Menu

Récords sobre memorización de textos bíblicos

  • Fecha de publicación: Lunes, 15 Mayo 2017, 13:26 horas

Tertuliano, considerado como un padre de la iglesia, quien nació en el año 160 y murió en el 220 de nuestra era,  dedicaba los días y las noches a la lectura de la Biblia, aprendió mucho de corazón, tanto que sabía hasta la puntuación.

Teodosio el Grande, emperador romano, podía repetir cualquier porción de la Escritura con exactitud y discutía con los obispos ante la corte como si él mismo fuera un obispo.

Orígenes, a quien se le denominó como uno de los tres pilares de la teología cristiana, nunca comió ni se acostó sin leer una porción de la Escritura.

          Teodoro Beza, un teólogo francés, podía repetir todas las Epístolas de Pablo en griego a la edad de 80 años.

El teólogo luterano Daniel Cranmer, podía repetir todo el Nuevo Testamento de memoria, el que aprendió en su jornada a Roma.

Nicholas Ridley, un obispo inglés de los años 1.500 quien fuera quemado en una estaca como uno de los mártires de Oxford durante las persecuciones Marianas, por sus enseñanzas, también memorizó todo el Nuevo Testamento durante su caminar en el Pembroke Hall de Cambridge.

volver arriba