Menu

Escuche Radio América

¿Crislam? ¿Cristianismo Islámico?

  • Fecha de publicación: Martes, 26 Febrero 2013, 03:54 horas

Cada vez que nosotros, como cristianos bíblicos, pensamos que las cosas no pueden ser tan absurdas en el cristianismo, tenemos que recordar que las Escrituras nos dicen que llegará un tiempo cuando los creyentes no prestarán atención a la sana doctrina, y muchos corromperán la Palabra de Dios:

•   Por ejemplo, dijo Pablo: “Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias” (2 Ti. 4:3).
•   “Pues no somos como muchos, que medran falsificando la palabra de Dios, sino que con sinceridad, como de parte de Dios, y delante de Dios, hablamos en Cristo” (2 Co. 2:17).
•   También declaró Pedro: “Casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición” (2 P. 3:16).
•   El apóstol Pablo le dijo además a Timoteo, que quienes proclaman tales doctrinas, “apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” (2 Ti. 4:4).
•   Asimismo amonestó a Tito, para que no atendiera “...a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad” (Tit. 1:14b).
Hoy en día, tales enseñanzas y prácticas están aumentando a una tasa asombrosa, prácticas que van desde lo absurdo a lo insidioso, incluso hasta llegan a ser agresivamente peligrosas, tanto espiritual como físicamente.

Pero... ¿Qué es el Crislam?  Es el intento por tratar de combinar el cristianismo con el islam en un culto común de adoración, algo que podríamos considerar un chiste burdo si se tratara de un asunto de broma, pero desafortunadamente no lo es.  Hasta donde sé, esta enseñanza comenzó como un intento por tratar de parar el genocidio y lograr la paz entre los musulmanes y los cristianos en África.  A no dudar, quienes lo propusieron eran sinceros en su preocupación, pero estaban sinceramente equivocados.  Los musulmanes quienes verdaderamente son fieles al Corán y los cristianos que creemos en la Biblia como la Palabra de Dios y somos fieles a la Escritura Sagrada, consideramos el Crislam como una blasfemia y una contradicción a nuestras creencias.

¿Y eso por qué?  Porque las diferencias, que son muy evidentes, indudablemente no pueden ser reconciliadas.  Alá es un dios falso creado por el hombre y no se compara en nada con el Dios de la Biblia, quien envió a Su Hijo Unigénito Jesús, para que pagara la pena máxima por los pecados del mundo.

Dice la Biblia: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Jn. 3:16).

Mientras que El Corán declara que Alá no tiene hijo y condena a cualquiera que tenga esa creencia: «Y para advertir a los que dicen que Alá ha adoptado un hijo!  Ni ellos ni sus predecesores tienen ningún conocimiento de eso.  ¡Qué monstruosa palabra la que sale de sus bocas!  No dicen sino mentira.  Tú quizá te consumas de pena, si no creen en esta historia, por las huellas que dejan» (Sura 18:4-6).

«Alá no ha adoptado un hijo, ni hay otro dios junto con Él.  Si no, cada dios se habría atribuido lo que hubiera creado y unos habrían sido superiores a otros.  ¡Gloria a Alá, que está por encima de lo que cuentan!» (Sura 23:91).

El Creador de la Biblia es un Dios en tres Personas, un Dios triuno: “Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno” (1 Jn. 5:7).

     El Corán asegura, que Alá es una entidad singular: «¡Gente de la Escritura!  ¡No exageréis en vuestra religión!.. ¡Creed, pues, en Alá y en Sus enviados!  ¡No digáis ‘Tres’!  ¡Basta ya, será mejor para vosotros!  Alá es sólo un Dios Uno.  ¡Gloria a Él Tener un hijo... Suyo es lo que está en los cielos y en la tierra... ¡Alá basta como protector!» (Sura 4:171a, c).

El Jesús bíblico es Dios hecho hombre: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.  Este era en el principio con Dios.  Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.  En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres” (Jn. 1:1-4).

El “Jesús” del Corán no es Dios, sino simplemente un profeta de Alá: «...¡No digáis de Alá sino la verdad: que el Ungido, Jesús, hijo de María, es solamente el enviado de Alá y Su Palabra, que Él ha comunicado a María, y un espíritu que procede de Él!...» (Sura 4:171b).
En Deuteronomio 32:9, 10, Dios dice de Israel: “Porque la porción de Jehová es su pueblo; Jacob la heredad que le tocó.  Le halló en tierra de desierto, y en yermo de horrible soledad; lo trajo alrededor, lo instruyó, lo guardó como a la niña de su ojo”.

Asimismo en Zacarías 2:8, Dios se refiere a los hijos de Israel como “...a la niña de su ojo”.

Mientras que Alá denigra a los judíos, y dice: «Di: ‘¡Gente de la Escritura!  ¿Es que no tenéis más motivo para censurarnos que el que creamos en Alá y en la Revelación hecha a nosotros y a los que nos precedieron y que la mayoría seáis unos perversos?’.  Di: ‘No sé si informaros de algo peor aún que eso respecto a una retribución junto a Alá.  Los que Alá ha maldecido, los que han incurrido en Su ira, los que Él ha convertido en monos y cerdos, los que han servido a los taguts, ésos son los que se encuentran en la situación peor y los más extraviados del camino recto’» (Sura 5:59, 60).

El Hadiz, un texto que recopila las declaraciones que Mahoma supuestamente recibió de Alá, declara que el día del juicio final no vendrá hasta que las rocas y los árboles clamen a los musulmanes para que maten a todos los judíos que están escondidos detrás de ellas.  Esta es la mayor demostración de antisemitismo que puede existir.

Las enseñanzas fundamentales del islam y del cristianismo no tienen nada en común y tampoco pueden comprometerse.  Indudablemente cualquier persona puede ver el islamismo y el cristianismo de la manera que quiera, pero nadie puede reconciliar ambas creencias si toma como base la Biblia y El Corán.  Aún así, este obstáculo no está impidiendo que multitudes pasen por encima de la razón y el sentido común.  Es más, tal irracionalidad está siendo explotada por aquellos quienes tienen como su agenda “Compartir la fe”.

Tal parece que la apostasía (el denigrar la fe bíblica para así preparar el camino para la religión del Anticristo), está creciendo a una tasa exponencial.  Las contribuciones monetarias a este movimiento son hechas a través de numerosas agencias antibíblicas.  Esto puede comprobarlo a través de numerosos programas de televisión transmitidos por la cadena de televisión Trinity Broadcasting Network y su filial en Latinoamérica Enlace.

Una de estas agencias que es particularmente agresiva y llena de veneno en su ataque al cristianismo bíblico se conoce como «Palestianismo Cristiano».  Este fue el nombre que puso de moda Paul Wilkinson en su libro titulado Por la causa de Sion, el cual presenta las razones bíblicas por qué los cristianos deben apoyar la restauración del moderno estado de Israel, un esfuerzo o una causa conocida como «Sionismo Cristiano».  El enemigo de tal intento es el Palestianismo Cristiano el cual incluye en su agenda varias causas sobre la situación del así llamado pueblo palestino.

A continuación citaremos tres fuentes provenientes del Palestianismo Cristiano que están en contra del Sionismo Cristiano y que caracterizan este movimiento:

1.  El Instituto de Estudios Palestinos, declaró textualmente en 1970: «Es... un total mal entendido acerca de la historia de la salvación y una perversión del plan de Dios para el cristiano, el querer restablecer la nación judía como una entidad política... La conciencia cristiana debe siempre discernir cuál es la vocación auténtica del pueblo judío, y lo que está al otro lado de la moneda, es decir, el estado racista de Israel».
2.  Dice la Declaración Judía sobre el Sionismo Cristiano, publicada en el año 2006: «Nosotros categóricamente rechazamos las doctrinas del Sionismo Cristiano como falsas enseñanzas que corrompen el mensaje bíblico de amor, justicia y reconciliación... Con urgencia advertimos que el Sionismo Cristiano y sus aliados están justificando la colonización, la segregación racial y la construcción de imperios».
3.  Asimismo, esto fue lo que se determinó en la Asamblea General de la Iglesia de Escocia celebrada en el año 2007: «El punto de vista mundial del Sionismo Cristiano tiene consecuencias cataclísmicas para una paz duradera y religiosamente integrada en Palestina e Israel».

Esta última cita es del arzobispo Desmond Tutu, quien apoya la causa palestina, y compara la situación con los regímenes de Hitler, Mussolini, Stalin, Pinochet, Milosevic, e Idi Amin, y dice: «Ahora, por desgracia, vemos la segregación racial en Israel».
En un folleto titulado Profetas que profetizan mentiras en mi nombre - El Palestianismo Cristiano y su cruzada en contra de Israel, su autor Paul Wilkinson cita lo que Dios le dijo a Jeremías cuando se refería a los profetas que profetizaban lo que era contrario a su Palabra: “Así ha dicho Jehová de los ejércitos: No escuchéis las palabras de los profetas que os profetizan; os alimentan con vanas esperanzas; hablan visión de su propio corazón, no de la boca de Jehová.  Dicen atrevidamente a los que me irritan: Jehová dijo: Paz tendréis; y a cualquiera que anda tras la obstinación de su corazón, dicen: No vendrá mal sobre vosotros.  Porque ¿quién estuvo en el secreto de Jehová, y vio, y oyó su palabra?  ¿Quién estuvo atento a su palabra, y la oyó?  He aquí que la tempestad de Jehová saldrá con furor; y la tempestad que está preparada caerá sobre la cabeza de los malos.  No se apartará el furor de Jehová hasta que lo haya hecho, y hasta que haya cumplido los pensamientos de su corazón; en los postreros días lo entenderéis cumplidamente.  No envié yo aquellos profetas, pero ellos corrían; yo no les hablé, mas ellos profetizaban.  Pero si ellos hubieran estado en mi secreto, habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo, y lo habrían hecho volver de su mal camino, y de la maldad de sus obras.  ¿Soy yo Dios de cerca solamente, dice Jehová, y no Dios desde muy lejos?  ¿Se ocultará alguno, dice Jehová, en escondrijos que yo no lo vea?  ¿No lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra?  Yo he oído lo que aquellos profetas dijeron, profetizando mentira en mi nombre, diciendo: Soñé, soñé.  ¿Hasta cuándo estará esto en el corazón de los profetas que profetizan mentira, y que profetizan el engaño de su corazón?  ¿No piensan cómo hacen que mi pueblo se olvide de mi nombre con sus sueños que cada uno cuenta a su compañero, al modo que sus padres se olvidaron de mi nombre por Baal?  El profeta que tuviere un sueño, cuente el sueño; y aquel a quien fuere mi palabra, cuente mi palabra verdadera.  ¿Qué tiene que ver la paja con el trigo? dice Jehová.  ¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra?  Por tanto, he aquí que yo estoy contra los profetas, dice Jehová, que hurtan mis palabras cada uno de su más cercano.  Dice Jehová: He aquí que yo estoy contra los profetas que endulzan sus lenguas y dicen: El ha dicho.  He aquí, dice Jehová, yo estoy contra los que profetizan sueños mentirosos, y los cuentan, y hacen errar a mi pueblo con sus mentiras y con sus lisonjas, y yo no los envié ni les mandé; y ningún provecho hicieron a este pueblo, dice Jehová” (Jer. 23:16-32).

El aspecto más impactante de lo que escribe el señor Wilkinson, no es solamente que estos “profetas” modernos están enseñando que «Dios ha rechazado a Israel y la ha reemplazado con la Iglesia», o que están tratando de reunir fuerzas a través de la iglesia en contra de Israel, política, económica y teológicamente, sino que muchos de estos individuos son líderes cristianos de gran renombre, quienes profesan ser cristianos evangélicos, ¡es decir, creyentes en la Biblia!

Estos falsos profetas en su mayor parte, ofrecen enseñanzas aparentemente bíblicas, pero raras veces son cuestionados o confrontados cuando se apartan de la verdad, porque el cristianismo evangélico de hoy carece prácticamente de discernimiento bíblico debido a décadas de condicionamiento con las tácticas seculares que se utilizan para atraer feligreses a las congregaciones.

En su afán por atraer a individuos que no atienden a la iglesia y a los no salvos, las congregaciones han optado por poner la enseñanza bíblica en un segundo plano, si es que acaso la enseñan.  Las doctrinas bíblicas y la convicción del pecado fueron reemplazadas por “mensajes positivos” y entretenimiento para todas las edades.  La implementación de estos métodos anularon totalmente el discernimiento bíblico, y el cuerpo de Cristo está ahora sufriendo las trágicas consecuencias.

Wilkinson por ejemplo, presenta una serie de errores bíblicos que son parte de la enseñanza de quienes promocionan el Palestianismo Cristiano, los cuales deberían ser reconocidos y rechazados por todos los creyentes.  Y dice en la página 51 de su libro Profetas que profetizan mentiras en mi nombre: «Todos los elementos básicos de la escatología sionista cristiana son revertidos de tal manera que la Biblia es presentada como si fuera solamente cristiana y no judía; la tierra de la Biblia es Palestina y no Israel; el Hijo de Dios es palestino y no judío; el holocausto es considerado algo malo, pero no se recuerda; lo ocurrido en 1948 es presentado como una catástrofe y no como un milagro; el pueblo judío son ocupantes ilegales del territorio, no sus dueños legales, y la profecía bíblica es una manifestación moral y no un aviso o advertencia de la segunda venida de Cristo».

No todos los líderes evangélicos que apoyan el Palestianismo Cristiano están de acuerdo con todas las creencias mencionadas anteriormente, pero sí lo que promueven en general se opone a lo que declara la Biblia proféticamente.  El líder de este movimiento, aunque no es oficial, es un sacerdote anglicano llamado Stephen Sizer, cuya iglesia es miembro de la Alianza Evangélica y de la Asociación de Iglesias de Willow Creek.  Lynne Hybels, esposa del pastor de la iglesia de la comunidad de Willow Creek apoya a Sizer, y rechaza la existencia del estado moderno de Israel como el cumplimiento de la profecía.

El primer libro de Sizer, El Sionismo Cristiano: ¿Camino hacia el Armagedón?, recibió copioso respaldo y aprobación de parte de muchos líderes evangélicos.  Wilkinson nota que quienes elogiaron el libro, lo llamaron el «texto más importante y más comprensivo sobre este tema hasta la fecha», y como el «tratamiento académico para contraatacar a aquellos que se aferran a la profecía».  Al mismo tiempo esta obra condena al Sionismo Cristiano como algo «pernicioso, peligroso y totalmente sin base bíblica».  En la página 10 también describe al Sionismo Cristiano «como una fuerza poderosa que fomenta la destrucción de millones de personas» y como «uno de los movimientos más peligrosos y heréticos que existen y que aviva la llama del conflicto entre los árabes e israelíes».

Sizer resume así sus creencias acerca del Sionismo Cristiano: «A lo largo de la historia sólo ha habido un pueblo de Dios, la Iglesia; todos los pactos bíblicos de la historia están incluidos bajo un pacto, el de gracia.  El pueblo judío como una nación étnica, ha cumplido con su papel en la historia, el cual fue preparar el camino para la Iglesia Cristiana.  La iglesia es el nuevo Israel, agrandado por medio de Cristo para incluir a más personas».  El segundo libro de Sizer titulado: ¿Soldados Cristianos de Sion? incluye un sermón por el erudito evangélico John Stott, quien describe el Sionismo Cristiano como «una maldición bíblica para la fe Cristiana».

Aunque los libros de Sizer son solamente unos pocos entre los muchos títulos que proliferan y que están en oposición a Israel y al Sionismo Cristiano, todos ellos son una señal de aviso y una advertencia que revela las creencias de líderes evangélicos de gran influencia, quienes están de acuerdo y apoyan su posición y sus publicaciones.  Pero... ¿Quiénes son estos líderes?

Líderes “evangélicos” que apoyan el Crislam

     Hank Hanegraaf es conocido por miles de evangélicos como el líder del ministerio El Instituto de Investigación Cristiana, además de ser el presentador del programa radial La Biblia Responde al Hombre.  Dice el señor Paul Wilkinson en la página 11 de su folleto Profetas que profetizan mentiras en mi nombre - El Palestianismo Cristiano y su cruzada en contra de Israel, que Hanegraaf escribió: «En el libro Los Cristianos Sionistas, Sizer demuestra de manera dramática, cómo un movimiento político religioso con un dudoso árbol genealógico es una receta para el desastre.  Desde caricaturizar a los árabes hasta catalizar el Armagedón, las creencias y el comportamiento del Sionismo Cristiano, son la antítesis del cristianismo bíblico».

La perspectiva de Hanegraaf no es nada nuevo.  Él estuvo asociado con D. James Kennedy de la Iglesia Presbiteriana de Coral Ridge.  Sus creencias escatólogicas quedaron bien claras en el año 2002, cuando la facultad, junto con el señor Kennedy, fundador, presidente y profesor de evangelismo, hizo público un documento titulado: «Una carta abierta a los evangélicos y otras personas interesadas: Sobre el pueblo de Dios, la tierra de Israel y la imparcialidad del evangelio».  En esta publicación negó que los descendientes físicos de Abraham, Isaac y Jacob, es decir los judíos, tengan algunas bendiciones especiales o algún lugar en la profecía y mucho menos algún derecho al territorio de Israel.  Inicialmente fue firmado por 71 líderes evangélicos, entre ellos R.C. Sproul y Michael S. Horton.  Este documento declara:

•   «Sección Sexta: Las promesas de herencia que Dios le otorgó a Abraham... no aplican a ningún grupo étnico en particular, sino solamente a la iglesia de Jesucristo, el verdadero Israel».
•   «Sección Novena: El derecho de cualquier grupo, ya sea étnico o religioso, al territorio del Medio Oriente llamado la ‘Tierra Santa’ no puede ser respaldado por las Escrituras.  De hecho, las promesas específicas en el Antiguo Testamento hechas a Israel (es decir a la iglesia) tuvieron cumplimiento en el tiempo de Josué».

Gilbert Bilezikian, junto con Bill Hybels, es uno de los fundadores de la iglesia de la comunidad de Willow Creek.  Y esto es lo que dice en apoyo al libro de Sizer: «Algunas teologías, que hacen de Israel el punto central de los propósitos de Dios y de los procesos de la historia, reducen la iglesia al estado de concubina mientras que Israel se convierte en la desposada.  El libro de Sizer nos recuerda que, de acuerdo al Nuevo Testamento, el pueblo de Dios se identifica con base a la gracia y no en la raza».

Tony Campolo un reconocido pastor bautista, conferencista de la juventud evangélica y profesor de sociología de la Universidad Eastern en Pensilvania, alaba el libro de Sizer como «un estudio exhaustivo que describe cómo los cristianos han abrazado una perspectiva teológica que ha estimulado la justicia para los judíos, pero que también ha llevado hacia la opresión del pueblo palestino y la hostilidad extrema entre cristianos y musulmanes en todo el mundo».

En otro lugar, escribe: «Las amenazas más graves para el bienestar de los palestinos en general, y para los cristianos palestinos en particular, no provienen de los judíos, sino de los cristianos sionistas aquí en Estados Unidos.  Con esta teología, denominada ‘Dispensacionalismo’ ellos argumentan que de acuerdo con su interpretación de Génesis 15:18-21, la tierra santa pertenece exclusivamente a los judíos.  Que todo este territorio fue prometido a la descendencia de Abraham».  Pues dice la Escritura: “En aquel día hizo Jehová un pacto con Abram, diciendo: A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates; la tierra de los ceneos, los cenezeos, los cadmoneos, los heteos, los ferezeos, los refaítas, los amorreos, los cananeos, los gergeseos y los jebuseos” (Gn. 15:18-21).

Dice en la página 11 del libro Profetas que profetizan mentiras en mi nombre - El Palestianismo Cristiano y su cruzada en contra de Israel, que Brian McLaren, el escritor de más influencia en el movimiento de la Iglesia Emergente, cuyas raíces bíblicas se remontan a la Hermanad de Plymouth, obviamente abandonó la fe de sus primeros días cuando declara: «La necesidad de confrontar esta terrible, mortal, distorsionada, y sin embargo popular teología asociada con el Sionismo Cristiano y el dispensacionalismo determinista, la cual usa un falso escenario del fin del mundo para crear un cierto deseo mortal por provocar la tercera guerra mundial, si no es confrontada agresivamente por el resto de nosotros - podría hacer que se cumpliera la profecía».

Otro quien también es parte de este movimiento, aunque no lo admita directamente es Rick Warren, pastor de la mega Iglesia Saddleback en Lake Forest, California.  Es cierto que el cristiano evangélico conservador John Piper se unió con el ministerio de Warren y proclamó públicamente que su teología es correcta, sin embargo debemos recordar que en noviembre del año 2007, el señor Warren firmó un documento titulado «Una respuesta cristiana a ‘Una palabra común entre nosotros y ustedes’».

Esta acta afirma, «que los musulmanes y los cristianos adoran el mismo Dios y asegura que el futuro del mundo depende de la paz entre los musulmanes y los cristianos».  Dice textualmente: «Tenemos que ocuparnos en el diálogo interreligioso al igual que esos que persiguen el bien de los demás, en favor del único Dios que busca incesantemente nuestro beneficio».  Este documento fue firmado por dos de las iglesias evangélicas gurúes de mayor crecimiento en Estados Unidos, la de Rick Warren y la de Bill Hybels.

En este acto ellos se unieron de manos con cientos de otros firmantes, incluyendo a católicos romanos, tal como el curaJoseph Daoust, presidente de la Escuela Jesuita de Teología Berkeley; prominentes teólogos modernistas y emergentes como Harvey Cox y Elizabeth Fiorenza de la Escuela de Teología de Harvard; Tony Jones de la Villa Emergente, Brian McLaren y el gurú de la autoestima Robert Schuller.

Otros de los “evangélicos” que firmaron este documento antibíblico fueron Leith Anderson, presidente de la Asociación Nacional de Evangélicos; Robert Cooley, presidente retirado del Seminario Teológico Gordon-Conwell; Mike Edens, decano asociado de Estudios para Graduados del Seminario Teológico Bautista de New Orleans; Timothy George, de la Escuela de Teología Beeson en la Universidad de Samford; Lynn Green, director internacional de Juventudes con una Misión; Peter Kuzmic de Gordon-Conwell; David Neff, editor en jefe de la revista Christianity Today; Roy Oksnevad, del Instituto de Evangelismo Estratégico en el Colegio Wheaton; Richard Mouw, presidente del Seminario Teológico Fuller; Doug Pennoyer, decano de la Escuela de Estudios Interculturales de la Universidad Biola; John Stott, rector retirado de la Iglesia de Londres de Todos los Santos; Michael Treneer, presidente internacional de los Navegantes; Berten Waggoner, director nacional de las Iglesias Vineyard; David Yonggi Cho, pastor de la Iglesia del Evangelio Pleno, o Iglesia del Evangelio Completo de Yoido en Seul; y Bruce Clemenger, presidente del Compañerismo Evangélico de Canadá.
Warren es considerado por los medios noticiosos seculares como el pastor más influyente de Estados Unidos, su libro Una vida con propósito, es mucho más que un super éxito de ventas, se ha convertido en un movimiento global.  Más de 12.000 iglesias en Estados Unidos y 19 países más han participado en su programa «Cuarenta días de propósito».  Muchas de estas iglesias han asegurado que ha sido el evento más transformador en la historia de su congregación.

Warren también es el fundador de Pastors.com, una comunidad global a través de internet que sirve como mentora a esos en el ministerio a lo ancho del mundo.  Más de 60.000 pastores están registrados como parte de este ministerio.  Y en su portal de internet declara: «Nuestro propósito es dotar a pastores, ministros y líderes de iglesias con los instrumentos y recursos para que puedan hacer crecer congregaciones saludables... Cada recurso que compra ayuda a proveer medios gratuitos a más de millón y medio de pastores y a pastores laicos en países del tercer mundo.  Dios nos ha permitido, por medio del apoyo económico que ustedes nos dan, alcanzar más de 117 países diferentes en todos los cinco continentes».

El movimiento se está convirtiendo en un imperio global.  Warren asegura: «Dios es un Dios global... Muchas personas en el mundo piensan globalmente.  Los más grandes conglomerados en los medios noticiosos y los negocios son todos multinacionales... Consiga un mapamundi y ore por las naciones por nombre.  La Biblia dice: ‘Pídeme, y te daré por herencia las naciones, como posesión tuya los confines de la tierra’ (Sal. 2:8)».  Sin embargo, el señor Warren, pasa por alto el hecho, que esta promesa fue hecha exclusivamente al Señor Jesucristo y no a las mega iglesias que están buscando expandirse.  Incluso hasta el mundo comercial está buscando esto desesperadamente.

La publicación Forbes.com en un artículo titulado «Capitalismo cristiano mega iglesias, mega negocios», reconoció que Warren, pastor de la Iglesia Saddleback en Lake Forest y uno de los líderes cristianos más influyentes, se ha embarcado en un esfuerzo para sanar las divisiones entre evangélicos y musulmanes, al participar con las mezquitas del sur de California y proponer una serie de principios teológicos que incluyen el reconocimiento de que los cristianos y los musulmanes adoran el mismo Dios.  El esfuerzo apodado informalmente King´s Way (el Camino del Rey), abarca los años que ha invertido Warren para tratar de alcanzar a los musulmanes.
El pastor Warren incluso hizo romper el ayuno del Ramadán en una mezquita en la ciudad de Mission Viejo.  En esa ocasión, se reunió con líderes musulmanes y se dirigió a 8.000 musulmanes durante una convención en Washington.

Los miembros de la Iglesia Saddleback, también celebraron junto con los musulmanes conocidos una cena de Navidad y luego un partido de fútbol interreligioso durante un picnic al que asistieron más de 300 personas.  En el juego se enfrentaron los pastores e imanes en contra de los adolescentes de ambos credos, y los jóvenes ganaron.

Durante la cena que tuvo lugar en diciembre del 2011, Abraham Meulenberg, un pastor de Saddleback a cargo del ministerio interreligioso, y Jihad Turk, director de asuntos religiosos de la mezquita principal en Los Ángeles, conmemoraron El Camino del Rey, como «una manera de terminar con 1.400 años de incomprensión entre musulmanes y cristianos».

Durante la reunión, el documento que se firmó define «Los puntos de acuerdo» entre el islam y el cristianismo.  En él se establece que los cristianos y los musulmanes creen en «un Dios» y que comparten dos mandamientos principales: «El amor al prójimo» y «el amor de Dios».  El documento también recomienda que los miembros de ambas religiones tienen que lograr tres objetivos:

1.  Ser amigos entre sí,
2.  Construir la paz, y
3.  Trabajar juntos en proyectos de servicio social.

A continuación citan versículos de la Biblia y El Corán, para ilustrar sus afirmaciones.

Turk dijo: «Estuvimos de acuerdo en que no vamos a tratar de evangelizar a los otros.  Seremos testigos los unos a los otros en el amor, pero no nos centraremos en la conversión».

Tom Holladay, pastor asociado de Saddleback, dijo que alcanzar a los musulmanes es parte del Plan de su iglesia llamado PEACE (PAZ), un amplio esfuerzo para resolver los problemas mundiales mediante la movilización de los gobiernos, las empresas y las comunidades de fe.

Holladay también dijo: «Sabemos que no estamos de acuerdo en todo, pero estamos muy abiertos a esto... Sólo reconocemos las diferencias y que podemos trabajar juntos».

Pese a todo, en el año 2011, Warren publicó un comunicado negando categóricamente los rumores de que era parte integral del «Crislamismo».  Y en su sitio de internet Pastors.com, escribió: «Mi vida y mi ministerio se basan en la verdad de que Jesús es el único camino, y que la Biblia es infalible, la única autoridad verdadera».

Warren, ha alentado reiteradamente a los evangélicos a anular la idea de que los musulmanes fomentan la violencia, con el argumento de que los cristianos están obligados a tratar a todos con amor y respeto, independientemente de la fe.
Durante doce años, fue vecino de Yasser Barakat, un sirio musulmán, que asiste a la mezquita en Mission Viejo, a unos seis kilómetros de la carretera de Saddleback.  Su vecino, dijo que no tenía idea de que Warren era un predicador famoso.  Y cuando Warren, se enteró de quién era, le invitó a su casa para saber más sobre el islam.  Los dos viajaron juntos a Siria en el año 2006.

Desde entonces Rick y su esposa Kay, comenzaron a asistir a las reuniones hasta terminar rompiendo el ayuno en la mezquita en Mission Viejo.  También han recibido a la familia Barakat durante cenas de Navidad.  Dijo Barakat: «Él me llama su hermano musulmán.  Todo comenzó con una amistad».

Gwynne Guibord, es un ministro episcopal y co-fundador de un grupo que promueve la mejora de las relaciones entre las iglesias y mezquitas en todo el país.  Para él, el esfuerzo en Saddleback no tiene precedentes, dice: «Yo no conozco a ninguna otra iglesia evangélica que haya llegado tan cerca de los musulmanes».

Pero esto no se limita a líderes religiosos, sino que hasta el ex presidente Jimmy Carter, quien prácticamente está fuera de lugar entre estos teólogos evangélicos, apoya al Cristianismo Islámico.  En su libro titulado Palestina, Paz y no Apartheid, incorpora todo lo que los otros ya han mencionado en contra de Israel y en contra de la Palabra de Dios, e inclusive añade más de su parte.  Pero las cosas no acaban allí, sino que el señor Carter podrá seguir compartiendo sus torcidas creencias entre más evangélicos, ya que firmó un contrato para escribir tres libros más con la casa evangélica de publicaciones Zondervan.

Estas creencias falsas no son ni misteriosas, ni tampoco nada nuevo.  Hombres como Agustín de Hipona, quien vivió en los años 354 al 430; John Calvino entre 1509 a 1564, y hasta Martín Lutero entre 1483 a 1546, contribuyeron sustancialmente a estas creencias falsas y antibíblicas.  Lo que sí es nuevo, es la forma tan rápida cómo son recibidas y aceptadas.  Cuando los discípulos le preguntaron a Jesús acerca de los días antes de su regreso, Él se refirió a ese tiempo como una era de gran falsedad y engaño, y todo se encuentra registrado en el capítulo 24 del evangelio de Mateo.

Nosotros, en nuestro día, estamos siendo testigos exactamente de todo eso, por lo tanto debemos prestar atención a sus palabras.  La advertencia dada por el apóstol Pablo a los ancianos de Éfeso, también se aplica a esta época: “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.  Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño.  Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos.  Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno” (Hch. 20:28-31).

La medida preventiva más importante para no caer en el engaño de nuestros días es vivir una existencia disciplinada, con estudio y aplicación de la Palabra de Dios.  ¡Por favor Señor, ayúdanos para que podamos cumplir con este fin!

volver arriba