Menu

Escuche Radio América

Bosques y grutas

En nuestro día presente podemos descubrir un fenómeno moderno que porta una semejanza asombrosa con los fenómenos paranormales que tenían lugar en la antigüedad en los lugares altos. La primera y más significativa aparición de la “reina”, que permaneciera en el olvido por largo tiempo, tuvo lugar en 1858, cuando una jovencita llamada Bernardette Sobirous tuvo 18 visiones de la “Virgen María” mientras se encontraba en trance. Su experiencia estremeció a Francia, luego a Europa y finalmente al mundo.

Las visiones tuvieron lugar en la apartada y evocativa gruta de Massabielle, cerca del poblado de Lourdes. Bernardette contó que una señora muy hermosa se le había aparecido 18 veces. Cada una de sus apariciones estuvo acompañada por un mensaje divino, profético. Los mensajes combinados supuestamente cuentan la historia del fin del mundo.

Además, los peregrinos que visitaban el lugar descubrieron en una ocasión que podían experimentar curaciones milagrosas y bendiciones personales. El obispo de Lourdes dirigió una comisión de investigación. La convocación determinó con estas palabras, que la señora había sido enviada por Dios: «Hay de esta manera un vínculo directo entre las curas y las apariciones: las apariciones son de origen divino, ya que las curas portan un sello divino. ¡Lo que proviene de Dios es la verdad! Como un resultado, las apariciones que Bernardette vio y oyó, llamándose a sí misma la Inmaculada Concepción, ¡son de la Santísima Virgen María! De tal manera que determinamos: que el dedo de Dios está aquí».

Nuestra señora de Lourdes pavimentó el camino para las otras apariciones. Algunas han sido menores y muy poco notables, otras en cambio espectaculares. Tal vez la más notable de ellas tuvo lugar en Fátima, Portugal, en 1917. En otra gruta apartada llamada Cova de Iría, tres niños: Lucía de 10 años, Francisco de 9 y Jacinta de 7, comenzaron a ser visitados por la divina señora.

Como Bernardette, ellos empezaron a recibir mensajes proféticos, y la señora los urgió para que se los comunicaran a los líderes de la ciudad. Pero nadie más vio la aparición y los niños fueron acusados de haber inventado una historia fantástica. La señora les dijo que no se preocuparan, que ella les mostraría en una fecha determinada la realidad. Durante su última aparición, el 13 de octubre de 1917, la señora de luz se identificó como“Nuestra Señora del Rosario”. Los 70.000 peregrinos empapados de lluvia quienes vinieron a presenciar la última aparición de María observaron al sol girar fuera de su órbita, emitiendo un arco iris de colores mientras giraba; finalmente, cuando esta demostración cesó, se dice que el sol parecía precipitarse hacia la tierra causando gritos de terror entre los peregrinos. Cuando el sol volvió eventualmente a su estado normal después de cerca de doce minutos de empezar esta inexplicable demostración, muchos de esos peregrinos empapados en lluvia se encontraron con sus ropas totalmente secas. Aún más, un número de peregrinos que habían llegado con problemas médicos se encontraron completamente curados de sus dolencias o significativamente aliviados. En adición, las más de 10.000 personas de los alrededores que decidieron no ir a la aparición también vieron al sol bailando en el cielo.

Las multitudes por millares quedaron extáticas. Las personas de todas partes y de todos los países se convirtieron en creyentes instantáneos de la virgen, la “reina de las naciones”. La pequeña Lucía recibió una prolongada serie de mensajes de la señora. Supuestamente, los mensajes narraban el fin del mundo con detalles específicos.

Ellos finalmente encontraron su camino hasta el Vaticano, en donde fueron sellados. Algunos dicen que el Papa planea revelarlos. Prevalece cierta incertidumbre de si lo hará o no. En países alrededor del mundo, estas apariciones usualmente se manifiestan ante niños pequeños, aunque en ocasiones también a hombres y mujeres adultos. Es común que los suplicantes acudan por miles a congregarse en los últimos lugares en donde se dice que se han vuelto a manifestar las apariciones, posiblemente para recibir sus propios milagros personales. En cada caso, el efecto de estas apariciones es fortalecer a la Iglesia Católica Romana y el culto de “la reina del cielo”. Esos que han estudiado el fenómeno dicen que en el siglo XX, fueron documentadas más de 400 de tales apariciones.

Muchos expertos en ovnis especulan que esta famosa aparición, comúnmente conocida como “Nuestra Señora de Fátima”, pudo muy bien haber sido una nave espacial y que los tres niños: Lucía, Francisco y Jacinta fueron las personas con quienes hicieron contacto. Pero... ¿Fue esto realmente una visión de parte de Dios? ¿Sería acaso el encuentro con un ovni? ¿O se trató de alguna clase de engaño satánico?

Después de trece años de minuciosa investigación, la iglesia católica ofreció este reporte: «Este fenómeno, que no fuera registrado por ningún observatorio astronómico y el cual por consiguiente no fue natural, fue presenciado por personas de todas las categorías y de todas las clases sociales, creyentes e incrédulos, periodistas de los principales periódicos de Portugal e incluso por personas a varios kilómetros de distancia. Los hechos anulan cualquier explicación de engaño colectivo».

Antes de la guerra con Bosnia en el territorio de Yugoslavia, se estimó que más de 30 millones de personas visitaron el pequeño poblado de Medjugorje para presenciar el fenómeno de la señora. Allí tres niños caían regularmente en un estado de trance, con la mirada fija en el espacio vacío, ante lo que ellos decían era la virgen. La señora les daba mensajes proféticos. Hacia las seis de la tarde, en la zona de la colina de Crnica, conocida como Podbrdo, los niños Ivanka Ivankovic,Mirjana Dragicevic, Vicka Ivankovic, Ivan Dragicevic, Ivan Ivankovic y Milka Pavlovic, supuestamente vieron una mujer joven increíblemente bella, con un niño pequeño en brazos. No les dijo nada, pero les indicaba con gestos que podían acercarse. Sorprendidos y asustados, tuvieron miedo de acercarse, aunque pensaron inmediatamente que era la virgen. Ella les dio mensajes proféticos, los cuales les confiaron a las multitudes.

Los lugares de estas apariciones con frecuencia son transformados en iglesias o capillas donde los fieles se congregan reportando manifestaciones divinas, avistamientos, sanidades y revelaciones. Allí se dejan ofrendas en profusión y los regalos como sacrificios y adoración son cosa común. Sin embargo, aunque todavía no tienen la aceptación completa que tenían los lugares altos, ya se ha puesto el precedente. Todo lo que falta es la formalización de la adoración. Todos los bosques sagrados del mundo antiguo, están ahora renaciendo en las grutas de la era moderna. Es como si los líderes del mundo de las tinieblas anticiparan la llegada de los últimos días. Saben que su tiempo está llegando a su fin, es por eso que el auge del mal en gran escala es sólo cosa del futuro.

volver arriba