Menu

Dios de Jacob, Dios de Israel - P2

Note el razonamiento del Señor Jesucristo: “Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios... Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos” (Mt. 22:29, 32).

Cristo está diciendo que si Abraham, Isaac y Jacob no vivieran eternamente por medio de la resurrección, entonces sería una burla identificarse con ellos eternamente.  Estaría identificándose a sí mismo con seres de existencia limitada, casi como un eco en la eternidad.  Ser el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, si ellos ya no existieran, sería degradarlo.

Si la nación de Israel está muerta, o ha sido reemplazada por la Iglesia y no tiene un futuro eterno, entonces el término “Dios de Israel” no glorificaría al Creador, sino que difamaría su carácter, ya que Él prometió muchas veces que Israel nunca cesaría de existir.  Sin embargo, esa es la posición que toman esos que dicen que Israel ha sido reemplazado por la Iglesia.  En la página 88 del libro El último discípulo, de Hank Hanegraaff, dice, que «El pacto entre Dios e Israel quedó roto con el rechazo a su Hijo».

El señor Hanegraaff no ofrece ninguna explicación, de cómo se puede quebrantar un “pacto perpetuo”, ni cómo el rechazo a Cristo por Israel podía romper un pacto que no era condicional, ni dependía de que ellos lo aceptaran, para el que no había ninguna condición que Israel tuviera que observar, y el cual Dios aseguró que se cumplirá en los últimos días.

En efecto, al mismo tiempo que Dios promete bendiciones eternas para Israel en una restauración plena en los últimos días, también les recuerda su infidelidad para con Él sin sugerir que los muchos pecados de Israel y del pueblo judío harán que finalmente cambie de opinión respecto al cumplimiento final de todas sus promesas a Abraham, Isaac y Jacob.  Dicen por ejemplo estas profecías:

1. “Mirad, yo os he entregado la tierra; entrad y poseed la tierra que Jehová juró a vuestros padres Abraham, Isaac y Jacob, que les daría a ellos y a su descendencia después de ellos” (Dt. 1:8).
2. “Os haré morar en este lugar, en la tierra que di a vuestros padres para siempre” (Jer. 7:7).
3. “Multiplicaré sobre vosotros hombres y ganado, y serán multiplicados y crecerán; y os haré morar como solíais antiguamente, y os haré mayor bien que en vuestros principios; y sabréis que yo soy Jehová... Por tanto, di a la casa de Israel: Así ha dicho Jehová el Señor: No lo hago por vosotros, oh casa de Israel, sino por causa de mi santo nombre, el cual profanasteis vosotros entre las naciones adonde habéis llegado... Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne... No lo hago por vosotros, dice Jehová el Señor, sabedlo bien; avergonzaos y cubríos de confusión por vuestras iniquidades, casa de Israel... Y las naciones que queden en vuestros alrededores sabrán que yo reedifiqué lo que estaba derribado, y planté lo que estaba desolado; yo Jehová he hablado, y lo haré” (Ez. 36:11, 22, 26, 32, 36.

Vemos entonces claramente por estos pasajes de la Escritura, al igual que por otros, que no hay condiciones de parte de Dios para cumplir sus promesas a Israel, sino que Dios lo hará por la integridad de su nombre.  Que cumplirá cada promesa a pesar de la rebelión de Israel en contra de Él.  Además, los profetas anticiparon que el Mesías sería rechazado por Israel y crucificado, pero en todas esas profecías ni siquiera se sugiere que debido a este rechazo, Dios quebrantaría su pacto perpetuo con Israel.  El pacto fue hecho personalmente con Abraham, Isaac y Jacob, no con sus descendientes, sin embargo, estos descendientes sí serían receptores de las promesas, porque es un pacto perpetuo:

1. “Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.  Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra” (Gn. 12:1-3).
2. “Y le dijo: Yo soy Jehová, que te saqué de Ur de los caldeos, para darte a heredar esta tierra... En aquel día hizo Jehová un pacto con Abram, diciendo: A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates; la tierra de los ceneos, los cenezeos, los cadmoneos, los heteos, los ferezeos, los refaítas, los amorreos, los cananeos, los gergeseos y los jebuseos” (Gn. 15:7, 18-21).
3. “Y estableceré mi pacto entre mí y ti, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo, para ser tu Dios, y el de tu descendencia después de ti. Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti, la tierra en que moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos... Respondió Dios: Ciertamente Sara tu mujer te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Isaac; y confirmaré mi pacto con él como pacto perpetuo para sus descendientes después de él... Mas yo estableceré mi pacto con Isaac, el que Sara te dará a luz por este tiempo el año que viene... En el mismo día fueron circuncidados Abraham e Ismael su hijo...  Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia” (Gn. 17:7, 8, 19, 21, 26; 28:13).
4. “Jehová, él es nuestro Dios; sus juicios están en toda la tierra. Él hace memoria de su pacto perpetuamente, y de la palabra que él mandó para mil generaciones; del pacto que concertó con Abraham, y de su juramento a Isaac; el cual confirmó a Jacob por estatuto, y a Israel por pacto sempiterno, diciendo: A ti daré la tierra de Canaán, porción de tu heredad” (1 Cr. 16:14-18).

Estas promesas nunca estuvieron condicionadas a la obediencia de sus descendientes y por consiguiente no es posible quebrantarlas por cualquier cosa que ellos hubieran hecho o hagan. ¡Es una bofetada en el rostro del Señor decir que Israel ha sido reemplazado!

Continuará...

Leer más ...

Dios de Jacob, Dios de Israel

Si realizáramos una encuesta para investigar en qué “dios” creen las personas, podríamos descubrir que muy pocos profesan y muchos menos conocen al Dios de la Biblia.  Creer en un dios falso no es mejor, e incluso hasta puede ser peor que no creer en Dios.  Para algunos, “Dios” es simplemente un “poder superior”.  Pero... ¿superior a qué?  Y poder, pero... ¿de qué clase?  ¿Cómo puede el “poder” de alguna clase tener inteligencia infinita, o algún tipo de discernimiento para diseñar un átomo, el universo, o las instrucciones en el código genético del ADN, el ácido desoxirribonucleico, para construir y operar cada célula y crear seres personales, inteligentes, con una conciencia moral, pasión y propósito?

Leer más ...

Debemos orar por Israel - IV

El 28 de octubre del corriente año, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) comunicaron que estaban ampliando sus operaciones terrestres, enviando tanques e infantería respaldados por ataques masivos desde el aire y el mar contra la Franja, los habitantes de Gaza han perdido el acceso a servicios telefónicos e Internet y se encuentran completamente incomunicados, y las agencias de ayuda advierten sobre una catástrofe humanitaria en desarrollo.

Leer más ...

Debemos orar por Israel - III

Este nuevo antisemitismo, basado en una teoría racial, era mucho más peligroso para el judío que el primero.  Era posible escapar de la persecución al “convertirse”, aunque sólo fuese de boca, pero no podían cambiar su raza.  Una vez que eran condenados por el simple hecho de ser judíos, sin importar lo que creían, no tenían esperanza de escape.

Leer más ...

¡No puedo creer o no quiero creer!

«Yo simplemente no puedo creer», dijo un caballero que nos visitó en uno de los servicios.  La respuesta dada, fue: «En realidad no dices la verdad, porque no creer es mucho más difícil que creer.  ¡Y, sin embargo, tú CREES que no puedes creer!»  Luego: «Este caso se parece bastante a las creencias de los evolucionistas.  Ellos dicen no creer en la información bíblica del origen de todas las cosas, y sin embargo tratan de convencerse de lo que ni científica ni a simple vista es verdad».

Leer más ...

¿Quién tiene la última palabra? - P II

Es imposible citar todos los textos que hablan de la salvación de todo el remanente de Israel cuando el Señor regrese.

En ningún lugar de la Biblia estas profecías de una restauración corresponden a la Iglesia o a algún otro país.  No se trata del islam ni el centro o la sede del gobierno en el Vaticano.

La Biblia claramente dice que todas estas referencias de la liberación divina corresponden a Israel.

Leer más ...

¿Quién tiene la última palabra?

Una buena pregunta, cuando hablamos de estos asuntos del Medio Oriente es... ¿Quién tiene la última palabra con respecto a Israel?  ¿Serán las Naciones Unidas, la OLP, los suicidas, los países europeos (La Unión de los países europeos), los mismos israelitas?  Bueno es que sepamos la verdad al respecto.

Leer más ...

El nuevo sistema de defensa láser de Israel comenzará a utilizarse en 2024

  • Publicado en Israel

«Dentro de un año, Israel será el primer país en disponer de protección láser parcial. Dentro de dos años, la protección podrá ser total», según Yuval Steinitz, presidente de Rafael.

El sueño de un nuevo y moderno sistema de defensa que intercepte cohetes mediante un potente láser y un escudo óptico está a punto de ser una realidad el año que viene, según el presidente de Rafael Advanced Defense Systems, Yuval Steinitz.

Leer más ...

100 años de innovación convierten a Israel en líder agrícola

Israel, un país en donde la tierra, el agua, la energía y otros recursos naturales son limitados, la investigación ambiental no es un lujo, sino un asunto de supervivencia.  A fin de suplir las necesidades de su población en rápido crecimiento, los israelitas tuvieron que desarrollar industrias avanzadas, tratando de aprovechar cada metro cuadrado, cada rayo de sol y cada gota de agua a su disposición, procurando al mismo tiempo que esta intensa utilización de los recursos, no afecte el medio ambiente.

Leer más ...

Lo que la Gran Mayoría Ignora con Respecto al Pueblo de Dios

Dubái es uno de los siete emiratos que conforman los Emiratos Árabes Unidos, cuya capital es la ciudad del mismo nombre.  Sus primeros habitantes se dedicaban al comercio de perlas, una actividad que les permitió tener relaciones comerciales con China, India y Pakistán.  Su estratégica ubicación en el golfo Pérsico, incitó la ambición de otras naciones por apoderarse de sus rutas comerciales.  En 1766, Gran Bretaña tomó el control de las vías que los unían con el golfo Pérsico,  y desde entonces Dubái pasó a constituir un protectorado del gobierno británico, situación que prevalecería por casi dos siglos.  El descubrimiento de petróleo allí, en los años 1960, supuso un cambio significativo en su economía y administración, integrándose en la década siguiente los Emiratos Árabes Unidos, poniendo punto final a su relación de dependencia con el Reino Unido.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS