Menu

Siria se burla de la Liga Árabe: ''Pueden ir a la ONU o a la Luna''

Artículo desactualizado, publicado a manera de información

  • Fecha de publicación: Sábado, 28 Enero 2012, 07:39 horas

Siria se burla de la Liga Árabe: ''Pueden ir a la ONU o a la Luna''


El régimen sirio menospreció las amenazas de los observadores de recurrir al organismo internacional para frenar la violencia contra los civiles. Da por descontado que Rusia se opondrá a cualquier tipo de intervención. Por Alistair Lyon

 Los Estados árabes del Golfo decidieron retirar a sus observadores de Siria el martes luego de que el país rechazara un plan de paz de la Liga Árabe que estipula la renuncia del presidente Bashar al Assad, mientras que el jefe del grupo pidió ayuda de la ONU para detener la violencia.

Sin embargo, un funcionario del organismo dijo que la misión no pondrá fin a sus tareas todavía porque espera aún una respuesta de Damasco a un pedido para extender su trabajo.

"La misión continuará con su trabajo porque el protocolo fue temporalmente extendido hasta el 24 de enero", dijo el vicesecretario general de la Liga, Ahmed Ben Helli, a periodistas en El Cairo.

En tanto, el ministro de Relaciones Exteriores sirio, Walid al Moualem, acusó a la Liga de conspirar para conducir una intervención extranjera en el país, donde miles de civiles y miembros de las fuerzas de seguridad murieron en la revuelta que ya lleva diez meses contra Al Assad.

"Definitivamente, la solución en Siria no es la sugerida por la Liga Árabe, que hemos rechazado. Han abandonado su papel y ya no queremos soluciones árabes a la crisis", dijo en rueda de prensa. "Dirigirse al Consejo de Seguridad será la tercera etapa de su plan y lo único que falta es el último paso de la internacionalización", agregó.

"Pueden ir a Nueva York o a la Luna. Mientras nosotros no paguemos sus pasajes, no es nuestro problema", ironizó. Siria se está convirtiendo en un paria árabe e internacional por su dura respuesta al levantamiento. Y aunque Moualem reconoció que "la mitad del universo está en contra", aseguró que su viejo aliado y proveedor de armas Rusia, que tiene poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, nunca permitiría una intervención extranjera.

Por su parte, el jefe de la Liga Árabe, Nabil Elaraby, y el primer ministro de Qatar, Hamad bin Jassim alThani, líder del comité sobre Siria, enviaron una carta al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, en la que dan detalles sobre su plan para hallar una solución política al conflicto.

La misiva pide una "reunión conjunta entre ellos en la sede de la ONU para informar al Consejo de Seguridad sobre los desarrollos y obtener apoyo para su plan", dijo la Liga en un comunicado.

El embajador saudita en Gran Bretaña, el príncipe Mohammad Bin Nawaf, sostuvo que la idea de recurrir al Consejo era convocar al mundo a apoyar la iniciativa de paz árabe.

Retiro de la Liga Árabe

Funcionarios del organismo panárabe dijeron que 55 observadores del Golfo estaban siendo retirados del equipo de 165 personas.

Los otros 110 seguirán trabajando en Siria a la espera de la aprobación formal de las autoridades árabes. La demanda de la Liga Árabe de un cambio de Gobierno ejerce más presión sobre el Consejo de Seguridad para que supere sus diferencias y tome una posición sobre la violencia en el país.

"Los Estados del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) han decidido responder a la decisión del reino de Arabia Saudita de retirar a sus observadores de la delegación en Siria", dijo el organismo en un comunicado.

Agregó que el CCG estaba "seguro de que el baño de sangre y la matanza de inocentes continuará y que el régimen sirio no cumplirá las resoluciones de la Liga Árabe".

"Han habido algunos progresos, pero no una inmediata o completa implementación, tal como requiere la iniciativa árabe", dijo Elaraby, quien agregó que nombrará a un enviado especial a Siria esta semana.

Un grupo opositor sirio condenó al líder de la misión, el general sudanés Mohammed al Dabi, por un reporte en el que subraya la violencia de los adversarios de Assad así como la de las fuerzas de seguridad del presidente.

Los Comités de Coordinación Local, con sede en Siria, lo criticaron por igualar al "asesino con la víctima".

El baño de sangre en Siria, cuya revuelta fue inspirada por otras que derrocaron a tres líderes árabes, ha complicado la posición de Assad en el mundo, con Irán entre sus pocos aliados.

Naciones Unidas sostiene que más de 5 mil personas murieron desde que el levantamiento comenzó en marzo. Damasco asegura que "terroristas" han matado a más de 2 mil soldados y policías.

volver arriba