Menu

Escuche Radio América

La Entrada de Jesús a Jerusalén

Lo que se conoce popularmente como “La  entrada triunfal” se refiere a la llegada del Señor  Jesús a Jerusalén el domingo antes de su crucifixión, el cual es uno de los pocos eventos en Su vida que aparece registrado en los cuatro evangelios. Al reunir lo que se narra en cada uno de ellos, advertimos que es evidente que su entrada triunfante fue un acontecimiento importante, no sólo para las personas en su tiempo, sino para los cristianos a lo largo de la historia.  Es por eso que se designó un domingo para celebrar esa ocasión, la que se conoce popularmente en el mundo hispano, como el “Domingo de Ramos”, sin embargo lo que la gran mayoría de los creyentes ignora es que en ese día trascendental, se cumplieron varias profecías importantes anticipadas en la Palabra de Dios.

1.   A lo largo de la Escritura, Dios nunca perdió la oportunidad de usar símbolos poderosos para revelar una gran verdad.  La entrada triunfal del Señor Jesús en Jerusalén sobre un humilde asno, revela mucho sobre su carácter y propósito, ya que le dijo a sus discípulos: “... Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla, y traédmelos.  Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará” (Mat. 21:2). Y sigue diciendo a continuación el apóstol Mateo: “Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el profeta (Zacarías), cuando dijo: Decid a la hija de Sion: He aquí, tu Rey viene a ti, Manso, y sentado sobre una asna, sobre un pollino, hijo de animal de carga” (Mat. 21:5).

Cada judío sin duda conocía esta profecía mesiánica de Zacarías, ya que fue por eso que las multitudes le aclamaron como su rey: “Y la gente que iba delante y la que iba detrás aclamaba, diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!” (Mat. 21:9).

2.   Él entró cabalgando sobre un asno, porque este animal simbolizaba la paz, mientras que dijo Juan con respecto a su segunda venida, cuando vendrá en medio de la batalla del Armagedón: “Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea...  Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS” (Apo. 19:11,13).

De acuerdo con textos antiguos, en el Medio Oriente, los líderes montaban a caballos si iban a la guerra, pero si llegaban en paz, cabalgaban sobre burros o mulos, tal como cuando Salomón fue reconocido como el nuevo rey de Israel. “Y el rey les dijo: Tomad con vosotros los siervos de vuestro señor, y montad a Salomón mi hijo en mi mula, y llevadlo a Gihón” (1 Rey. 1:33).

Asimismo según las Escrituras, también los jueces hacían lo mismo: “Vosotros los que cabalgáis en asnas blancas, los que presidís en juicio...” (Jue. 5:10a). “Este tuvo treinta hijos, que cabalgaban sobre treinta asnos; y tenían treinta ciudades, que se llaman las ciudades de Jair hasta hoy ...”  (Jue. 10:4)  “Este tuvo cuarenta hijos y treinta nietos, que cabalgaban sobre setenta asnos; y juzgó a Israel ocho años” (Jue. 12:14a).  La descripción de Zacarías se ajusta perfectamente a la de un Rey justo que traería salvación, no a la de un conquistador.

3.    De la misma manera, el profeta alude a la paz y reconciliación que traería el Mesías entre las naciones: “Y de Efraín destruiré los carros, y los caballos de Jerusalén, y los arcos de guerra serán quebrados; y hablará paz a las naciones, y su señorío será de mar a mar, y desde el río hasta los fines de la tierra” (Zac. 9:10).

El Señor Jesús es el cumplimiento de esta profecía, lo cual también fue proclamado por los ángeles al momento de su nacimiento con estas palabras:  “¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!” (Luc. 2:14).

4.   La cabalgata del Señor sobre un pollino también es la semblanza, de otro hijo que montó igualmente sobre un asno para ser conducido al lugar donde habría de ser sacrificado sobre un altar por su propio padre.  “Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo” (Gén. 22:3).

5.  La entrada triunfal del Señor sobre un asno, asimismo simboliza los favores de Dios para su pueblo.  Las bendiciones sobre Judá hacen referencia a un asno y a un pollino, hijo de asna, y Jesús es un descendiente de la tribu de Judá.   “No será quitado el cetro de Judá, ni el legislador de entre sus pies, hasta que venga Siloh; y a él se congregarán los pueblos.  Atando a la vid su pollino, y a la cepa el hijo de su asna, lavó en el vino su vestido, y en la sangre de uvas su manto.  Sus ojos, rojos del vino, y sus dientes blancos de la leche” (Gén. 49:10–12).

6.   La entrada del Señor Jesucristo en Jerusalén nos enseña, que después de todos los sacrificios ofrecidos por el pecado, podemos entrar en el reposo perfecto de la fe, gracias a Su sacrificio final. “En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre... pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios” (Heb. 10:10,12).

7.    En el presente que le envió Jacob a su hermano Esaú para apaciguar su ira, incluyó asnos:  “Y durmió allí aquella noche, y tomó de lo que le vino a la mano un presente para su hermano Esaú: doscientas cabras y veinte machos cabríos, doscientas ovejas y veinte carneros, treinta camellas paridas con sus crías, cuarenta vacas y diez novillos, veinte asnas y diez borricos” (Gén. 32:13–15).

8.    Abigail llevó asnos cargados con alimentos para aplacar la ira de David, quien se enojó contra su esposo Nabal por haberse rehusado a ayudarle.   Está registrado en la Escritura que... “Entonces Abigail tomó luego doscientos panes, dos cueros de vino, cinco ovejas guisadas, cinco medidas de grano tostado, cien racimos de uvas pasas, y doscientos panes de higos secos, y lo cargó todo en asnos...  Y dijo David a Abigail: Bendito sea Jehová Dios de Israel, que te envió para que hoy me encontrases. Y bendito sea tu razonamiento, y bendita tú, que me has estorbado hoy de ir a derramar sangre, y a vengarme por mi propia mano” (1 Sam. 25:18, 32,33). 

9.   ¡Dios usó a un burro, para declarar su juicio!   El asna de Balaam, incluso lo recriminó por su desobediencia: “Entonces Jehová abrió los ojos de Balaam, y vio al ángel de Jehová que estaba en el camino, y tenía su espada desnuda en su mano. Y Balaam hizo reverencia, y se inclinó sobre su rostro. Y el ángel de Jehová le dijo: ¿Por qué has azotado tu asna estas tres veces? He aquí yo he salido para resistirte, porque tu camino es perverso delante de mí. El asna me ha visto, y se ha apartado luego de delante de mí estas tres veces; y si de mí no se hubiera apartado, yo también ahora te mataría a ti, y a ella dejaría viva.  Entonces Balaam dijo al ángel de Jehová: He pecado, porque no sabía que tú te ponías delante de mí en el camino; mas ahora, si te parece mal, yo me volveré” (Núm. 22:31–34).

10.   Sansón derrotó a los filisteos con la quijada de un asno. “Y hallando una quijada de asno fresca aún, extendió la mano y la tomó, y mató con ella a mil hombres” (Jue. 15:15).

11.   Dios envió a un león a devorar a un falso profeta, mientras su burro se mantenía seguro y observaba. “Oyéndolo el profeta que le había hecho volver del camino, dijo: El varón de Dios es, que fue rebelde al mandato de Jehová; por tanto, Jehová le ha entregado al león, que le ha quebrantado y matado, conforme a la palabra de Jehová que él le dijo...   Y él fue, y halló el cuerpo tendido en el camino, y el asno y el león que estaban junto al cuerpo; el león no había comido el cuerpo, ni dañado al asno” (1 Rey. 13:26, 28).

El león no se comió al asno, sino que llevó al profeta asesinado de regreso a casa por orden de Dios.

El Señor Jesús entró en el templo de Jerusalén y pronunció su juicio mientras volcaba las mesas de los cambistas. “Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones” (Mat. 21:12-13).

Él demostró que fue quien cargó sobre Sí mismo con nuestros pecados, y que vino a salvarnos. La Biblia, la Palabra de Dios, es un libro colmado de hermosas semblanzas y simbolismos, y en este tiempo tan particular y profético en que estamos viviendo, mantengámonos en comunión con Él, recordando los últimos días que pasó en este mundo, con amor y un agradecimiento profundo en nuestro corazón.

El recuento de Su entrada triunfal está colmado de contrastes. Es la historia del Rey que vino como un siervo humilde montado en un asno, sin presumir al cabalgar sobre un corcel.  No vestido con ropajes reales, sino con la ropa de los pobres y los humildes.

El Señor Jesucristo no vino a conquistar por la fuerza como los reyes de la tierra, sino con Su amor, gracia, misericordia, y Su propio sacrificio en favor de todos los que creen en Él y lo reciben como Señor y Salvador.  Su vida en la tierra fue de humildad y servicio. Él no conquista las naciones, sino los corazones y las mentes de los hombres. Su mensaje es de paz completa con Dios, no de una paz temporal.  Si el Señor Jesús ya ha hecho una entrada triunfal en los corazones de cada uno de ustedes, entonces ya está reinado en sus vidas en paz y amor. 

“Por esta causa dobl(amos nuestras)... rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios” (Efe. 3:14–19).

Leer más ...

La Humanidad Avanza Hacia su Recta Final

Dios es quien pone y depone reyes. La Biblia enseña claramente que es Él, no el hombre, quien designa a los gobernantes para que controlen los negocios de la humanidad. Como dice Romanos 13:1: “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas”.

Leer más ...

El Microchip

Durante los últimos cien años muchos eruditos en profecías, han estado escudriñando exhaustivamente las Escrituras, tratando de encontrar respuestas respecto a cómo será la “marca de la Bestia”.  La primera mención a un distintivo la encontramos en la vida de Caín, el primer hijo de Adán y Eva, quien asesinó a su hermano Abel, y sobre lo cual dice la Biblia: “Y Jehová dijo a Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él respondió: No sé. ¿Soy yo acaso guarda de mi hermano? Y él le dijo: ¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra. Ahora, pues, maldito seas tú de la tierra, que abrió su boca para recibir de tu mano la sangre de tu hermano.

Leer más ...

Israel y el cumplimiento de las profecías (III)

Por el Pastor José Holowaty

En un día futuro Satanás intentará burlar la profecía que anticipa que un tercio de los judíos sobrevivirán a la Gran Tribulación y que serán salvos por la eternidad, pero no sólo eso, sino que la Palabra de Dios también dice que volcará su ira contra “los santos que moran en el cielo”.  Pero... ¿Quiénes son ellos?  Sabemos que en el cielo moran todos los ángeles, Dios y nuestro Señor Jesucristo con todos los redimidos.  Pero, entonces... ¿Por qué el Anticristo volcará su ira contra ellos?  Pienso que su odio será contra la Iglesia.  El Señor es la cabeza de la Iglesia y ésta es su cuerpo.  Es imposible odiar a la persona sin odiarla totalmente.

Leer más ...

Israel y el cumplimiento de las profecías (II)

Por el Pastor José Holowaty

¿Cómo ocurrirán estas cosas?

Todo comenzará con el arrebatamiento de la Iglesia.  Tan pronto como la Iglesia sea arrebatada las cosas cambiarán en el mundo entero.  Es necesario hablar de esto ahora, porque cuando ocurra, todos los redimidos partiremos para estar con el Señor, lo mismo sucederá a los cristianos que ya fallecieron.  Aunque ellos ya están en la presencia del Señor, en donde nada pueden hacer ni en favor de los perdidos ni de los salvos, todavía no tienen un cuerpo glorificado.  La única diferencia entre ellos y nosotros es que si el Señor recogiera hoy su Iglesia, nosotros partiríamos en el arrebatamiento para reunirnos con el Señor, no por medio de la separación del cuerpo, por la muerte física, sino por medio de la transformación del cuerpo: “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados” (1 Co. 15:51, 52).

Leer más ...

Israel y el cumplimiento de las profecías

Son muy pocas las iglesias donde se enseña claramente lo que Dios dice en su Palabra y cómo las profecías de la  Biblia se cumplen y se han cumplido a través de los años.  Uno de los milagros verdaderamente sorprendentes es Israel, especialmente porque gran parte de las profecías que se han cumplido en relación con este pueblo, han tenido lugar en este último siglo.

Leer más ...

La Calamidad de la Profecía Bíblica

Debemos tener bien claro que la Biblia está investida con la autoridad del propio Dios y que la calamidad está asociada con las profecías bíblicas.  En ocasiones hemos hablado con personas que nos han dicho: “No puedo creer que Dios pueda algún día estar tan airado para traer guerra y devastación sobre la tierra”.   Bueno, si ustedes creen como nosotros, que lo que está escrito en la Biblia nos concierne hoy, entonces no dude que habrá guerras.  Lo que estamos viendo ahora mismo con el covid-19 y con todo su horror y muerte, es sólo el comienzo de lo que Dios tiene reservado para la humanidad y este planeta.

Leer más ...

Israel recupera los altos de Golán

El 25 de marzo de 2019, el señor Donald Trump, presidente de Estados Unidos, nuevamente hizo historia a favor de Israel, al convertirse en el primer presidente estadounidense en reconocer oficialmente la soberanía israelí sobre la región de los Altos del Golán, una meseta ubicada en la frontera entre Israel, Líbano, Jordania y Siria, que abarca un área aproximada de 1.800 kilómetros y cuadrados, y constituye frontera con Siria.

Leer más ...

El destino de una nación - ¿Arrepentimiento o juicio?

Para comenzar pongamos este tópico en perspectiva, citando dos pasajes de la Escritura. El primero es Salmo 33:12 que dice: “Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová, el pueblo que él escogió como heredad para sí”. El segundo Proverbios 14:34, que declara: “La justicia engrandece a la nación; mas el pecado es afrenta de las naciones”.

Leer más ...

El caos de la generación actual

Estamos viviendo en tiempos difíciles, mucho más peligrosos que los que vivieron otras generaciones antes que nosotros, lo cual ha desencadenado una tormenta de apostasía para la cual muy pocos están preparados.  Todo lo que hay que enfrentar, y la falta de preparación para hacerle frente a estas dificultades, son en parte culpa de las generaciones anteriores, de esos de mayor edad entre el Cuerpo de Cristo.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

Radio América - Casilla de Correo 2220 - Teléfonos: 595 21 964100 / 595 21 963125 - Fax: 595 21 963149 - Asunción, Paraguay