Menu

Reflexion para hoy

Sexto mandamiento: No matarás

No matarás.
Éxodo 20:13

La Biblia nos enseña que Dios es el autor de la vida. Esto significa que no es posible «tocar» la vida de un hombre sin atentar, al mismo tiempo, contra este mandamiento de Dios. Él pedirá cuentas de todos los asesinatos cometidos en la tierra.

Sin hablar de los asesinatos y homicidios de todo tipo, el aborto, la eutanasia y el suicidio son realidades cotidianas. A menudo estos actos son la expresión de la desesperación; no obstante, son un atentado a la vida que Dios nos dio.

El cristiano no puede imponer a los demás lo que él comprendió de la revelación de su Dios, sin embargo debe testificar de lo que es la voluntad de Dios para todo hombre. Podrá manifestar su amor cristiano al que tiene la tentación de cometer un acto de desesperación, y hablarle de Jesús, “nuestra esperanza” (1 Timoteo 1:1).

En el sermón del monte Jesús puso plenamente a la luz la fuerza de este mandamiento: no se limita al acto de matar, sino que también condena el enojo, los insultos, las injurias, e incluso el desprecio, que a menudo es tan destructor. La vida del prójimo es como una frontera que está prohibido traspasar. Y cuando nos enojamos, insultamos, injuriamos u odiamos a nuestro prójimo, ya lo estamos haciendo. ¡Estamos tocando su vida!

Respetar este sexto mandamiento también es ayudar a los que tienen que llevar una carga muy pesada, cumpliendo con lo que está a nuestro alcance. El cristiano es feliz anunciando el Evangelio que libera, que da la paz y la vida eterna a todo el que cree en el Señor Jesucristo.

(continuará el próximo miércoles)

Lectura: Deuteronomio 11 - Juan 7:1-31 - Salmo 118:10-14 - Proverbios 25:16-17
volver arriba