Menu

Escuche Radio América

Los peligros del cristiano desordenado

 MUERTE  PREMATURA

Muchos cristianos confunden la pérdida de la vida presente prematuramente con la perdición eterna.

VEAMOS  ALGUNOS  DE  LOS  CASOS  DE  MUERTE  PREMATURA

LA  ESPOSA  DE  LOT (Génesis 19:24-26)...

24 Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos; 25y destruyó las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra.

26 Entonces la mujer de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se volvió estatua de sal (Génesis 19:24-26).

El caso de los Hebreos que salieron de Egipto a la tierra prometida, pero no llegaron porque murieron prematuramente, excepto Josué y Caleb, que hablaron animando al pueblo para que confiaran en Dios y que vencerían a los habitantes de esa tierra prometida.

Notemos algunas expresiones en este sentido (Números 13:23-33)…

LOS  DIEZ  ENVIADOS  QUE  DESANIMARON  AL PUEBLO

23 Y llegaron hasta el arroyo de Escol, y de allí cortaron un sarmiento con un racimo de uvas, el cual trajeron dos en un palo, y de las granadas y de los higos. Y se llamó aquel lugar el Valle de Escol, por el racimo que cortaron de allí los hijos de Israel.  Y volvieron de reconocer la tierra al fin de cuarenta días. 26Y anduvieron y vinieron a Moisés y a Aarón, y a toda la congregación de los hijos de Israel, en el desierto de Parán, en Cades, y dieron la información a ellos y a toda la congregación, y les mostraron el fruto de la tierra.  Y les contaron, diciendo: Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente fluye leche y miel; y este es el fruto de ella.   Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de Anac.  Amalec habita el Neguev, y el heteo, el jebuseo y el amorreo habitan en el monte, y el cananeo habita junto al mar, y a la ribera del Jordán.   Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos.
Mas los varones que subieron con él, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros.   Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura.  También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos (Números 13:23-33).

6 Y Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, que eran de los que habían reconocido la tierra, rompieron sus vestidos,  y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena.  Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel.  Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis.  Entonces toda la multitud habló de apedrearlos.  Pero la gloria de Jehová se mostró en el tabernáculo de reunión a todos los hijos de Israel,  y Jehová dijo a Moisés: ¿Hasta cuándo me ha de irritar este pueblo?  ¿Hasta cuándo no me creerán, con todas las señales que he hecho en medio de ellos?...  Jehová, tardo para la ira y grande en misericordia, que perdona la iniquidad y la rebelión, aunque de ningún modo tendrá por inocente al culpable; que visita la maldad de los padres sobre los hijos hasta los terceros y hasta los cuartos…  En este desierto caerán vuestros cuerpos; todo el número de los que fueron contados de entre vosotros, de veinte años arriba, los cuales han murmurado contra mí.  Vosotros a la verdad no entraréis en la tierra, por la cual alcé mi mano y juré que os haría habitar en ella; exceptuando a Caleb hijo de Jefone, y a Josué hijo de Nun.  Pero a vuestros niños, de los cuales dijisteis que serían por presa, yo los introduciré, y ellos conocerán la tierra que vosotros despreciasteis.  En cuanto a vosotros, vuestros cuerpos caerán en este desierto.  Y vuestros hijos andarán pastoreando en el desierto cuarenta años, y ellos llevarán vuestras rebeldías, hasta que vuestros cuerpos sean consumidos en el desierto.  Conforme al número de los días, de los cuarenta días en que reconocisteis la tierra, llevaréis vuestras iniquidades cuarenta años, un año por cada día; y conoceréis mi castigo.  Yo Jehová he hablado; así haré a toda esta multitud perversa que se ha juntado contra mí; en este desierto serán consumidos, y ahí morirán (Números 14:6-11, 18, 29-35).

¿AFECTAN A  LO  DEMÁS  LOS  QUE  MUEREN  PREMATURAMENTE?

La única razón por qué tuvieron que andar durante 40 años por el desierto para cubrir una distancia que les tomaría unas pocas semanas, fue la espera de la muerte de cuantos  NO debían entrar en esa tierra prometida: 13 Y la ira de Jehová se encendió contra Israel, y los hizo andar errantes cuarenta años por el desierto, hasta que fue acabada toda aquella generación que había hecho mal delante de Jehová (Números 32:13).

Dejaron un pobre legado a sus hijos, quienes no vieron en sus padres un ejemplo de confianza en Dios.

Dejaron un precedente negativo de desánimo, claudicación y hasta sublevación contra Dios y Sus promesas.

Todos ellos vieron lo que Dios hizo por ellos en el caso de las diez plagas en Egipto, cómo no los afectó.

Vieron el caso de la sangre del cordero en las puertas donde estaban ellos y sus primogénitos no murieron: 13 Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto…  Porque Jehová pasará hiriendo a los egipcios; y cuando vea la sangre en el dintel y en los dos postes, pasará Jehová aquella puerta, y no dejará entrar al heridor en vuestras casas para herir.   Guardaréis esto por estatuto para vosotros y para vuestros hijos para siempre.  Y cuando entréis en la tierra que Jehová os dará, como prometió, guardaréis este rito.  Y cuando os dijeren vuestros hijos: ¿Qué es este rito vuestro?,  vosotros responderéis: Es la víctima de la pascua de Jehová, el cual pasó por encima de las casas de los hijos de Israel en Egipto, cuando hirió a los egipcios, y libró nuestras casas.  Entonces el pueblo se inclinó y adoró.  Y los hijos de Israel fueron e hicieron puntualmente así, como Jehová había mandado a Moisés y a Aarón.  Y aconteció que a la medianoche Jehová hirió a todo primogénito en la tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que se sentaba sobre su trono hasta el primogénito del cautivo que estaba en la cárcel, y todo primogénito de los animales.  Y se levantó aquella noche Faraón, él y todos sus siervos, y todos los egipcios; y hubo un gran clamor en Egipto, porque no había casa donde no hubiese un muerto (Éxodo 12:13, 23-30).

Aunque los israelitas seguramente contaron a sus hijos todo cuanto Dios hizo por ellos, luego demostraron que eran incrédulos cuando tenían una gran oportunidad de honrar a Dios confiando en la victoria que Él les daría.

EL INTENTO DE UN GOLPE DE ESTADO (sublevación de Coré y los suyos):

1 Coré hijo de Izhar, hijo de Coat, hijo de Leví, y Datán y Abiram hijos de Eliab, y On hijo de Pelet, de los hijos de Rubén, tomaron gente,  y se levantaron contra Moisés con doscientos cincuenta varones de los hijos de Israel, príncipes de la congregación, de los del consejo, varones de renombre.  Y se juntaron contra Moisés y Aarón y les dijeron: ¡Basta ya de vosotros! Porque toda la congregación, todos ellos son santos, y en medio de ellos está Jehová; ¿por qué, pues, os levantáis vosotros sobre la congregación de Jehová?  Cuando oyó esto Moisés, se postró sobre su rostro;  y habló a Coré y a todo su séquito, diciendo: Mañana mostrará Jehová quién es suyo, y quién es santo, y hará que se acerque a él; al que él escogiere, él lo acercará a sí…  12 Y envió Moisés a llamar a Datán y Abiram, hijos de Eliab; mas ellos respondieron: No iremos allá.  ¿Es poco que nos hayas hecho venir de una tierra que destila leche y miel, para hacernos morir en el desierto, sino que también te enseñorees de nosotros imperiosamente?  Ni tampoco nos has metido tú en tierra que fluya leche y miel, ni nos has dado heredades de tierras y viñas.  ¿Sacarás los ojos de estos hombres?  No subiremos.  Entonces Moisés se enojó en gran manera, y dijo a Jehová: No mires a su ofrenda; ni aun un asno he tomado de ellos, ni a ninguno de ellos he hecho mal.  Después dijo Moisés a Coré: Tú y todo tu séquito, poneos mañana delante de Jehová; tú, y ellos, y Aarón;  y tomad cada uno su incensario y poned incienso en ellos, y acercaos delante de Jehová cada uno con su incensario, doscientos cincuenta incensarios; tú también, y Aarón, cada uno con su incensario.  Y tomó cada uno su incensario, y pusieron en ellos fuego, y echaron en ellos incienso, y se pusieron a la puerta del tabernáculo de reunión con Moisés y Aarón.  Ya Coré había hecho juntar contra ellos toda la congregación a la puerta del tabernáculo de reunión; entonces la gloria de Jehová apareció a toda la congregación…  28Y dijo Moisés: En esto conoceréis que Jehová me ha enviado para que hiciese todas estas cosas, y que no las hice de mi propia voluntad.  Si como mueren todos los hombres murieren éstos, o si ellos al ser visitados siguen la suerte de todos los hombres, Jehová no me envió.  Mas si Jehová hiciere algo nuevo, y la tierra abriere su boca y los tragare con todas sus cosas, y descendieren vivos al Seol, entonces conoceréis que estos hombres irritaron a Jehová.  Y aconteció que cuando cesó él de hablar todas estas palabras, se abrió la tierra que estaba debajo de ellos.  Abrió la tierra su boca, y los tragó a ellos, a sus casas, a todos los hombres de Coré, y a todos sus bienes.  Y ellos, con todo lo que tenían, descendieron vivos al Seol, y los cubrió la tierra, y perecieron de en medio de la congregación.  Y todo Israel, los que estaban en derredor de ellos, huyeron al grito de ellos; porque decían: No nos trague también la tierra (Números 16:1-5,  12-19, 28-34).

¡ESTA ES UNA SUBLEVACIÓN CONTRA EL HOMBRE DE DIOS! Recordemos que Moisés conocía muy bien el carácter de este pueblo, por eso tenemos el requerimiento de Moisés, antes de aceptar la difícil misión: 13 Ahora, pues, si he hallado gracia en tus ojos, te ruego que me muestres ahora tu camino, para que te conozca, y halle gracia en tus ojos; y mira que esta gente es pueblo tuyo.  Y él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso.  Y Moisés respondió: Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí (Éxodo 33:13-15).

EL  CASO  DE  LAS  SERPIENTES  EN  EL  DESIERTO

4 Después partieron del monte de Hor, camino del Mar Rojo, para rodear la tierra de Edom; y se desanimó el pueblo por el camino.  Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto?  Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano.  Y Jehová envió entre el pueblo serpientes ardientes, que mordían al pueblo; y murió mucho pueblo de Israel.  Entonces el pueblo vino a Moisés y dijo: Hemos pecado por haber hablado contra Jehová, y contra ti; ruega a Jehová que quite de nosotros estas serpientes.  Y Moisés oró por el pueblo.  Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá.  Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta; y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía (Números 21:4-9).

EL  CASO  ACÁN  Y  EL  ANATEMA  (Josué 7)

¿Qué significa “pecado de anatema”?  (Levítico 27:29)…

29 Ninguna persona separada como anatema podrá ser rescatada; indefectiblemente ha de ser muerta (Levítico 27:29).

2 Porque Jehová está airado contra todas las naciones, e indignado contra todo el ejército de ellas; las destruirá y las entregará al matadero.  Y los muertos de ellas serán arrojados, y de sus cadáveres se levantará hedor; y los montes se disolverán por la sangre de ellos.  Y todo el ejército de los cielos se disolverá, y se enrollarán los cielos como un libro; y caerá todo su ejército, como se cae la hoja de la parra, y como se cae la de la higuera.  Porque en los cielos se embriagará mi espada; he aquí que descenderá sobre Edom en juicio, y sobre el pueblo de mi anatema (Isaías 34:2-5).

8 Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema (Gálatas 1:8).

El caso de Acán ilustra muy bien, tanto la muerte prematura como la gravedad del  PECADO  DE  ANATEMA:

Dios advirtió a Israel reiteradamente lo serio que era ese pecado.

“Será la ciudad anatema (maldición de muerte segura) con todas las cosas que están en ella” (Josué 6:17).

“Guardaos del anatema; ni toquéis, ni toméis alguna cosa del anatema” (Josué 6:18).

“Israel ha pecado... han tomado del anatema” (Josué 7:11).

23 Mas Jehová tu Dios las entregará delante de ti, y él las quebrantará con grande destrozo, hasta que sean destruidas. El entregará sus reyes en tu mano, y tú destruirás el nombre de ellos de debajo del cielo; nadie te hará frente hasta que los destruyas.  Las esculturas de sus dioses quemarás en el fuego; no codiciarás plata ni oro de ellas para tomarlo para ti, para que no tropieces en ello, pues es abominación a Jehová tu Dios;  y no traerás cosa abominable a tu casa, para que no seas anatema; del todo la aborrecerás y la abominarás, porque es anatema (Deuteronomio 7:23-26).

17 Y no se pegará a tu mano nada del anatema, para que Jehová se aparte del ardor de su ira, y tenga de ti misericordia, y tenga compasión de ti, y te multiplique, como lo juró a tus padres,  cuando obedecieres a la voz de Jehová tu Dios, guardando todos sus mandamientos que yo te mando hoy, para hacer lo recto ante los ojos de Jehová tu Dios (Deuteronomio 13: 17, 18).

NOTEMOS  LAS  ADVERTENCIAS  DE  JOSUÉ  CONTRA  EL  ANATEMA

16 Y cuando los sacerdotes tocaron las bocinas la séptima vez, Josué dijo al pueblo: Gritad, porque Jehová os ha entregado la ciudad.  Y será la ciudad anatema a Jehová, con todas las cosas que están en ella; solamente Rahab la ramera vivirá, con todos los que estén en casa con ella, por cuanto escondió a los mensajeros que enviamos.  Pero vosotros guardaos del anatema; ni toquéis, ni toméis alguna cosa del anatema, no sea que hagáis anatema el campamento de Israel, y lo turbéis.   Mas toda la plata y el oro, y los utensilios de bronce y de hierro, sean consagrados a Jehová, y entren en el tesoro de Jehová.  Entonces el pueblo gritó, y los sacerdotes tocaron las bocinas; y aconteció que cuando el pueblo hubo oído el sonido de la bocina, gritó con gran vocerío, y el muro se derrumbó.  El pueblo subió luego a la ciudad, cada uno derecho hacia adelante, y la tomaron.  Y destruyeron a filo de espada todo lo que en la ciudad había; hombres y mujeres, jóvenes y viejos, hasta los bueyes, las ovejas, y los asnos.  Mas Josué dijo a los dos hombres que habían reconocido la tierra: Entrad en casa de la mujer ramera, y haced salir de allí a la mujer y a todo lo que fuere suyo, como lo jurasteis.  Y los espías entraron y sacaron a Rahab, a su padre, a su madre, a sus hermanos y todo lo que era suyo; y también sacaron a toda su parentela, y los pusieron fuera del campamento de Israel (Josué 6:16-23).

¿Qué hacer con el anatema?  El clamor de Josué orando de rodillas de nada sirvió: 7 Y Josué dijo: ¡Ah, Señor Jehová!  ¿Por qué hiciste pasar a este pueblo el Jordán, para entregarnos en las manos de los amorreos, para que nos destruyan?  ¡Ojalá nos hubiéramos quedado al otro lado del Jordán!  ¡Ay, Señor! ¿qué diré, ya que Israel ha vuelto la espalda delante de sus enemigos?  Porque los cananeos y todos los moradores de la tierra oirán, y nos rodearán, y borrarán nuestro nombre de sobre la tierra; y entonces, ¿qué harás tú a tu grande nombre?  Y Jehová dijo a Josué: Levántate; ¿por qué te postras así sobre tu rostro?  Israel ha pecado, y aun han quebrantado mi pacto que yo les mandé; y también han tomado del anatema, y hasta han hurtado, han mentido, y aun lo han guardado entre sus enseres.  Por esto los hijos de Israel no podrán hacer frente a sus enemigos, sino que delante de sus enemigos volverán la espalda, por cuanto han venido a ser anatema; ni estaré más con vosotros, si no destruyereis el anatema de en medio de vosotros.  Levántate, santifica al pueblo, y di: Santificaos para mañana; porque Jehová el Dios de Israel dice así: Anatema hay en medio de ti, Israel; no podrás hacer frente a tus enemigos, hasta que hayáis quitado el anatema de en medio de vosotros (Josué 7:7-13).

Se comprobó que el culpable era Acán: 20 Y Acán respondió a Josué diciendo: Verdaderamente yo he pecado contra Jehová el Dios de Israel, y así y así he hecho.  Pues vi entre los despojos un manto babilónico muy bueno, y doscientos siclos de plata, y un lingote de oro de peso de cincuenta siclos, lo cual codicié y tomé; y he aquí que está escondido bajo tierra en medio de mi tienda, y el dinero debajo de ello.  Josué entonces envió mensajeros, los cuales fueron corriendo a la tienda; y he aquí estaba escondido en su tienda, y el dinero debajo de ello. Y tomándolo de en medio de la tienda, lo trajeron a Josué y a todos los hijos de Israel, y lo pusieron delante de Jehová. Entonces Josué, y todo Israel con él, tomaron a Acán hijo de Zera, el dinero, el manto, el lingote de oro, sus hijos, sus hijas, sus bueyes, sus asnos, sus ovejas, su tienda y todo cuanto tenía, y lo llevaron todo al valle de Acor. Y le dijo Josué: ¿Por qué nos has turbado?  Túrbete Jehová en este día.  Y todos los israelitas los apedrearon, y los quemaron después de apedrearlos. Y levantaron sobre él un gran montón de piedras, que permanece hasta hoy.  Y Jehová se volvió del ardor de su ira.  Y por esto aquel lugar se llama el Valle de Acor, hasta hoy (Josué 7:20-26).

¿Es la idolatría pecado de Anatema?: 25 Las esculturas de sus dioses quemarás en el fuego; no codiciarás plata ni oro de ellas para tomarlo para ti, para que no tropieces en ello, pues es abominación a Jehová tu Dios;  y no traerás cosa abominable a tu casa, para que no seas anatema; del todo la aborrecerás y la abominarás, porque es anatema (Deuteronomio 7:25, 26)

¿Qué en cuanto a costumbres, música, diversiones y hábitos mundanos?

La respuesta: 17 Y no se pegará a tu mano nada del anatema, para que Jehová se aparte del ardor de su ira, y tenga de ti misericordia, y tenga compasión de ti, y te multiplique, como lo juró a tus padres (Deuteronomio 13:17).

19…Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos (Jeremías 15:19b).

¿Quién debe convertirse a quién?  ¿Quién debe imitar y quién debe ser digno de imitación?.

SAÚL  MURIÓ  PREMATURAMENTE  POR  EL  MISMO PECADO

17 Y dijo Samuel: Aunque eras pequeño en tus propios ojos, ¿no has sido hecho jefe de las tribus de Israel, y Jehová te ha ungido por rey sobre Israel?  Y Jehová te envió en misión y dijo: Ve, destruye a los pecadores de Amalec, y hazles guerra hasta que los acabes.  ¿Por qué, pues, no has oído la voz de Jehová, sino que vuelto al botín has hecho lo malo ante los ojos de Jehová?  Y Saúl respondió a Samuel: Antes bien he obedecido la voz de Jehová, y fui a la misión que Jehová me envió, y he traído a Agag rey de Amalec, y he destruido a los amalecitas.  Mas el pueblo tomó del botín ovejas y vacas, las primicias del anatema, para ofrecer sacrificios a Jehová tu Dios en Gilgal.  Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová?  Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros.  Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación.  Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey (1 Samuel 15:17-23).

¿Se cumplió su muerte prelatura?: 1 Los filisteos, pues, pelearon contra Israel, y los de Israel huyeron delante de los filisteos, y cayeron muertos en el monte de Gilboa.  Y siguiendo los filisteos a Saúl y a sus hijos, mataron a Jonatán, a Abinadab y a Malquisúa, hijos de Saúl.  Y arreció la batalla contra Saúl, y le alcanzaron los flecheros, y tuvo gran temor de ellos.  Entonces dijo Saúl a su escudero: Saca tu espada, y traspásame con ella, para que no vengan estos incircuncisos y me traspasen, y me escarnezcan.  Mas su escudero no quería, porque tenía gran temor.  Entonces tomó Saúl su propia espada y se echó sobre ella.  Y viendo su escudero a Saúl muerto, él también se echó sobre su espada, y murió con él.  Así murió Saúl en aquel día, juntamente con sus tres hijos, y su escudero, y todos sus varones (1 Samuel 31:1-6).

EL  CASO  DE  DAVID

12 Porque tú lo hiciste en secreto; mas yo haré esto delante de todo Israel y a pleno sol.  Entonces dijo David a Natán: Pequé contra Jehová.  Y Natán dijo a David: También Jehová ha remitido tu pecado; no morirás.  Mas por cuanto con este asunto hiciste blasfemar a los enemigos de Jehová, el hijo que te ha nacido ciertamente morirá…  Y le dijeron sus siervos: ¿Qué es esto que has hecho?  Por el niño, viviendo aún, ayunabas y llorabas; y muerto él, te levantaste y comiste pan.  Y él respondió: Viviendo aún el niño, yo ayunaba y lloraba, diciendo: ¿Quién sabe si Dios tendrá compasión de mí, y vivirá el niño?  Mas ahora que ha muerto, ¿para qué he de ayunar?  ¿Podré yo hacerle volver?  Yo voy a él, mas él no volverá a mí (2 Samuel 12:12-14, 21-23).

El profeta de Dios le dijo... “no morirás”, pero si seguimos leyendo la biografía de David, se nos dice que, llegado el momento, él murió y fue sepultado: 26 Así reinó David hijo de Isaí sobre todo Israel.  El tiempo que reinó sobre Israel fue cuarenta años.  Siete años reinó en Hebrón, y treinta y tres reinó en Jerusalén.  Y murió en buena vejez, lleno de días, de riquezas y de gloria; y reinó en su lugar Salomón su hijo (1 Crónicas 29:26-28).
Ciertamente cuando Natán le dijo “no morirás” fue para tranquilizarlo asegurándole que en su lugar su bebé moriría y además tendría muchos otros problemas; tanto con las guerras y con sus hijos, donde habría homicidios y desenfreno lujurioso con las propias concubinas del rey y eso en público.

EL  EXTRAÑO  PROFETA  REBELDE

11 Moraba entonces en Bet-el un viejo profeta, al cual vino su hijo y le contó todo lo que el varón de Dios había hecho aquel día en Bet-el; le contaron también a su padre las palabras que había hablado al rey.  Y su padre les dijo: ¿Por qué camino se fue?  Y sus hijos le mostraron el camino por donde había regresado el varón de Dios que había venido de Judá.  Y él dijo a sus hijos: Ensilladme el asno.  Y ellos le ensillaron el asno, y él lo montó.  Y yendo tras el varón de Dios, le halló sentado debajo de una encina, y le dijo: ¿Eres tú el varón de Dios que vino de Judá?  Él dijo: Yo soy.  Entonces le dijo: Ven conmigo a casa, y come pan.  Mas él respondió: No podré volver contigo, ni iré contigo, ni tampoco comeré pan ni beberé agua contigo en este lugar. 17Porque por palabra de Dios me ha sido dicho: No comas pan ni bebas agua allí, ni regreses por el camino por donde fueres.  Y el otro le dijo, mintiéndole: Yo también soy profeta como tú, y un ángel me ha hablado por palabra de Jehová, diciendo: Tráele contigo a tu casa, para que coma pan y beba agua.  Entonces volvió con él, y comió pan en su casa, y bebió agua.  Y aconteció que estando ellos en la mesa, vino palabra de Jehová al profeta que le había hecho volver.  Y clamó al varón de Dios que había venido de Judá, diciendo: Así dijo Jehová: Por cuanto has sido rebelde al mandato de Jehová, y no guardaste el mandamiento que Jehová tu Dios te había prescrito, sino que volviste, y comiste pan y bebiste agua en el lugar donde Jehová te había dicho que no comieses pan ni bebieses agua, no entrará tu cuerpo en el sepulcro de tus padres. Cuando había comido pan y bebido, el que le había hecho volver le ensilló el asno. Y yéndose, le topó un león en el camino, y le mató; y su cuerpo estaba echado en el camino, y el asno junto a él, y el león también junto al cuerpo (1 Reyes 13:11-24).

VEAMOS  ALGUNOS  CASOS  EN  EL  NUEVO  TESTAMENTO

1. Ananías y Safira (Hechos 5:1-11)...

2. ¡Se salvó por un pelito... Simón el Mago!  (Hechos 8:9-24)...

3. El desorden en la Cena del Señor: 17 Pero al anunciaros esto que sigue, no os alabo; porque no os congregáis para lo mejor, sino para lo peor.  Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo.  Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados.  Cuando, pues, os reunís vosotros, esto no es comer la cena del Señor.  Porque al comer, cada uno se adelanta a tomar su propia cena; y uno tiene hambre, y otro se embriaga.  Pues qué, ¿no tenéis casas en que comáis y bebáis?  ¿O menospreciáis la iglesia de Dios, y avergonzáis a los que no tienen nada?  ¿Qué os diré?  ¿Os alabaré?  En esto no os alabo… 27 De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor.  Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa.  Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.  Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen.  Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados;  mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo (1 Corintios 11:17-22,  27-32).

4. El caso de Sardis: 3Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete.  Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti.  Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas.  El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles (Apocalipsis 3:3-5).

5. No todos podemos decir con Pablo, antes de partir de esta vida: 7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.  Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida (2 Timoteo 4:7, 8).

6. El caso del pecado de muerte:16 Si alguno viere a su hermano cometer pecado que no sea de muerte, pedirá, y Dios le dará vida; esto es para los que cometen pecado que no sea de muerte.  Hay pecado de muerte, por el cual yo no digo que se pida (1 Juan 5:16).

7. El caso de... “Si hubiere cometido pecados...”: 14¿Está alguno enfermo entre vosotros?  Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor.  Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados (Santiago 5:14, 15).

En ambos casos la restauración del cristiano enfermo está sujeta a cierto pecado que podría ser de muerte o no.  Trátese de muerte física, pero prematura.

¿ERAN  SALVOS  ELLOS?

Aquí es donde muchos cristianos confunden la muerte prematura con la muerte eterna...

Canaán no es figura del cielo, sino de una vida victoriosa.

Los que murieron en el desierto  NUNCA dejaron de ser parte del pueblo de Dios, pero malgastaron su vida y las oportunidades que tenían, quejándose, murmurando contra Dios y contra quienes los guiaban, desanimando a otros.

En una palabra: Eran personas que estorbaban, que destruían, que frenaban, diríamos hoy, la obra del Señor.

¿En qué difieren de quienes temen al Señor y no mueren prematuramente?

ANTES  DE  JUZGAR  A  QUIEN...  “PARECE  ESTAR  EN  ESTA  TERRIBLE  LISTA”

Examine los siguientes textos: 5 Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios (1 Corintios 4:5).

24 Los pecados de algunos hombres se hacen patentes antes que ellos vengan a juicio, mas a otros se les descubren después (1 Timoteo 5:24).

7 Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón (1 Samuel 16:7).

DE  PASO  SERÍA  BUENO  RECORDAR  LAS  PALABRAS  DE  JESÚS: 1 No juzguéis, para que no seáis juzgados.  Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido.  ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?  ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo?  ¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano (Mateo 7:1-5).

EL  CASO  DEL  CENTINELA

¿Quién era el centinela que debía dar la voz de alarma?: 9 Y cuando saliereis a la guerra en vuestra tierra contra el enemigo que os molestare, tocaréis alarma con las trompetas; y seréis recordados por Jehová vuestro Dios, y seréis salvos de vuestros enemigos (Números 10:9).

1 Vino a mí palabra de Jehová, diciendo:  Hijo de hombre, habla a los hijos de tu pueblo, y diles: Cuando trajere yo espada sobre la tierra, y el pueblo de la tierra tomare un hombre de su territorio y lo pusiere por atalaya,  y él viere venir la espada sobre la tierra, y tocare trompeta y avisare al pueblo,  cualquiera que oyere el sonido de la trompeta y no se apercibiere, y viniendo la espada lo hiriere, su sangre será sobre su cabeza.  El sonido de la trompeta oyó, y no se apercibió; su sangre será sobre él; mas el que se apercibiere librará su vida.  Pero si el atalaya viere venir la espada y no tocare la trompeta, y el pueblo no se apercibiere, y viniendo la espada, hiriere de él a alguno, éste fue tomado por causa de su pecado, pero demandaré su sangre de mano del atalaya. A ti, pues, hijo de hombre, te he puesto por atalaya a la casa de Israel, y oirás la palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte.  Cuando yo dijere al impío: Impío, de cierto morirás; si tú no hablares para que se guarde el impío de su camino, el impío morirá por su pecado, pero su sangre yo la demandaré de tu mano.  Y si tú avisares al impío de su camino para que se aparte de él, y él no se apartare de su camino, él morirá por su pecado, pero tú libraste tu vida (Ezequiel 33:1-9).

16 Y aconteció que al cabo de los siete días vino a mí palabra de Jehová, diciendo:  Hijo de hombre, yo te he puesto por atalaya a la casa de Israel; oirás, pues, tú la palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte.  Cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; y tú no le amonestares ni le hablares, para que el impío sea apercibido de su mal camino a fin de que viva, el impío morirá por su maldad, pero su sangre demandaré de tu mano.  Pero si tú amonestares al impío, y él no se convirtiere de su impiedad y de su mal camino, él morirá por su maldad, pero tú habrás librado tu alma.  Si el justo se apartare de su justicia e hiciere maldad, y pusiere yo tropiezo delante de él, él morirá, porque tú no le amonestaste; en su pecado morirá, y sus justicias que había hecho no vendrán en memoria; pero su sangre demandaré de tu mano.  Pero si al justo amonestares para que no peque, y no pecare, de cierto vivirá, porque fue amonestado; y tú habrás librado tu alma (Ezequiel 3:16-21).

¿QUÉ  SIGNIFICA  TODO  ESTO?

El toque de trompeta es la clara y oportuna enseñanza de la Palabra de Dios.  Pablo discute el mismo asunto cuando habla sobre la cuestión “lenguas”: Ahora pues, hermanos, si yo voy a vosotros hablando en lenguas, ¿qué os aprovechará, si no os hablare con revelación, o con ciencia, o con profecía, o con doctrina? Ciertamente las cosas inanimadas que producen sonidos, como la flauta o la cítara, si no dieren distinción de voces, ¿cómo se sabrá lo que se toca con la flauta o con la cítara?  Y si la trompeta diere sonido incierto, ¿quién se preparará para la batalla?  Así también vosotros, si por la lengua no diereis palabra bien comprensible, ¿cómo se entenderá lo que decís?  Porque hablaréis al aire (1 Corintios 14:6-9).

Pablo dice que amaba tanto a los judíos que, si su muerte prematura ayudara en algo para que ellos reconocieran a su Mesías, él mismo preferiría ser anatema si esto ayudaría a que los judíos reconocieran a su Mesías tal como él lo había hecho: 1 Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo,  que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón.  Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne;  que son israelitas, de los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto y las promesas (Romanos 9:1-4).

El Espíritu Santo en cada hijo/a de Dios hace que éstos jamás llame anatema a Jesús.  Tampoco pueden llamarlo Señor, sino por el Espíritu Santo: 3Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo (1 Corintios 12:3).

22 El que no amare al Señor Jesucristo, sea anatema.  El Señor viene (1 Corintios 16:22).

¿QUIÉNES  SON  LOS  QUE  NO  LE  AMAN?

•    El mormonismo

•    El ruselismo

•    El catolicismo que lo ha substituido por una tal... Maria

•    El que cree y predica el “Evangelio de la codicia”

•    Todos cuantos tergiversan las Escrituras y la salvación por la gracia divina, están, a no dudar, en la lista de quienes  NO le aman.

¿POR  QUÉ  NO  MUEREN  PREMATURAMENTE  LOS  QUE  APARECEN  BURLÁNDOSE  DE  LA  SANA  DOCTRINA  MEDIANTE  SUS  APARICIONES  EN  TELEVISIÓN?

Este tipo de castigo Dios no lo impone a cuantos no son de Él.  Esto fue para los Israelitas y lo es hoy para cuantos son salvos pero cometen pecados y no los abandonan, no se arrepienten.

Aquellos que engañan (y saben que lo hacen) evidentemente nunca conocieron a Jesucristo ni le recibieron como Salvador personal.

¿Qué significa cuando dice... “su sangre yo la demandaré de tu mano”?  Bien puede ser una muerte prematura.

Si este es el caso, ¿por qué hay tantos falsos predicadores y sin embargo están más fuertes que caballos de carrera?

Creo que se trata de falsos profetas, falsos maestros y falsos predicadores.  El dios de los falsos no aplica la ley del Dios verdadero, porque si le hiciera, pronto quedaría sin esos predicadores: 27 Como jaula llena de pájaros, así están sus casas llenas de engaño; así se hicieron grandes y ricos.  Se engordaron y se pusieron lustrosos, y sobrepasaron los hechos del malo; no juzgaron la causa, la causa del huérfano; con todo, se hicieron prósperos, y la causa de los pobres no juzgaron.  ¿No castigaré esto?  dice Jehová; ¿y de tal gente no se vengará mi alma? Cosa espantosa y fea es hecha en la tierra;  los profetas profetizaron mentira, y los sacerdotes dirigían por manos de ellos; y mi pueblo así lo quiso.  ¿Qué, pues, haréis cuando llegue el fin? (Jeremías 5:27-31).

13Porque desde el más chico de ellos hasta el más grande, cada uno sigue la avaricia; y desde el profeta hasta el sacerdote, todos son engañadores.  Y curan la herida de mi pueblo con liviandad, diciendo: Paz, paz; y no hay paz (Jeremías 6:13, 14).

¿Qué clase de profetas y profecías abundaban en los días de Jeremías?: 14 Me dijo entonces Jehová: Falsamente profetizan los profetas en mi nombre; no los envié, ni les mandé, ni les hablé; visión mentirosa, adivinación, vanidad y engaño de su corazón os profetizan (Jeremías 14:14).

¿Cuál es el cuadro en nuestros días?: 13 Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo.  Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz.   Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras (2 Corintios 11:13-15).

25 El testigo verdadero libra las almas; mas el engañoso hablará mentiras (Proverbios 14:25).

¿Qué dijo el Señor sobre esto mismo que sería una señal más de Su regreso a las puertas?: 11 Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos;  y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará (Mateo 24:11, 12).

volver arriba