Menu

Escuche Radio América

Los Rosacruces

Bibliografía - Diccionario de Historia de la Iglesia y Centro de Investigaciones

Los rosacruces son una sociedad religiosa y filosófica de carácter secreto. Algunos aseguran que su origen se remonta al Faraón de Egipto Tutmosis III, alrededor del año 1500 A.C. Aunque generalmente se dice que su fundador fue Christian Rosenkreutz, un alemán quien supuestamente nació en 1378 y murió en 1484.

La Enciclopedia Británica, edición 1971 dice: «Algunos consideran la historia como un hecho, y a Christian Rosenkreuz como el fundador de la orden. No obstante, más generalmente se estima que es una explicación mística y que Christian Rosenkreuz no es una persona real, sino simbólica».

Por lo menos el nombre de la secta se deriva del suyo, traducido como «cruz de rosas». Entre los escritos acerca del personaje sobre sus creencias se encuentran los del pastor luterano Johann Valentin Andreae los que sugieren la existencia de una especie de Fraternidad Rosacruz con poderes sobrenaturales. La organización está ligada íntimamente con la francomasonería y las logias masónicas.
La Sociedad Rosacruciana se fundó en 1865 y otorga ocho grados, pero únicamente a masones. La orden más conocida es la Antigua Orden Mística Rosacruz A.M.O.R.C. con sede en California, la que publica el Libro de Jashar y Las enseñanzas secretas de Jesús. Sus escritos son considerados colectivamente como de tipo gnóstico-teosófico.

El fundador del grupo A.M.O.R.C., es H. Spencer Lewis, quien falleció en 1939. Era considerado por sus seguidores como el restaurador del movimiento rosacruz en Estados Unidos. Sus libros y cursos son difundidos constantemente por la Orden Rosacruz.
La realidad es que el origen de esta secta es oscuro y difícil de definir, como también sus enseñanzas. Según dicen sus adeptos, Christian Rosenkreuz tuvo revelaciones especiales para explicar el misterio de la vida y del ser, desde un punto de vista científico y a la vez religioso.
Esta secta es una mezcla de teosofía, misticismo, astrología y religión panteísta. Los iniciados en ella están convencidos de poseer la llave de la verdadera sabiduría y el secreto de los conocimientos metafísicos universales. En tiempos modernos el principal promotor de esta secta ha sido el norteamericano Max Heindel, autor de extensísimas obras doctrinales.

El emblema o símbolo del rosacrucianismo consiste de una cruz con una corona de rosas en el centro. La cruz no es un símbolo de sufrimiento. Su verdadero significado, supuestamente lo dio Platón, quien fue uno de los iniciados en esta clase de sabiduría y dijo: «El alma del mundo está crucificada». Esto quiere decir que la cruz es símbolo de las corrientes de vida que animan los cuerpos de los vegetales, animales y seres humanos. Es también símbolo de la pasada evolución del hombre, su constitución presente y su desarrollo futuro. El brazo superior de la cruz representa al hombre. El inferior al reino vegetal. Entre los dos está el reino animal, es decir, el brazo horizontal, que además es la posición de la columna vertebral de los animales. Las rosas rojas que hay en el centro de la cruz representan los órganos generativos de estos tres órdenes.

Es obvio que la cruz de los rosacruces no es la del cristianismo. La literatura de A.M.O.R.C. niega abiertamente que su cruz con la rosa tiene conexión con la cruz cristiana.

El rosacrucianismo asegura que no es una religión, pero promete iluminación y satisfacción. La publicación Las escuelas secretas, dice en la página 19: «El hombre por medio de sus propios esfuerzos conscientes e individuales puede alcanzar iluminación espiritual e inmortalidad final». Las personas que responden a este aviso se ven arrastradas dentro de una sociedad secreta, enredados en un laberinto de mitología pagana, mezclada con judaísmo, hinduismo, budismo, misticismo, ocultismo y hasta cristianismo.

Los rosacruces y Dios

Para los rosacruces Dios es un ser impersonal compuesto de siete espíritus que se manifiestan a sí mismos como un dios trino. El libro La concepción Rosacruz del Cosmos en las páginas 375 y 252 incluye declaraciones como esta: «...Los siete espíritus delante del trono... colectivamente, son Dios y nos convierten en el dios trino... el Padre es el supremo iniciado entre la humanidad de Saturno...» Es obvio por esta declaración, que la trinidad rosacruzno es la Trinidad cristiana.

El Dios único, verdadero y eterno se ha revelado a sí mismo en las páginas de la Biblia en tres Personas, como el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. En la orden por correo de sus lecciones, los rosacruces llaman a los nuevos miembros «Neófitos» y los enseñan a pedir “Las 42 expresiones principales... del dios primero, el dios Sol-Amón-Ra». Ningún cristiano puede tener parte en esta idolatría evidente, ya que el Dios Santo, el Padre, no es “el supremo iniciado entre la humanidad de Saturno...” Sino que “Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren” (Jn. 4:24).

Los Rosacruces y Jesucristo

El libro La filosofía Rosacruz dice en la página 181 de Cristo: «El espíritu de Cristo el cual entró en el cuerpo de Jesús cuando Él mismo lo desocupó, era un rayo del Cristo cósmico. Nosotros podemos seguir a Jesús de regreso en sus previas encarnaciones y podemos trazar su crecimiento hasta el día presente». También Las concepciones rosacrucianas del cosmos dice: «...El Hijo es el supremo iniciado del Sol».

• Una vez más comprobamos que el “Jesucristo” de los rosacruces, no es el Jesucristo de la Biblia, quien es Dios eternamente: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios” (Jn. 1:1).
• Nuestro Creador “Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él” (Col. 1:16).
• Y la única fuente de salvación. Como Él mismo dijo: “...Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Jn. 14:6).

La reencarnación es asimismo una filosofía oriental falsa, opuesta directamente a la verdad bíblica de la resurrección seguida por el juicio, como declara Hebreos 9:27: “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio”.

El Señor Jesucristo del cristianismo es eterno, no reencarnado, es Dios manifestado en carne, no un “espíritu cósmico”: “He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros” (Mt. 1:23).

Los rosacruces y el Espíritu Santo

Los rosacruces consideran al Espíritu Santo como a “Jehová”. Ellos proclaman en la página 374 de su libro La concepción Rosacruz del cosmos «...El Espíritu Santo, Jehová, es el iniciado supremo de la Luna...” El Espíritu Santo es la tercera Persona de la Trinidad, no “el supremo iniciado de la luna”.

Los rosacruces y la creación

Los rosacruces consideran el libro de Génesis como “un hermoso poema”. Génesis 1:1 declara: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra”, pero ellos lo reescribieron para que diga: «En medio de la siempre existente esencia del espacio, la energía doble formó el cielo doble». ¡Esto no se parece en nada al texto bíblico!

El registro bíblico del quinto día detalla la creación de la vida marina y las aves. Declara: “Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos. Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno. Y Dios los bendijo, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra. Y fue la tarde y la mañana el día quinto” (Gn. 1:20-23).

La descripción de los rosacruces del quinto día difiere en gran manera, ya que incluye la creación de Lemuria, algo similar a la época de la Atlántida, en la cual tuvo lugar la diferenciación de los sexos. Ellos enseñan en las páginas 321 a 333 de su libro La concepción Rosacruz del Cosmos, que en el principio los hombres eran hermafroditas, que eran tanto varón como mujer, y que antes de eso no tenían sexo.

Este intento por combinar la teoría de la evolución con el relato de la creación de la Biblia, simplemente no funciona. La lista de los versículos bíblicos alterados y mutilados continúa indefinidamente, pero considero que ya usted captó el cuadro. Por favor, si realmente está buscando a

Dios, lea la Biblia, no la versión escrita por los rosacruces.

En conclusión, los rosacruces realmente son una religión, aunque ellos lo nieguen. A las personas que deseen ser libres del laberinto de sus falsas doctrinas, los invitamos a que nos escriban que con gusto los ayudaremos.

«El alma del mundo está crucificada».

strong

volver arriba