Menu

Escuche Radio América

¿Cómo Será el Anticristo?

  • Fecha de publicación: Domingo, 28 Febrero 2021, 19:33 horas

Hoy en día la tecnología está íntimamente ligada con la medicina.  La usan para elaborar, desde todo tipo de prótesis, hasta dispositivos que permiten al ser humano superar un problema de audición. A pesar de todo, lo que propone el historiador Yuval Noah Harari, de la Universidad Hebrea de Jerusalén en Israel, parece que se tratara de pura ciencia-ficción.  Este estudioso afirma en su nuevo libro De animales a dioses, que dentro de unos años, el homo sapiens se fusionará con las máquinas creando un nuevo tipo de personas, inmunes al paso del tiempo.

Ha llegado a esta conclusión después de haber investigado al detalle, la evolución que ha sufrido el ser humano en apenas unos siglos.  Por eso declara: “En los próximos años, el homo sapiens se actualizará a sí mismo para transformarse  en un ser divino, ya sea por medio de la manipulación biológica, o la ingeniería genética relacionada con los cíborgs.  Será la mayor evolución desde la aparición de la vida, seremos tan diferentes de ahora, como son en la actualidad los simios de nosotros”.

El término cíborg, fue acuñado por Manfred E. Clynes y Nathan S. Kline en 1960, para referirse a un ser humano mejorado que podría sobrevivir en entornos extraterrestres.  Se trata de un organismo cibernético, de una criatura compuesta de elementos orgánicos y dispositivos regulados por medio de la computadora y mediante el uso de la tecnología, para mejorar sus capacidades.

Curiosamente, los comentarios de estos señores fueron publicados pocos días después de que un neurocientífico británico afirmara, que en un futuro próximo, será posible archivar nuestros pensamientos en la Internet,  lo que haría que los humanos pudiesen vivir dentro de las propias computadoras. 

Transcurridas varias semanas después de esto, otros investigadores aseguraron que en pocos años será posible crear robots con los que los seres humanos podrán satisfacer sus necesidades sexuales, aunque indicaron que estas mejoras únicamente estarán a disposición de los miembros más ricos de la sociedad, algo que aumentará mucho más la división entre los que cuentan con grandes fortunas y los que no. 

Las declaraciones de ellos contrastan radicalmente con las de otros expertos, como las del científico ya fallecido Stephen Hawking, asimismo las del señor Bill Gates.  Estos dos hombres determinaron que la inversión en la Inteligencia Artificial tendrá repercusiones críticas para la raza humana.

La identidad del Anticristo es algo que ha consumido las mentes de los estudiosos de las profecías durante siglos. Sin embargo, según el libro de Apocalipsis, este personaje no será identificado sino hasta el período de siete años de la tribulación. De acuerdo con lo que dice la Biblia, ante los ojos de la humanidad  será un hombre brillante, un súper estratega y un hacedor de milagros. Y con la nueva tecnología científica que ya está disponible, la imaginación del hombre está buscando nuevos límites nunca antes alcanzados ni soñados.  La imagen de un personaje que coincida con la descripción del Anticristo y sus habilidades extraordinarias, bien podrían ser la representación de la semblanza de un hombre-máquina, hombre-animal u hombre-computadora.

Un artículo publicado en el sitio de Internet www.foxnews.com relata, que en las próximas décadas será factible que se puedan conectar los cerebros de las personas a la Internet.  El doctor Nuno Martins, el líder autor de un estudio que tituló “El cerebro humano hace interfaz con la Nube”, declara que “Tal vez muy pronto, podrían implantarse nanorobots en el cerebro humano y conectarlo a la Internet”. 

Los nanorobots son dispositivos construidos con componentes a nanoescala, de un tamaño de 0,1 a 10 micrómetros. Un micrómetro equivale a la millonésima parte de un metro.

Esto implicaría que los usuarios podrían hacer uso de los centros de datos desde cualquier dispositivo móvil o fijo.  Martins agregó, que gracias al avance de la nanorobótica neuronal, podría crearse un “supercerebro” que revolucionaría la democracia, mejoraría la empatía y, en última instancia, hasta podría unir a grupos culturalmente diversos en una sociedad verdaderamente global.  Y que este súper cerebro será una sola persona no una sociedad.

Robert Freitas, Jr., investigador del Instituto de Fabricación Molecular,  afirma que estos nanorobots podrían implantarse en el cuerpo y conectarse a una red en tiempo real.  Afirmando que “Estos dispositivos se desplazarían por el sistema vascular humano, cruzarían la barrera hematoencefálica y se autoposicionarían precisamente entre las células cerebrales o incluso dentro de ellas... Luego transmitirían de forma inalámbrica información codificada en dirección a una red de supercomputadoras instaladas en un sistema conocido como ‘la nube’, para el monitoreo del estado del cerebro en tiempo real, y la extracción de datos”.

En otras palabras, la persona controlada repetiría lo que la información codificada le indique que haga o diga, y todo esto sin encontrarse en un salón de clases. ¿Imagínense en la posibilidad de tener instantáneamente a nuestra disposición, la información combinada del mundo a solo un paso de distancia?

Dios le informó al profeta Daniel sobre esta era de la información hace más de 2.500 años.  Le dijo:  “Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin.  Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará” (Dan. 12:4).

Según el artículo, esta tecnología, conocida como RedCerebral, ya ha sido probada y ha permitido intercambios de información impulsados por el pensamiento, entre “la nube” y los cerebros de personas. Hace uso de señales eléctricas a través del cráneo del remitente y estimulación magnética de los receptores. Esto sería muy conveniente para exámenes y debates orales y no implicaría ninguna preparación, ni siquiera para actos presidenciales.

Por otra parte, algunos científicos creen que la vida no terminará con la muerte de este cuerpo humano.  En el año 2018, el conocido futurista doctor Ian Pearson publicó un blog en el que teorizaba que los humanos eventualmente podrían volverse inmortales, no en sus cuerpos, sino fusionando sus cerebros con androides. Y explicó: “Suponiendo que usted ahorró lo suficiente y se preparó bien, sólo tendrá que conectarse a un androide para usarlo como su cuerpo a partir de ese momento.  Podrá asistir a su propio funeral y luego continuará como antes, siendo usted mismo, sólo que con un cuerpo más joven y altamente mejorado”.  Pero esto plantea una pregunta: ¿Qué pasa con el alma de esa persona, mientras está en tránsito?

El apóstol Juan describe un evento similar que ocurrirá durante el período de la Tribulación y que posiblemente aclare lo que pasará con el Anticristo, ya que dice la Escritura: “Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo.  Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad.  Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia, y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?” (Apo. 13:1–4).

Los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachussets han desarrollado un dispositivo que permite escuchar nuestra voz interior y traducirla en palabras. El dispositivo, que tiene el aspecto de un auricular ergonómico, ha sido bautizado con el nombre de AlterEgo.

Con este AlterEgo digital el usuario puede mantener una conversación silenciosa con un sistema informático, lo que le permite controlar dispositivos y hacer consultas sin hablar.  El dispositivo utiliza electrodos para leer las señales neuromusculares de los órganos internos del habla del usuario cuando expresa las palabras en el interior de su cabeza.  Hasta ahora, han tenido éxito con cien palabras que el cerebro puede comunicar a una computadora.

Estas señales neuromusculares son indetectables para el ojo humano y para el mundo exterior.  Quienes los observan sólo verían a un hombre o a una mujer que simplemente va caminando por una calle, mientras que de hecho podría estar comunicándose con un sistema informático.

Puede tener éxito en la resolución de problemas aritméticos, jugando al ajedrez, o en cualquier otro tipo de temas.  Su precisión podría ser de más del 92%. Funcionaría bien tomando exámenes universitarios, comunicándose con el Anticristo durante el período de la Tribulación, o interceptando el pensamiento de personas que rechacen la Marca de la Bestia.

Hay muchos avances nuevos que están perfeccionando los científicos y que van mucho más allá, de lo que la gran mayoría de nosotros podríamos imaginar, pero eso fue lo que registró el profeta Daniel que ocurriría en los últimos días.  Por ejemplo, las llamadas “marcas en la piel”, en realidad son un dispositivo que le permiten al usuario comunicarse con una computadora.   Estos tatuajes que se frotan en la piel, están empaquetados con un panel táctil que funciona completamente.

Google cuya especialización son los productos y servicios relacionados con Internet, software, dispositivos electrónicos y otras tecnologías, experimenta de continuo con marcas en la piel y otras nuevas innovaciones. Pero... ¿qué pueden hacer? Por ejemplo, en lugar de sacar el teléfono para comprobar el informe meteorológico, simplemente aprietan el dedo índice con el pulgar para escuchar un informe completo sobre el estado del tiempo.  Son una especie de parches tan delgados y flexibles que se pueden usar en cualquier parte del cuerpo, incluidas las superficies irregulares como las partes del cuerpo curvas o huesudas.

Estos son solo algunos de los dispositivos que los científicos han ideado y que podrían usarse como herramientas para el engaño actual de la gente. Pero... ¿Son estas cosas demoníacas en sí? ¡No! Son simplemente aparatos tecnológicos. Estamos seguros de que hay científicos que ya están trabajando en tecnología que puede interceptar e interpretar el funcionamiento del cerebro.  

Es prácticamente asombroso todo lo que se está desarrollando y creando en este mismo momento.  En otro artículo añadiremos muchas cosas más.  Lo que es importante y debemos tener en mente, es que para los cristianos bíblicos nada de esto nos sorprende, porque fue algo que ya había registrado el profeta Daniel hace miles de años.

El Anticristo contará con cualidades y habilidades especiales junto con la influencia de Satanás para obtener el control de todo el sistema de salud, monetario y legal y para adoptar decisiones sobre la vida y muerte de la humanidad. 

Ahora mismo el mundo entero se encuentra al borde del caos total, finalmente aparecerá esa persona que será aceptada por la humanidad para encargarse de todo y traer el orden.  Estados Unidos está saturado de problemas.  Las autoridades no terminan en ponerse de acuerdo respecto a la forma cómo acabar con el Covid-19, una epidemia creada por el hombre que se está usando con un propósito en mente: reducir la población y poder controlar a la humanidad.

El Anticristo será aclamado como un héroe y un amigo de todos, pero muy pronto se descubrirá que no es amigo de nadie.  Al principio, le otorgará favores a quienes le sean leales, pero también asesinará de hambre a aquellos que le desobedezcan.

Será el dios de las fortalezas de que habló así el profeta Daniel:  “Del Dios de sus padres no hará caso, ni del amor de las mujeres; ni respetará a dios alguno, porque sobre todo se engrandecerá.  Mas honrará en su lugar al dios de las fortalezas, dios que sus padres no conocieron; lo honrará con oro y plata, con piedras preciosas y con cosas de gran precio” (Dan. 11:37–38).

Creemos que el versículo 37 no implica que tenga que ser judío, lo que sí es obvio es que será cruel e inhumano.  Para obtener el control del mundo entero  deberá confiar en la fuerza, principalmente en la fuerza militar, que impondrá para llevar a cabo su justicia satánica y egoísta.

El tiempo exacto del Rapto de la Iglesia es secreto, el propio Señor Jesucristo dijo: “Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre” (Mat. 24:36).  Asimismo en Hechos 1:7 le dijo a sus discípulos: “No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad”.

El Rapto es inminente, no hay profecía que deba cumplirse para que ocurra.  Sin embargo, sabemos que la Tribulación durará 1.260 días desde la firma del tratado de paz entre el mundo e Israel.  De tal manera que los que se queden, podrán contar los días. “Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre” (Mat.  24: 38-39).

volver arriba