Menu

Escuche Radio América

Israel contra las naciones

  • Fecha de publicación: Viernes, 04 Abril 2008, 22:26 horas

Los eventos proféticos proyectan su sombra sobre el presente y sirven como heraldos de las cosas venideras. Dios declara en Zacarías 14:2a: "Porque yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén..." El aumento de animosidad en contra de Israel y la nueva forma manifiesta de antisemitismo, son señales seguras del escenario del Armagedón.

Nacimiento del moderno estado de Israel

El viernes, en la tarde del 14 de mayo de 1948, David Ben Gurion proclamó oficialmente el establecimiento del estado de Israel. Los allí reunidos cantaron el himno nacional, Ha Tikvak (La Esperanza), y Ben Gurion dijo: «Por virtud del derecho histórico y natural del pueblo judío, y de la resolución de la asamblea general de las Naciones Unidas, por este medio proclamamos el establecimiento del estado judío en Palestina, el cual se llamará Israel».

Las palabras del Ha Tikvak fueron escritas en 1886 por Naphtali Herz Imber, quien era originalmente de Bohemia. La melodía fue compuesta por Samuel Cohen, un inmigrante de Moldavia, y se basó en The Moldau, el arreglo orquestal de Smetna. Las palabras del Ha Tikvah que resumen la esperanza del pueblo judío, dicen:

«Mientras el espíritu judío sienta un profundo anhelo en el corazón, Con los ojos vueltos hacia el este, mirando hacia Sion. Entonces nuestra esperanza de dos mil años, no se perderá: De estar libres en nuestro territorio. La tierra de Sion y Jerusalén».

Sin embargo, la misma tarde de la proclamación de Ben Gurion, cinco naciones: Egipto, Transjordania, Iraq, Siria y Líbano, hicieron las preparaciones finales para su tan anticipada guerra santa a fin de aniquilar al recién nacido estado de Israel. La historia demuestra ampliamente que las naciones han estado en contra de Israel por miles de años, y esto ha continuado hasta la era moderna. Para el tiempo de la fundación del moderno estado de Israel en 1948, Israel enfrentaba probabilidades aparentemente abrumadoras. Tal como escribiera el reverendo Noah Hutchings: «El general George Marshall, vocero del Departamento de Estado de Estados Unidos, le envió un telegrama a David Ben Gurion, premier del nuevo estado de Israel, informándole que si declaraba un estado independiente, esos cinco ejércitos árabes marcharían de inmediato en contra de la nueva nación y en cosa de tres días no quedaría un solo judío vivo en Palestina».

Marshall se equivocó. Son muchos los israelitas que están vivos hoy, pero no ha sido nada fácil. Mientras los judíos conmemoran el 14 de mayo como una fecha importante en la historia de la nación, los palestinos también recuerdan ese día. Para ellos es un tiempo de duelo, le llaman el día de la Naqba. Naqba es una palabra árabe que significa «catástrofe». Esa fecha está marcada por un toque prolongado de sirena por tres minutos, cánticos, salmodias, disparos de rifle y discursos acalorados clamando por la destrucción del pueblo judío.

Los protocolos disfrutan de popularidad creciente

Las viejas mentiras persisten y a menudo regresan para perseguir a sus víctimas y a esos que aseguran haber sido acosados por un grupo particular de personas. Los protocolos de los sabios ancianos de Sion, es un ejemplo. Representan la falsificación política más notable en los tiempos modernos.

Citados frecuentemente por esos que aseguran que hay una conspiración internacional judía para apoderarse del mundo, este pequeño libro consiste de 24 secciones, consideradas por los crédulos como los minutos confidenciales de una cónclave judía en los últimos años del siglo XIX.

Aunque han sido desacreditados completamente por eruditos respetables, los sirios y los árabes palestinos usaron losprotocolos en 1921 para incitar malos sentimientos en contra de los pobladores judíos, tratando de "probar" que el establecimiento de un estado judío favorecería el avance de la llamada conspiración judía internacional para gobernar el mundo. El magnate norteamericano de los automóviles Henry Ford se vio atrapado en este flujo de fantasías sobre conspiraciones y escribió una versión norteamericana de los protocolos, en la publicación Dearborn Independent entre mayo y septiembre de 1921. La serie que se titulaba El judío internacional: El supremo problema del mundo, fue más tarde publicada en varios idiomas extranjeros. Aunque Ford repudió las series en 1927, ya habían hecho mucho daño.

Los protocolos han sido usados por varios extremistas de derecha en Estados Unidos, junto con otros que desean perpetuar el mito de una conspiración judía internacional. Entre 1965 y 1967, se publicaron cerca de 50 libros en árabe haciendo referencia a los Protocolos. Grupos musulmanes en los predios universitarios norteamericanos, junto con musulmanes negros, han diseminado este documento ampliamente.

Además de los protocolos hay un programa de difamación en marcha, el cual relata historias de horrores y atrocidades cometidas supuestamente por los judíos. Tanto oficiales sirios como sauditas insisten en que los judíos asesinan a niños cristianos y usan su sangre para hacer los matzos, los panes sin levadura que comen durante la Pascua. En marzo de 1997, el representante palestino ante las Naciones Unidas acusó a Israel de haber inyectado a 300 niños palestinos con el virus del VIH, un cargo que fue refutado completamente. El presidente de la comisión sobre Derechos Humanos estuvo de acuerdo con archivar su carta al embajador de Israel, en la que decía que el alegato fue «hecho sin evidencia alguna» y basado en «el artículo de un periódico... que demostró ser completamente falso».

Obviamente, este programa de difamación está funcionando. El jefe del Mossad, el mayor general Meir Dagan hizo su aparición en una reunión ante el Knesset, el parlamento israelí recientemente (la primera en más de 18 años) y dijo: «Escuchen, realmente no estoy feliz de estar aquí y tener que decirles esto».

Dagan pasó a explicar que hay 40 advertencias de ataques terroristas en contra de los judíos y contra blancos israelitas en todo el mundo. También advirtió que el programa nuclear de Irán «representa la mayor amenaza en existencia para Israel desde la creación del estado judío en 1948». Dagan habló acerca de los grupos terroristas islámicos a todo lo ancho del mundo e indicó «que incluso aunque se eliminara una infraestructura terrorista había otras». Él predice que si alguno de esos grupos llega a obtener armas químicas o biológicas no vacilará en usarlas.

Casi como una confirmación a las palabras de Dagan, las explosiones de dos camiones Isuzu cargados cada uno con aproximadamente 800 libras de explosivos, el 15 de noviembre de 2003, devastaron dos sinagogas judías en Estambul, Turquía, matando a 24 personas. El periódico Al-Quds-al-Arabi, publicado en Londres, citó la declaración de un grupo terrorista que asegura que ha monitoreado a los agentes del Mossad y confirmó que cinco de ellos estaban presentes en las dos sinagogas y prometieron más ataques. De los muertos, siete eran judíos.

El antisemitismo adopta una nueva forma

Una encuesta sobre comentarios antisemitas actuales hechos por oficiales y por los contribuyentes de los medios noticiosos revela una tendencia nueva y más virulenta de antisemitismo. Está dirigida no simplemente al judío como individuo, sino al estado de Israel. No es sólo antisemitismo, sino antisionismo. El perverso Amán deseaba destruir al pueblo de Ester, pero los antisionistas, quieren acabar con Israel. Mortimer B. Zuckerman escribe en su libro Inscripciones en los muros de la historia: «Así como el antisemitismo histórico le ha negado a los judíos individualmente el derecho a vivir como miembros iguales de la sociedad, el antisionismo niega la expresión colectiva del pueblo judío al estado de Israel, el derecho a vivir como un miembro igual de la familia de las naciones. Es así como la política de Israel está sometida a la crítica que hace que sean señalados, cuando otros en circunstancias similares escapan sin ningún tipo de censura. Seguramente si algún otro país estuviera sangrando por el terrorismo como Israel hoy, nadie cuestionaría su derecho a defenderse. Pero los esfuerzos de Israel, simplemente por proteger a sus propios ciudadanos, son retratados rutinariamente como agresión».

Hitler y otros persiguieron a los judíos implacablemente. Las atrocidades que cometieron han sido reportadas ampliamente en la historia y la literatura, y el resultado fue que el antisemitismo racial fue prohibido, especialmente después del holocausto y los juicios de Nuremberg. Sin embargo, en la actualidad, la existencia del estado judío permite que el antisemitismo adopte una forma política, al acusar a sus proponentes de racismo. ¿Cuántas veces no hemos escuchado a las personas decir: «No tengo nada en contra de los judíos, pero no me gusta Israel

La nación de Israel se ha convertido ahora en objeto de odio, más o menos en la misma forma como se odiaba a los judíos en el pasado. El antisionismo no está confinado a las regiones originales asociadas históricamente con el antisemitismo, sino que ahora se ha convertido en un fenómeno mundial. Son el gobierno, los judíos, el papel del estado de Israel en los asuntos nacionales y la supuesta conexión entre Israel y los judíos en Estados Unidos, los que se han convertido en objetos de burla. Algunos incluso aseguran que Estados Unidos debería llamarse "una nación bajo Israel" y que deberían representar la bandera norteamericana con las estrellas, las franjas y la estrella de David superpuesta sobre las estrellas.

Estados Unidos e Israel

Un ejemplo de este antisionismo podemos verlo en los resultados de una encuesta conducida en octubre de 2003 por la Comisión Europea. De los 7.500 europeos encuestados, 500 de cada estado miembro de la Unión Europea, 59% dijeron que veían al estado judío como la mayor amenaza contra la paz mundial. Ellos creen que Israel representa un peligro mucho mayor para la comunidad internacional que Corea del Norte, Afganistán, o incluso Irán.El rabino Marvin Hier, fundador del Centro Simon

Wiesenthal, dijo que los resultados de la encuesta muestran que la campaña de difamación en contra de Israel, por la corriente principal de medios noticiosos en Europa, «ha sido evidentemente muy efectiva». Notando la tendencia, observadores en Jerusalén advirtieron que era sólo cosa de tiempo antes que un bloque de naciones gentiles que sobrepasaran en número a Estados Unidos se unieran en un esfuerzo por detener, y finalmente hacer retroceder, la restauración de Israel en su territorio antiguo.

Pero... ¿Será posible que un grupo de naciones gentiles que sobrepasen en número a Estados Unidos se puedan unir en contra de Israel? Esto es lo que promete el capítulo 14 de Zacarías, y así será la forma cómo ocurrirá. Un bloque de naciones gentiles podrían avanzar en contra de Israel sin ninguna oposición significativa de parte de Estados Unidos, el cual tal vez en poco tiempo, podría muy bien ser una república de Rock and Roll de cuarta categoría, devastada por el SIDA, por las pandillas de adolescentes vagabundos y hogares rotos.

Las Naciones Unidas e Israel

El retorno del pueblo judío al territorio antiguo que les otorgara Dios, ha sido un asunto altamente explosivo, y las Naciones Unidas han hecho un buen trabajo tratando de avivar las llamas. El 10 de noviembre de 1975, las Naciones Unidas aprobaron la resolución 3379 la cual declara que «El sionismo es una forma de racismo y discriminación racial». Las Naciones Unidas cree erróneamente, que el racismo y el colonialismo están intrínsecos en el sionismo, tal como lo refleja la resolución que dice: «el régimen racista en Palestina ocupada y el régimen racista en Zimbabwe y África del Sur, tienen un origen común imperialista».

Hay muchas profecías del Antiguo Testamento que hablan de Dios llevando a su pueblo de regreso al territorio del pacto antiguo e instalándolo con seguridad en ese lugar. Si las Naciones Unidas ven esto como racista, entonces están condenando el Reino Milenial como una nación racista y al Mesías de Israel como un líder racista.

Con tal actitud hostil antisemita no sorprende que las Naciones Unidas haya aprobado más resoluciones condenando a Israel que todas las naciones combinadas, incluyendo Sudán, Siria e Iraq. Un comentarista, en un artículo titulado Naciones Unidas: ¿Una organización modelo?, publicado en www.middleastfacts.com, el 6 de noviembre de 2003, escribe: «El mundo árabe culpa a Israel por la violencia. Las Naciones Unidas están de acuerdo y han pasado literalmente cientos de resoluciones condenando al estado judío desde 1948».

Algunas de las resoluciones en contra de Israel han llegado en grupos, tal como el primero de diciembre del año 2000, cuando las Naciones Unidas aprobaron seis resoluciones en contra de Israel. Una de ellas le negaba a Israel la ciudad de Jerusalén y declaraba: «El control de Israel sobre Jerusalén es ilegal y por consiguiente no tiene validez». La resolución exigía que Israel se retirara de las Alturas de Golán, un territorio estratégicamente crítico, necesario para salvaguardar la frontera norte. 141 naciones aprobaron la decisión, con la única abstención de Estados Unidos.

Las Naciones Unidas en forma regular, considera a los ejércitos en el territorio que Israel ha ocupado por miles de años como «una fuerza de ocupación». Por ejemplo, la resolución 799 de 1992, declara que al Concilio de Seguridad le preocupa «que las fuerzas de ocupación en Israel», estuvieran deportando a cientos de palestinos «de los territorios ocupados por Israel desde 1967, incluyendo a Jerusalén».

Por estas resoluciones y su hostilidad continua en contra de Israel, las Naciones Unidas ha demostrado que no es una organización que busca la justicia, sino más bien una entidad que está trabajando para destruir el estado judío. Debido a que se cubre con el ropaje de la paz internacional, su antisionismo es de lo peor. Las Naciones Unidas ha sido un instrumento en las manos de Satanás, el gran engañador, quien durante la tribulación organizará la invasión masiva de Israel. Sin embargo, quien estudia la profecía bíblica se consuela ante el hecho de que el diablo no puede engañar a Dios, ni tampoco a esos que conocen la Escritura, la que dice: "Y en aquel día yo pondré a Jerusalén por piedra pesada a todos los pueblos; todos los que se la cargaren serán despedazados, bien que todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella" (Zac. 12:3).

Israel y sus vecinos

La existencia continua del estado judío es un milagro. Nunca ningún pueblo o nación ha sido tan despreciado y odiado universalmente, y nunca una nación ha estado rodeada de estados tan belicosos y tan comprometidos con infligir muerte y estrago sobre sus vecinos.

Además de las guerras nacionales en contra de Israel, un número de organizaciones locales terroristas tienen como blanco a civiles judíos, lugares santos, desarrollos urbanos y escuelas. Algunas de las organizaciones son: Fatah de Yasser Arafat, la cual consiste de unidades especiales tales como Tanzim y Fuerza 17; Hamas, la versión palestina de la hermandad musulmana, conocida por sus ataques atroces en contra de civiles israelíes y personal militar; Hezbollah, con sede en Líbano y células a través de todo el Medio Oriente y otras partes del mundo; además de muchas otras organizaciones decididas a destruir a Israel, tal como el Jidah Islámico Palestino, el Frente de Liberación Palestino y otros.

 

Yasser Arafat ha sido uno de los promotores principales del terrorismo local e internacional cuyo objetivo son los israelitas. Fue la mente maestra en 1972, detrás de los asesinatos de miembros del grupo olímpico israelita en Munich, Alemania; el asesinato de niños escolares en Ma’lot; de pasajeros a bordo del crucero Achille Lauro y el bombardeo que ocasionó la muerte de 265 marinos estadounidenses. Sin embargo, Estados Unidos, las Naciones Unidas, la Unión Europea y los jefes de estado alrededor del mundo, toleran estas "travesuras" asesinas, mientras le advierten a Israel que no tome represalias en contra de los ataques terroristas.

Tal como informa el WorldTribune.com del 28 de mayo de 2003, Estados Unidos ha amenazado con sancionar al estado judío, si Israel bloquea la implementación del Mapa de los Caminos de Paz. El Departamento de Estado amenazó con reconsiderar la venta de armas a Israel, que han sido usadas contras fuerzas terroristas en la Franja de Gaza y la Banca Occidental, tal como los helicópteros de ataque Apache AT-64A, el helicóptero AH-IG Cobra y los aviones jets de combate F-16. Otras medidas propuestas en contra de Israel por el Departamento de Estado incluían la suspensión de un paquete de ayuda de $9.000 millones de dólares.

Las advertencias de Estados Unidos en contra de Israel incitaron a 22 líderes cristianos norteamericanos a escribir y firmar una carta al presidente Bush. Los firmantes, entre los cuales se encontraban importantes partidarios políticos, urgían al presidente a que recordara que «Israel tiene el derecho a defenderse cuando es atacado y que no debe ser presionado por Estados Unidos, las Naciones Unidas o alguien más, para que sea pasivo a pesar de los ataques terroristas contra sus ciudadanos».

El Tanzim palestino consiste de 40.000 hombres con armas, y es el ala paramilitar de Fatah. Se ha estimado que sólo la policía palestina posee un número suficiente de armas para librar una guerra contra Israel. Los observadores creen que la policía palestina por sí sola está en posesión de unas 40.000 armas, las que exceden en número a los 11.000 rifles Kalashnikov, las 4.000 pistolas y 240 morteros, permitidos en el Acuerdo de Oslo.

En la primavera de 2001, personal de la marina de guerra israelí, abordaron cuatro barcos armados que transportaban armas para ser usadas por los palestinos en contra de Israel. A bordo de una embarcación se encontraba un proyectil propulsor de granadas, misiles Katyusha y proyectiles SA-7 Strella contra aviones. Los últimos tienen un rango que permite que las fuerzas militares dentro de la Autoridad Palestina constituyan una amenaza contra el espacio aéreo de la aviación israelita. Los Katyusha tienen la capacidad de alcanzar hasta el área de Tel Aviv. Por consiguiente, las naciones inicuas están más que dispuestas a suministrarle a las fuerzas palestinas, armas químicas e incluso radiológicas para usarlas en contra de Israel.

Tal como reportara la prensa iraní, uno de los clérigos gobernantes más influyentes en Irán, Ayatollah Ali Akbar Hashemi-Rafsanjani, aboga públicamente «para que los musulmanes usen armas nucleares en contra de Israel». Ayatollah amablemente apoya a los partidarios, comentando que mientras tales ataques aniquilarían a Israel, el daño que le causaría a los musulmanes sería mínimo.

Un comentarista iraní respondió que Rafsanjani estaba olvidando que la aniquilación del estado judío con armas nucleares, conllevaría al asesinato masivo de la población palestina debido a su proximidad geográfica con Israel.

Mientras que lo que dice el comentarista tiene más sentido, está ignorante de la hostilidad que siente el mundo musulmán en contra de Israel. Si los musulmanes estuvieran convencidos que un ataque nuclear aniquilaría por completo a Israel, no les importaría ni lo más mínimo tener que acabar en el proceso con la población palestina. Esta sería una meta que vale la pena y el costo de unos cuantos millones de vidas palestinas, sería considerado un precio razonable.

¿Y qué con respecto a la afiliación religiosa de la mayoría de los vecinos de Israel? Como dice en el libro ¿Religión de paz o refugio para el terror? (de Larry Spargimino), el islam tiene una historia larga y sangrienta. Los clérigos musulmanes hoy continúan urgiendo a sus seguidores, para que exterminen a los judíos, y citan El Corán para animar a la obediencia. Millones de musulmanes radicales creen que la única respuesta a los problemas que enfrentan los Ummah, la comunidad mundial islámica, es establecer un Khalifah, un justo estado musulmán, gobernado por la ley del Corán.

Increíblemente, los musulmanes que se autoinmolan con explosivos, niegan ser terroristas, asegurando más bien que son mártires. Un terrorista dice: «Usted morirá por lo que yo creo», mientras que un mártir dirá: «Moriré por lo que creo». Esta depravada lógica terrorista glorifica el asesinato por docenas.

En vista de estos hechos abominables, ¿puede alguien razonablemente negarle a los israelitas el derecho a defenderse y a adoptar todas las medidas necesarias para garantizar su seguridad? ¿Por qué locura podría llegar a estar poseído un gobierno, para que se atreva a presionar a Israel a que se refrene de dar los pasos vigorosos que garanticen su supervivencia, cuando vive en medio de un mar de perversa hostilidad? ¿Quién se atrevería a acusar a los israelitas de ser paranoicos, por imputarle las peores intenciones a sus vecinos, cuando 4.000 años de historia y los eventos de los últimos 55 años demuestran que la meta suprema de todos ellos es la aniquilación total de la nación judía?

El resto de la historia

Hablando humanamente, el destino de Israel no luce bien. Sin embargo, los cristianos deben sentirse animados, no a pensar en términos humanos, sino permitiendo que sus mentes y espíritus sean energizados por la Palabra de Dios.

El Señor es perfectamente imparcial y justo. Su juicio es lento para llegar, porque Dios es misericordioso, pero llegará. Será en la forma de una recompensa para esos que quebrantan el pacto santo: "Porque cercano está el día de Jehová sobre todas las naciones; como tú hiciste se hará contigo; tu recompensa volverá sobre tu cabeza. De la manera que vosotros bebisteis en mi santo monte, beberán continuamente todas las naciones; beberán, y engullirán, y serán como si no hubieran sido" (Abd. 15,16).

Es bueno escuchar la palabra profética segura en un mundo confundido. Si no es cristiano, Dios también tiene una palabra segura para usted. Le invita a que reciba a su Hijo por fe. Si lo hace tendrá la promesa segura de ser su hijo: "Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios" (Jn. 1:12).

¿Quién tiene la última palabra?

Una buena pregunta cuando hablamos de estos asuntos del Medio Oriente es: ¿Quién tiene la última palabra con respecto a Israel? ¿Serán las Naciones Unidas, la OLP, los suicidas, la unión de los países europeos, los mismos israelitas? Bueno es que sepamos la verdad al respecto.

¡Es Dios quien tiene la última palabra! ¡Y él ya la ha pronunciado hace muchos siglos! Mucho antes del nacimiento de Cristo, y sus pronunciamientos luego volvieron a repetirse, tanto en los evangelios, en las epístolas, como en Apocalipsis.

Tenemos que consultar algunos de estos pronunciamientos que fueron revelados en las Escrituras a través de los siglos.

Uno de los profetas dice: "Y Jehová, solícito por su tierra, perdonará a su pueblo. Responderá Jehová, y dirá a su pueblo: He aquí yo os envío pan, mosto y aceite, y seréis saciados de ellos; y nunca más os pondré en oprobio entre las naciones. Y haré alejar de vosotros al del norte, y lo echaré en tierra seca y desierta; su faz será hacia el mar oriental, y su fin al mar occidental; y exhalará su hedor, y subirá su pudrición, porque hizo grandes cosas. Tierra, no temas; alégrate y gózate, porque Jehová hará grandes cosas... Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días. Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, y fuego, y columnas de humo. El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová. Y todo aquel que invocare el nombre de Jehová será salvo;, porque en el monte de Sion y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho Jehová, y entre el remanente al cual él habrá llamado" (Jl 2:18-21, 28-32).

Varios textos, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamentos aluden a la salvación masiva de todos los israelitas que estarán vivos cuando el Señor regrese. Tal como lo dice Joel, otro tanto dice Pablo en Romanos 11:25-28 "Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad. Y este será mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados. Así que en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de los padres".

Pablo comienza diciendo: "Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio". Los cristianos gentiles no debemos ignorar lo que Dios se propone para con Israel justo antes de juzgar al mundo gentil, cuando el Señor regrese con su iglesia. Si tomáramos en serio esta advertencia del apóstol, difícilmente caeríamos en la herejía tan aceptada hoy, que la Iglesia ha tomado el lugar de Israel y que todas las bendiciones para el futuro que Dios tiene aparejadas es en realidad para la Iglesia. ¡Es tan necesario que desde nuestros púlpitos se escuche el claro mensaje del cumplimiento de las profecías!

Todo el capítulo 60 de Isaías también habla de lo mismo, de la futura gloria de Israel. El versículo 8 parece referirse a nuestro moderno sistema de transporte al hablar de quienes "...vuelan como nubes, y como palomas a sus ventanas". Israel será la cabeza de todas las naciones del mundo, no habrá superpotencia que pueda oponerse a esa nación sin sufrir las consecuencias (v. 12, 17-22): "Porque la nación o el reino que no te sirviere perecerá, y del todo será asolado... En vez de bronce traeré oro, y por hierro plata, y por madera bronce, y en lugar de piedras hierro; y pondré paz por tu tributo, y justicia por tus opresores. Nunca más se oirá en tu tierra violencia, destrucción ni quebrantamiento en tu territorio, sino que a tus muros llamarás Salvación, y a tus puertas Alabanza. El sol nunca más te servirá de luz para el día, ni el resplandor de la luna te alumbrará, sino que Jehová te será por luz perpetua, y el Dios tuyo por tu gloria. No se pondrá jamás tu sol, ni menguará tu luna; porque Jehová te será por luz perpetua, y los días de tu luto serán acabados. Y tu pueblo, todos ellos serán justos, para siempre heredarán la tierra; renuevos de mi plantío, obra de mis manos, para glorificarme. El pequeño vendrá a ser mil, el menor, un pueblo fuerte. Yo Jehová, a su tiempo haré que esto sea cumplido pronto".

Notemos lo que dice en Jeremías 29:11-14: "Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón. Y seré hallado por vosotros, dice Jehová, y haré volver vuestra cautividad, y os reuniré de todas las naciones y de todos los lugares adonde os arrojé, dice Jehová; y os haré volver al lugar de donde os hice llevar". Luego pasemos a Joel 2:18-23: "Y Jehová, solícito por su tierra, perdonará a su pueblo. Responderá Jehová, y dirá a su pueblo: He aquí yo os envío pan, mosto y aceite, y seréis saciados de ellos; y nunca más os pondré en oprobio entre las naciones. Y haré alejar de vosotros al del norte, y lo echaré en tierra seca y desierta; su faz será hacia el mar oriental, y su fin al mar occidental; y exhalará su hedor, y subirá su pudrición, porque hizo grandes cosas. Tierra, no temas; alégrate y gózate, porque Jehová hará grandes cosas. Animales del campo, no temáis; porque los pastos del desierto reverdecerán, porque los árboles llevarán su fruto, la higuera y la vid darán sus frutos. Vosotros también, hijos de Sion, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio". Vayamos ahora a Miqueas 4:1-4: "Acontecerá en los postreros tiempos que el monte de la casa de Jehová será establecido por cabecera de montes, y más alto que los collados, y correrán a él los pueblos. Vendrán muchas naciones, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, y a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará en sus caminos, y andaremos por sus veredas; porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová. Y él juzgará entre muchos pueblos, y corregirá a naciones poderosas hasta muy lejos; y martillarán sus espadas para azadones, y sus lanzas para hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se ensayarán más para la guerra. Y se sentará cada uno debajo de su vid y debajo de su higuera, y no habrá quien los amedrente; porque la boca de Jehová de los ejércitos lo ha hablado".

Bien sabemos que todas las naciones se unirán para intentar esa "solución final" con la cual soñaba tanto Hitler y ahora es la esperanza de la OLP. Esa tal "solución final" es acabar con todos los judíos. Pero los planes no se llevarán a cabo, tal como ocurrió con el malvado Amán allá en el libro de Ester. Conviene recordar lo que dice Zacarías: "He aquí, el día de Jehová viene, y en medio de ti serán repartidos tus despojos. Porque yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén; y la ciudad será tomada, y serán saqueadas las casas, y violadas las mujeres; y la mitad de la ciudad irá en cautiverio, mas el resto del pueblo no será cortado de la ciudad. Después saldrá Jehová y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla. Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur... Y esta será la plaga con que herirá Jehová a todos los pueblos que pelearon contra Jerusalén: la carne de ellos se corromperá estando ellos sobre sus pies, y se consumirán en las cuencas sus ojos, y la lengua se les deshará en su boca. Y acontecerá en aquel día que habrá entre ellos gran pánico enviado por Jehová; y trabará cada uno de la mano de su compañero, y levantará su mano contra la mano de su compañero... Y todos los que sobrevivieren de las naciones que vinieron contra Jerusalén, subirán de año en año para adorar al Rey, a Jehová de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de los tabernáculos. Y acontecerá que los de las familias de la tierra que no subieren a Jerusalén para adorar al Rey, Jehová de los ejércitos, no vendrá sobre ellos lluvia. Y si la familia de Egipto no subiere y no viniere, sobre ellos no habrá lluvia; vendrá la plaga con que Jehová herirá las naciones que no subieren a celebrar la fiesta de los tabernáculos. Esta será la pena del pecado de Egipto, y del pecado de todas las naciones que no subieren para celebrar la fiesta de los tabernáculos" (Zac. 14:1-4, 12, 13, 16-19). Notemos también las palabras del profeta Abdías: "Porque cercano está el día de Jehová sobre todas las naciones; como tú hiciste se hará contigo; tu recompensa volverá sobre tu cabeza. De la manera que vosotros bebisteis en mi santo monte, beberán continuamente todas las naciones; beberán, y engullirán, y serán como si no hubieran sido. Mas en el monte de Sion habrá un remanente que se salve; y será santo, y la casa de Jacob recuperará sus posesiones. La casa de Jacob será fuego, y la casa de José será llama, y la casa de Esaú estopa, y los quemarán y los consumirán; ni aun resto quedará de la casa de Esaú, porque Jehová lo ha dicho. Y los del Neguev poseerán el monte de Esaú, y los de la Sefela a los filisteos; poseerán también los campos de Efraín, y los campos de Samaria; y Benjamín a Galaad. Y los cautivos de este ejército de los hijos de Israel poseerán lo de los cananeos hasta Sarepta; y los cautivos de Jerusalén que están en Sefarad poseerán las ciudades del Neguev. Y subirán salvadores al monte de Sion para juzgar al monte de Esaú; y el reino será de Jehová" (Abd. 15-21).

Canta y alégrate, hija de Sion; porque he aquí vengo, y moraré en medio de ti, ha dicho Jehová.Y se unirán muchas naciones a Jehová en aquel día, y me serán por pueblo, y moraré en medio de ti; y entonces conocerás que Jehová de los ejércitos me ha enviado a ti. Y Jehová poseerá a Judá su heredad en la tierra santa, y escogerá aún a Jerusalén. Calle toda carne delante de Jehová; porque él se ha levantado de su santa morada" (Zac. 2:10-13).

"He aquí yo pongo a Jerusalén por copa que hará temblar a todos los pueblos de alrededor contra Judá, en el sitio contra Jerusalén.Y en aquel día yo pondré a Jerusalén por piedra pesada a todos los pueblos; todos los que se la cargaren serán despedazados, bien que todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella... En aquel día pondré a los capitanes de Judá como brasero de fuego entre leña, y como antorcha ardiendo entre gavillas; y consumirán a diestra y a siniestra a todos los pueblos alrededor; y Jerusalén será otra vez habitada en su lugar, en Jerusalén. Y librará Jehová las tiendas de Judá primero, para que la gloria de la casa de David y del habitante de Jerusalén no se engrandezca sobre Judá. En aquel día Jehová defenderá al morador de Jerusalén; el que entre ellos fuere débil, en aquel tiempo será como David; y la casa de David como Dios, como el ángel de Jehová delante de ellos. Y en aquel día yo procuraré destruir a todas las naciones que vinieren contra Jerusalén. Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito" (Zac. 12:2, 3, 6-10).

"Asimismo acontecerá en aquel tiempo, que Jehová alzará otra vez su mano para recobrar el remanente de su pueblo que aún quede en Asiria, Egipto, Patros, Etiopía, Elam, Sinar y Hamat, y en las costas del mar. Y levantará pendón a las naciones, y juntará los desterrados de Israel, y reunirá los esparcidos de Judá de los cuatro confines de la tierra. Y se disipará la envidia de Efraín, y los enemigos de Judá serán destruidos. Efraín no tendrá envidia de Judá, ni Judá afligirá a Efraín; sino que volarán sobre los hombros de los filisteos al occidente, saquearán también a los de oriente; Edom y Moab les servirán, y los hijos de Amón los obedecerán" (Is. 11:11-14).

"Porque Jehová tendrá piedad de Jacob, y todavía escogerá a Israel, y lo hará reposar en su tierra; y a ellos se unirán extranjeros, y se juntarán a la familia de Jacob. Y los tomarán los pueblos, y los traerán a su lugar; y la casa de Israel los poseerá por siervos y criadas en la tierra de Jehová; y cautivarán a los que los cautivaron, y señorearán sobre los que los oprimieron. Y en el día que Jehová te dé reposo de tu trabajo y de tu temor, y de la dura servidumbre en que te hicieron servir, pronunciarás este proverbio contra el rey de Babilonia, y dirás: ¡Cómo paró el opresor, cómo acabó la ciudad codiciosa de oro!" (Is. 14:1-4).

Nunca olvidemos lo que Dios dice en Zacarías 2:8: "Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos: Tras la gloria me enviará él a las naciones que os despojaron; porque el que os toca, toca a la niña de su ojo". Quien quiera que sea, así trátese de rusos, iraníes, los países árabes, países europeos o el mundo entero, tal como el Anticristo tratará de lograr, al intentar esa "solución final" estarán dañando la niña de su ojo.

Jesús habló también de la gran cosecha de todos los judíos y que serán llevados a la tierra de sus antepasados. Esto no se dice de ningún otro pueblo del mundo. En Mateo 24:29-31, dice: "E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro". El Señor dará la orden para que sus ángeles se encarguen y recojan a todos los judíos del mundo y los lleven a su tierra para una cita con su Mesías. Todos ellos creerán en él y le recibirán como su Mesías. Habrá gran llanto de gozo y de tristeza. Gozo por la salvación eterna y tristeza por haberlo rechazado por tantos años. Justo momentos antes del descenso del Salvador con sus ángeles y su iglesia, "La luna se avergonzará, y el sol se confundirá, cuando Jehová de los ejércitos reine en el monte de Sion y en Jerusalén, y delante de sus ancianos sea glorioso" (Is. 24:23).

Es imposible citar todos los textos que hablan de la salvación de todo el remanente de Israel cuando el Señor regrese.

En ningún lugar de la Biblia estas profecías de una restauración corresponden a la iglesia o a algún otro país. No se trata del Islam ni el centro o la sede del gobierno en el Vaticano. La Biblia claramente dice que todas estas referencias de la liberación divina corresponden a Israel.

No encontrará el lector un sólo texto en la Biblia que indique la supuesta transferencia de la liberación de Israel a la iglesia.

Cuando Dios intervenga para recoger a su pueblo escogido de todas las naciones, la iglesia habrá ya terminado su jornada terrenal unos siete años antes, puesto que esta intervención divina, que conmoverá a todo el mundo, pondrá fin a la Gran Tribulación y se encargará de establecer el verdadero reino de paz universal.

De nada servirán los acuerdos de los hombres, las resoluciones de la Naciones Unidas y las armas de las superpotencias. Es verdad que todas las naciones retirarán su apoyo a Israel, pero Dios no la retirará jamás. Él comprometió su palabra, tal como dice Pablo en Romanos 11:28-31: "Así que en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de los padres. Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios. Pues como vosotros también en otro tiempo erais desobedientes a Dios, pero ahora habéis alcanzado misericordia por la desobediencia de ellos, así también éstos ahora han sido desobedientes, para que por la misericordia concedida a vosotros, ellos también alcancen misericordia".

Es verdad que antes de esta completa paz y el reino milenial, encabezado por nuestro Salvador, hasta dos tercios de la raza humana perecerán tal como dice en Zacarías 13:8, 9: "Y acontecerá en toda la tierra, dice Jehová, que las dos terceras partes serán cortadas en ella, y se perderán; mas la tercera quedará en ella. Y meteré en el fuego a la tercera parte, y los fundiré como se funde la plata, y los probaré como se prueba el oro. El invocará mi nombre, y yo le oiré, y diré: Pueblo mío; y él dirá: Jehová es mi Dios". Pero cuando el Señor aparezca en las alturas, rodeado de su poder y gloria, al instante neutralizará las intenciones de los ejércitos de todo el mundo para acabar con la Nación que Dios escogió para sí. ¿Recuerda lo que dice Pablo en 2 Tesalonicenses 2:8? "Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida". Zacarías, el profeta, habla del mismo momento, cuando dice: "Después saldrá Jehová y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla" (Zac. 14:3).

¿Se imagina usted, siendo cristiano, viniendo con todos los redimidos y con los ángeles del cielo, y el mismo Salvador en toda su gloria y gran poder, para ver lo que estará sucediendo allá en un valle en Israel? Juan dice: "Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón" (Ap. 16:16).

En cuanto al futuro, Dios tiene todo preparado. Es más, Dios nos reveló su plan y nosotros podemos saber exactamente cuál será el desenlace final en el conflicto entre Israel y sus vecinos. No sabemos la fecha, pero sí sabemos cómo sucederán las cosas. Como cristianos, amamos tanto a los árabes como a los judíos, desearíamos la salvación de todos. Pero no será así. Algún día entenderemos muchas de las cosas que hoy no entendemos.

¿Quién tiene la última palabra en relación a Israel?

 

• No la tiene el Consejo de Seguridad con su sede en Nueva York.

• No la tiene las Naciones Unidas.

• No la tiene ninguna coalición de países aliados.

• No la tiene la Unión Europea.

• No la tiene la OLP.

• Ni siquiera la tiene Israel mismo.

Dios ya se pronunció sobre esto

Dios dice que el territorio que le fue dado a Israel le pertenece por la eternidad: "Y estableceré mi pacto entre mí y ti, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo, para ser tu Dios, y el de tu descendencia después de ti. Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti, la tierra en que moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos" (Gn. 17:7, 8).

"Y José dijo a sus hermanos: Yo voy a morir; mas Dios ciertamente os visitará, y os hará subir de esta tierra a la tierra que juró a Abraham, a Isaac y a Jacob" (Gn. 50:24).

"Por tanto, dirás a los hijos de Israel: Yo soy JEHOVÁ; y yo os sacaré de debajo de las tareas pesadas de Egipto, y os libraré de su servidumbre, y os redimiré con brazo extendido, y con juicios grandes; y os tomaré por mi pueblo y seré vuestro Dios; y vosotros sabréis que yo soy Jehová vuestro Dios, que os sacó de debajo de las tareas pesadas de Egipto. Y os meteré en la tierra por la cual alcé mi mano jurando que la daría a Abraham, a Isaac y a Jacob; y yo os la daré por heredad. Yo JEHOVÁ" (Ex. 6:6-8).

Dios dice que llegará el día cuando Israel será como una "piedra pesada para todas las naciones del mundo".

Dios dice que quienes pretendan alterar sus promesas para con esa Nación, estarán tocando la niña de su propio ojo: "Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos: Tras la gloria me enviará él a las naciones que os despojaron; porque el que os toca, toca a la niña de su ojo" (Zac. 2:8).

• Dios dice que llegará el momento cuando todas las naciones se opondrán a Israel. Será algo así como... Israel contra todos y todos contra Israel: "Y en aquel día yo pondré a Jerusalén por piedra pesada a todos los pueblos; todos los que se la cargaren serán despedazados, bien que todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella... Y en aquel día yo procuraré destruir a todas las naciones que vinieren contra Jerusalén" (Zac. 12:3, 9).

"Porque yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén; y la ciudad será tomada, y serán saqueadas las casas, y violadas las mujeres; y la mitad de la ciudad irá en cautiverio, mas el resto del pueblo no será cortado de la ciudad.Después saldrá Jehová y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla" (Zac. 14:2, 3).

Dios dice que llegará el momento de angustia para Israel, pero que a la postre prevalecerá: "¡Ah, cuán grande es aquel día! tanto, que no hay otro semejante a él; tiempo de angustia para Jacob; pero de ella será librado. En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, yo quebraré su yugo de tu cuello, y romperé tus coyundas, y extranjeros no lo volverán más a poner en servidumbre, sino que servirán a Jehová su Dios y a David su rey, a quien yo les levantaré" (Jer. 30:7-9).

Dios dice que llegará el momento cuando con gran premura los judíos serán recogidos de todo el mundo y llevados a su tierra: "Porque Jehová tendrá piedad de Jacob, y todavía escogerá a Israel, y lo hará reposar en su tierra; y a ellos se unirán extranjeros, y se juntarán a la familia de Jacob. Y los tomarán los pueblos, y los traerán a su lugar; y la casa de Israel los poseerá por siervos y criadas en la tierra de Jehová; y cautivarán a los que los cautivaron, y señorearán sobre los que los oprimieron. Y en el día que Jehová te dé reposo de tu trabajo y de tu temor, y de la dura servidumbre en que te hicieron servir, pronunciarás este proverbio contra el rey de Babilonia, y dirás: ¡Cómo paró el opresor, cómo acabó la ciudad codiciosa de oro!" (Is. 14:1-4).

"E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro" (Mt. 24:29-31).

Dios dice que habrá un gobierno mundial después que el Anticristo y su gobierno sean destruidos. Entonces el Señor tendrá su trono en Jerusalén: "Y Jehová será rey sobre toda la tierra. En aquel día Jehová será uno, y uno su nombre. Toda la tierra se volverá como llanura desde Geba hasta Rimón al sur de Jerusalén; y ésta será enaltecida, y habitada en su lugar desde la puerta de Benjamín hasta el lugar de la puerta primera, hasta la puerta del Angulo, y desde la torre de Hananeel hasta los lagares del rey. Y morarán en ella, y no habrá nunca más maldición, sino que Jerusalén será habitada confiadamente" (Zac. 14:9-11).

"Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna. Y de Efraín destruiré los carros, y los caballos de Jerusalén, y los arcos de guerra serán quebrados; y hablará paz a las naciones, y su señorío será de mar a mar, y desde el río hasta los fines de la tierra" (Zac. 9:9, 10).

"Dios tenga misericordia de nosotros, y nos bendiga; haga resplandecer su rostro sobre nosotros; para que sea conocido en la tierra tu camino, en todas las naciones tu salvación. Te alaben los pueblos, oh Dios; todos los pueblos te alaben. Alégrense y gócense las naciones, porque juzgarás los pueblos con equidad, y pastorearás las naciones en la tierra. Te alaben los pueblos, oh Dios; todos los pueblos te alaben. La tierra dará su fruto; nos bendecirá Dios, el Dios nuestro. Bendíganos Dios, y témanlo todos los términos de la tierra" (Sal. 67).

"Vendrán príncipes de Egipto; Etiopía se apresurará a extender sus manos hacia Dios" (Sal. 68:31).

"Todos los reyes se postrarán delante de él; todas las naciones le servirán" (Sal. 72:11).

Las riquezas del mundo irán a parar en Israel: "Alza tus ojos alrededor y mira, todos éstos se han juntado, vinieron a ti; tus hijos vendrán de lejos, y tus hijas serán llevadas en brazos. Entonces verás, y resplandecerás; se maravillará y ensanchará tu corazón, porque se haya vuelto a ti la multitud del mar, y las riquezas de las naciones hayan venido a ti... En vez de bronce traeré oro, y por hierro plata, y por madera bronce, y en lugar de piedras hierro; y pondré paz por tu tributo, y justicia por tus opresores... Y tu pueblo, todos ellos serán justos, para siempre heredarán la tierra; renuevos de mi plantío, obra de mis manos, para glorificarme" (Is. 60:4, 5, 17, 21).

volver arriba