Menu

Escuche Radio América

La Entrada de Jesús a Jerusalén

Lo que se conoce popularmente como “La  entrada triunfal” se refiere a la llegada del Señor  Jesús a Jerusalén el domingo antes de su crucifixión, el cual es uno de los pocos eventos en Su vida que aparece registrado en los cuatro evangelios. Al reunir lo que se narra en cada uno de ellos, advertimos que es evidente que su entrada triunfante fue un acontecimiento importante, no sólo para las personas en su tiempo, sino para los cristianos a lo largo de la historia.  Es por eso que se designó un domingo para celebrar esa ocasión, la que se conoce popularmente en el mundo hispano, como el “Domingo de Ramos”, sin embargo lo que la gran mayoría de los creyentes ignora es que en ese día trascendental, se cumplieron varias profecías importantes anticipadas en la Palabra de Dios.

1.   A lo largo de la Escritura, Dios nunca perdió la oportunidad de usar símbolos poderosos para revelar una gran verdad.  La entrada triunfal del Señor Jesús en Jerusalén sobre un humilde asno, revela mucho sobre su carácter y propósito, ya que le dijo a sus discípulos: “... Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla, y traédmelos.  Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará” (Mat. 21:2). Y sigue diciendo a continuación el apóstol Mateo: “Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el profeta (Zacarías), cuando dijo: Decid a la hija de Sion: He aquí, tu Rey viene a ti, Manso, y sentado sobre una asna, sobre un pollino, hijo de animal de carga” (Mat. 21:5).

Cada judío sin duda conocía esta profecía mesiánica de Zacarías, ya que fue por eso que las multitudes le aclamaron como su rey: “Y la gente que iba delante y la que iba detrás aclamaba, diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!” (Mat. 21:9).

2.   Él entró cabalgando sobre un asno, porque este animal simbolizaba la paz, mientras que dijo Juan con respecto a su segunda venida, cuando vendrá en medio de la batalla del Armagedón: “Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea...  Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS” (Apo. 19:11,13).

De acuerdo con textos antiguos, en el Medio Oriente, los líderes montaban a caballos si iban a la guerra, pero si llegaban en paz, cabalgaban sobre burros o mulos, tal como cuando Salomón fue reconocido como el nuevo rey de Israel. “Y el rey les dijo: Tomad con vosotros los siervos de vuestro señor, y montad a Salomón mi hijo en mi mula, y llevadlo a Gihón” (1 Rey. 1:33).

Asimismo según las Escrituras, también los jueces hacían lo mismo: “Vosotros los que cabalgáis en asnas blancas, los que presidís en juicio...” (Jue. 5:10a). “Este tuvo treinta hijos, que cabalgaban sobre treinta asnos; y tenían treinta ciudades, que se llaman las ciudades de Jair hasta hoy ...”  (Jue. 10:4)  “Este tuvo cuarenta hijos y treinta nietos, que cabalgaban sobre setenta asnos; y juzgó a Israel ocho años” (Jue. 12:14a).  La descripción de Zacarías se ajusta perfectamente a la de un Rey justo que traería salvación, no a la de un conquistador.

3.    De la misma manera, el profeta alude a la paz y reconciliación que traería el Mesías entre las naciones: “Y de Efraín destruiré los carros, y los caballos de Jerusalén, y los arcos de guerra serán quebrados; y hablará paz a las naciones, y su señorío será de mar a mar, y desde el río hasta los fines de la tierra” (Zac. 9:10).

El Señor Jesús es el cumplimiento de esta profecía, lo cual también fue proclamado por los ángeles al momento de su nacimiento con estas palabras:  “¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!” (Luc. 2:14).

4.   La cabalgata del Señor sobre un pollino también es la semblanza, de otro hijo que montó igualmente sobre un asno para ser conducido al lugar donde habría de ser sacrificado sobre un altar por su propio padre.  “Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo” (Gén. 22:3).

5.  La entrada triunfal del Señor sobre un asno, asimismo simboliza los favores de Dios para su pueblo.  Las bendiciones sobre Judá hacen referencia a un asno y a un pollino, hijo de asna, y Jesús es un descendiente de la tribu de Judá.   “No será quitado el cetro de Judá, ni el legislador de entre sus pies, hasta que venga Siloh; y a él se congregarán los pueblos.  Atando a la vid su pollino, y a la cepa el hijo de su asna, lavó en el vino su vestido, y en la sangre de uvas su manto.  Sus ojos, rojos del vino, y sus dientes blancos de la leche” (Gén. 49:10–12).

6.   La entrada del Señor Jesucristo en Jerusalén nos enseña, que después de todos los sacrificios ofrecidos por el pecado, podemos entrar en el reposo perfecto de la fe, gracias a Su sacrificio final. “En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre... pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios” (Heb. 10:10,12).

7.    En el presente que le envió Jacob a su hermano Esaú para apaciguar su ira, incluyó asnos:  “Y durmió allí aquella noche, y tomó de lo que le vino a la mano un presente para su hermano Esaú: doscientas cabras y veinte machos cabríos, doscientas ovejas y veinte carneros, treinta camellas paridas con sus crías, cuarenta vacas y diez novillos, veinte asnas y diez borricos” (Gén. 32:13–15).

8.    Abigail llevó asnos cargados con alimentos para aplacar la ira de David, quien se enojó contra su esposo Nabal por haberse rehusado a ayudarle.   Está registrado en la Escritura que... “Entonces Abigail tomó luego doscientos panes, dos cueros de vino, cinco ovejas guisadas, cinco medidas de grano tostado, cien racimos de uvas pasas, y doscientos panes de higos secos, y lo cargó todo en asnos...  Y dijo David a Abigail: Bendito sea Jehová Dios de Israel, que te envió para que hoy me encontrases. Y bendito sea tu razonamiento, y bendita tú, que me has estorbado hoy de ir a derramar sangre, y a vengarme por mi propia mano” (1 Sam. 25:18, 32,33). 

9.   ¡Dios usó a un burro, para declarar su juicio!   El asna de Balaam, incluso lo recriminó por su desobediencia: “Entonces Jehová abrió los ojos de Balaam, y vio al ángel de Jehová que estaba en el camino, y tenía su espada desnuda en su mano. Y Balaam hizo reverencia, y se inclinó sobre su rostro. Y el ángel de Jehová le dijo: ¿Por qué has azotado tu asna estas tres veces? He aquí yo he salido para resistirte, porque tu camino es perverso delante de mí. El asna me ha visto, y se ha apartado luego de delante de mí estas tres veces; y si de mí no se hubiera apartado, yo también ahora te mataría a ti, y a ella dejaría viva.  Entonces Balaam dijo al ángel de Jehová: He pecado, porque no sabía que tú te ponías delante de mí en el camino; mas ahora, si te parece mal, yo me volveré” (Núm. 22:31–34).

10.   Sansón derrotó a los filisteos con la quijada de un asno. “Y hallando una quijada de asno fresca aún, extendió la mano y la tomó, y mató con ella a mil hombres” (Jue. 15:15).

11.   Dios envió a un león a devorar a un falso profeta, mientras su burro se mantenía seguro y observaba. “Oyéndolo el profeta que le había hecho volver del camino, dijo: El varón de Dios es, que fue rebelde al mandato de Jehová; por tanto, Jehová le ha entregado al león, que le ha quebrantado y matado, conforme a la palabra de Jehová que él le dijo...   Y él fue, y halló el cuerpo tendido en el camino, y el asno y el león que estaban junto al cuerpo; el león no había comido el cuerpo, ni dañado al asno” (1 Rey. 13:26, 28).

El león no se comió al asno, sino que llevó al profeta asesinado de regreso a casa por orden de Dios.

El Señor Jesús entró en el templo de Jerusalén y pronunció su juicio mientras volcaba las mesas de los cambistas. “Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones” (Mat. 21:12-13).

Él demostró que fue quien cargó sobre Sí mismo con nuestros pecados, y que vino a salvarnos. La Biblia, la Palabra de Dios, es un libro colmado de hermosas semblanzas y simbolismos, y en este tiempo tan particular y profético en que estamos viviendo, mantengámonos en comunión con Él, recordando los últimos días que pasó en este mundo, con amor y un agradecimiento profundo en nuestro corazón.

El recuento de Su entrada triunfal está colmado de contrastes. Es la historia del Rey que vino como un siervo humilde montado en un asno, sin presumir al cabalgar sobre un corcel.  No vestido con ropajes reales, sino con la ropa de los pobres y los humildes.

El Señor Jesucristo no vino a conquistar por la fuerza como los reyes de la tierra, sino con Su amor, gracia, misericordia, y Su propio sacrificio en favor de todos los que creen en Él y lo reciben como Señor y Salvador.  Su vida en la tierra fue de humildad y servicio. Él no conquista las naciones, sino los corazones y las mentes de los hombres. Su mensaje es de paz completa con Dios, no de una paz temporal.  Si el Señor Jesús ya ha hecho una entrada triunfal en los corazones de cada uno de ustedes, entonces ya está reinado en sus vidas en paz y amor. 

“Por esta causa dobl(amos nuestras)... rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios” (Efe. 3:14–19).

Leer más ...

El Rapto antes de la Tribulación (II)

Pasajes Bíblicos sobre la Segunda Venida de Cristo

"Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre, de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro. El gran Dios ha mostrado al rey lo que ha de acontecer en lo por venir; y el sueño es verdadero, y fiel su interpretación" (Dn. 2:44, 45).

Leer más ...

El Rapto antes de la Tribulación

       "Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas. Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado" (Ap. 4:1, 2).

Leer más ...

Alabando a Dios en Tiempos de Angustia

En este momento estamos viviendo tiempos difíciles.  Ha tenido lugar una caída sin precedentes en la bolsa de valores.  Una pandemia está devastando el mundo entero.  Las personas están perdiendo sus trabajos, el desempleo es masivo.  Estamos viviendo en un tiempo de pánico y miedo: “Desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas” (Lc. 21:26).

Leer más ...

La Realidad del Coronavirus

Sin duda, casi todos los pastores, eruditos y estudiosos de las profecías bíblicas, han hablado y escrito comentarios acerca del Coronavirus de Wuhan y su devastador impacto en el planeta.  Esto a nuestra humilde opinión es bueno, pero es importante recordar que aunque hay algunas cosas que podemos saber con bastante seguridad con respecto a lo que está ocurriendo, si examinamos la Palabra de Dios detenidamente en relación con lo que nos depara el futuro, advertimos que hay otras que no encajan en la situación actual, aunque en apariencia pareciera que fuera así.

Leer más ...

El Señor Jesucristo: El cordero de nuestra pascua

La exactitud de las profecías cumplidas concerniente a la primera venida de Jesús; su nacimiento, vida, muerte y resurrección, han convencido a cristianos a lo largo de las edades de que el Señor Jesucristo verdaderamente es el Mesías descrito proféticamente en las páginas del Antiguo Testamento.  Como la Biblia fue registrada por judíos, mucha de nuestra investigación acerca de los eventos proféticos la hacemos desde una perspectiva judía.

Leer más ...

Jesucristo, Nuestra Pascua

“Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros” (1 Corintios 5:7).  El apóstol Pablo usó estas palabras para enfatizar que el Señor Jesucristo es una realidad viviente.  Al hacer esto nos recuerda, que las normas para la sociedad de este siglo veintiuno, no son tan diferentes a esas que prevalecían en el imperio romano a través del cual viajó y predicó la verdad del Cristo resucitado. 

Leer más ...

Atendió a la iglesia durante 88 años

La señora Effie Linquist asistió a la Primera Iglesia Bautista en Keokuk, Iowa, regularmente durante 88 años.  Desde 1888, nunca faltó a un servicio de Navidad o de Pascua.  Durante ese tiempo sirvieron a la iglesia 15 pastores diferentes.  Escuchó más de 8.000 sermones, atendió a más de 4.000 servicios de oración y oró durante la noche más de 29.000 veces.

Leer más ...

La Pascua: Día de coronación

Si bien la festividad de Rosh HaShanah - de las trompetas - marca el primer día del nuevo año en el calendario judío, el mes de Nisán en la primavera es de hecho considerado el principio del ciclo anual de las fiestas solemnes. Los comentarios judíos en el Mishná - en la codificación de la ley oral del Antiguo Testamento y de las leyes políticas y civiles de los judíos, nos dicen que el año del reinado de los reyes judíos en los tiempos bíblicos, era contado a partir del mes de Nisán.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS