Menu

Escuche Radio América

Israel y el cumplimiento de las profecías

Son muy pocas las iglesias donde se enseña claramente lo que Dios dice en su Palabra y cómo las profecías de la  Biblia se cumplen y se han cumplido a través de los años.  Uno de los milagros verdaderamente sorprendentes es Israel, especialmente porque gran parte de las profecías que se han cumplido en relación con este pueblo, han tenido lugar en este último siglo.

Muchos de nosotros recordamos el renacimiento de Israel, y aunque algunos tal vez le hayan dado poca importancia en ese momento, es trascendental tener presente que fue en ese año, en 1948, que los judíos, después de 1.900 años recibieron el territorio de la mal llamada Palestina para tener su patria.

Creo que es importante abordar estos temas que prueban la veracidad de la Escritura.  Hay muchas personas que no quieren ser engañadas y necesitan que se les demuestre que la Biblia merece toda la confianza del hombre y que son incontables las razones que prueban su procedencia divina.  Respeto a quienes dudan de la Biblia, a quienes preguntan y desean creer, pero que temen ser engañados debido a tantas interpretaciones de la misma Escritura y tantos puntos de vista diferentes...

El origen de la nación de Israel en el siglo xx

El 14 de mayo de 1948, La Liga de las Naciones aprobó una cláusula dando su consentimiento para que Israel estableciera su gobierno en la mal llamada Palestina.  Cuando ocurrió esto, Palestina estaba gobernada por los ingleses, quienes debían abandonar ese territorio y dejar que los judíos se organizaran.  El hombre que podría ser “el padre del nuevo Israel” fue David Ben-Gurión, una persona valiente que tomó el asunto en serio y pronto integró lo que fue el primer gobierno.  Los ingleses antes de salir de allí, como tenían bastante armas, lejos de entregárselas a los judíos se las dieron a los palestinos.  En los primeros días del flamante gobierno, cuando llegaban las armas para los judíos, los barcos eran devueltos impidiéndoles atracar en los puertos en Israel.  Esto hizo que los palestinos estuviesen bien armados y rodeados de aliados como Siria, Egipto y otros.  Para el octavo día del nacimiento de la nueva nación, varios países árabes se reunieron con la intención de borrar a los judíos del mapa en ese mismo momento, pero la batalla resultó en un tremendo fracaso para los enemigos de Israel, por lo cual tuvieron que desistir.  Hasta la fecha los israelitas han librado cinco guerras mayores, sin perder una sola de ellas.

He aquí algunos textos bíblicos que anticiparon el aniquilamiento y renacimiento de Israel: “Pero cuando viereis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción ha llegado.  Entonces los que estén en Judea, huyan a los montes; y los que en medio de ella, váyanse; y los que estén en los campos, no entren en ella. Porque estos son días de retribución, para que se cumplan todas las cosas que están escritas. Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! porque habrá gran calamidad en la tierra, e ira sobre este pueblo. Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan” (Lc. 21:20-24).

¡Estas palabras las pronunció el mismo Señor poco antes de ir al Calvario para ser crucificado por nosotros!  Sus  palabras no son para los gentiles, ni para la Iglesia, sino para los judíos.  Gran parte de esta profecía tuvo ya un cumplimiento inicial, todo es cosa de historia.

  •    Jerusalén fue sitiada por los ejércitos romanos en el año 70 de la era cristiana.
  •    Los judíos entonces fueron esparcidos por todo el mundo.
  •    La brutalidad de los ejércitos romanos y la débil oposición de los judíos hizo que 400 cadáveres de los que murieron de hambre, fuesen arrojados al otro lado de los muros que rodeaban la ciudad.
  •    Eran “días de retribución” para los judíos por haber rechazado a su Mesías, y “gran calamidad en la tierra, e ira sobre este pueblo”.  No cabe la menor duda de que la profecía se refiere a Israel.

Pero hay otros textos: “Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella, diciendo: ¡Oh, sí también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos. Porque vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos te rodearán con vallado, y te sitiarán, y por todas partes te estrecharán, y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación” (Lc. 19:41-44).

Es muy llamativa la expresión de Jesús: “¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz!”.  Este era el día y la oportunidad de Jerusalén, la oportunidad de recibir al Mesías prometido.  ¿Acaso cada pecador no tiene también “este... día” para recibir o rechazar definitivamente al Señor?

Israel ha pagado muy caro por su actitud hacia su Mesías, sin embargo, la Biblia nos dice que el mismo Dios que los esparció por el mundo entero, un día los llevaría a todos de regreso a la tierra prometida desde donde nunca más serán removidos ni habrá más exilio para ellos.  Nosotros estamos viendo el cumplimiento de esas profecías.

¿Pensó usted alguna vez que un país podía nacer de golpe y crecer como ocurrió con Israel?: “¿Quién oyó cosa semejante? ¿quién vio tal cosa? ¿Concebirá la tierra en un día? ¿Nacerá una nación de una vez? Pues en cuanto Sion estuvo de parto, dio a luz sus hijos (Is. 66:8).

Cuatro son las preguntas, pero el énfasis es uno solo: La forma cómo nació la nueva nación de Israel.  Es que cuando llega el tiempo del cumplimiento de determinada profecía, Dios hace que sucedan las cosas sin importar cuánto haya en su contra.  No solamente nació la nación de Israel, sino que se desarrolló con una rapidez sin paralelo.  Tome por ejemplo a Estados Unidos de América.  Es un país que se considera nuevo, aunque ya ha cumplido más de 200 años.  Necesitó 200 años para lograr lo que Israel ha hecho en 50.

En Estados Unidos, al comienzo, en su periodo de formación, hubo guerras y conflictos, pero se trataba de algo interno entre los Estados.  Israel, por su parte, ha tenido que enfrentarse a ejércitos cien veces mayores que su población, armados hasta los dientes, pero nada ni nadie ha obstaculizado su crecimiento, tal parece que nunca hubiera tenido una guerra.

La Biblia está colmada de profecías que declaran “que un día los judíos regresarían a su tierra”, exactamente como lo estamos viendo hoy: “Si alguno conspirare contra ti, lo hará sin mí; el que contra ti conspirare, delante de ti caerá. He aquí que yo hice al herrero que sopla las ascuas en el fuego, y que saca la herramienta para su obra; y yo he creado al destruidor para destruir. Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio.  Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová” (Is. 54:15-17).

Usted seguramente se preguntará, cómo es posible que una nación tan pequeña haya tenido completa victoria cada vez que ha sido atacada por naciones muy superiores con ejércitos combinados.  Israel nunca fue, ni es un pueblo guerrero, sus victorias se deben a que Dios siempre ha peleado por ellos, es necesario que las naciones se den cuenta.  Rusia bien puede ayudar a los países vecinos de Israel.  Puede incluso armarlos con bombas atómicas, o puede intervenir directamente, tal como sabemos que hará en un día futuro, pero Dios dijo hace más de 2.700 años que “Ninguna arma forjada contra [ellos] prosperará”.  Tengo la impresión que ese tiempo ya ha llegado.

Hay un cuadro muy ilustrativo en el libro de Ester, donde la esposa de Amán profetiza que si Mardoqueo, ante quien ha comenzado a caer es judío, entonces su derrota es un hecho.  En el capítulo 6 de Ester, está registrado que Aman fue obligado a honrar a Mardoqueo para quien ya había preparado una horca.  Y dice la Escritura: “Contó luego Amán a Zeres su mujer y a todos sus amigos, todo lo que le había acontecido. Entonces le dijeron sus sabios, y Zeres su mujer: Si de la descendencia de los judíos es ese Mardoqueo delante de quien has comenzado a caer, no lo vencerás, sino que caerás por cierto delante de él” (Est. 6:13).

Luego leemos en Ester 7:10: “Así colgaron a Amán en la horca que él había hecho preparar para Mardoqueo...”  Dios permitió muchas veces que Israel sufriera el castigo correspondiente, pero las naciones que abusaron de Israel también fueron castigadas severamente.

¡Se avecinan días increíbles!

La Escritura dice: “He aquí yo pongo a Jerusalén por copa que hará temblar a todos los pueblos de alrededor contra Judá, en el sitio contra Jerusalén. Y en aquel día yo pondré a Jerusalén por piedra pesada a todos los pueblos; todos los que se la cargaren serán despedazados, bien que todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella. En aquel día, dice Jehová, heriré con pánico a todo caballo, y con locura al jinete; mas sobre la casa de Judá abriré mis ojos, y a todo caballo de los pueblos heriré con ceguera. Y los capitanes de Judá dirán en su corazón: Tienen fuerza los habitantes de Jerusalén en Jehová de los ejércitos, su Dios. En aquel día pondré a los capitanes de Judá como brasero de fuego entre leña, y como antorcha ardiendo entre gavillas; y consumirán a diestra y a siniestra a todos los pueblos alrededor; y Jerusalén será otra vez habitada en su lugar, en Jerusalén... En aquel día Jehová defenderá al morador de Jerusalén; el que entre ellos fuera débil, en aquel tiempo será como David; y la casa de David como Dios, como el ángel de Jehová delante de ellos. Y en aquel día yo procuraré destruir a todas las naciones que vinieren contra Jerusalén. Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito” (Zac. 12:2-10).

El profeta usa términos de su día, de modo que cuando habla de caballos y sus jinetes, bien podría estar refiriéndose a aviones bombarderos y sus pilotos.  Cuando dice: “heriré con... locura al jinete”, bien podría ser un trastorno en el sistema de radar de modo que los pilotos que avancen en contra de Jerusalén actúen como locos al trastornar Dios todo su sofisticado sistema de aviación.

Hay todavía muchas cosas que están reservadas para Israel y los impíos en el futuro.  Nunca debemos confundir a Israel con la Iglesia, pues cuando tengan lugar estas manifestaciones, cuando se sucedan estas guerras, la Iglesia de Jesucristo ya estará en la presencia de su Salvador.

El odio que experimentan hoy muchos contra Israel, la forma tan desigual como tratan sus disputas con los países vecinos, especialmente con los palestinos, muestran claramente la dirección en que avanzamos para un futuro cercano.  A continuación citaré algunos versículos, pero cada lector de la Biblia puede hacer su propio estudio.  Dice Jeremías:

‚    “¡Ah, cuán grande es aquel día! tanto, que no hay otro semejante a él; tiempo de angustia para Jacob; pero de ella será librado. En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, yo quebraré su yugo de tu cuello, y romperé tus coyundas, y extranjeros no lo volverán a poner más en servidumbre, sino que servirán a Jehová su Dios y a David su rey, a quien yo les levantaré. Tú, pues, siervo mío Jacob, no temas, dice Jehová, ni te atemorices, Israel; porque he aquí que yo soy el que te salvo de lejos a ti y a tu descendencia de la tierra de cautividad; y Jacob volverá, descansará y vivirá tranquilo, y no habrá quien le espante. Porque yo estoy contigo para salvarte, dice Jehová, y destruiré a todas las naciones entre las cuales te esparcí; pero a ti no te destruiré, sino que te castigaré con justicia; de ninguna manera te dejaré sin castigo” (Jer. 30:7-11).

‚    “Así ha dicho Jehová: He aquí yo hago volver a los cautivos de las tiendas de Jacob, y de sus tiendas tendré misericordia, y la ciudad será edificada sobre su colina, y el templo será asentado según su forma. Y saldrá de ellos acción de gracias, y voz de nación que está en regocijo, y los multiplicaré, y no serán disminuidos; los multiplicaré, y no serán menoscabados. Y serán sus hijos como antes, y su congregación delante de mí será confirmada; y castigaré a todos sus opresores. De ella saldrá su príncipe, y de en medio de ella saldrá su señoreador; y le haré llegar cerca, y él se acercará a mí; porque ¿quién es  aquel que se atreve a acercarse a mí? dice Jehová. Y me seréis por pueblo, y yo seré vuestro Dios” (Jer. 30:18-22).

‚    “Porque así ha dicho Jehová: Regocijaos en Jacob con alegría, y dad voces de júbilo a la cabeza de naciones; haced oír, alabad, y decid: Oh Jehová, salva a tu pueblo, el remanente de Israel.  He aquí yo los hago volver de la tierra del norte, y los reuniré de los fines de la tierra, y entre ellos ciegos y cojos, la mujer que está encinta y la que dio a luz juntamente; en gran compañía volverán acá” (Jer. 31:7, 8).

Pero... ¿Le sucederá realmente esto a Israel?  El Nuevo Testamento repite una y otra vez la misma cosa hablando de la restauración final de Israel para no sufrir nunca más el destierro ni cosa parecida.  Leemos en Romanos 11:25-36: “Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad. Y este será mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados. Así que en cuanto al evangelio, son enemigos por causas de vosotros; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de los padres. Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios. Pues como vosotros también en otro tiempo erais desobedientes a Dios, pero ahora habéis alcanzado misericordia por la desobediencia de ellos, así también éstos ahora han sido desobedientes, para que por la misericordia concedida a vosotros, ellos también alcancen misericordia. Porque Dios sujetó a todos en desobediencia, para tener misericordia de todos. ¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Porque, ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero? ¿O quién le dio a él primero, para que le fuese recompensado? Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos.  Amén”.

Este pasaje es verdaderamente revelador y al mismo tiempo profundamente misterioso.  Examinemos brevemente lo que nos dice el apóstol.

  •    Pablo recuerda que hay algo que no debemos olvidar en cuanto a la condición de Israel como nación, ya que los gentiles recibieron al Mesías de Israel, mientras que ellos como nación lo rechazaron.
  •    Explica que el endurecimiento de Israel era un misterio, pero que Dios le había revelado su significado verdadero.

a)   En primer lugar, es un “endurecimiento en parte”, es decir, por un tiempo determinado, “hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles”, el arrebatamiento.
b)   En segundo lugar, este endurecimiento permitió que los gentiles que vivían sumidos en todo tipo de paganismo, conocieran a Dios y al Mesías de los israelitas.
c)    En tercer lugar, llegará un momento en que Dios pondrá fin a su relación con los gentiles y reiniciará sus tratos con Israel.

  •    Pablo declara que el endurecimiento de Israel y su conversión como nación, fue profetizado antes: “Y vendrá el Redentor a Sion, y a los que se volvieren de la iniquidad en Jacob, dice Jehová. Y este será mi pacto con ellos, dijo Jehová: El Espíritu mío que está sobre ti, y mis palabras que puse en tu boca, no faltarán de tu boca, ni de la boca de sus hijos, ni de la boca de los hijos de tus hijos, dijo Jehová, desde ahora y para siempre” (Is. 59:20, 21).

Nadie, desde que Isaías recibiera esta revelación, había entendido su significado, porque era un misterio.  Ahora, Pablo exclama: “¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!” (Ro. 11:33).

Pero... ¿A qué está refiriéndose Pablo?  A varias cosas: Si los judíos hubiesen aceptado a su Mesías tal como el Señor les suplicó, hablándoles así de ese día de ellos” “¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz!  Mas ahora está encubierto de tus ojos” (Lc. 19:42), entonces los gentiles no tendríamos salvación.  Si le hubieran aceptado, el milenio ya sería historia y los gentiles no tendríamos oportunidad de formar parte de su amada Iglesia, porque la Iglesia sería Israel.  Pablo dice claramente que cuando concluya el tiempo de los gentiles con el arrebatamiento, todos los judíos que estén vivos para entonces en cualquier lugar del mundo y sobrevivan a la Gran Tribulación, serán salvos.

El apóstol explica en su carta, que el rechazo de Israel, en cierto modo fue una ventaja para nosotros los gentiles, pero una desventaja para Israel.  Deja saber que a pesar de ese rechazo, Dios salvará a un remanente de judíos, a un resto de sobrevivientes que creerán en el mismo Mesías que sus antepasados crucificaron.  Todo es tan extraño que Pablo admirado exclama, que la sabiduría de Dios es tan profunda que no es posible entenderla.

Todo Israel será salvo algún día

Son muchísimos los pasajes de la Biblia que hablan sobre este tema, por lo cual es obvio que esta profecía se cumplirá literalmente.  A continuación citaré algunos:

‚    “También Isaías clama tocante a Israel: Si fuere el número de los hijos de Israel como la arena del mar, tan sólo el remanente será salvo; porque el Señor ejecutará su sentencia sobre la tierra en justicia y con prontitud. Y como antes dijo Isaías: Si el Señor de los ejércitos no nos hubiera dejado descendencia, como Sodoma habríamos venido a ser, y a Gomorra seríamos semejantes” (Ro. 9:27-29)

‚    “En aquel tiempo el renuevo de Jehová será para hermosura y gloria, y el fruto de la tierra para grandeza y honra, a los sobrevivientes de Israel.  Y acontecerá que el que quedare en Sion, y el que fuere dejado en Jerusalén, será llamado santo; todos los que en Jerusalén estén registrados entre los vivientes, cuando el Señor lave las inmundicias de los hijas de Sion, y limpie la sangre de Jerusalén de en medio de ella, con espíritu de juicio y con espíritu de devastación.  Y creará Jehová sobre toda la morada del monte de Sion, y sobre los lugares de sus convocaciones, nube y oscuridad de día, y de noche resplandor de fuego que eche llamas; porque sobre toda la gloria habrá un dosel, y habrá un abrigo para sombra contra el calor del día, para refugio y escondedero contra el turbión y contra el aguacero” (Is. 4:2-6).

‚    “El remanente volverá, el remanente de Jacob volverá al Dios fuerte. Porque si tu pueblo, oh Israel, fuere como las arenas del mar, el remanente de él volverá; la destrucción acordada rebosará justicia” (Is. 10:21, 22).

‚    “En aquel día Jehová de los ejércitos será por corona de gloria y diadema de hermosura al remanente de su pueblo; y por espíritu de juicio al que se sienta en juicio, y por fuerzas a los que rechacen la batalla en la puerta” (Is. 28:5, 6).

‚    “He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad. Las fieras del campo me honrarán, los chacales y los pollos del avestruz; porque daré aguas en el desierto, ríos en la soledad, para que beba mi pueblo, mi escogido. Este pueblo he creado para mí; mis alabanzas publicará... Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mi mismo, y no me acordaré de tus pecados” (Is. 43:19-21, 25).

‚    “Así ha dicho Jehová: He aquí yo hago volver a los cautivos de las tiendas de Jacob, y de sus tiendas tendré misericordia, y la ciudad será edificada sobre su colina, y el templo será asentado según su forma. Y saldrá de ellos acción de gracias, y voz de nación que está en regocijo, y los multiplicaré, y no serán disminuidos; los multiplicaré, y no serán menoscabados. Y serán sus hijos como antes, y su congregación delante de mí será confirmada; y castigaré a todos sus opresores. De ella saldrá su príncipe, y de en medio de ella saldrá su señoreador; y le haré llegar cerca, y él se acercará a mí; porque ¿quién es aquel que se atreve a acercarse a mí? dice Jehová. Y me seréis por pueblo, y yo seré vuestro Dios” (Jer. 30:18-22).

Otras Escrituras similares son: Jeremías 31:14, 40, 32:37-44, 33:6-16; Ezequiel 11:16-20, 36:24-38 y Miqueas 7:15-20.  Son muchísimos más los pasajes que hablan de lo mismo.

Leer más ...

La Calamidad de la Profecía Bíblica

Debemos tener bien claro que la Biblia está investida con la autoridad del propio Dios y que la calamidad está asociada con las profecías bíblicas.  En ocasiones hemos hablado con personas que nos han dicho: “No puedo creer que Dios pueda algún día estar tan airado para traer guerra y devastación sobre la tierra”.   Bueno, si ustedes creen como nosotros, que lo que está escrito en la Biblia nos concierne hoy, entonces no dude que habrá guerras.  Lo que estamos viendo ahora mismo con el covid-19 y con todo su horror y muerte, es sólo el comienzo de lo que Dios tiene reservado para la humanidad y este planeta.

Leer más ...

Israel recupera los altos de Golán

El 25 de marzo de 2019, el señor Donald Trump, presidente de Estados Unidos, nuevamente hizo historia a favor de Israel, al convertirse en el primer presidente estadounidense en reconocer oficialmente la soberanía israelí sobre la región de los Altos del Golán, una meseta ubicada en la frontera entre Israel, Líbano, Jordania y Siria, que abarca un área aproximada de 1.800 kilómetros y cuadrados, y constituye frontera con Siria.

Leer más ...

El destino de una nación - ¿Arrepentimiento o juicio?

Para comenzar pongamos este tópico en perspectiva, citando dos pasajes de la Escritura. El primero es Salmo 33:12 que dice: “Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová, el pueblo que él escogió como heredad para sí”. El segundo Proverbios 14:34, que declara: “La justicia engrandece a la nación; mas el pecado es afrenta de las naciones”.

Leer más ...

El caos de la generación actual

Estamos viviendo en tiempos difíciles, mucho más peligrosos que los que vivieron otras generaciones antes que nosotros, lo cual ha desencadenado una tormenta de apostasía para la cual muy pocos están preparados.  Todo lo que hay que enfrentar, y la falta de preparación para hacerle frente a estas dificultades, son en parte culpa de las generaciones anteriores, de esos de mayor edad entre el Cuerpo de Cristo.

Leer más ...

Apoyo global para la construcción del tercer templo

 Una de las profecías verdaderamente asombrosas de la Biblia se encuentra en el último versículo del capítulo 44 de Isaías, y el primero del capítulo 45, y comienza diciendo: “Que dice de Ciro: Es mi pastor, y cumplirá todo lo que yo quiero, al decir a Jerusalén: Serás edificada; y al templo: Serás fundado.  Así dice Jehová a su ungido, a Ciro, al cual tomé yo por su mano derecha, para sujetar naciones delante de él y desatar lomos de reyes; para abrir delante de él puertas, y las puertas no se cerrarán” (Isaías 44:28-45:1).

Leer más ...

¿Tiene alguna relación las apariciones de Fátima con profecía del capítulo 38 de Ezequiel?

En mayo de 1917, tres jóvenes pastores portugueses, Lucía dos Santos y sus primos Jacinta y Francisco Marto, afirmaron haber hablado con la Virgen María.  Esa “aparición” de María es hoy popularmente conocida como Nuestra Señora de Fátima.

La primera manifestación tuvo lugar el 13 de mayo de 1917, y se repitió en los meses siguientes hasta el 13 de octubre de ese mismo año, jornada en la que una importante multitud asistió al llamado “milagro del Sol”.  El 13 de julio de ese mismo año, los jóvenes visionarios afirmaron que la Virgen María les había confiado tres secretos en forma de profecías

En este 2017 se cumplió el centenario de estas supuestas apariciones, iniciándose las celebraciones en Fátima, Portugal con un extenso programa cuyo punto culminante tuvo lugar el 13 de mayo con la presencia del papa Francisco.   Estas ceremonias se han extendido desde entonces hasta el 13 de octubre de este año, fecha que conmemora la última aparición.

Asimismo en el marco del Año Jubilar por los cien años de las apariciones de “María” en Portugal, el domingo 25 de junio pasado, en el Santuario de Fátima el Patriarca maronita de Antioquía, el Cardenal Bechara Boutros Rai, renovó la consagración de Líbano y todo Medio Oriente, al Corazón Inmaculado de María.

El señor Bill Salus erudito de las profecías, autor de varios libros publicados en inglés, que han permanecido por meses, como éxito de ventas en Amazon.com tal como Confrontación nuclear en Israel, revelando la antigua profecía de Elam; Salmo 83: La profecía faltante revelada; Israelestina y muchos otros éxitos más, es un experto en explicar la importancia profética de los acontecimientos que están teniendo lugar ahora mismo en el Oriente Medio y en el mundo.  Es invitado asiduo de los programas de televisión cristianos en Estados Unidos y Canadá, y sus artículos son publicados en World Net Daily, The Christian Post, en importantes revistas populares y en la Internet.

Los cristianos fundamentalistas aprecian su forma no sensacionalista para explicar la Biblia, permitiendo que la profecía hable por sí misma, en lugar de modernizarla con exégesis exagerada.

Además de ser un autor y conferencista, Bill es también el anfitrión de su propio programa de radio Actualización de la Profecía.  Entrevista a los eruditos en profecía altamente respetados, y discute con ellos los temas más importantes que se están sucediendo.  Es frecuentemente entrevistado por otros medios de noticias, e invitado asiduo de programas de televisión como Cristo en la Profecía, dirigido por el doctor David Reagan, fundador del Ministerio Cordero y León, y muchísimos otros más.

El señor Salus, cree que existe una correlación entre “los secretos de Fátima y el capítulo 38 de Ezequiel”, y dice al respecto: En 1917, después de haber transcurrido tres años, durante los cuales las naciones del mundo se enfrentaron unas contra otras en la Primera Guerra Mundial, se asegura que María hizo su aparición en Fátima, Portugal para entregar un mensaje.

“Nuestra Señora de Fátima”, como ha sido llamada desde entonces, habló del cielo, del infierno y de los pecados del hombre que estaban siendo penalizados con la guerra.  Muchos católicos creen que su intervención divina y su mensaje, proporcionaron los medios para que finalizara la Primera Guerra Mundial, la cual concluyó aproximadamente un año más tarde, el 18 de noviembre de 1918.

A partir de entonces, la orden perentoria de la iglesia católica a la humanidad, fue: “Continúen rezando el Rosario todos los días a Nuestra Señora del Rosario para obtener la paz en el mundo y el fin de la guerra, porque sólo Ella, Nuestra Señora de Fátima, podrá ayudarles”.

De acuerdo con el sitio católico en inglés, “Apologética católica, revelación privada de Rusia”, la aparición dijo: “He venido a pedir la consagración de Rusia... Si mis peticiones son atendidas, Rusia se convertirá, y habrá paz; si no, ella extenderá sus errores en todo el mundo, causando guerras y persecuciones de la iglesia.  Los buenos serán martirizados; el santo padre tendrá que sufrir mucho; varias naciones serán aniquiladas.  Y al final, mi Inmaculado Corazón triunfará. El santo padre consagrará a Rusia, y ella se convertirá, y se le concederá un período de paz al mundo”.

Doce años después, el 13 de junio de 1929, la Señora de Fátima se le manifestó con una petición de seguimiento a una de los visionarios, a la Hermana Lucía, que en ese momento vivía en Tuy, España.  En esta comunicación proporcionaba instrucciones específicas sobre la manera en que Rusia debía ser consagrada.

Le dijo, tal como consta en el mismo sitio web: “Ha llegado el momento en que Dios le pida al santo padre que haga y ordene que en unión con él, y al mismo tiempo con todos los obispos del mundo, se lleve a cabo la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón”.

La “consagración” es el acto de separar algo de su condición actual para un uso sagrado.  En este caso Rusia debe ser consagrada.  Después de recibir este mensaje de la aparición, la Hermana Lucía finalmente entregó a continuación estas instrucciones al Papa.  Y afirma en este mismo sitio católico en la Internet, que las condiciones eran:

“1.  Rusia debe ser mencionada específicamente como el objeto de la consagración.
2. El papa debe reunirse con los obispos del mundo en una ceremonia pública para la consagración.

La consagración de Rusia al Corazón Inmaculado de María alude al abandono del ateísmo, paganismo, herejía o cismas y la aceptación de la fe católica, de la iglesia establecida por Cristo”.

Hay un debate relativamente riguroso dentro de los círculos católicos, con respecto al hecho de sí Rusia ya ha sido consagrada oficialmente.  El consenso general es que todavía no.  Entonces la pregunta que surge es: ¿Por qué no ha ocurrido todavía?  La respuesta a este interrogante se complica debido al calendario progresivo de los mensajes y la naturaleza generalmente confusa y secreta de las predicciones concernientes a Rusia.   Al final del análisis, tal pareciera que la señora de Fátima pudo haber tenido un motivo adicional oculto detrás de sus predicciones sobre el futuro de Rusia.

Permítanos hacer una advertencia: Todo lo anterior es una realidad sobrenatural.  La mayor parte de lo que está involucrado en las revelaciones de esta aparición, es especulación espiritual.  Sin embargo, tal como afirma el señor Salus, sí tiene relevancia porque de alguna manera está vinculado con la religión de la gran ramera de Apocalipsis en la generación final.

Estos mensajes de Fátima señalan a Rusia como la única nación en el mundo para ser consagrada al Inmaculado Corazón de María.  Esta sola conclusión es interesante, si consideramos que durante ese tiempo en que fuera dado este supuesto mensaje, el Imperio Británico era conocido como “El imperio donde nunca se pone el sol”.    Y uno no puede dejar de preguntarse: ¿Por qué la aparición no le hizo esa honorable mención al Imperio Británico, a Estados Unidos, Francia o a Italia, países que eran todos aliados de Rusia durante la primera guerra mundial?

¿Será posible que la Señora de Fátima, que en realidad no es la María, madre de Jesús, tal como los católicos enseñan, se estaba refiriendo al futuro papel de Rusia en la profecía del capítulo 38 de Ezequiel?  Esta antigua profecía predice que Rusia será un poder dominante mundial en la guerra en los últimos tiempos.  Y dice: “Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, pon tu rostro contra Gog en tierra de Magog, príncipe soberano de Mesec y Tubal, y profetiza contra él, y di: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo estoy contra ti, oh Gog, príncipe soberano de Mesec y Tubal.  Y te quebrantaré, y pondré garfios en tus quijadas, y te sacaré a ti y a todo tu ejército, caballos y jinetes, de todo en todo equipados, gran multitud con paveses y escudos, teniendo todos ellos espadas; Persia, Cus y Fut con ellos; todos ellos con escudo y yelmo; Gomer, y todas sus tropas; la casa de Togarma, de los confines del norte, y todas sus tropas; muchos pueblos contigo” (Ezequiel 38:1–6).

Aunque prevalece cierta discrepancia con respecto a la identidad de algunas de las naciones enumeradas en esta profecía, la mayoría de los eruditos bíblicos creen que Rusia es la nación líder en la coalición de Gog de Magog mencionada en Ezequiel 38: 1-6.   Por lo tanto es seguro sugerir, que la entidad sobrenatural que se hace llamar Nuestra Señora de Fátima, sabe exactamente que Rusia está identificada en estos versículos.  Este ser inteligente que se disfraza como una aparición de María probablemente existió desde antes que hubiera un territorio de Magog.

¿Por qué iba a preocuparse la Señora de Fátima por Rusia, y por qué en la misma secuencia de mensajes, este ser que está personificando a María se está apropiando del crédito por haberle puesto fin a la Primera Guerra Mundial? La respuesta puede permanecer oculta si fallamos en identificar quién es realmente Nuestra Señora de Fátima, y en entender dos de las profecías más importante  de los tiempos finales.

Primero, la aparición pretende ser un benevolente personaje bíblico, María, la madre de Jesús.  En el libro del señor Salus, La senda del Apocalipsis, en el capítulo titulado “La Reina del Cielo aparece a nivel mundial”, él explica con detalles, por qué es imposible que tales apariciones sean verdaderamente de la madre de Jesús, además presenta razones de por qué en lugar de ser la María bíblica, tal personaje debe ser una criatura diabólica. ¡Quién sea, o lo que sea, esta Señora de Fátima representa a su jefe a Satanás!   O tal vez sea el propio Diablo, preocupado por la profecía del capítulo 38 de  Ezequiel.  Pero... ¿por qué?

Una de las dos profecías claves de los últimos días, que más le preocupa a Satanás debe ser la del capítulo 38 de Ezequiel.  Pero... ¿por qué razón el diablo está tan obsesionado por esta predicción?  Es fácil entender la respuesta y la encontramos en Ezequiel 39:1-7, y dice: “Tú pues, hijo de hombre, profetiza contra Gog, y di: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo estoy contra ti, oh Gog, príncipe soberano de Mesec y Tubal.  Y te quebrantaré, y te conduciré y te haré subir de las partes del norte, y te traeré sobre los montes de Israel; y sacaré tu arco de tu mano izquierda, y derribaré tus saetas de tu mano derecha.  Sobre los montes de Israel caerás tú y todas tus tropas, y los pueblos que fueron contigo; a aves de rapiña de toda especie, y a las fieras del campo, te he dado por comida.  Sobre la faz del campo caerás; porque yo he hablado, dice Jehová el Señor.  Y enviaré fuego sobre Magog, y sobre los que moran con seguridad en las costas; y sabrán que yo soy Jehová” (Ezequiel 39:1–6).

Lo que indica esta profecía es que el propósito real de su cumplimiento, cuanto tenga lugar esta confrontación de la coalición de las fuerzas de Gog y Magog contra el pueblo de Israel, y sean derrotados, es que el Santo nombre de Dios será glorificado sobre toda la faz de la tierra.  “Y haré notorio mi santo nombre en medio de mi pueblo Israel, y nunca más dejaré profanar mi santo nombre; y sabrán las naciones que yo soy Jehová, el Santo en Israel” (Ezequiel 39:7).

Dice Ezequiel 38:8 y 16: “De aquí a muchos días serás visitado; al cabo de años vendrás a la tierra salvada de la espada, recogida de muchos pueblos, a los montes de Israel, que siempre fueron una desolación; mas fue sacada de las naciones, y todos ellos morarán confiadamente...  y subirás contra mi pueblo Israel como nublado para cubrir la tierra; será al cabo de los días; y te traeré sobre mi tierra, para que las naciones me conozcan, cuando sea santificado en ti, oh Gog, delante de sus ojos”.

Esta profecía indica que tendrá cumplimiento en “los últimos días”.  Pues será entonces cuando Dios le informará al mundo entero que es el único Dios, el Dios verdadero de la Biblia.   El Señor llevará a cabo esto en forma sobrenatural al derrotar la coalición comandada por Rusia, en la forma tal como lo describe Ezequiel 38:18-39:6.
Tal parece que esta derrota divina sobrenatural, tendrá lugar en el tiempo cuando Satanás estará intentando perpetrar una gran campaña de engaño y mentira, como cumplimiento de otra de las profecías claves de los últimos días que es de particular interés para él y que está mencionada en el capítulo 2 de la segunda epístola a los Tesalonicenses, y dice: “Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio. Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.  Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia” (2 Tesalonicenses 2:7–12).

Puesto que estos son los últimos días y ninguna de estas dos profecías claves ha tenido cumplimiento todavía, entonces todo parece indicar que deberán hacerse una realidad aproximadamente al mismo tiempo, lo cual complica las cosas, porque por un lado Satanás estará tratando de engañar a la humanidad para hacerles creer que el Creador de la Biblia no es el Dios verdadero, mientras que al mismo tiempo el cumplimiento de la profecía del capítulo 38 de Ezequiel probará exactamente lo contrario.

Por consiguiente, quizá fue el propio Satanás o alguno de sus agentes, quien trasmitió los mensajes de Fátima en 1917 con el fin de confundir el claro mensaje dado por Dios a la humanidad, en su Palabra, la Biblia, con respecto a que la derrota sobrenatural de la coalición rusa ha sido preparada enteramente por Él.

Y como se da el caso de que según los católicos, fue Nuestra Señora de Fátima la que recibió el crédito por ponerle fin a la Primera Guerra Mundial, ciertamente está calificada para lograr impedir que Rusia continúe difundiendo sus errores por todo el mundo y causando guerras, tal como la confrontación del capítulo 38 de Ezequiel, lo cual supuestamente le anticipó a la humanidad hace ya cien años.

Por consiguiente, no es absurdo deducir que Satanás bien pudo haber sido el originador de los mensajes de Fátima en 1917, a fin de confundir lo que registró Dios en su Palabra, ratificando que todos los acontecimientos futuros sobre la coalición de Gog en contra de Israel y la futura derrota de todos ellos, es algo preparado por Él. En lugar de eso, como la Señora de Fátima fue la que recibió el crédito por haberle puesto fin a la primera guerra mundial, ciertamente ella está calificada para impedir que Rusia cause guerras y traer la paz, tal como dice en el sitio católico de apologética “Rusia se convertirá, y habrá paz; si no, ella extenderá sus errores en todo el mundo, causando guerras y persecuciones de la iglesia”.  Eso fue lo que dijo la visión de Fátima hace exactamente un siglo.

A continuación vamos a citar porciones de un artículo titulado “Papa Benedicto XV demanda la paz mundial” que fuera publicado el 5 de mayo de 1917.  Este documento es tomado del sitio católico en español “Red de Fátima”, y dice textualmente:

“El Papa Benedicto XV pide la Paz Mundial - 5 mayo de 1917

En 1917 la Primera Guerra Mundial estaba haciendo estragos, sin mostrar ningún signo seguro de concluir pacíficamente.  En ese entonces, el Santo Padre, Papa Benedicto XV, quien había estado en el Servicio Diplomático del Vaticano, había agotado todos los medios naturales a su alcance para lograr la paz, pero de nada sirvieron.  Dándose cuenta del poder limitado aun de la diplomacia papal, el agobiado y ya entonces frágil Papa se dirigió a la Santisima Madre de Dios, a través de quien se dispensan todas las gracias. El Papa pidió a todos los cristianos rogar urgentemente a la Virgen María para obtener la paz en el mundo, encomendando ese logro solo a Ella.

El Papa escribió su súplica por la paz en una carta fechada el 5 de mayo de 1917 (En la que decía:) ‘Nuestra ardiente voz suplicante, implorando el fin del vasto conflicto, el suicidio de la Europa civilizada, fue entonces y permanece aún desoída. En verdad, parece que la oscura marea del odio crece más y más entre las naciones beligerantes y arrastra a otros países en su espantoso avance, multiplicando las ruinas y la masacre.  Sin embargo, nuestra confianza no disminuyó... Y puesto que todas las gracias que el Autor de todo bien se digna concedernos son, por un designio amoroso de su Divina Providencia, otorgadas por las manos de la Santísima Virgen, queremos que, ahora más que nunca, en esta hora espantosa, esta petición de sus hijos más afligidos, se vuelva viva y confiada hacia la augusta Madre de Dios’...

 La Madre Santísima respondió prestamente a esta súplica agonizante del Papa y del pueblo cristiano.  Solo ocho días más tarde, en Fátima, la Virgen María vino en respuesta al clamor levantado hacia Ella desde un mundo en guerra.  Ella vino a demostrar su maternal solicitud por nosotros, y que, como Mediadora de todas la Gracias, solo Ella puede mostrarnos el camino de la paz.  Para concedernos este favor, Ella pide, sin embargo nuestra cooperación. Ella pide que cada uno de nosotros obedezcamos sus pedidos de oración y penitencia, y que el Papa y los obispos obedezcan Su pedido de la Consagración de Rusia.

Mientras la Santísima Virgen respondió al Santo Padre solo ocho días después de elevar su pedido a Ella, la Virgen todavía espera la oración y la penitencia del mundo, y el complimiento de la Consagración colegial de Rusia. ¡Que triste es que tantos años más tarde, Sus simples pedidos aún no hayan sido totalmente obedecidos!”.  Concluye diciendo esta porción del documento.

Todo esto comprueba que la Señora de Fátima apareció en el preciso momento en que el Papa y los católicos de todo el mundo estaban clamándole desesperadamente a la “Santísima Virgen”, que interviniera y trajera la paz durante la Primera Guerra Mundial.   Entonces... ¿Le parece irrazonable creer que algo semejante pudiera ocurrir durante la futura guerra de Gog de Magog?  ¿Podrían los católicos cometer el trágico error de darle la gloria a la Señora de Fátima, por la derrota sobrenatural de los invasores de Magog de quienes habla la profecía del capítulo 38 de Ezequiel?

La siguiente cita con respecto al futuro, del papa Juan Pablo Segundo, quien era un devoto fiel de la Señora de Fátima, le agrega más credibilidad a esta posibilidad.  En su libro Cruzando el umbral de la esperanza, este papa hizo la declaración profética, de que las futuras victorias de la iglesia vendrán a través de María, afirmando: “... En este nivel universal, si tiene lugar la victoria será traída por María.  Cristo la conquistará por medio de ella, porque desea que las victorias de la Iglesia ahora y en el futuro estén asociadas a ella”.

Otro episodio en la historia que vale la pena que mencionemos en este mensaje, tuvo lugar el 7 de octubre de 1571, en la batalla de Lepanto. Hay citas sobre este acontecimiento épico, en el que la Santísima Madre intervino para derrotar a la Marina Turca Musulmana.

Leemos en el sitio católico de apologética en inglés bajo el título “Nuestra Señora del Rosario y la batalla de Lepanto’: ‘Ninguna discusión de la historia del Rosario estaría completa sin una descripción de la épica e histórica batalla de Lepanto.  Mientras tenía lugar una prolongada guerra con los turcos musulmanes por el control de Europa oriental y, en particular, del Mediterráneo, el Papa Pío Quinto organizó una flota de barcos a fin de involucrar a la marina musulmana turca.  El Papa Pío Quinto imploró a todos los fieles para que rezaran fervientemente el Rosario y le pidieran a la Santísima Madre que intercediera en favor de los cristianos.  A pesar de ser superados de manera abrumadora en el número de embarcaciones y hombres de guerra, los turcos musulmanes fueron derrotados en la batalla de Lepanto el 7 de octubre de 1571... El Papa Pío Quinto declaró este día como la Fiesta del Santo Rosario y pidió a todos que dieran gracias a ‘Nuestra Señora de la Victoria’”.

El historiador católico, profesor Plinio Correa de Oliveira, añade la siguiente descripción a lo que ocurrió durante la batalla de Lepanto, en su propio sitio de Internet, y dice: “Las descripciones de la Batalla de Lepanto basadas en las crónicas católicas de la época, no mencionan un hecho importante que aparece en las fuentes musulmanas.  Estos últimos informan que en un momento determinado de la batalla, cuando las fuerzas católicas estaban siendo derrotadas, la flota turca vio una dama majestuosa y terrible en el cielo.  Los miraba con una mirada tan amenazadora que no podían soportarla, perdieron el valor y huyeron”.

Por casi dos mil años, Satanás sabía de antemano que llegaría un tiempo en que no tendría libertad para perpetrar un gran engaño en el mundo.  Parece que ya nos encontramos en ese tiempo.   No obstante, por casi 2.600 años, él supo también que el Dios de la Biblia anticipó por medio de su Palabra, que destruiría a los invasores de Magog sobrenaturalmente.   A fin de impedir que el Señor reciba el debido crédito por ponerle fin a la coalición de Magog, Satanás puede pensar que ha encontrado el medio posible, a través de la Mentira de Fátima, para usurpar la palabra profética de Dios.

Si la Señora de Fátima vuelve a aparecer, aunque sea una sola vez, con señales sobrenaturales y prodigios, ya sea antes, durante o inmediatamente después de la derrota divina de Rusia, es muy probable que los católicos en todo el mundo crean que ella intervino nuevamente en otra guerra importante y que reciba así todo el crédito, en lugar del Dios de la Biblia.

Pero, ¿qué con respecto al Reino Unido y Estados Unidos?  ¿Por qué no los menciona la Señora de Fátima?  Después de todo, en el momento en ella dio sus mensajes, el Reino Unido era el imperio dominante del mundo y en la actualidad es Estados Unidos.   ¿No será acaso porque tal vez Satanás se dio cuenta de que en la profecía del capítulo 38 de  Ezequiel 38, ya no son unas superpotencias?

El Reino Unido y Estados Unidos parecen ser identificados en Ezequiel 38:13 como esos que protestan por la invasión rusa a Israel.  “Sabá y Dedán, y los mercaderes de Tarsis y todos sus príncipes, te dirán: ¿Has venido a arrebatar despojos? ¿Has reunido tu multitud para tomar botín, para quitar plata y oro, para tomar ganados y posesiones, para tomar grandes despojos?”.

El capítulo 38 de Ezequiel retrata a Rusia como poderosa, pero al Reino Unido y a Estados Unidos como impotentes. ¿Terminará ese siendo el caso? ¡Sólo Dios lo sabe con seguridad!  Mientras tanto perseveremos en la oración, porque en esos días tal como anticipa la Escritura, Dios enviará “... un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia” (2 Tesalonicenses 2:11–12).

Leer más ...

¿Cómo será el final?

Según la profecía bíblica se aproxima un período para este planeta conocido como el tiempo de la ira de Dios.  Hoy, los pastores populares que han rechazado la profecía bíblica no están advirtiendo a las ovejas. Ven el futuro con una familia global que experimentará paz, seguridad y amor.  Pero... ¿Qué enseña la Biblia?

Leer más ...

El mundo odia a Israel

La profecía bíblica de los tiempos finales se centra en la nación de Israel.  Una de esas profecías declara que en los últimos días, todo el mundo se unirá en oposición a esta nación por ocupar a Jerusalén.  Tal como dice Zacarías 12:2-3: “He aquí yo pongo a Jerusalén por copa que hará temblar a todos los pueblos de alrededor contra Judá, en el sitio contra Jerusalén. Y en aquel día yo pondré a Jerusalén por piedra pesada a todos los pueblos; todos los que se la cargaren serán despedazados, bien que todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella”.

Leer más ...

Las cenizas de la vaca alazana

Muchos eruditos de la profecía bíblica creen, que el pueblo judío reinstituirá los sacrificios de adoración antes de la venida del Mesías.  Sin embargo, para que los sacrificios de animales puedan volver a llevarse a cabo, primero debe erigirse un santuario en el monte del templo y reinstituirse el sacerdocio.  Es necesario que se hagan estas cosas antes que los israelíes puedan celebrar sus ceremonias religiosas como parte de su culto de adoración.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS