Menu

La bomba moral

  • Fecha de publicación: Miércoles, 22 Enero 2020, 11:39 horas

“Y a este pueblo dirás: Así ha dicho Jehová: He aquí pongo delante de vosotros camino de vida y camino de muerte” (Jeremías 21:8)

          ¿Es Estados Unidos una nación cristiana?  Antes de la turbulenta década de 1960, todo el mundo, incluso hasta los no cristianos, suponían que era así.  Ciertamente la Corte Suprema también, porque cuando decretaba sus leyes se refería a Norte América, como a una nación cristiana, o una nación bajo Dios.  Luego llegó 1963, que fue el año en que se prohibieron las oraciones y la lectura de la Biblia en las escuelas públicas.

¿Significaba esto que la Corte se había vuelto antirreligiosa?  Esa pregunta continuó haciéndose, incluso en voz mucho más alta después de enero de 1973, cuando la Corte de Justicia de Estados Unidos, en el infame caso de Roe contra Wade decretó que ningún estado o localidad podía restringir “el derecho” de la mujer a practicarse el aborto.  La mayoría de liberales, especialmente las feministas aclamaron con alegría este mandato.  Mientras que los conservadores se preguntaban, cómo las cortes anteriores habían “pasado por alto este supuesto derecho”.  Fue así como el país se encontró a sí mismo dividido en dos.  Los que estaban en favor del aborto y aprobaron la decisión de la corte, y los que estaban “en favor de la vida” y se oponían a tal decisión.  Un lado clamaba hablar por las mujeres y otra en favor de los niños que no habían nacido - y con esta moralidad, ellos por largo tiempo han protegido a los niños nonatos.

La división creó curiosas alianzas.  Por muchos años los católicos y los evangélicos protestantes pensaron que tenían muy poco en común, pero en 1979 ambos se encontraron unidos de las manos en favor de la vida, cuando el ministro bautista Jerry Fallwell creó la Mayoría Moral un grupo en defensa de la vida, que concluyó unos años después pero volvió a resurgir en el 2004 encabezado nuevamente por Jerry Fallwell  como la Coalición de la Mayoría Moral.  En la actualidad son pocos los grupos individuales en Estados Unidos que se oponen el aborto, tales como algunos católicos y los protestantes fundamentalistas.

Sin embargo, quienes están en favor de la vida, de forma inesperada recibieron a un aliado que nunca imaginaron: a la ciencia, la cual con su avanzada tecnología ha permitido que se realicen operaciones complicadas a niños en el vientre de la madre.  Y aunque los que defienden el aborto le llaman “feto”, la ciencia ha probado mediante la ecografía que definitivamente son niños en el vientre de su madre.

Los que están en favor de la vida, consideran el caso judicial de Roe contra Wade, como uno de los errores más horribles de la historia.  Este error ha demostrado ser una oportunidad para los creyentes que defienden el derecho a la vida.

Señor de la vida, cuida a esos niños que aún no han nacido, y bendice la labor de quienes luchan por proteger a criaturas inocentes.  Amén.

volver arriba