Menu

Escuche Radio América

El misticismo y la nueva era

Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo” (1 Jn. 4:1). «Misticismo». ¿Cree usted que no afecta su personalidad?

¡Piense una vez más! Esta es una de las amenazas más peligrosas y relevantes que haya jamás confrontado la sociedad y la Iglesia. El misticismo opera en tantas áreas tan diferentes que sería imposible cubrir incluso una pequeña porción del tema en unos pocos artículos. Por consiguiente, sólo trataremos algunas de las pocas facetas de esta amenaza, esas que considero un peligro más inminente para usted y para mí.

Como un cáncer insidioso, el misticismo ha pasado casi virtualmente sin ser detectado, especialmente en la Iglesia; no obstante, este “asesino silencioso del alma” está propagando su veneno a través del cuerpo y ahora se ha extendido por metástasis, difundiéndose tan rápidamente que está reclamando miembros de nuestra familia y amigos a una velocidad vertiginosa. Si le importan los miembros de su familia y otros que ama, usted debe seguir leyendo este artículo con oración, porque esta información alarmante que presentaré está preparada con todo el amor.

Megatrends, las nuevas direcciones transformando nuestras vidas, un libro escrito por John Naisbitt, fue un volumen sensacional considerado por el America School Board Journal como «un mapa para el siglo XXI»; y como una «guía para el futuro» por el periódico Washington Post. Durante 60 semanas el periódico New York Times lo mantuvo en la lista de los libros más vendidos, convirtiéndose casi en un texto regular de estudio para adoptar decisiones corporativas o privadas. Naisbitt basa sus predicciones para el futuro en un análisis de lo que es América hoy.

Una de las predicciones de Naisbitt es esta: «Religión: Un despertar espiritual nacional». Bajo este penetrante título, propone lo siguiente: «Estados Unidos está pasando por un despertar espiritual en sus creencias religiosas... Durante tiempos turbulentos, muchas personas necesitan estructura en sus vidas, no ambigüedad... La demanda por estructura aumentará, suplida no sólo por las viejas denominaciones establecidas... sino por... los mormones, los adventistas del séptimo día, por el gran orden de los nuevos credos nativos fundamentalistas y por el movimiento carismático... Desde la década de 1960 ha habido también un propagado interés en las religiones orientales, y grupos tales como Hare Krishna están ganando un creciente número de seguidores».

El “misticismo”, la fundación de las religiones orientales y sus muchos retoños, se ha propagado en casi todas las disciplinas, profesiones, ciencia y práctica en nuestra sociedad moderna. Pero... ¿Cómo ocurrió esto? Todo se debió a que el misticismo fue pasado por alto en exceso y no lo comprendieron en su plenitud los hombres y mujeres de negocios, los cristianos, la profesión médica ni las otras áreas de la nutrición, al igual que el “Juan o Pedro” común y corriente que camina alegremente en su camino a través de la vida. Se le ha estado promoviendo por la radio, televisión y virtualmente en todo lo que leemos, y ahora está en la Iglesia.

Debemosdespertarnos o tendremos que hacerle frente a consecuencias desastrosas. La verdad maravillosa es que incluso aunque nos hayan engañado y nos hayamos apartado del camino, tenemos un Dios amante que siempre está ansioso por perdonar y limpiarnos de todo pecado. El Señor también está dependiendo de esos queven la verdad para que les adviertan a otros.

Restableciendo el “eslabón perdido”

La obsesión con el misterio, el misticismo y lo misteriososiempre ha sido una parte inherente de la naturaleza humana. Dios nos creó para funcionar en dos mundos: el natural y el espiritual. Como Dios es Espíritu, él pone en nosotros aptitudes especiales para la comunicación, que son capaces de funcionar en el reino espiritual.

Cuando Adán y Dios caminaban juntos en el huerto del Edén, se comunicaban el uno con el otro. Aunque Adán era carne y Dios espíritu, existía un modo perfecto de comunicación entre ellos. Con la caída, se interrumpió el vínculo espiritual quedando así un hueco o espacio vacío en el espíritu del hombre. Pero Dios en su misericordia infinita, sabiduría y amor, colocó unanhelodentro de este espacio vacío que busca restablecerese vínculo perdido con Él.
Hasta aquí, parecería simple entonces, restaurar la comunicación entre Dios y el hombre, excepto por un factor. El hombre no fue el primero en desobedecer a Dios y cortar la relación perfecta que existió en un tiempo en un universo espléndido. Antes de formar a Adán del polvo de la tierra, Dios ya había estado trabajando, creando otras formas de vida que pudieran gozar con Él y con quienes también pudiera tener comunión. Creó una obra maestra de sabiduría y belleza, la que llamó “…Lucero, hijo de la mañana…” (Is. 14:12). Dios lo puso en la posición más alta de autoridad después de sí mismo. Le dio intuición, sabiduría y conocimiento más allá de nuestra comprensión.
Lucero era el epítome de las criaturas creadas. Sin embargo, después de un tiempo, su superioridad de mente y belleza lo llenó con ponzoñoso orgullo. Sabía que ninguna otra criatura podía comparársele, excepto Dios mismo. Él permitió que el orgullo y codicia lo consumiera, hasta que su única motivación fue alcanzar la máxima posición en el universo. Esta insidiosa meta se convirtió en el punto focal de todas sus energías y actividades. Como dijera Isaías: “Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte” (Is. 14:13).
Lucero, inflado de orgullo pasó por alto el hecho de que era unacriatura creaday que Dios era divino. Dios, en su divina santidad, no podía permitir pecado en su reino celestial, por eso arrojó a Satanás a la tierra, junto con un tercio de las huestes angélicas engañadas que lo siguieran. La guerra de Satanás en contra de Dios por el dominio del universo continúa hasta este día. Nosotros sabemos el resultado final y la victoria, pero el drama debe ser representado hasta su conclusión.
Como Satanás estuvo presente al momento en que fuera creado el hombre, sabía que Dios lo había hecho para que tuviera un maravilloso compañerismo espiritual y una relación muy especial con Él. En la maligna profundidad de su mente comenzó a maquinar un método por medio del cual destruir esta comunión entre Dios y el hombre, para reemplazarla con un vínculo falsificado por él mismo. Usted puede reconocer referencias a este “vínculo con Lucifer” en terminología que usa la Nueva Era, tal como «unión», la cual se emplea usualmente en referencia a nuestra “conexión” con la naturaleza, la Madre Tierra o la naturaleza divina.
Fue así como comenzó la lucha competitiva por las almas de los hombres. Porque así como Satanás engañó a un tercio de los ángeles, comandándolos en su rebelión en contra de Dios, de la misma forma intenta subvertir tantas almas como sea posible para añadirlas a su propio reino tenebroso. Como el hombre fue creado para tener comunión y compañerismo con su Creador, Lucifer continúa asumiendo disfraces variados y extremadamente efectivos para convencer a los seres humanos de que “es el dios verdadero”. Intenta convencer a la humanidad de que es el dios que controla el universo y que desea unir el alma del hombre con la suya propia para restablecer esa conexión perdida con él.
De hecho, tienta al hombre con la misma propuesta que le hiciera a Eva en el huerto del Edén: “Sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella” (Gn. 3:5, 6).

Un popular teleevangelista dijo: «El hombre es la única creación de Dios que está en la categoría de Dios... Creo que a través de las Escrituras podemos ver muy claramente que Dios hizo del hombre un dios».

Otro de Texas dijo: «Ore a usted mismo, porque el Señor dijo: ‘Yo estoy en usted y usted en mí. Somos uno en el Espíritu’... Necesita darse cuenta de que usted no es un esquizofrénico espiritual, mitad Dios y mitad Satanás, sino que es todo Dios... El hombre tenía autoridad total para gobernar como un dios sobre toda criatura viva sobre la tierra, y gobernaba expresando palabras... Usted no tiene un dios en su interior, ¡usted es uno! ... Lo digo y lo repito, así que no se moleste demasiado... Cuando leo en la Biblia en donde Jesús dice: ‘Yo soy’, ‘¡Sí, yo también soy!’»

Un proponente de la enseñanza del “Reino Ahora” dijo: «Así como los perros tienen perritos y los gatos gatitos, así Dios tiene pequeños dioses. Pero tenemos problemas en comprender esta verdad. Hasta que no comprendamos que somos dioses en miniatura y comencemos a actuar como tales, no podremos manifestar el reino de Dios».

Satanás desea lo que el Señor tiene, anhela que tengamos una relación personal, íntima con él, de tal manera que ofrece una experiencia falsificada de “nuevo nacimiento”. En esta forma, el hombre es engañado hacia una búsqueda para restablecer la conexión perdida con la Divinidad. Entonces bajo la tutoría de Satanás, comienza a obsesionarse con lo místico, con el misticismo.

Misterios falsificados

A fin de entender mejor el panorama de nuestro tema, procedamos a examinar la definición de «misticismo», por lo tanto presentaremos algunos escenarios específicos de situaciones místicas que lo sorprenderán y estremecerán.

Misticismo se deriva de la palabra «misterio». El Nuevo Diccionario Mundial Webster define un misterio como un «secreto divino». Misterioso se origina de la misma raíz y «se aplica a eso que excita la curiosidad, maravilla, etc., pero que es imposible o difícil de explicar o solucionar... eso que es inescrutable lo cual es completamente misterioso y que es en conjunto incapaz de ser escudriñado, interpretado o entendido, los caminos inescrutables de Dios. Lo místico se aplica a eso que es oculto o esotérico en conexión con ritos religiosos o experiencias religiosas».

Un místico es definido como «uno que profesa pasar por una experiencia mística por medio de la cual intuitivamente comprende verdades más allá del entendimiento humano». Por consiguiente, el misticismo es «las doctrinas, las creencias de místicos; específicamente, la doctrina de que es posible alcanzar comunión con Dios a través de la contemplación y amor... Cualquier doctrina que asegura la posibilidad de alcanzar conocimiento de verdades espirituales a través de la intuición adquirida por meditación fija».

El Diccionario de Misticismo y lo Oculto lo define además así: «El acto de buscar unión con la divinidad... el conocimiento de Dios mediante la experiencia...» Los místicos creen que la divinidad o ser supremo sustenta el universo manifiesto y que es responsable por todos los aspectos de existencia y conocimiento. Este ser supremo es retratado en diferentes tradiciones como uno antropomórfico, es decir, que le atribuyen forma humana o características animales a la divinidad. A pesar de estas variaciones, todas las técnicas místicas tienen como su meta final la comunicación y el conocimiento de ese estado trascendental del ser.

Otro término relacionado con el cual debemos familiarizarnos es «unión mística».La que la define así, el mismo diccionario ocultista: «En misticismo, unión con la divinidad mediante la contemplación y oración. La unión mística es considerada algunas veces como un tipo de matrimonio espiritual con el Creador».

El hecho interesante es que por cada verdad bíblica, Lucifer o Satanás tiene una falsificada. Como nuestra unión con Dios es una que inspira, llena e intriga al hombre, Satanás como “ángel de luz” ofrece su unión mística falsificada. Brinda una experiencia de “nuevo nacimiento” falsificada, la cual lleva al “iniciado” hacia la unión mística que resulta en un “matrimonio”, no con el Creador, sino con el destructor.

Claro está, sabemos que la palabra«misterio»se usa muchas veces en la Biblia, y que hay misterios bíblicos legítimos; es por esta misma razón que Satanás ofrece “misterios falsificados”. Los misterios bíblicos se relacionan con ciertas doctrinas o verdades bíblicas que son vitales e importantes a la fe cristiana. Estos misterios están claramente delineados y descritos en la Escritura, de tal manera que pueden ser fácilmente confrontados y verificados con la Biblia.

Si a usted se le presenta un misterio que no está incluido en el texto de la Escritura, entonces puede estar seguro que tal misterio es “extra bíblico” y muy posiblemente ocultista. 1 Corintios 4:1 dice: “Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios”. A fin de ser un administrador de estos misterios, primero debemos estudiar la Biblia para averiguar exactamente qué es lo que Dios ha confiado a nuestro cuidado.
La mentira de la realización personal

A continuación vamos a tratar de examinar algunos de esos misterios falsificados por Satanás. Una tendencia común que caracteriza las falsificaciones es que la mayoría de ellas requieren de “obras”, “fórmulas” o “pasos” a fin de alcanzar la meta deseada. La gracia de Cristo muchas veces se halla visiblemente ausente. Encontrará que se enfatiza el “yo” y que la mayoría de las doctrinas están centradas alrededor de la autosatisfacción de varias clases, autorealización o desarrollo personal, autoimagen, autoayuda, automejoramiento, automotivación, autoestimación, logros personales y mucho más.

John Naisbitt dice en su libro Megatrends: «Durante la década de 1970 los norteamericanos comenzaron a desvincularse de las instituciones que los habían desilusionado y a aprender la habilidad de tomar acción por sí mismos ... Conforme llegamos a estar más desencantados preguntamos, ‘¿En qué o en quién podemos confiar?’. La respuesta resonante fue: ‘En nosotros mismos ... en la autoayuda. En la década de los setenta, una vez más se convirtió en un movimiento que irrumpió a través de instituciones, disciplinas, áreas geográficas e ideologías políticas... Son las personas reclamando control personal sobre los misterios de la vida y de la muerte».

En la década de 1970 se inició la generación de los yuppies, de los jóvenes profesionales urbanos, y es probablemente de este “grupo de consumidores” del que tenemos más investigación estadística compilada que de cualquier otro grupo en los tiempos modernos. A través de él es muy fácil ver la metamorfosis del pensamiento.

El énfasis de esta generación, tal como Naisbitt lo pone en forma tan adecuada, es en el “yo”. Si la medicina había fallado en efectuar curas, entonces la medicina holística debía tener la respuesta. Los yuppies también se caracterizaron por gastar, gastar y gastar, mejores automóviles, casas más grandes, diamantes, abrigos de pieles, comida gourmet y ropa de diseño exclusivo. No es extraño entonces que esta religión de los yuppies apelara a los sentidos. Por lo tanto ellos debían tener un dios que entendiera sus deseos y estilo de vida, un “proveedor” gigantesco cuya meta fuera satisfacer todos los caprichos del “yo”.

De allí la nueva doctrina de la autogratificación. El tratar de acaparar todo lo que Dios pueda hacer por uno. Luego las cosas fueron tomando un giro diabólico y este pensamiento fue ganando más fuerza: «Dios después de todo no es tan grande, yo soy tan grande como él, de hecho, ¡SOY DIOS! Ahora puedo hacer, obtener y llevar a cabo todo lo que mi corazón anhela».

Esta filosofía también se propagó en el campo de la medicina y sanidad. Naisbitt dice: «...estamos considerando serias alternativas a los programas del establecimiento médico de exámenes físicos anuales, medicinas y cirugía. Hablamos y escribimos acerca de una abundante nueva era de remedios, acupuntura, acupresión, terapia con vitaminas y sanidad carismática... El nuevo enfoque de salud holística ha abierto una nueva área en la investigación para la salud y el bienestar: la mente humana. En el fin radical del espectro está la creencia de que no hay enfermedades que no puedan curarse mediante los poderes de la mente y una actitud positiva».

El diccionario ocultista incluso ofrece así su definición del«yo»... «En la filosofía mística y ocultista, la esencia divina del ser... El yo contiene la chispa de divinidad y es la fuente de conocimiento puro». Define la autorealización como «conocimiento del verdadero yo interior: la iluminación espiritual». Recordará, que el motivo que hizo que Satanás se rebelara en contra de Dios fue su aspiración egoísta de subir por encima del trono de Dios. Él no estaba satisfecho con estar un peldaño más abajo que el Creador, su obsesión era convertirse en dios.

Por consiguiente, la “fe” de Satanás se centra alrededor del mismo concepto, de la mentira que le dijera a Eva en el huerto del Edén: “...Seréis como Dios...” (Gn. 3:5). Satanás le ofrece al hombre “un sendero hacia la divinidad” no “un sendero hacia Dios”.

Un aspecto humano o carnal que hace este sendero alterno hacia la divinidad tan atractivo, es que no es necesario que el hombre admita que es pecador, ni tampoco requiere que se arrepienta o que le rinda cuentas a un Creador por sus pecados. En el plan de Satanás, el pecado no existe, y el hombre puede satisfacer sus propios deseos egoístas hasta el último grado. Una de las áreas en la cual no podemos reconocer esta teología es en lo que llamamos el movimiento de la Nueva Era.

La historia oculta de la Nueva Era

Muchos suponen que la Nueva Era es un concepto contemporáneo. Sin embargo, un poco de investigación revela que los miembros de la Nueva Era han estado por largo tiempo muy ocupados extendiendo sus redes. La primera publicación editada de este tipo titulada The New Age Magazine, La Revista de la Nueva Era, comenzó a ser enviada a los suscriptores por correo de segunda clase en 1914. Esta revista era una publicación mensual del “Concilio Supremo Grado 33, del Antiguo y Aceptado Rito Escocés de Francmasonería de la Jurisdicción Sur”. De manera interesante, las enseñanzas y simbologías de los Francmasones se asemejan en gran manera a esas de “otras sociedades secretas”, al igual que a esas de otros movimientos religiosos ocultistas y esotéricos. ¿No podría ser el caso que esta cadena comenzara mucho antes de lo que se imagina cualquiera de los que están fuera del movimiento?

La mayoría de grupos místicos están unidos a través de sus propios símbolos similares. Por ejemplo, la tiara del Papa de la Iglesia Católica, también conocida como “la corona triple de divinidad” fue de hecho copiada de la tiara del Brahmán, el pontífice supremo de los iniciados en la antigua India. También es una copia perfecta de esa que usara el Dalai Lama del Tibet, la que usan también los masones cabalistas, un movimiento esotérico judío, las sectas sirias y otros grupos esotéricos.

Pero... ¿Por qué es tan importante? Por dos razones. Primero su alianza ha sido mantenida en secreto para un propósito. Sin embargo, los adeptos de cada grupo son capaces de identificar por sí mismos a sus “otros compañeros de creencias” y a la “red” detrás de la simbología.

Esto opera de la misma forma que las joyas masónicas. Un masón puede identificar a otro sin necesidad de expresar una palabra, mediante los símbolos en su anillo masón y otras joyas.

Segundo, símbolos similares naturalmente significan creencias y prácticas similares. Todos los grupos que comparten la Corona Triple de la divinidad sostienen la doctrina de que el hombre puede “convertirse en un dios”, de tal manera que la corona de la divinidad se usa para comunicar esta creencia.

También encontramos terminología que asocia a estos grupos con una organización esotérica llamada La Sociedad Teosófica. Muchas personas nunca han oído hablar de esta sociedad, la que tiene mucho más influencia hoy sobre la agenda del movimiento de la Nueva Era que ninguna otra asociación.

Jay Kinney escribe así en su libro Márgenes de razón: «La Sociedad Teosófica fue fundada en Nueva York, en el otoño de 1875 por un grupo de firmes ciudadanos de clase media cuyos intereses mutuos en lo oculto los llevó a los salones vespertinos precedidos por la misteriosa emigrante rusa Helena Petrovna Blavatsky. Madame Blavatsky aseguraba haber recibido el texto de sus dos voluminosas obras, Isis Develada y la Doctrina Secreta, de maestros ascendentes, de espíritus guías. Sus sucesores, Annie Besant y Charles Leadebeater, este último un ex sacerdote anglicano que más tarde se convirtió al budismo y luego en líder del Catolicismo Teosófico, francmasón y mesiánico. En una manera muy similar a la de algunos de los más reconocidos canalizadores hoy, Besant y Leadbeater cautivaron a su público con revelaciones clarividentes que nunca han sido sobrepasadas por su fantasía y colorido’.

“La Sociedad Teosófica fue el instrumento clave para introducir muchos conceptos religiosos orientales en el occidente, incluyendo la reencarnación y el karma. También trajo a la superficie más enseñanzas metafísicas esotéricas tales como esa del sistema de chakras, el aura humana y la división de la conciencia en varios planos sutiles, conceptos estos todos que han sido abrazados por los grupos de la Nueva Era».

Hay algunos movimientos religiosos hoy, los que como Anne Besant y Charles Leadbeater, aseguran recibir “revelaciones” de Dios o de seres queridos muertos. También hay una forma de adivinación religiosa que es disfrazada bajo el nombre de “palabra de conocimiento” o “palabra de sabiduría” o “el don de profecía”. Los proponentes de estos dones los clasifican bajo “dones espirituales”. Algunos usos de estos dones son ocultistas, y algunos son simplemente teatro para atrapar a los incautos y a su dinero.

Adivinación cristiana

Ben Byrd un ex profesional de estos dones, cuenta una de sus primeras experiencias con un “ministro cristiano” quien practicó esta clase de adivinación: «Fue en una pequeña reunión de unos quince hombres... en donde... estaba hablando un profeta de California. Él dio su pequeño mensaje y luego comenzó a caminar alrededor de la habitación acercándose a cada hombre. Los tocaba y citaba varios versículos completamente fuera de su contexto los cuales supuestamente le había dado Dios para que le pronosticara a cada uno de los reunidos su futuro. El efecto combinado de estos versículos fue completamente vivificante para cada persona.

Cada uno recibió una palabra de alabanza congratulatoria del ‘señor’. Un hombre en la habitación había estado involucrado en una estafa financiera como cristiano y hombre de negocios. El profeta predijo gran respeto financiero y éxito para él mientras ‘continuara sirviendo a Dios como lo había hecho en el pasado.

La ‘palabra de conocimiento’, la ‘palabra de sabiduría’ y el ‘don de profecía’ son las manifestaciones de las que se abusa más a menudo. Las vidas de las personas han sido cambiadas y algunas arruinadas por los llamados pronunciamientos inspirados de hombres y mujeres que de buena gana aceptan el papel de pronosticadores espirituales, de un vidente, de una persona a quien Dios supuestamente le permitió echar una ojeada al futuro para la dirección o edificación de una persona o grupo».

Muchas veces podemos identificar un falso profeta si la estipulación sobre las bendiciones es que se debe “dar” o “plantar semillas” a fin de recibir el beneficio prometido. Ben Byrd dice que él y su compañero pastor regularmente usaban anzuelos tales como «El Espíritu Santo está mostrándome alguien allí con una necesidad financiera. Si usted da su semilla de ofrenda HOY, Dios satisfará milagrosamente su necesidad».

Aquí está otro ejemplo: «Si, Señor, oigo que... hay alguien en esta habitación con un dolor aquí. Dios está sanándole ahora mismo, en el nombre de Jesús».

Un ejemplo de la “palabra de conocimiento” “sobre las alas de la profecía” sería como sigue: «Así dice el Espíritu de Gracia, ‘hijo mío, has pasado por mucho dolor y sufrimiento por causa de mi nombre. No me has comprometido ni has tropezado sobre las barreras del enemigo. Por consiguiente, te promoveré abiertamente ante los hombres...’».
Cuando examinamos “el don de profecía” debemos ponerlo bajo la prueba bíblica de un profeta. Es decir, que el 100% de sus profecías tienen que ser correctas, el 100% de las veces. Si sostenemos que este don está todavía en operación hoy, entonces el mismo debe ser ejercitado en conformidad con las normas bíblicas. La Biblia declara que si un profeta no cumple con el 100% de exactitud en todas sus profecías, entonces debe morir.

Los cristianos se sienten tan atraídos por el místico como cualquier persona y como el cristianismo tiene “misterios”, podríamos encontrar que es muy difícil distinguir la verdad de la falsedad. Es muy fácil ser arrastrado intrincadamente por el don “misterioso” que puede ayudarnos a “ver” nuestro futuro cuando tratamos de “buscar la voluntad de Dios” en relación con decisiones que debemos adoptar.

Las religiones orientales han hecho una tremenda incursión en un gran número de círculos religiosos en América. Muchas de las prácticas de las que he hablado son el resultado directo de combinar el misticismo oriental con las enseñanzas cristianas. Una encuesta llevada a cabo en 1978 reveló que diez millones de norteamericanos estaban involucrados en alguna forma con las religiones orientales y unos nueve millones en sanidad espiritual. Esto de las experiencias espirituales ha avanzado en forma tan callada que sólo las encuestas han medido el cambio.

El plan

La literatura de la Nueva Era está colmada con “El Plan”, el cual de hecho es para cumplir la profecía bíblica uniendo al mundo como UNO, con UNA iglesia y UNA economía mundial. Uno de los pioneros de la Nueva Era es Marilyn Ferguson, la autora del libro La Conspiración de Acuario, Transformación Personal y Social de nuestro tiempo. El prólogo fue escrito por John Naisbitt, el popular autor de Megatrends y sus secuelas. Él escribió: «El libro es un punto de vista amplio y poderoso de posibilidad humana. Marilyn Ferguson se dirige a cada área de la vida diaria, desde el hogar hasta la escuela, desde la salud hasta la política, con la iluminación de posibilidades para expansión y renovación. Para millones de ‘Acuarianos clandestinos’ que integran la red y quienes lo han leído, La Conspiración de Acuario permanece como una fuente de inspiración y estímulo para continuar esforzándose hacia la renovación de nosotros mismos, nuestra sociedad y nuestro planeta».

Note la propia descripción de los esfuerzos de estos “Acuarianos clandestinos”. ¿Será esto una reacción exagerada? Creo que no. Este movimiento ha estado creciendo durante un período de años y se ha convertido en una organización planeada cuidadosamente, organizada, y como ellos admiten en una red que trabaja en forma clandestina. Tal como afirman, se han infiltrado virtualmente en todos los estratos de la sociedad.

George Trevelyan, autor del libro Una Visión de la Era de Acuario, El Punto de Vista Espiritual Emergente, dice: «Hemos enfatizado que estamos viviendo en días apocalípticos. Debemos esperar cambios, sociales y psicológicos, incluso en el mundo exterior. Muchos piensan que la forma como el hombre ha tratado la tierra viva ha sido tal, que este gran ser consciente devolverá los golpes en protesta. Ya sea que esto sea literalmente cierto o no, en cualquier caso estamos en una época sobre la cual no tenemos precedentes en la historia».

La influencia de ellos en el reino de la política fue vívidamente ilustrada por el congresista norteamericano Charles G. Rose, en su presentación de “Su Santidad” Tenzin Gyatso, el Dalai Lama. Él dijo esto: «He leído los conceptos budistas del karma y el dharma... He llegado a la conclusión de que todo esto es conocimiento de sí mismo. La instrucción comienza con el individuo. Y si América tiene que salir adelante con sus actuales dilemas, debe alcanzar un nivel más alto de conocimiento que el nivel al cual fueron creados nuestros problemas... Las soluciones políticas están asociadas directamente con el crecimiento espiritual, y por eso es que esta visita es tan oportuna para América. El mensaje del budista tibetano es enteramente consistente con nuestra herencia judeo cristiana... Todas las religiones del mundo nos llevan a lo largo del mismo sendero».

En el catálogo de la Nueva Era se encuentra mencionada la Universidad John F. Kennedy en Orinda, California. Esta universidad les ofrece a los graduados y estudiantes universitarios educación en psicología, salud holística, artes y conocimiento, psicología transpersonal, psicología clínica, consejería y mucho más. Ellos incluso tienen una Escuela para el Estudio de la Conciencia Humana.

El aviso sobre un libro titulado Hablando de Silencio, Cristianos y Budistas en la forma Contemplativa, dice: «Por varios años cristianos y budistas han estado reuniéndose en el Instituto Naropa en Boulder, Colorado, para compartir su comprensión de las meditaciones. Como tal, ha sido un intercambio constante entre maestros espirituales. A pesar de algunas diferencias superficiales, las experiencias de ellos de lo trascendente fueron muy similares. Incluye un recurso completo de centros contemplativos cristianos y budistas en Norte América».

Esto no debería sorprendernos ya que hasta el ex presidente y ex vicepresidente de Estados Unidos, Bill Clinton y Al Gore, son promotores radicales del misticismo de la Nueva Era de la peor clase. Disfrazados como bautistas del sur, ellos han revelado su verdadera identidad en sus propias obras.

La Nueva Era de Clinton y Gore

Las creencias y metas de Bill Clinton para Estados Unidos fueron traídas a la vida en el currículum de su Escuela de Gobernadores de Arkansas. Allí la élite más selecta de la juventud de Arkansas es secuestrada por un período de seis semanas para un intensivo “lavado cerebral” y cursos de programación. A los jóvenes se les dice que son miembros de un grupo élite que un día conformará y gobernará el mundo.

Ellos son llevados a un viaje del “ego”, luego son bombardeados con toda clase de técnicas sórdidas de programación que uno pueda imaginar. Se les desanima para que no tengan contacto con los padres o con el mundo exterior mientras están en este horroroso programa. Los padres de estos jóvenes han reportado cambios drásticos en la personalidad de ellos, depresión y abandono de la iglesia y de la familia.

Al Gore deja bien claro su punto de vista en el libro Tierra en balance: Ecología y el espíritu humano. El libro es una obra de la Nueva Era, que plasma el pensamiento de un solo mundo y llama al lector a actuar a este respecto. Gore denuncia a los cristianos creyentes en la Biblia y dice: «Para algunos cristianos, la visión profética del Apocalipsis es usada, de acuerdo con mi punto de vista, en forma imperdonable». Entonces pasa a mencionar al fallecido excomulgado teólogo católico Teilhard de Chardin, diciendo: «El destino de la humanidad, al igual que la religión, depende del surgimiento de una nueva fe... Armados con tal fe, podríamos descubrir que es posible volver a santificar la tierra».

Ciertamente con cada día que pasa nos acercamos más al triunfante retorno de nuestro Señor Jesucristo. Estamos viendo todas las formas de ocultismo y misticismo arrastrándose y extendiendo sus tentáculos hasta los hogares cristianos, escuelas, instituciones, organizaciones e iglesias. No sabemos si ya sea demasiado tarde para Estados Unidos, pero algo sí sabemos por seguro y es que Dios está allí dispuesto a perdonar.

Si usted es uno de esos que ha sido desviado y arrastrado por lo esotérico tenga presente que nuestro Padre Celestial está allí, esperando que se arrepienta y retorne al hogar: “Pero esto digo, hermanos: que el tiempo es corto; resta, pues, que los que tienen esposa sean como si no la tuviesen; y los que lloran, como si no llorasen; y los que se alegran, como si no se alegrasen; y los que compran, como si no poseyesen; y los que disfrutan de este mundo, como si no lo disfrutasen; porque la apariencia de este mundo se pasa” (1 Co. 7:29-31).

volver arriba