Menu

Una nueva jornada de represión del régimen sirio deja al menos 34 muertos

Artículo desactualizado, publicado a manera de información

  • Fecha de publicación: Sábado, 28 Enero 2012, 08:20 horas

Una nueva jornada de represión del régimen sirio deja al menos 34 muertos

Entre las víctimas, hay diez niños. Otras informaciones indican que los fallecidos serían 43. Las fuerzas de seguridad del régimen de Al Assad atacaron en varias regiones del país.

 

Según el presidente del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdel Rahman, "el balance de la jornada es de 34 civiles muertos". La mayor parte de los asesinatos ocurrieron en Homs, agregó en diálogo con AFP.

Otra activista opositora, miembro de los Comités de Coordinación Local (CCL), le dijo a EFE que al menos 43 personas murieron, entre ellas diez niños y cuatro mujeres.

Ambos coincidieron en que el Ejército lanzó una brutal ofensiva contra el barrio Karm al Zaitun de Homs, que incluyó un bombardeo y el incendio de algunas viviendas, lo que forzó la huida de decenas de residentes y la muerte de 26 personas. En uno de esos incendios, habrían fallecido los diez menores, miembros de dos familias.

Al mismo tiempo, el Ejército también atacó la ciudad rebelde de Hama, con cuatro civiles muertos. Otra persona murió en la provincia de Idleb y dos, en los alrededores de Damasco. En Deraa, un adolescente murió por disparos indiscriminados de las fuerzas de seguridad contra una manifestación estudiantil, según el OSDH.

La CCL agrega otras cuatro muertes en la población de Kanaker, en la provincia de Rif Damasco, donde estallaron violentos choques tras la deserción de un importante número de soldados de la brigada 121.

Esta nueva jornada de violencia coincide con multitudinarias manifestaciones en varias ciudades en apoyo al régimen y en rechazo a la hoja de ruta de la Liga Árabe, que estipula la renuncia del presidente sirio.

Cabe destacar que los números de víctimas difieren entre las agrupaciones opositoras debido a que actúan desde el exterior y recogen las cifras de fuentes independientes. El régimen no sólo no emite datos oficiales, también prohíbe el accionar de esos grupos y restringe la circulación de la prensa internacional.

volver arriba