Menu

Escuche Radio América

El lado sombrío de la profecía bíblica

  • Fecha de publicación: Viernes, 19 Junio 2015, 13:27 horas

 Sé que algunos de ustedes a menudo se preguntan por qué hablamos y escribimos acerca de temas sobrenaturales, asunto que es considerado por  algunos como algo extravagante.  Se preguntan por qué mencionamos los OVNIS y los gigantes híbridos - los Nefilims

Por qué al hablar de profecías nos referimos a las luces misteriosas en el cielo; al toque de trompetas en el espacio; a personas a quienes les han encontrado implantes diminutos fabricados con metales desconocidos en la tierra; a los extraños círculos en los sembrados y a los animales mutilados a los cuales se les extrae hasta la última gota de sangre y  son diseccionados con una precisión que eclipsa a las técnicas médicas actuales.  Se preguntan por qué algunos optamos por el sensacionalismo profético, en lugar de centrarnos en el Evangelio o en ayudar a los fieles en las iglesias a que maduren espiritualmente por medio de estudios bíblicos tradicionales.

          Tales preguntas no son realmente nada nuevo. Tradicionalmente, la corriente principal de la iglesia institucional ha criticado a los cristianos que estamos en la vanguardia del estudio de  la profecía bíblica, por considerarlo algo irrelevante y especulativo.   Han adoptado el punto de vista, de que esta edad va a finalizar de alguna manera, pero que los detalles en la Biblia son tan desconcertantes que nadie puede decir exactamente cómo será.  Insisten en que los elementos de la profecía bíblica son tan confusos que nadie puede entenderlos, y en lugar de discutirlos, evitan el tema por completo. De hecho decidieron que la mejor forma de invertir su tiempo era dedicándose a la enseñanza del diario caminar con Cristo, y en el crecimiento espiritual, porque ese, según ellos, es el verdadero trabajo de la iglesia.

          Sin embargo, el estudio de la profecía bíblica ahora está vertiendo luz y permitiendo que veamos cosas que nunca habíamos percibido antes.   El escenario está preparado en el Medio Oriente, e Israel se encuentra ya en posición para hacer que se cumplan muchas de las profecías dadas en el Antiguo Testamento.   Estas tratan con Egipto, Irán, Turquía, Siria, Jordania y otras potencias revolucionarias sobre las que oímos y leemos a diario en las noticias.

          Además de eso, ya se está forjando el gobierno mundial profetizado en una forma reconocible, y desde las guerras mundiales, el arsenal de armas atómicas y poderosas sigue acumulándose inexorablemente.  Ya podemos reconocer en el horizonte, la silueta tenebrosa del imperio representado por la cuarta bestia de que habló el profeta Daniel.  Este terminará por emerger en medio de una serie de guerras y cataclismos económicos.  Todas estas cosas están próximas a tener su cumplimiento final.

          Por más de medio siglo, los estudiosos de las profecías bíblicas han detallado estos y otros acontecimientos internacionales.  Sus libros y conferencias grabadas se encuentran en todas partes.  Han proclamado sus advertencias para cualquiera que quiera escucharlas. Algunos les han prestado atención a sus palabras, pero la gran mayoría no.  El punto importante aquí, es que a pesar de los muchos desacuerdos, el estudio bíblico de la profecía, ahora ha sido aceptado como algo más o menos normal.  Existen diferentes métodos de interpretación, pero la creencia general es que estamos viviendo en los últimos días.

          Este es un factor importante para muchos cristianos.  Sin embargo, es bien sabido que quienes no creen se mofan de todo esto, mientras que otros, incluso a regañadientes, reconocen la veracidad de las afirmaciones principales de la profecía.  Por ejemplo, el rapto de la iglesia es a menudo ridiculizado en programas de televisión, mientras que se hacen parodias de la segunda venida del Señor Jesucristo, como si se tratara de una especie de fantasía ridícula que solo causa risa.

          Pero... Algo nuevo se ha sumado, porque hay otro aspecto de la profecía bíblica que había sido ignorado hasta hace sólo unas dos décadas, sobre el cual no se hablaba mucho por considerarlo como un asunto de ciencia-ficción.  Sin embargo, esto surge del pronunciamiento bíblico de que en los últimos días tendrá lugar la verdadera manifestación de un poder tenebroso, y la realidad de esto es algo evidente.

          Preste atención además a lo que dice la Escritura: “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12).  “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (1 Pedro 5:8)“En los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (2 Corintios 4:4).

          Los libros, la televisión, las películas y los juegos de video, todos están colmados con temas de criaturas malévolas que surgen de las profundidades del Hades, o descienden de los cielos.  Así sean ellos seres extraterrestres, ángeles caídos, o demonios que se escaparon de las profundidades del averno, lo cierto es que han creado una realidad que asalta la mente del hombre moderno. 
El velo que los separa de la humanidad cada día se hace más tenue.  Entre los jóvenes, existe una fascinación popular con los “muertos vivos” - los zombis, los hombres lobo, los vampiros y similares - la cual ha surgido para crear su propia realidad.  Hace una generación, millones se enamoraron literalmente del tierno ET, el extraterrestre.  Actualmente, criaturas como él, tanto buenas como malas, han llegado por miles.  La ficción esa colmada de seres malévolos.

Estas entidades “imaginarias” para algunos, han creado una realidad propia.  Pero curiosamente ellas se asemejan a las descripciones bíblicas de las miríadas de condenados.  Por lo tanto, como las Escritura los menciona, están muy lejos de ser utópicos.  De tal manera que la presencia de ellos no debe sorprender a los cristianos que creemos en la Biblia.  Como nubes que se expanden, su existencia se hace manifiesta en muchos lugares del mundo entero, pero especialmente en Estados Unidos, entenebreciendo la que fuera en un tiempo una nación bendecida.

          Como respuesta a todo esto, los estudiantes de la profecía bíblica empezamos a hablar y escribir sobre temas que no se consideraban apropiados dentro de los límites de la tradición cristiana.

          De hecho, la mayor parte de nuestro tiempo lo invertíamos en la exégesis de la Escritura concerniente a la profecía bíblica y su importancia en los eventos actuales mundiales.  Y aquí, una vez más nos vemos enfrentados con esta pregunta básica: Si lo sobrenatural se está manifestando en una base global, ¿debemos ignorarlo? ¡Claro que no!  La Palabra de Dios siempre provee la mejor explicación para cada evento de nuestras vidas diarias, no importa lo extraño o inesperado que pueda parecer.

          No hace mucho tiempo, sólo unas cuantas décadas, los estudios de profecías estaban confinados a ciertos enfoques clásicos. Los eruditos en ese tiempo examinaban las profecías del Milenio; las setenta semanas de Daniel; la primera y segunda venida del Señor Jesucristo; el destino de la Iglesia; el ascenso del Anticristo; la naturaleza, tiempo y duración de los juicios; los asuntos dispensacionales y sucesivamente.

          Pero algo en el mundo ha cambiado radicalmente. Después de dos guerras mundiales, el desarrollo de las computadoras, el láser, las armas de rayos de partículas, los sistemas de vigilancia de alta tecnología, el aumento de vigilancia  de parte del gobierno, los cultivos híbridos que consumimos en una base diaria ignorando el alcance del daño que le ocasionan a nuestros organismos, nuestra visión del futuro se ha convertido en una mezcla horrible de terror, de ciencia-ficción, espionaje satelital y el espectro de la manipulación genética.

          DARPA, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa de Estados Unidos, responsable del incremento de nuevas tecnologías para uso militar,  ha declarado públicamente su intención de desarrollar super-soldados mejorados genéticamente, y super-intelectos con micro chips incrustados en el cerebro.  Una vez se haya puesto todo esto en marcha, no habrá forma de hacerle un alto a tal manipulación diabólica.

          Lo último que está teniendo lugar en la medicina moderna, es la fusión de genes.  Se están usando los animales para hacer crecer partes como remplazo para seres humanos. ¿Pero acaso, esta recombinación de genes no producirá quimeras, esos monstruos que vomitaban llamas y tenían cabeza de león, vientre de cabra y cola de dragón?

          A esta manipulación se le llama xenotrasplante, heterotrasplante o trasplante heterólogo.  Es el trasplante de células, tejidos u órganos de una especie a otra, idealmente entre especies próximas para evitar rechazo, tal como de cerdos a humanos.  Las principales limitaciones de este tipo de trasplantes son la barrera inmunitaria, la posibilidad de que determinados tipos de xenovirus que afectan a otras especies se transmitan a humanos.

          Principalmente se ha trabajado con el cerdo debido a que pueden ser criados en granjas, presentan un crecimiento rápido, el tamaño de sus órganos es similar al de los órganos humanos y gozan de una vida mediana larga.  Ahora mismo se están tratando de conseguir razas que no posean antígenos para así evitar posibles rechazos. Las válvulas cardíacas de cerdo se han usado desde hace más de veinte años, a pesar de que existen riesgos de rechazo agudo.

          Estos médicos y científicos, ignoran o pasan por alto que la Ley Mosaica, expresa, cuánto le desagrada a Dios la creación de tales abortivos.  Incluso prohíbe el cruce de especies.  Dice: “Mis estatutos guardarás. No harás ayuntar tu ganado con animales de otra especie; tu campo no sembrarás con mezcla de semillas, y no te pondrás vestidos con mezcla de hilos” (Levítico 19:19).  La experimentación genética que se está llevando a cabo en la actualidad, es mucho más grave que eso.

          Ahora, estamos descubriendo que incluso la investigación clásica física y biológica, está emergiendo a la vanguardia en la erupción actual de los fenómenos siniestros. Este mundo siempre ha sido impulsado por entidades malévolas que acechan justo detrás de las bambalinas, pero que ahora se están manifestando a plena vista.

          Esos que toman tiempo en estudiar la literatura, bien pronto descubren que todos los gobiernos del mundo tienen programas altamente financiados dedicados exclusivamente en la investigación de lo paranormal. Organizaciones ultra secretas, bien establecidas por el año 1953, durante la administración del presidente norteamericano Eisenhower, han dedicado presupuestos elevados para la investigación y exploración de las extrañas actividades alienígenas.  Sus incontables registros revelan, que ellos creen que se trata de extraterrestres de otros planetas.  Como hemos señalado en los últimos años, todos los gobiernos importantes en el mundo han dedicado recursos para trabajar con estas entidades, seres que nosotros por supuesto, consideramos demoníacos.

          Un ejemplo visible de esto, es la preocupación de los militares en Gran Bretaña por los círculos misteriosos que aparecen periódicamente en los sembrados.  Los detractores intentan explicar que estos complejos diseños matemáticos son el producto de falsificadores con mucha imaginación.  Sin embargo, miles de testigos en Inglaterra pueden documentar, que cada vez que aparecen en los campos cerca de Silbury Hill y Stonehenge uno de estos intrincados diseños en los sembrados, llegan repentinamente helicópteros y aviones militares que vuelan a baja altura sobre los cultivos.  Curiosamente, estos son los sitios de las antiguas religiones paganas... los “lugares altos” de los sacrificios impíos.  Pero... ¿Quién está haciendo esos esquemas exóticos? ¡Nada menos que los antiguos poderes demoníacos de que nos habla la Escritura!

          La literatura, las series de televisión, películas y juegos de videos, todo está saturado con vampiros, apariciones fantasmales y místicas, y adoración demoniaca. En caso de que usted no haya notado eso, sólo vaya a esos salones de entretenimiento que hoy existen en todas partes del mundo, donde encontrará miles de videos sobre estos temas. 

          Para poder encontrar una explicación lógica a toda esta clase de nuevas experiencias, debemos acudir a la Escritura. Después de todo, la Biblia es la autoridad final en cada aspecto de la vida.   Más urgentemente que nunca debemos de regresar a sus páginas en un intento urgente por entender estas nuevas experiencias.

          En estas dos últimas décadas, la humanidad en general se ha vuelto más y más curiosa por los ovnis y las abducciones alienígenas.  Al mismo tiempo, está consciente, del hecho de que la Escritura menciona a seres extraños sobrenaturales, y sus relaciones ilícitas con los seres humanos.  Que habla de los ángeles caídos y los gigantes que descendieron a la Tierra en la antigüedad y se entremezclaron íntimamente con las mujeres.

          La Escritura declara lo inexpresable: De que muchos de los dioses de la antigüedad, de Mesopotamia, Canaán y Egipto eran criaturas híbridas, una mezcla de animales y seres humanos, conocidos como “quimeras”.  Hoy, la codificación de los diseños biológicos creados por Dios ha sido descifrada, lo que permite que los científicos puedan recombinar monstruos genéticos, en su búsqueda incansable por supuestamente mejorar al ser humano.  Hoy es posible curar ciertas enfermedades y defectos congénitos, por medio  de la genética.  Pero... ¿a qué precio?   Nunca debemos olvidar que el mundo antiguo de Noé, fue destruido precisamente por tal manipulación genética.

          La Biblia nos dice, que por extraño que esto pueda parecer, no hay nada nuevo respecto a todas estas cosas.  La Escritura se ha convertido en algo mucho más que una guía para la devoción diaria; es el manual que ofrece la única esperanza para sobrevivir en la vorágine que se avecina.

De regreso a Daniel

          Para ilustrar esta premisa, debemos tener en cuenta que Dios incluso ha permitido que podamos comprender como nunca antes, libros “proféticos clásicos”, tal como el de Daniel, lo cual ha arrojado nueva luz sobre el lado sombrío de la profecía bíblica.  Un ejemplo perfecto de esto es la interpretación de Daniel del sueño de Nabucodonosor, sobre lo cual leemos en la Biblia: “Tú, oh rey, veías, y he aquí una gran imagen.  Esta imagen, que era muy grande, y cuya gloria era muy sublime, estaba en pie delante de ti, y su aspecto era terrible.  La cabeza de esta imagen era de oro fino; su pecho y sus brazos, de plata; su vientre y sus muslos, de bronce; sus piernas, de hierro; sus pies, en parte de hierro y en parte de barro cocido.  Estabas mirando, hasta que una piedra fue cortada, no con mano, e hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó.  Entonces fueron desmenuzados también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro, y fueron como tamo de las eras del verano, y se los llevó el viento sin que de ellos quedara rastro alguno.  Mas la piedra que hirió a la imagen fue hecha un gran monte que llenó toda la tierra” (Daniel 2:31-35).

          Daniel entonces siguió diciéndole: “Este es el sueño; también la interpretación de él diremos en presencia del rey.  Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad.  Y dondequiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cielo, él los ha entregado en tu mano, y te ha dado el dominio sobre todo; tú eres aquella cabeza de oro.  Y después de ti se levantará otro reino inferior al tuyo; y luego un tercer reino de bronce, el cual dominará sobre toda la tierra.  Y el cuarto reino será fuerte como hierro; y como el hierro desmenuza y rompe todas las cosas, desmenuzará y quebrantará todo.  Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; mas habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como viste hierro mezclado con barro cocido” (Daniel 2:36-41).

          La interpretación tradicional de esta imagen monstruosa, es que sus cuatro secciones metálicas representan cuatro grandes imperios mundiales: Babilonia, Medo Persia, Grecia y Roma.  El imperio romano revivido de los últimos días, es visto en las piernas de hierro de la estatua y en sus pies de hierro y barro cocido.  El hierro es el metal de la empresa y la revolución industrial.   Los grandes hornos de fundición en el imperio romano y en el mundo occidental, permitieron la confección de armamento para los grandes ejércitos, además de máquinas de guerra, aumentando asimismo el poderío de las naciones con la construcción de grandes embarcaciones, ferrocarriles, rascacielos y puentes, sólo para mencionar algunos de sus usos.

          El imperio romano es descrito con precisión asombrosa, pero note que se convirtió en dos piernas.  Este imperio sólo fue dividido en dos partes - oriente y occidente, por Diocleciano, en el año 285 de la era cristiana, ¡más de 700 años después!  Sin embargo, el reino será gobernado por un grupo de diez reyes representados por los diez dedos.  Los diez dedos son iguales a los diez reyes mencionados en Daniel 7:24 y Apocalipsis 17:12 y son en parte fuerte y en parte débiles.  “Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil” (Daniel 2:42).

          El sentido común y la simple observación nos indican, que cuando se trata de mezclar el hierro con el barro frágil, su resultado es una mixtura estructuralmente defectuosa. Esta profecía sugiere que el imperio de hierro finalmente colapsará a causa de su fundación débil.  Esto plantea una pregunta importante.  A saber: ¿qué representa la arcilla?  Podemos comprender el significado del hierro.  Pero... ¿qué del barro?  ¿Simboliza acaso una infiltración de principios opuestos? ¿Es una invasión de otras naciones?

          Hasta no hace mucho, los estudiosos conjeturaban en que se trataba de una maquinación humana que terminaría por derrocar al imperio de hierro.  Un punto de vista popular fue que se refería a uniones políticas.   Otros conjeturaban sobre el significado de esta extraña profecía, pero todas estas respuestas no explican el simbolismo exacto de su alcance.

          Los comentaristas bíblicos Keil y Delitzsch notan el significado de la mezcla de hierro y barro cocido en Daniel 2:43, dicen: “La mezcla de hierro con barro cocido representa el intento por unir los dos materiales distintos y separados en uno combinado, pero infructuoso”.  En otras palabras, el término se usa en la Escritura para denotar dos cosas que no deberían mezclarse.  El hierro y el barro cocido pueden ponerse en la misma mezcla, pero no pueden adherirse sin el calor.

          Afortunadamente hoy, gracias al contexto de la época contemporánea podemos saber exactamente lo que implican estos versículos.  Lo que sigue a continuación en la profecía del sueño de Nabucodonosor, menciona a un grupo de intrusos, que tratan de entremezclarse genéticamente con la raza humana: “Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil.  Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro” (Daniel 2:42–43).
El imperio romano, o una expresión de él, todavía no se ha convertido en diez dedos, por consiguiente este cumplimiento es cosa del futuro.  Cuando esto ocurra, será en parte fuerte como el hierro y parcialmente frágil como el barro cocido.  Sin embargo, la Escritura también nos dice que en esos días se “mezclarán con simiente humana”.

          Eso es exactamente lo que implica el texto original, el cual fue escrito y en arameo, y lo que traduce más correctamente la Versión Reina Valera 1909: “Cuanto a aquello que viste, el hierro mezclado con tiesto de barro, mezclaránse con simiente humana, mas no se pegarán el uno con el otro, como el hierro no se mistura con el tiesto.  Y en los días de estos reyes, levantará el Dios del cielo un reino que nunca jamás se corromperá: y no será dejado a otro pueblo este reino; el cual desmenuzará y consumirá todos estos reinos, y él permanecerá para siempre” (Daniel 2:43 y 44).

          Aquí encontramos, que un grupo misterioso en los últimos días, se esforzará para mezclar su propio material genético con la “simiente de los hombres”.  Esta expresión se refiere claramente al genoma humano.  La simiente del hombre es su firma genética.  Y de principio a fin, la Biblia está preocupada con la idea de que esta simiente es fundamental para la salvación.  De la descendencia de Adán y Eva vino la simiente de Abraham y las doce tribus. De la tribu de Judá, la simiente de la mujer, y a partir de ella, tuvo lugar el nacimiento virginal del Mesías, Jesús.

          Siendo este el caso, queda claro por esta profecía, de que en los últimos días habrá otro intento de parte de estos seres misteriosos para infiltrarse en el genoma de la humanidad.  Ellos saben que si logran corromper la simiente humana, dejarán nulo y sin efecto el plan de redención de Dios.
Pero... ¿Cuándo ocurrió esto por primera vez, y quién lo hizo?   La respuesta clara está dada así en el capítulo 6 de Génesis: “Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas...  Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos.  Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre” (Génesis 6:1-2,4).

          Estos versículos cuentan la historia de los ángeles caídos que se entremezclaron con la simiente de la humanidad, dando origen a unos monstruos que Dios se vio obligado a destruir con el diluvio de Noé.  Cada vez contamos con más evidencia histórica, de que la entera creación - humana y animal - fue contaminada.

          La profecía de Daniel nos dice que justo antes que las piernas de la estatua gigantesca se hagan añicos, en los días de la gran tribulación, los ángeles caídos nuevamente descenderán abiertamente a la tierra.  Entonces, una vez más repetirán su obra diabólica.  Las propias palabras del Señor Jesucristo le dan credibilidad a esta idea, tal como está registrado en Lucas 17:26-27: “Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre. Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos”.

          Pero... ¿Estamos viviendo ahora en esos días?  La respuesta es “¡Sí, ciertamente!”. ¿Y cómo sabemos esto?  Porque esos con ojos y discernimiento, pueden ver y entender que una fuerza extraña está ahora infiltrándose en la tierra, con el propósito expreso de crear una raza humana de híbridos, algunos de los cuales son indistinguibles de los seres humanos puros.  En otros artículos hemos documentado el fenómeno de la abducción en detalles bien explícitos.

          Pero... ¿Por qué harán ellos tal cosa?  Para crear una raza de seres en medio de los cuales emergerá el Anticristo.  En el libro de Apocalipsis se le llama la “bestia”.   Una bestia que no es humana.

          Finalmente hemos llegado al propio corazón de tópico que no se menciona: la hibridización de seres humanos y extraterrestres.  Todo esto se encuentra mencionado en la Biblia, y estamos viendo las señales claras en las observaciones diarias, por lo tanto es necesario que discutamos el tema.

          En el capítulo 11 de Daniel, el profeta nos ofrece su punto de vista de la bestia.  Se expresa en términos que bien podríamos llamar “sobrenaturales”. Pero, una vez más tenemos que tratar todo esto como una realidad: “Y el rey hará su voluntad, y se ensoberbecerá, y se engrandecerá sobre todo dios; y contra el Dios de los dioses hablará maravillas, y prosperará, hasta que sea consumada la ira; porque lo determinado se cumplirá.  Del Dios de sus padres no hará caso, ni del amor de las mujeres; ni respetará a dios alguno, porque sobre todo se engrandecerá.  Mas honrará en su lugar al dios de las fortalezas, dios que sus padres no conocieron; lo honrará con oro y plata, con piedras preciosas y con cosas de gran precio.  Con un dios ajeno se hará de las fortalezas más inexpugnables, y colmará de honores a los que le reconozcan, y por precio repartirá la tierra” (Daniel 11:36-39).

          Aquí, vemos la visión de Daniel del Anticristo. Su descripción está perfectamente en acuerdo con lo que leemos en el libro de Apocalipsis, de que exhibirá características místicas y paranormales.  Él aparecerá como un super hombre, por encima de las tentaciones terrenales de la carne, desdeñando las relaciones con las mujeres y a cualquier “dios”.  Se ve a sí mismo como un ser único, incluso indomable.  Su presencia sugiere que es algo diferente a un humano normal.  De hecho, los versículos insinúan grandemente que está controlado por un poder oscuro que ocupa y guía su mente.  No será el primer déspota que se ajuste a esta categoría, pero sí será el ejemplo más poderoso de ello. Para los humanos ordinarios, parecerá como un ser superior, capaz de convocar las potencias de los cielos.

          En breve, se comportará como un dios, haciendo proclamaciones increíbles durante la tribulación, virtualmente de naturaleza divina.

          No honrará al Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Se establecerá en Jerusalén, al parecer en un edificio que construirá sobre el Monte del Templo.  Pero... ¿Quién es él?

          Visto y analizado en el contexto anterior, debe ser algo más que un humano... Mas bien parece una criatura semi-humanoide producto de “esos” seres misteriosos mencionados en la visión anterior de Daniel.

          Estamos muy próximos a ver el cumplimiento alarmante de esta profecía. En la actualidad, nos encontramos en un período de transición, hacia una época en que lo sobrenatural se convertirá en natural.

          Hemos llegado a un tiempo, en que la profecía bíblica es algo bien serio.  Su lado sombrío se está haciendo rápidamente visible.  Siendo este el caso, el final de la Era de la Iglesia debe estar cerca, muy cerca.

volver arriba