Menu

Satanás le dijo que orara

  • Fecha de publicación: Martes, 13 Junio 2017, 11:51 horas

Hay una historia oriental antigua de un rey muy piadoso que acostumbraba a orar muy temprano cada mañana.  Un día se quedó dormido y no se levantó a la hora de la oración.  Fue así como el diablo se llegó hasta él y despertándole le dijo que fuera a orar.

"¿Quién eres?" - le preguntó el rey.  "¡Qué importa quien soy!" - replicó el otro.  "Mi acción es buena, ¿no es cierto?  A nadie le importa quién hace una buena acción, mientras sea buena".

"Sí", replicó el rey, "pero creo que eres Satanás.  Conozco tu rostro, te has acercado a mí con mala intención".  "Pero ..." - dijo el otro - "no soy tan malo como me pintan.  No ves que me he despojado de mi cola y de mis cuernos.  Soy alguien bastante bueno, después de todo en un tiempo fui un arcángel y todavía conservo algo de mi bondad original".  "Eso me parece muy bien" - replicó el prudente y bondadoso rey, "pero tú eres el tentador, ese es tu oficio y deseo saber por qué quieres que me levante y ore".

"Bueno" - dijo el diablo con un dejo de impaciencia, "si tienes que saberlo te lo diré.  Si hubieras seguido dormido y te hubieras olvidado de orar, al despertarte te habrías sentido muy mal y habrías suplicado perdón por tu negligencia, pero si ahora te dispones a orar y no eres negligente con tus oraciones, te sentirás internamente satisfecho contigo mismo porque durante diez años nos has dejado de orar un solo día y eso es peor que si dejaras de hacerlo alguna vez y luego te arrepintieras.  Dios ama más tu falta mezclada con penitencia, que tus virtudes sazonadas con orgullo".
Walter Baxendale

volver arriba