Menu

Escuche Radio América

El ángel guardián

Hay bastante discusión entre los teólogos y cristianos en general de si existen los ángeles guardianes. Se dice, por ejemplo, que cada uno de nosotros tenemos a nuestro ángel guardián.

Si usted piensa que el ángel debe tener una apariencia blanca, con impresionantes alas y sedosa cabellera, tal como a veces los vemos pintados, entonces lo del ángel guardián no es cierto. Pero si tomamos las Escrituras, lo descubriremos muy pronto. La Biblia dice: "El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende" (Sal. 34:7).

Durante la II Guerra Mundial, el año 1943, tres aviones ingleses volaron sobre los altos escarpados de Dover, atravesando el Canal de la Mancha y se internaron en Alemania. Al mando de la escuadrilla estaba el capitán americano Paul Helander, de Chicago. En los azares de la excursión, el capitán se encontró con el aparato averiado, volando a la deriva sobre territorio infestado de enemigos.

De repente, apareció un avión alemán. Desesperado, Helander, que era cristiano, oró al Señor. Al momento la paz llenó su alma y afrontó el peligro sin espantarse, aguardando el rugido de las balas.

Un poco amedrentado, observó cómo el piloto hacía piruetas a su alrededor como un niño que se escapa de los que le acompañan, o más bien como un gato jugando con un maltrecho ratón. Finalmente, el piloto de la Luftwaffe voló directamente por su costado y Helander esperó el estallido final, que le enviaría a tierra, a juntarse con sus infortunados compañeros. Sin embargo, el piloto alemán solamente le hizo señas y por varias millas volaron hermanadamente uno al lado del otro. Entonces, un potente ruido señaló la proximidad de más aviones de caza alemanes. Al momento, el alemán giró su aparato, sonrió, saludó al piloto americano y se marchó.

Helander nunca pudo saber por qué el piloto alemán le escoltó en lugar de atacarle. ¿Era un enemigo del régimen de Hitler? ¿Era un cristiano a quien Dios tocó el corazón para proceder de una forma tan inusitada? Sin poder explicárselo, pero alabando a Dios por su protección, Helander regresó ileso a su base.

¿No podría ser ese un "ángel guardián de nacionalidad alemana?" Tenemos referencias bíblicas donde incluso se urge a los cristianos a ser hospitalarios, porque es probable que en algún momento hospeden a un ángel sin saberlo: "No os olvidéis de la hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles" (He. 13:2).

"El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende" (Sal. 34:7).

Todo depende del concepto que nos hemos formado de cómo realmente son los ángeles. Pero no podemos dudar de que Dios los usa en bien de los suyos. Por ejemplo, dice la Biblia, hablando de los ángeles: "¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?" (He. 1:14).

¿Podría ser que los ángeles, para cumplir su misión, usan a los hombres para defender a algún hijo de Dios que se ve en serias dificultades?

Daniel, cuando fue echado en el foso de los leones, pero estos nada le hicieron, explicó lo sucedido, diciendo: "Mi Dios envió su ángel, el cual cerró la boca de los leones, para que no me hiciesen daño..." (Dn. 6:22a).

No estoy sugiriendo que no existan seres angélicos cuya apariencia no es la de un ser humano, pero es probable que ellos usen a aquellos que son fieles al Señor para cumplir con ciertas actividades en favor de quienes honran a Dios con su fe y conducta.

En toda la Biblia notamos que los ángeles tienen una participación frecuente en relación, tanto de Israel desde su salida de Egipto como luego en el Nuevo Testamento, desde el nacimiento de Jesús hasta lo que todavía está en el futuro, cuando antes del establecimiento del reino milenial los ángeles tendrán muchas misiones que cumplir, incluyendo la de acompañar a nuestro Señor en su venida a la tierra, cuando enviará a sus ángeles para que recojan a todos los judíos de todo el planeta (Mt. 24:30, 31).

Teniendo en cuenta que ÁNGEL significa «mensajero», Dios usa a sus mensajeros y los llama ángeles, aunque en algunos casos son hombres, como nosotros, pero desempeñan funciones angelicales.

volver arriba