Menu

Escuche Radio América

La leyenda urbana de la homosexualidad

El 28 de noviembre de 2005, el pastor Ake Green, quien fuera acusado hace dos años bajo la ley de Suecia de ser culpable de crímenes de odio, fue absuelto por la corte suprema de la nación. En un sermón predicado ante su congregación en el verano del año 2003, el pastor pentecostaldenunció la homosexualidad como algo «anormal, enfermizo, como un tumor canceroso profundo en el cuerpo de la sociedad».

Subsecuentemente fue arrestado y acusado de incitar el odio contra los homosexuales. En junio del año 2004, fue condenado a prisión por 30 días, pero la acusación fue revocada por varias apelaciones presentadas ante la corte, otorgándose finalmente la absolución. La corte determinó que el sermón del pastor Green estaba «protegido por la libertad de palabra y de religión».
Una fuente de información declaró «que el juez había dicho desde el banco, que la única razón por la cual se le había otorgado la libertad, fue porque ahora Suecia es parte del Mercado Común Europeo y que eran ellos quienes dictaban las leyes para los países miembros de la comunidad».

Pero... ¿Qué dice la Biblia sobre la homosexualidad?

La Biblia dice en Génesis 1:27: “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”. Allí ni siquiera se insinúa que había un tercero o cuarto sexo, u otra opción. Es claro que se habla de varón y hembra. En el mismo libro sagrado, Dios también se refiere a la unión matrimonial y dice: “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” (Gn. 2:24). Además enfatiza que el objetivo de esta unión era la procreación de vida: “Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra...” (Gn. 1:28a).

Todo esto indica que el ser humano fue creado en dos personas de anatomía diferente, cada uno con una naturaleza orgánica distinta y definida, propia para los fines de la procreación. Sólo la mujer puede concebir una criatura. El hombre, a despecho de tantas tentativas quirúrgicas de algunos, jamás conseguirá dar a luz un hijo.

El homosexualismo no lleva a cabo ninguno de estos dos valores inherentes en la sexualidad humana, tal como Dios la creó: a saber la unión heterosexual en el matrimonio y la procreación. Además, hay muchísimos pasajes bíblicos que, directa o indirectamente, condenan las prácticas homosexuales como un pecado grave. A continuación citaré algunos ejemplos:

• Génesis 19:1-29. Estos versículos hablan sobre el pecado de Sodoma, cuando los hombres de la ciudad trataron de cohabitar con los ángeles: “Pero antes que se acostasen, rodearon la casa los hombres de la ciudad, los varones de Sodoma, todo el pueblo junto, desde el más joven hasta el más viejo. Y llamaron a Lot, y le dijeron: ¿Dónde están los varones que vinieron a ti esta noche? Sácalos, para que los conozcamos”.

“No te echarás con varón como con mujer; es abominación” (Lv. 18:22).

“Si alguno se ayuntarecon varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre” (Lv. 20:13).

“No haya... sodomita de entre los hijos de Israel... porque abominación es a Jehová tu Dios...” (Dt. 23:17, 18).

“Pero cuando estaban gozosos, he aquí que los hombres de aquella ciudad, hombres perversos, rodearon la casa, golpeando a la puerta; y hablaron al anciano, dueño de la casa, diciendo: Saca al hombre que ha entrado en tu casa, para que lo conozcamos” (Jue. 19:22).

“Hubo también sodomitas en la tierra, e hicieron conforme a todas las abominaciones de las naciones que Jehová había echado delante de los hijos de Israel” (1 R. 14:24).

“Asa hizo lo recto ante los ojos de Jehová, como David su padre. Porque quitó del país a los sodomitas...” (1 R. 15:11, 12).

“Barrió también de la tierra el resto de los sodomitas que había quedado en el tiempo de su padre Asa” (1 R. 22:46).

“Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos... Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío” (Ro. 1:24, 26, 27).

“¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios” (1 Co. 6:9, 10).

“Pero sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente; conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina” (1 Ti. 1:8-10).

También son incontables los pasajes que citan lo ocurrido en Sodoma como advertencia a otros, mencionando el juicio de Dios sobre la ciudad por su pecado. He aquí dos ejemplos:

“Y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente” (2 P. 2:6).

“Como Sodomay Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno” (Jud. 7).

Asimismo, hay textos que directa o indirectamente condenan el travestismo, el vestirse con ropas propias del sexo opuesto: “No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que esto hace” (Dt. 22:5).

La meta del nuevo orden mundial

Pese a todo lo que la Biblia declara en forma tan clara, los tambores continúan sonando para tratar de convencer a los norteamericanos y al mundo entero que la homosexualidad es normal y saludable, que es igual a la heterosexualidad. Lo que muchos ignoran es que quienes planearon el nuevo orden mundial decidieron hace muchos años que una de las armas más potentes a corto tiempo para reducir la población del mundo es la homosexualidad, tanto en los hombres como en las mujeres, porque este tipo de actividad sexual no produce niños.

Asimismo, el nuevo orden mundial está completamente opuesto al cristianismo fundamental, por eso estimula el avance de la homosexualidad para usarla como un arma excelente a fin de apartar a las personas del cristianismo. Cuando se aproximaba su fin, Hitler se valió de los homosexuales para tratar de destruir la forma democrática del gobierno alemán. Una vez se completó esta destrucción, su ejército particular, los Camisas Marrones, llamados así por el color de su ropa, asesinaron a sus líderes y a muchos seguidores. Tal parece como si Estados Unidos estuviera siguiendo el mismo camino.

Torciendo las Escrituras

Además, los defensores del homosexualismo interpretan algunos pasajes bíblicos de una manera errada, para la conveniencia de los interesados, tal como estos que hablan del amor que se profesaban David y Jonatán, este último, hijo del rey Saúl:

“Habló Saúl a Jonatánsu hijo, y a todos sus siervos, para que matasen a David; pero Jonatán hijo de Saúl amaba a David en gran manera” (1 S. 19:1).

“Y Jonatán hizo jurar a David otra vez, porque le amaba, pues le amaba como a sí mismo” (1 S. 20:17).

• Y dijo David: “Angustia tengo por ti, hermano mío Jonatán, que me fuiste muy dulce. Más maravilloso me fue tu amor que el amor de las mujeres” (2 S. 1:26).

Los defensores de la homosexualidad dicen que David y Jonatán eran homosexuales. Sin embargo, si lo eran, se trataba de un tipo bien extraño de bisexuales. Sabemos por la propia Biblia que Jonatán era casado:

“Dijo David: ¿Ha quedado alguno de la casa de Saúl, a quien haga yo misericordia por amor de Jonatán? Y había un siervo de la casa de Saúl, que se llamaba Siba, al cual llamaron para que viniese a David. Y el rey le dijo: ¿Eres tú Siba? Y él respondió: Tu siervo. El rey le dijo: ¿No ha quedado nadie de la casa de Saúl, a quien haga yo misericordia de Dios? Y Siba respondió al rey: Aún ha quedado un hijo de Jonatán, lisiado de los pies. Entonces el rey le preguntó: ¿Dónde está? Y Siba respondió al rey: He aquí, está en casa de Maquir hijo de Amiel, en Lodebar” (2 S. 9:1-4).

“Hijo de Jonatánfue Merib-baal, y Merib-baal engendró a Micaía” (1 Cr. 8:34).

En cuanto a David, el texto sagrado nos deja saber de manera clara que era un hombre bien aficionado a las mujeres y que tuvo varias esposas: “Y tomó David más concubinas y mujeres de Jerusalén, después que vino de Hebrón, y le nacieron más hijos e hijas” (2 S. 5:13).

Fue por esto mismo que cometió un grave pecado de adulterio con Betsabé: “Envió David a preguntar por aquella mujer, y le dijeron: Aquella es Betsabé hija de Eliam, mujer de Urías heteo. Y envió David mensajeros, y la tomó; y vino a él, y él durmió con ella. Luego ella se purificó de su inmundicia, y se volvió a su casa” (2 S. 11:3, 4). Es difícil siquiera imaginar que hombres así pudieran ser homosexuales.

También se sabe que Mical, la hermana de Jonatán, le fue dada a David por esposa en casamiento, y nunca se percibe algún tipo de celos de parte de Jonatán. De haber existido un amor entre ellos diferente al filial, ciertamente habría celos. El texto de 2 Samuel 1:26 que dice que el amor de ellos era como el de las mujeres, no quiere decir que era de la misma naturaleza, sino que era aún más profundo que el amor de las mujeres. Vemos que en el pasaje David le llama a Jonatán “hermano”. Por lo tanto, hablar aquí de homosexualismo no tiene sentido.

Entre árabes, judíos, rusos y otros pueblos orientales, los hombres acostumbran besarse cuando se encuentran. Es parte de su cultura sin que esto implique un motivo sexual. El Señor Jesucristo amó a sus discípulos profundamente y todos eran hombres.

De acuerdo con la ley de Moisés, principalmente Levítico 20:13, si un hombre tenía relación con otro hombre como si fuese mujer, ambos debían morir. Si Jonatán y David hubiesen tenido alguna relación ilícita, el pueblo ciertamente lo hubiera sabido. Sin embargo, nunca hubo ni siquiera la más leve insinuación de que el afecto que se profesaban David y Jonatánfuese un amor sexual.

David siempre fue reprendido por Dios cuando pecó. Por ejemplo, no le permitió que construyera su templo porque había derramado mucha sangre. También lo reprendió por el pecado con Betsabé. Sin embargo, no podemos encontrar una sola reprensión a David por la práctica de la homosexualidad. Esto habría sido inevitable si David hubiese incurrido en esa falta. La verdad es que ellos se amaban como dos hermanos. En Hechos 13:22 Dios dijo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero”. Es imposible que Dios hubiera dicho tal cosa respecto a un homosexual, ya que es un pecado que aborrece. Por lo tanto en esta amistad, sólo hay homosexualidad para quienes ya tienen la cabeza inclinada hacia ella y quieren torcer las Escrituras para su propia perdición.

Otros pretenden basar la aceptación de la homosexualidad, usando el pasaje de la institución de la cena del Señor cuando dice la Escritura que Juan estaba reclinado sobre el pecho de Jesús: “Y uno de sus discípulos, al cual Jesús amaba, estaba recostado al lado de Jesús” (Jn. 13:23).

Para entender esto es importante considerar las costumbres de la época, con respecto a la forma de la mesa en que el Señor celebró con sus discípulos la última cena. La cena de Pascua era una celebración que conmemoraba el Éxodo, y se requería comer esta comida en una manera usualmente reservada a las personas ricas de ese tiempo. Es por esta razón que los judíos se reclinaban alrededor de una mesa en forma de «u», es decir, de un triclinio romano construido como a unos 15 centímetros sobre el nivel del piso. Celebraban su libertad de la tierra de Egipto, acomodándose sobre cojines acolchonados en el piso alrededor de este triclinio. Era costumbre reclinarse sobre el lado izquierdo mientras comían con la mano derecha. Todos miraban en la misma dirección, uno detrás del otro, y a menudo se dificultaba la conversación con la persona ubicada a sus espaldas.

Según la costumbre, la persona se recostaba en esta especie de diván y descansaba con los pies extendidos. Por eso era que la cabeza de Juan estaba muy cerca del pecho del Señor Jesús. En este sentido, la Biblia en lenguaje sencillo, traduce más correctamente: «El discípulo favorito de Jesús estaba sentado junto a él mientras cenaban» (Jn. 13:23). Si hubiera habido cualquier motivo sexual que relacionara a Juan con Jesús, los otros discípulos, a no dudar, lo habrían criticado.

Sabemos que Dios abomina este tipo de pecado. Las ciudades de Sodoma y Gomorra fueron destruidas por su causa. Se sabe que este pecado era tan dominante que cuando los ángeles de Dios fueron a casa de Lot, los hombres de Sodomaquisieron entrar a la casa para “poseer” sexualmente a aquellos visitantes celestiales. Pero no lo consiguieron, porque los ángeles les hirieron con ceguera, y esta ciudad fue borrada del mapa: “Y a los hombres que estaban a la puerta de la casa hirieron con ceguera desde el menor hasta el mayor, de manera que se fatigaban buscando la puerta... Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorraazufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos; y destruyó las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra” (Gn. 19:11, 24, 25).

¿Es cierto que el homosexualismo es genético?

Pese a todas las pruebas absolutas de la Escritura, en la actualidad, la idea de que la homosexualidad es genética, o al menos biológicamente predeterminada e incambiable, ha recibido gran cantidad de cobertura de parte de los medios de comunicación presentándola como un “nuevo hecho científico”. La idea de “nacer gay” no es nueva, no está probada y frecuentemente contradice lo que los expertos dijeron. Ya desde 1899 el investigador alemán Magnus Hirschfeld consideró la homosexualidad como congénita, queriendo decir con esto “que las personas nacían de esa manera”, y pidió igualdad legal basándose en este pensamiento.

El reclamo erróneo de los activistas homosexuales, de que su comportamiento se debe sencillamente a que nacieron así, se ha convertido en una de las leyendas urbanas más persistentes y culturalmente dañinas. El que la orientación sexual emerge en los primeros años de la adolescencia y que es algo determinado e incambiable, es sólo una leyenda urbana, un cuento extravagante, pero verosímil, que circula de boca en boca como si fuese una verdad indiscutible. Es una leyenda urbana, una historia increíble promovida espontáneamente entre numerosas personas y que ha llegado a considerarse como cierta a pesar de no existir evidencias que la avalen. Eso es exactamente la homosexualidad.

Una o ambas de estas leyendas urbanas han sido perpetuadas, no sólo por los grupos activistas de homosexuales, sino por organizaciones prestigiosas tal como la American Psychological Association (Asociación Psicológica Americana) y la American Psychiatric Association (Asociación Psiquiátrica Americana).

Por ejemplo, la Asociación Psicológica Americana tiene una sección de «Preguntas y respuestas» en su página de internet, que trata con la orientación sexual. En la pregunta: «¿Es la orientación sexual algo que podemos elegir?», ellos responden: «Ningún ser humano puede elegir ser homosexual o heterosexual. Para la mayoría de personas, la orientación sexual emerge en los primeros años de la adolescencia, antes de cualquier experiencia sexual. A pesar de que podemos decidir si actuamos o no en conformidad con nuestros sentimientos, los psicólogos no consideran la orientación sexual como una elección consciente que puede ser cambiada voluntariamente».
En otra pregunta: «¿Puede la terapia cambiar la orientación sexual?», responden: «No, la realidad es que la homosexualidad no es una enfermedad. No requiere tratamiento alguno porque no se puede cambiar».
La investigación actual de organizaciones profesionales como la NationalAssociation for Research and Therapyof Homosexuality (Asociación Nacional para la Investigación y Terapia de la Homosexualidad), cuestionan la posición de la Asociación Psicológica Americana en favor de los homosexuales.
Lamentablemente, los homosexuales han usado esta leyenda urbana en particular para luchar por leyes anti-discriminatorias y conseguir una protección especial legal en favor de su aberración. También han usado este reclamo fraudulento para impulsar programas homosexuales de reclutamiento en las escuelas públicas, con el pretexto de proveer “planteles seguros” para homosexuales adolescentes. Los homosexuales también han exigido entrenamiento para esos que rechazan el comportamiento homosexual.
Incluso, ahora mismo los transgéneros, esos que están pasando por operaciones para cambiarse el sexo, aseguran que nacieron transgéneros. Ellos están demandando leyes federales que los protejan de la censura de la sociedad.

Grandes cambios culturales y legales han tenido lugar en nuestra sociedad debido a esta leyenda urbana de la homosexualidad, la cual en forma lenta, pero segura está siendo desprestigiada. Esto se está llevando a cabo, no sólo por medio de psicólogos y psiquiatras conservadores, sino por la aceptación de los propios homosexuales que han participado en investigaciones.El doctor RobertSpitzer, un miembro de la Asociación Nacional para la Investigación y Terapia de la Homosexualidad, fue una de las fuerzas principales detrás de la decisión de 1973 de la Asociación Psiquiátrica Americana de remover la homosexualidad como una enfermedad mental del Manual de Diagnóstico y Estadística.

El doctor Sptizerestá ahora convencido de que los hombres y mujeres que tienen una orientación homosexual pueden cambiar mediante la terapia. Sus descubrimientos más recientes fueron publicados en las páginas 403 a 417 de los Archivos del Comportamiento Sexual, volumen 32, número 5, de octubre del año 2003.

La Asociación Nacional para la Investigación y Terapia de la Homosexualidad, resume sus descubrimientos en su página de internet. El doctor Sptizer entrevistó a unos 200 hombres y mujeres que denunciaron cambios de orientación homosexual a heterosexual que han perdurado por cinco años y hasta más. Según Spitzer, sus descubrimientos muestran que «los profesionales de la salud mental deben parar de moverse en la dirección que prohíbe la terapia que tiene como meta un cambio en la orientación sexual».
Ahora, la idea de que las personas nacen de esa manera nuevamente recibe gran atención de los medios de comunicación. Tan pronto como fueron publicados los nuevos estudios de investigación, los principales periódicos presentaron esto como evidencia de que la gente “nace gay” y que, por lo tanto, la orientación sexual es incambiable. Pero lo que ha estado sucediendo es que la ciencia está dividida a este respecto. A continuación vamos a examinar brevemente los estudios más citados del neurocientífico Simon LeVay, investigador de la sexualidad en el cerebro; el doctor Michael Bailey, investigador del transexualismo; Richard Pillard, profesor asociado de psiquiatría en Boston, y el genetista DeanHamer.

Uno de los artículos más apremiantes para disipar la noción de que la homosexualidad está determinada genéticamente, que es permanente e incambiable es este estudio escrito por los doctores A. Dean Byrd, Shirley Cox y Jeffrey W. Robinson, el cual dice: «El argumento innato e inmutable no tiene base en la ciencia: En sus propias palabras: Activistas homosexuales hablan acerca de la ciencia, moralidad y filosofía». Este artículo fue publicado en la página de internet de la Asociación Nacional para la Investigación y Terapia de la Homosexualidad.

Los autores de este estudio, cuidadosamente citan un buen número de investigadores de la homosexualidad que han trabajado por años para localizar un “gen homosexual” o alguna base genética que justifique la homosexualidad. Ellos han fracasado y ahora han admitido que tal evidencia probablemente no se descubra nunca.

Por ejemplo, Dean Hamer, investigador de la homosexualidad, intentó asociar el homoerotismo masculino con un pedacito de ácido desoxirribonucleico (ADN), localizado en el extremo del cromosoma equis. Escribió: «La homosexualidad no es puramente genética... los factores del medio desempeñan un papel. No hay ni un solo gen maestro que haga que las personas sean ‘gays’... Pienso que nunca seremos capaces de predecir quién será homosexual».

Simon LeVay, investigador de la homosexualidad, quien estudió las diferencias hipotalámicas entre los cerebros de hombres homosexuales y heterosexuales notó: «Es importante enfatizar lo que no encontré. No pude probar que la homosexualidad es genética, o encontrar una causa genética para ser ‘gay’. No pude en forma alguna demostrar que los varones homosexuales nacen así, lo cual es el error más común que cometen las personas al interpretar mi trabajo. Tampoco localicé un centro homosexual en el cerebro».

Los señores Bailey y Pillard, investigadores en homosexualidad, llevaron a cabo el famoso estudio con gemelos, el cual es citado por grupos de homosexuales activistas para promover la idea de que la homosexualidad es genética. En el estudio entre esos gemelos estudiados, los investigadores encontraron que de los gemelos fraternos, en un 52% ambos eran homosexuales; un 22% entre los gemelos no idénticos y 9,2% entre hermanos no gemelos.

Esto fue aclamado por los grupos activistas homosexuales y por los medios de comunicación ya que supuestamente demostraba que la homosexualidad es genética. Pero el estudio de hecho probó exactamente lo contrario, tal como hizo notar el doctor Byrd: «Este estudio de hecho apoya a los factores del medio que nos rodea. Si la homosexualidad estuviera en el código genético, todos los gemelos idénticos tendrían que ser homosexuales».

Sin lugar a dudas, si los científicos pudieran demostrar en forma concluyente que la homosexualidad es biológica, las prohibiciones de Dios a este respecto no tendrían sentido alguno, y Dios sería un simple charlatán, un mentiroso. Porque, ¿cómo puede Dios o cualquiera, culpar a alguien por una homosexualidad biológicamente predeterminada? Esto sería lo mismo, como si Dios hiciera a alguien responsable por ser zurdo o por haber nacido negro. La “ciencia” ahora está tratando de plantar esta misma idea en la mente de miles de millones de personas en el mundo. Esto no debe sorprendernos, porque los líderes de la Nueva Era declaran repetidamente que la ciencia es su dios y que es uno de los medios más importantes por medio de la cual la humanidad podrá integrar el nuevo orden mundial.

Se escoge deliberadamente el ejemplo de nacer negro, porque en el libro La cruz de fuego, que trata sobre la historia oculta del Ku Klux Klan, el autor Wyn Wade, declara en las páginas 10 y 11 que «la ciencia médica ofreció un buen número de excusas racionales acerca de que los negros eran susceptibles a una variedad de daños psiquiátricos exóticos». La ciencia presentó esta “evidencia” unos 30 años antes de la guerra civil, y contribuyó grandemente a la creencia de los blancos sureños de que la esclavitud era benevolente tanto para la sociedad como para los propios negros. En otras palabras, la ciencia médica se prostituyó durante este tiempo con el Establecimiento del Sur.

Ahora, cuando han transcurrido más de 170 años, la ciencia está haciendo lo mismo. Los cristianos debíamos haber tenido los ojos bien abiertos con el debate de la evolución, pero muchos todavía miran a la ciencia como una “voz objetiva” en este mundo. Cuando el Anticristo esté en el poder, tanto la tecnología científica moderna como los medios noticiosos cooperarán para convencer a las personas del mundo que es el Cristo.

La glorificación del homosexualismo

Las principales revistas y sitios especiales en internet se dedican exclusivamente a publicar la vida y éxitos de muchos ejecutivos que son homosexuales y lesbianas. Estos ejecutivos son presentados como personas normales, altamente profesionales y muy exitosos. Programas tan populares entre los hispanoamericanos en Estados Unidos como Cristina y Laura en América presentan a los homosexuales de ambos sexos como personas normales, aunque incomprendidas por la sociedad.

Este es un ejemplo de cómo se está poniendo en vigor un plan para cambiar la actitud de los norteamericanos y del mundo entero, sobre asuntos controversiales, que en este caso particular es la homosexualidad. Hemos ido avanzando y ahora estamos en el proceso de ver que la puerta se abre por completo.

Las publicaciones en revistas, por medio de la internet o por programas de televisión, prácticamente en medio mundo, muestran cuán propagada esta la homosexualidad en este planeta. Hay grupos de homosexuales en las compañías más importantes del mundo. De acuerdo con las estadísticas, más homosexuales de ambos sexos trabajan en ciencia e ingeniería que en servicios sociales. Un 40% más está empleado en finanzas y seguros que en entretenimiento y arte.

Estos artículos en revistas y la internet dejan claro que los homosexuales ocupan posiciones muy importantes en diversas compañías, que no están limitados a desempeñar trabajos domésticos. Se mencionan cargos como vicepresidentes, directores ejecutivos, analistas, consejeros, ingenieros, doctores, en fin, posiciones que sólo pueden ser ocupadas por personas inteligentes, bien educadas y disciplinadas, exactamente el tipo de imagen que la comunidad homosexual quiere proyectar.

El objetivo de los homosexuales en el mundo hoy, es animar a otros en el proceso para que se atrevan a “salir del clóset”, y que declaren públicamente cuál es su preferencia sexual. Desean ser aceptados tal como los heterosexuales, sin tener miedo de ser objeto de burla, ser ignorados en una promoción o despedidos. Hoy en día se considera la homosexualidad, simplemente como si se tratase de una raza diferente. Ellos desean que el gobierno los acepte por ley y las compañías privadas por edictos internos. Uno de los medios más importantes para lograr esta meta en el sector privado es convencer a las compañías para que patrocinen sesiones educativas que hagan que el homosexualismo sea aceptable.

En la actualidad Massachusetts es el único estado en Estados Unidos que permite los matrimonios entre homosexuales, aunque Vermont y Connecticut han aprobado uniones civiles del mismo sexo.

Miles de personas homosexuales viajan a Canadá para celebrar ceremonias civiles, ya que los matrimonios civiles de este tipo han sido permitidos en Ontario, Columbia Británica desde 2003. Otros de los países del mundo que aceptan por ley los matrimonios entre gays son Bélgica, Gran Bretaña, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Los Países Bajos, Portugal, España, Sur África y Suiza.

No falta razón entonces para que el virus del SIDA haya comenzado a propagarse en el mundo entre los homosexuales. Muchos lamentablemente ya han muerto a causa de esta enfermedad, porque inexorablemente “...la paga del pecado es muerte...” (Ro. 6:23).

Los que están dominados por este tipo de pecado, pueden cambiar y ser nuevas criaturas. Pablo dice: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Co. 5:17). También en 1 Corintios 6:9-11: “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios”. En otras palabras, si un homosexual se convierte tiene que dejar su pecado y seguir a Cristo. ¡Y esto es posible!

volver arriba