Menu

El Mártir John Rogers

  • Fecha de publicación: Miércoles, 05 Febrero 2020, 08:04 horas

“Mi escondedero y mi escudo eres tú; en tu palabra he esperado”
(Salmo 119:114)

El 4 de febrero de 1555, un hombre santo murió en la hoguera, mientras era acompañado por su esposa y sus once hijos quienes presenciaron su martirio y oraban para que Dios le diera fortaleza y consuelo.  Su nombre era John Rogers y fue el primero de muchos protestantes ingleses que fueron martirizados durante el reinado de María Primera de Inglaterra, apodada la sanguinaria, quien estaba determinada a restaurar el catolicismo en Inglaterra, y ejecutaba a todos esos que se resistían al cambio.

Sin embargo, el mérito mayor del señor Rogers para ser recordado, fue el papel que desempeñó en la producción de la Biblia en inglés.  En la década de 1520, vivía en Europa y era el capellán de un grupo de mercaderes ingleses.  Fue entonces cuando conoció a William Tyndale, quien estaba traduciendo la Biblia al inglés y contribuyó en la conversión de Rogers al protestantismo. 

Cuando el señor Tyndale murió en 1536, siendo ejecutado como un hereje, había traducido el entero Nuevo Testamento y parte del Antiguo, desde Génesis hasta 2 de Crónicas, pero sus libros del Antiguo Testamento nunca habían sido publicados.  Los manuscritos se convirtieron en posesión de Rogers, quien en 1537 publicó una Biblia completa con el nombre ficticio de “Thomas Matthew”.  Él no puso su nombre propio en la Biblia, porque los oficiales de la iglesia inglesa no deseaban saber nada de William Tyndale, ni de ninguno de sus amigos.

Esta versión es conocida como “La Biblia de Mateo”.  Incluía todo lo que el señor Tyndale había traducido: el Nuevo Testamento y el Antiguo: desde Génesis hasta 2 de Crónicas, con el resto del Antiguo Testamento traducido por el Pastor Miles Coverdale, quien no sabía hebreo, sino que tradujo  de la Biblia alemana escrita por Martín Lutero, todos los libros desde Esdras hasta Malaquías.   La Biblia de Mateo recibió la aprobación del rey Enrique VIII, y eso puso en circulación el Antiguo Testamento de Tyndale, el que fue usado en la traducción de todas las Biblias en inglés.  Cuando las personas leen la Versión King James del Antiguo Testamento, su mayor parte es la labor del señor Tyndale, el que fue preservado por John Rogers.

Señor, permite que nunca olvidemos a todos esos santos que sacrificaron hasta sus propias vidas para preservar y publicar Tu Sagrada Palabra.  Amén.

volver arriba