Menu

John Bunyam

  • Fecha de publicación: Lunes, 24 Febrero 2020, 07:55 horas

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mat. 28:19–20)

John Bunyan, quien nació en 1628 y murió en 1861, fue un escritor y predicador cristiano inglés, famoso por su libro El progreso del peregrino.  Es una novela alegórica originalmente publicada en inglés en 1678.  Es considerada una de las obras clásicas literarias, habiendo sido traducida a más de 200 idiomas. Consta de dos partes: la primera, fue publicada en 1678 y expandida en 1679, y la segunda en 1684.  El hermano Bunyan, a pesar de ser un bautista reformado, en Inglaterra es recordado en el calendario litúrgico de la Iglesia Episcopal.

Era hijo de un comerciante, recibió muy poca instrucción académica.  Sirvió en el ejército y se casó con una mujer pietista cuya dote parece ser que fueron dos libros: Sendero del hombre al cielo y Práctica de la Piedad.  Estas obras influyeron en su decisión de servir al Señor.  Su esposa murió al poco tiempo y se casó nuevamente

En su libro autobiográfico Gracia Abundante, Bunyan se describió a sí mismo como una juventud sumida en el abandono, quien a veces hasta blasfemaba y le gustaba bailar. En particular, le obsesionaba la curiosidad por el “pecado imperdonable” y el temor de que ya lo había cometido. Continuamente oía voces y era torturado por temibles visiones.  Finalmente se convirtió en un creyente seguro y entusiasta.  Se hizo miembro de iglesia bautista en Bedford, fue nombrado diácono y empezó a predicar, con gran éxito desde el primer momento.

En 1658, fue detenido por predicar sin licencia. Sin embargo continuó haciéndole y no fue encarcelado hasta noviembre de 1660.  Estuvo encerrado durante tres meses, pero al negarse a dejar de predicar, su confinamiento se extendió por 12 años,  hasta enero de 1672, cuando el rey Carlos II proclamó la Declaración de Indulgencia.

En 1673 publicó sus diferencias en juicio acerca del agua del bautismo, en el que rechazó en que esta ceremonia se convirtiera en un ídolo para despreciar a otros cristianos.  Como resultado de esta controversia, quedó abierta la cuestión de la comunión con los no bautizados.

En marzo de 1675 fue encarcelado de nuevo por predicar, pues el rey Carlos II retiró su Declaración de Indulgencia. Esta vez, su prisión fue el calabozo municipal de Bedford, en el Puente de piedra sobre el río Ouse.

En un viaje a Londres contrajo un fuerte resfriado por quedarse mojado, y murió como resultado de una fiebre en la casa de un amigo en Snow Hill el 31 de agosto de 1688. Su tumba se encuentra en el cementerio de Bunhill Fields en Londres.  Bunyan se hizo un predicador muy popular así como un autor prolífico, aunque la mayor parte de sus obras consistían en sermones ampliados. Teológicamente, era un puritano, pero no había nada pesimista en él. El retrato que le hizo su amigo Robert White, que ha sido reproducido a menudo, muestra lo atractivo de su verdadero carácter.

No era un erudito, excepto de la Biblia King James, porque conocía muy bien las Escrituras. También influyó en él la obra de Martín Lutero: Comentario sobre la Epístola a los gálatas, en la traducción de 1575.

Señor gracias por todos esos hombres y mujeres que estuvieron dispuestos a ir a prisión o a dar su vida por Ti, para testificar de Tu Palabra.  Concédenos por favor, ese mismo denuedo y arrojo que tuvieron los primeros cristianos para proclamar Tu Nombre.

volver arriba