Menu

Un Samurai al Servicio de Dios

  • Fecha de publicación: Viernes, 24 Enero 2020, 03:49 horas

“El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos” (Isaías 9:2)

Por muchos años Japón decidió aislarse del resto del mundo.  A los ciudadanos no se les permitía viajar al exterior sin permiso del gobierno, y este permiso se concedía raras veces.  Yuzuru Neesima, un joven del linaje de los samurai, estaba fascinado por Estados Unidos, la ciencia y el cristianismo, y en 1864 habló con un capitán y le suplicó que le permitiera viajar como un polizón en su barco.  Si el gobierno japonés hubiera capturado a Yuzuru lo habría ejecutado, pero él mantenía un perfil bajo y llegó a salvo.  Como el apellido del capitán del barco era Hardy, Yuzuru adoptó el nombre de Joseph Hardy Neesima.

Al llegar a Estados Unidos encontró unas personas que estaban ansiosas por patrocinarlo - una pareja cristiana en Massachussets que pagó por su educación en una escuela preparatoria y luego en el Colegio Superior Amherst.  Con el paso del tiempo abrazó el cristianismo y fue bautizado.  Después de concluir sus estudios en Amherst, se graduó en un seminario bíblico y fue ordenado.  Fue el primer japonés en graduarse en un colegio superior norteamericano y el primero en ser ordenado como pastor protestante.

Con el paso de los años Japón terminó por abrirse al mundo, en ese mismo tiempo en que Neesima estuvo en Estados Unidos bajo el antiguo edicto que prohibía el cristianismo, y que posteriormente fue revocado en 1873.  Fue así como regresó a Japón en 1875.  Asistido por un misionero canadiense, estableció la Universidad Doshisha, la primera institución cristiana de enseñanza superior en Japón.  El nombre Doshisha significa “sociedad de un solo propósito”, y fue establecida en Kyoto, una fortaleza del budismo.  Con el paso del tiempo, Kyoto se convirtió en el centro del cristianismo en Japón.

Neesima profesaba su fe con mucha seriedad, y su objetivo era que la universidad combinara lo mejor de las academias de occidente con las enseñanzas del cristianismo bíblico.  A pesar de que el cristianismo siempre había atravesado por tiempos difíciles en Japón, creía que en el mundo moderno, los japoneses podían encontrar la plenitud de sus vidas en la fe cristiana.

La salud de Neesima siempre había sido frágil y murió el 23 de enero de 1890, cuando sólo tenía 46 años, habiendo sido usado por Dios para introducir a su gente en una fe que en los siglos anteriores les habría causado la muerte.

Señor, Tú eres un Dios de grandes sorpresas, y nosotros somos inspirados por las historias de tus siervos que te han llevado a lugares inesperados.

volver arriba