrá el Papa Francisco sanar las profundas divisiones en el cristianismo?”.  “Francisco continúa asombrando al mundo”.   “El Papa Francisco es un líder lo suficientemente respetado como para ponerle fin a todas las guerras hoy”.  “Y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?” (Apocalipsis 13:4).

El Papa Francisco ha adoptado el papel de defensor de la paz en varios conflictos: entre judíos y musulmanes, Estados Unidos y Cuba,  y los hostigamientos de Isis.

El expresidente Barack Obama le llamó “Un gran líder moral en palabra y obra”, seguido por un reconocimiento interesante, ya que la revista Time lo mencionó como una de las personas más influyentes en el mundo.

Otro titular reciente de la prensa decía “El Papa clama por el fin del fundamentalismo”.  Y eso por supuesto con muy buenas razones.  Porque el verdadero pueblo de Dios, los fundamentalistas, los intransigentes y rebeldes, se negarán a adorar a la bestia y a su imagen, y llegarán a ser considerados no sólo unos indeseables intolerantes, sino que la pena de muerte amenazará a este grupo.

El mensaje que tenemos en la Biblia, es que tendremos que elegir a cuál grupo queremos pertenecer.  Uno será fiel a la bestia, un falso sistema de adoración. El otro será fiel a Dios y guardará todos sus mandamientos.  Se avecinan tiempos difíciles para todos los que decidan estar del lado de Dios.  El predicar su Palabra, defenderla y vivirla, conllevará a una gran persecución. Velemos, oremos y trabajemos, mientras contemplamos a Cristo nuestro Redentor.

La iglesia católico romana ahora se presenta muy compresiva y justa frente al mundo, cubriendo con disculpas su historia de crueldades horribles.   Se ha vestido a sí misma con prendas semejantes a las del Señor Jesucristo, pero no ha cambiado. Todos los principios y dogmas del papado que existieron y se practicaron en las edades pasadas, continúan hoy. Las doctrinas inventadas en la época del oscurantismo todavía se mantienen.  Nadie se engañe a sí mismo.  El papado que los protestantes están ahora dispuestos a honrar, es el mismo que gobernó al mundo en los días de la Reforma, cuando los hombres de Dios se pusieron de pie, y millones perdieron sus vidas, por exponer su iniquidad.

Ella posee el mismo orgullo y la suposición arrogante que tiene dominio sobre reyes y príncipes, porque es la única con derecho a todas las prerrogativas de Dios. Su espíritu no es menos cruel y despótico ahora, que cuando anuló la libertad humana y asesinó a millones de santos del Altísimo.

No nos asustemos hermanos, veamos la realidad y dispongámonos a predicar el mensaje del Evangelio Eterno.  ¡El Señor Jesucristo viene pronto!

volver arriba